CERÁMICA "LA PRIMAVERA"

En nuestro recuerdo retenemos, grabadas, imágenes que conforman un archivo muy particular. El solo hecho de contemplar un determinado árbol nos recuerda un paraje. Un edificio nos trae a la mente vivencias de una calle, de sus gentes, de una forma de vivir e incluso nos sitúa, muchas, veces en un tiempo que nos parece por lo remoto imaginario. Concretamente, en el caso que nos ocupa, la simple visión de las típicas “chimeneas” de ladrillo nos recuerda la “fabrica el piñuelo” “la alcoholera”, “la cerámica el Girulo” o algo similar.
Pero hoy al tener ante los ojos las imágenes que componen este monográfico hemos podido ver las cosas de otra manera distinta, porque la panorámica es otra, nada parecida a la que había ante nosotros a diario, por estar fotografiadas desde un campo de visión más elevado. Esto hace que parezca algo nuevo lo que se nos presenta, con un detalle y precisión dignos de encomio.
Hoy junto a las fotos, el hijo del último propietario de la Cerámica “La Primavera” nos describe a vista de pájaro, en su enclave exacto los lugares y dependencias del recinto y su entorno. Resultando gratificante por la gran cantidad de detalles. Ernesto Pardo Pastor
En el año 1960, la sociedad constituida por Antonio García-Forte y Juan Millá Mira compró la cerámica a Antonio Poveda Alcaraz. En Villena, la “Cerámica La Primavera” también era conocida como la “del Girulo”, que era el apodo que tenían sus primeros propietarios.
En dirección Villena-Biar, en primer término, aparece la zona más antigua de la cerámica: las balsas, la era -con dos montones: uno de carbón y otro de arcilla-, ladrillos apilados y un edificio que seguramente esconde el "horno árabe". En este lugar, se elaboraban a mano las tejas y los ladrillos. La arcilla se transportaba hasta la era donde se desmenuzaba y se la sometía a un proceso de limpieza, eliminando piedras y elementos extraños. Después, en las balsas se añade la arcilla hasta empaparla en agua. El amasado se realizaba con los pies, bien en la propia balsa o en forma de torta sobre la era. Seguidamente se procedía al moldeo y secado de las tejas o ladrillos para su posterior cocción.
A continuación, en disposición perpendicular a la carretera de Biar, aparece el “horno túnel”. Este horno utilizaba quemadores de carbón -almacenado en la era ya descrita- de carga manual y estuvo funcionando hasta su demolición en el año 1969. Fue sustituido por un nuevo “horno túnel” -no aparece en la fotografía- que utilizaba quemadores automáticos de fuel-oil.
En el centro del recinto industrial vemos la chimenea, el único elemento que perdura de lo que fue la Céramica La Primavera. Esta chimenea pertenecía a otro “horno túnel”, situado a continuación de la misma, en dirección a Biar, y paralelo a la carretera. En la fotografía no aparece porqué está cubierto por una nave mayor que contenía el horno; cuando se hizo esta fotografía, el horno sólo se utilizaba como almacén de herramientas, moldes, etc. 
A la oficina se accedía por una escalera situada a la derecha de la chimenea. Las naves que quedan a la izquierda y detrás de la chimenea contenían los elementos necesarios para el proceso industrial de la fabricación de ladrillos y tejas planas: tolvas, molinos, amasadoras, cilindros, y secaderos. Durante unos años, más de cuarenta obreros trabajaban simultáneamente en dos cadenas de producción de ladrillos. Con la posterior modernización y automatización de la industria, coincidiendo con la construcción del nuevo horno, se eliminó una de las cadenas de producción.
Publicidad Revista Villena 1979
Al final del recinto fabril se almacenaba la arcilla que se extraía del paraje de “Las delicias” en “Los cabezos” de Villena, aproximadamente en el mismo lugar donde ahora se ubica la planta de reciclaje. Cuando llovía fuerte, no se podía acceder a la cantera de arcilla desde la carretera de Yecla porqué el camino se inundaba. Por ese motivo, para no desabastecerse nunca de materia prima, se amontonaba la arcilla en la segunda era de la cerámica.
En el último tercio del reciento, pegados al muro más alejado de la carretera de Biar, estaban los talleres: carpintería, mecánica, herrería, etc… El mantenimiento y reparación de la maquinaria, automoción y otros elementos que constituyen el proceso de fabricación, en un principio, se hace desde dentro de la empresa por obreros especializados. Con el paso del tiempo los talleres dejan de usarse y se cierran o se les da otra utilidad.
Publicidad Revista Villena 1961
Gracias a Juan Millá Romero descendiente de Juan Millá Mira por contarnos este trozo de historia de una empresa muy importante en aquellos años y de la que muchos villeneros de hoy no conocieron.
Desde aquí animamos a otras personas de otras empresas o comercios desaparecidos a contarnos su historia para que perdure en el tiempo.
El lugar en la actualidad...
Muestra... Cerámica La Primavera (cedido por Joaquin Domene Cruz)
..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com