1923 A LA FERIA DE VILLENA

"A la feria de Villena"
Era domingo, y a las cuatro de la tarde, la estación de la villa de Sax se veía muy concurrida; todo era alegría en los semblantes; el sol derramaba sus rayos de oro; día hermoso y bonancible que había que aprovechar; la mayor parte de la gente guardaba en su correspondiente bolsillo el billete de tercera clase, pues como el trayecto es corto, lo mismo lo utilizan los ricos que los pobres; parece esto un verdadero sueño de igualdad social, donde en el tren, en un mismo departamento, se estrujan y codean el burgués y el obrero.
Aunque con algún retraso, apareció la locomotora, y sonó una exclamación de alegría general entre el impaciente público que esperaba la llegada del tren; el tren marchaba lentamente, y al sonar la campana detuvo su marcha majestuosa.
La mayoría de los viajeros iban a ver la feria de Villena, a visitar aquella población agricultora, enriquecida en época reciente por sus viñedos, y que posee aguas abundantes que riegan su huerta.
Villena, ciudad alegre, donde parece que se respiran aires de capital. El tren iba repleto y marchaba rápido, como si el maquinista que dirigía su marcha quisiera complacer los naturales deseos de los viajeros y llegar cuanto antes.
El humo de nuestros cigarros subía en espirales, y parecía, extendido, blanquísima nube. Pasamos el puente, el desmonte; nuestra vista se recreaba con la variedad del panorama; el huerto Martín, con sus bancales de color ceniza, plantado de árboles frutales; la venta de Aynat, que nos traía a la memoria aquel ilustre general, D. José de Aynat, que tanto brilló y tan conocido y estimado fué reinando Isabel II, a quien llamaron la espada virgen, y que tanto bien hizo por Sax, a quien él llamaba su pueblo predilecto. La casa de los Giles, extensa heredad pegada junto a la vía, con su hotel azulado, a estilo madrileño, que denota el buen gusto de su caprichosa dueña; los viñedos que parecían tableros de ajedrez y llegan hasta la sierra llamada La Peña Rubia.
Oí la voz chillona que gritaba: «¡Santa Eulalia, un minuto!» De pronto, el tren se detuvo, subiera unos pocos viajeros, volviendo otra vez, después de sonar la campana y ordenar el jefe de la estación la salida, a estar en rápida marcha.
Santa Eulalia es estación intermedia entre Sax y Villana; hermosa heredad convertida en Colonia agrícola por su actual propietario, el conde de Gestalgar y de la Alcudia.
En aquellos campos, según refiere la tradición, se dió una memorable y célebre batalla en tiempos del rey D. Jaime I de Aragón, y se apareció a los guerreros cristianos la referida Santa.
No sé si lo que voy a narrar es verdad o cuento, mas como me lo contaron lo cuento: El dueño de aquel rinconcito del Paraíso, hace algunos años, poseía un orangután, muy inteligente, bien adies-trado, y que con sus gracias y habilidades, servía de distracción y. agradables pasatiempos. Los mo¬nos son, por lo general, muy inteligentes, y es forzoso reconocer que muchas veces dan pruebas de prudencia, dulzura, alegría, bondad, cariño y confianza hacia el hombre. Durante varios días, un criado conducía al mono, que siempre iba sujeto a fuerte cadena, y por lo tanto no gozaba de libertad, a una gran balsa, viéndose obligado el simio a tomar un baño de placer; el mono nadaba y gesticulaba, dando a entender que no era aquello cosa de su agrado; pero no podía arañar ni morder y tenía que comprimir su rabia.
Mientras el mono saltaba y nadaba, el criado se reía, pues aquellas protestas, aquellos gestos, le hacían mucha gracia. Después, cuando salía el simio del agua, le daban una golosina para que él, agradecido y en justa compensación, olvidase su enojo. Mas llegó un día que el criado se distrajo mirando al cielo, a orillas de la balsa; el mono quiso imitar al hombre, buscó la comparación de los efectos, lo arrojó de un fuerte empellón dentro de la balsa, y mientras el hombre se ahogaba y daba voces pidiendo auxilio, el mono reía, reía a más no poder, enseñando sus blancos dientes. Al oir aquellas voces del angustioso criado, acudieron los demás dependientes y campesinos de la Colonia, sacaron al criado de la balsa, y no fué pequeña ni para contada la paliza que le zurraron al vengativo mono. Fuera de ello lo que fuere, lo cierto es, que jamás yo he visto mono ni orangután alguno en la mencionada Colonia, y más bien parece todo ello creación ingeniosa de la fantasía de las gentes.
Después de cruzar los prados, el río Vinalopó, el término de Villena llano y con numerosas casas de campo que se iban alejando de nuestra vista, veía¬mos el caserío; asiéntase en el declive del cerro llamado Peña de San Cristóbal; en lo más alto de la ciudad vieja, se yerguen sobre un estribo de la peña los macizos muros y la alta torre cuadrada de su castillo señorial, y completan su fisonomía las esbeltas torres de sus dos parroquias, Santiago y Santa María, que tienen el aire de los campaniles italianos.
Oí la ronca voz de un empleado que gritaba: «¡Villena, veinte minutos!» De pronto, el tren se detuvo; los viajeros abandonaban sus asientos, se abrían las portezuelas, se apeaban; las voces de bienvenida de muchos que esperaban, me indicaron la llegada al punto de mi viaje, y que debía abandonar mi asiento. Descendí del vagón del ferrocarril, y me dirigí, por no decir todos, nos dirigimos hacia la feria.
Cerca de la estación, pudimos admirar en el jardín, en aquel jardín paseo y deleite de las jóvenes hermosas y elegantes, el busto del célebre y afamado maestro compositor de música, D. Ruperto Chapí, autor de varias zarzuelas, óperas y otras composiciones españolas, hijo de esta tierra privilegiada por la naturaleza; el gran Teatro, todavía por terminar, magnífico edificio que parece propio de una gran urbe.
La feria estaba situada en una céntrica plaza, e iba a terminar en la fuente llamada prosáicamente «de los burros»; estaba muy concurrida, por ser precisamente día festivo; en el centro de la plaza tocaba la música, que nos distraía y nos hacía pasar el tiempo agradablemente. Tres horas habíamos de permanecer en aquella hermosa Ciudad, pues a las siete de la tarde sale el tren que va a Alicante, y en él teníamos que volver a nuestros pacíficos hogares.
Ofrece Villena el aliciente del lindo Casino y otros centros de recreo. No sé qué pensar de esos hombres a quienes domina la pasión del juego, que en una baraja encuentran sus placeres, ponen todas sus afecciones y cifran su porvenir. El azar y la suerte son los únicos excitantes de su fría sensibilidad. Se irritan y enfurecen si pierden. Gozan una pueril alegría si ganan. No piensan más que en la mesa de juego, y en la mesa de juego no ven sino el naipe que tienen delante, al que apuestan acaso la fortuna de su familia. No todos los que concurren a la feria de Villena son jugadores; sin embargo, pocos son los que resisten a la tentación de probar suerte, a ver si pueden ganar y reintegrarse de los gastos que les ocasiona la agradable excursión.
Antaño, por doquiera, en el vecindario de los pueblos cercanos, se oía exclamar: «Vamos a ver el Orejón!» En la plaza del mercado había una torre de estilo barroco, y en ella estaba el reloj público. Al toque de las horas, asomaba la grotesca y orejuda cabeza por un ventanillo, el legendario personaje, admiración de los campesinos forasteros que venían a las ferias.
Pero el progreso inexorable, y los progresistas de Villena, por los años 1888, derribaron la torre, juzgando sin duda incompatible con la cultura de la ciudad aquel resto burlesco de otras edades. Así es que hoy ya no se puede exclamar más que: «¡Vamos a la feria! ¡A la feria de Villena!»
El tren de Alicante restituyónos presto a Sax, y a las ocho de la noche me hallaba ya de vuelta en mi familiar retiro, entregando a mis pequeñuelos los dulces y juguetes, grato recuerdo de la renombrada feria.
 ***
Francisco Juan y Marco nació en Sax en 1877, era descendiente de familias nobles, realizó sus correspondientes estudios y ocupó cargos políticos en Sax, primero de concejal y en 1914 fue elegido alcalde.
Colaboró en diversas publicaciones, como fueron: “La Correspondencia de Alicante” en 1918; en 1906 en “El Graduador; en 1905 en “La Tarde”, diarios que se publicaban en la citada ciudad. En 1920 en el semanario “El Pueblo Español” de Madrid y en 1921 en “El Defensor de Biar” y en “El Castillo de Sax”.
El Centro de Cultura Valenciana, en mayo de 1918, lo nombró director-correspondiente en Sax: se designaban así a los cronistas de las diputaciones y ayuntamientos del antiguo reino de Valencia que justificasen la posesión de dichos cargos y los eruditos residentes en poblaciones del mismo territorio, designado por el Centro.
Se dio a conocer como brillante y fácil escritor, publicando las una serie de producciones y entre otras, citamos: “Historia de Sax”, “El Valle de Castalla”, “Elda”, “De mi archivo”, “Elogio a D. Joaquín María López”, “Don Salvador Amorós y Martínez, “Don Luciano López Ferrer”, “Santonja, de Biar”, "A la Feria de Villena".
El texto citado forma parte del prólogo que escribió José Abargues Ferrer, con motivo de la publicación en Villena (año 1923) de un libro que, titulado “DE TODO UN POCO”, ofrecía varios de los artículos que hemos citado en el párrafo anterior.
“Afectuosamente dedico este libro que no tiene más mérito que demostrar mi cariño a los pueblos de esta comarca y ser un recuerdo de gratitud sincera a la persona a quien va dedicado”.
Francisco Juan y Marco
Extraído del libro... DE TODO UN POCO 1923
Cedido por... Joaquín Sánchez Huesca EL ESLABÓN VILLENA
Todas las fotográfias archivo Villena Cuéntame años 20.
..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com