1903-1981 D. FERNANDO CORTÉS CAMARASA

RECORDANDO A …
D. FERNANDO CORTÉS CAMARASA
Estando de visita, en recuerdo de familiares y amigos fallecidos, en el Cementerio Municipal de Villena, saludé a unos conocidos y amigos allí presentes, dando la casualidad que estábamos hablando junto al panteón de la familia CORTÉS-CAMARASA, y en un comentario de uno de los allí presentes, manifestó que dicha familia correspondía a la del farmacéutico D. Fernando Cortés, que vivió durante muchos años en el Paseo Chapí de Villena en una casa que existía entre el antiguo Cine Avenida y Bar Flor, que hoy día ya no existen, de inmediato vinieron a mi memoria, entrañables recuerdos de este hijo de Villena, que estando próximo el treinta aniversario de su fallecimiento, desgraciadamente, opino y creo que se encuentra en un injusto pozo del olvido…
En efecto, en recuerdo de nuestro paisano D. FERNANDO CORTÉS CAMARASA, nacido en Villena el 13 de diciembre de 1.903, hijo de Pascual Cortés y Ramona Camarasa, vivió durante muchos años en el Paseo Chapí, en su número tres de Villena, falleciendo el día 23 de Diciembre de 1.981, siendo conocido nombrado y recordado por las personas entradas en años, solamente como el farmacéutico D. Fernando Cortés e ignorado por las generaciones jóvenes, son muchas más las cosas que cabría decir de él, que a mi parecer y opinión se ignoran.
Habiendo pasado algunos años trabajando con él, tras muchas horas de convivencia y conversaciones, las cuales escuchaba con mucho interés, puedo asegurar que ejerció su profesión de Análisis Clínicos y de Inspector Sanitario - Farmacéutico Municipal de Villena , plaza que ganó mediante la correspondiente oposición el 23 de Septiembre de 1.930. Asimismo consiguió la plaza de Especialista de Análisis Clínicos de la Seguridad Social de Villena, el 28 de Septiembre de 1.949, siendo el primer analista de la Seguridad Social y “único“ en sus primeros años en Villena, que contaba con un censo de cerca de veinte mil habitantes, ejerciendo dicha actividad con gran responsabilidad en la farmacia que regentaba y estaba situada en el número 12 de la llamada en aquellos años, calle Generalísimo, hoy día La Corredera, frente a la denominada churrería “La Paloma“, realizaba tanto los análisis que le encargaba la entonces emergente Seguridad Social de aquella época, así como los correspondientes a la Inspección Municipal, más los que le solicitaban directamente los médicos y vecinos a título particular.
D. Fernando ejercía también su otra gran vocación, la “enseñanza“ y como Profesor de la Academia de Segunda Enseñanza Nuestra Señora de las Virtudes, que estaba ubicada en la Plaza de las Malvas, esquina con el desaparecido Hotel Pepe, actividad que desarrollaba siempre a primeras horas de la mañana y de tarde respectivamente, pues sobre las nueve treinta horas de la mañana y diecisiete horas de la tarde, regresaba a la farmacia y emprendía las labores propias de analista (extracciones de sangre, toma de muestras, análisis de sangre, orina, heces, etc.) atenciones que le ocupaban hasta la hora de comer por las mañanas; y por las tardes, más allá de las hora del cierre al público de la citada farmacia, hasta conseguir terminar el trabajo y objetivos de sus propósitos diarios.
Por lo tanto el Sr. Cortés, tenía estas cuatro dimensiones profesionales: realizó las labores de Inspector-Sanitario Farmacéutico Municipal de Villena, regente y administrador de la farmacia de su titularidad, Analista de toda clase de análisis clínicos y profesor de la Academia de Segunda Enseñanza “Las Virtudes” (anteriormente denominada “Joaquín María López “) siendo uno de sus fundadores en el año 1939, junto con otros profesores, ( l abogado D. Aurelio López - Tarruella, Médico D. Regino Arenas, matemático Fernández Palencia, el presbítero D. Tomás Estevan, dibujante y pintor Pepito Cortés, (hermano de D. Fernando) siendo un rayo de luz en la enseñanza, pues en esos años y en aquella Villena, hacía falta un centro educativo de Segunda Enseñanza, al no existir ningún otro, como el fundado por hombres como él, (junto con los reseñados anteriormente) de su calidad, luchadores de aquella época, vivaces, activos y valientes, demostrando su talante “progresista-liberal” dentro de lo que se podía realizar en aquella época, muy controlada por el sistema político existente, puesto que dicha academia fue la primera y única que en aquellos tiempos efectuaban sus estudios los chicos y chicas juntos, nunca jamás se supo de escándalo alguno entre sus alumnos/as, teniendo en cuenta que imperaba en aquellos tiempos las idea de los chicos con los chicos y las chicas con las chicas en todos los colegios, (en Villena, Salesianos, Carmelitas, Paulas , etc.) durante algún curso también ejerció como Director de la citada ACADEMIA, en regla general su docencia fueron siempre las difíciles materias de Química y Física, en las cuales tenía unas dotes muy excepcionales para su enseñanza, conjugando el respeto y afecto a un mismo tiempo, paciente y ameno en sus explicaciones y desarrollo de sus materias, no tuvo en sus trabajos y enseñanzas huecos, pues supo evitar los dos excesos en las mismas, tener demasiada severidad o demasiada dulzura.
Cabe decir, que antes de la contienda civil, ya realizaba su docencia en otros colegios de Villena. Su pasión por la enseñanza la ejercitó hasta el cierre de su fundada ACADEMIA hacia fines del año 1967, así como el de farmacéutico y especialista de análisis clínicos, hasta el final de sus días.
Como se advierte fácilmente, este hijo de Villena, fue persona enormemente trabajadora, independiente e infatigable, haciendo del trabajo un placer, cabiendo destacar su gran condición humana, ya que realizaba sus diversos cometidos profesionales, con su seriedad, la cual le caracterizaba, sencillez amena, formalidad extraordinaria, alejado de toda presunción, pues en su trabajo como farmacéutico y analista, soy testigo de ello, con su humanidad, dejó de cobrar algunos análisis a personas de condición humilde y necesitadas, que no podían abonárselos, y nunca dio a manifestar dichos actos, compartía sus inquietudes profesionales, dialogaba y daba sus opiniones, con todos los médicos de aquella época de Villena.(recuerdo, me perdonen los que me dejo en el tintero) a D. Luís Geras, D. Ignacio, D. Rafael, D. Justo, D. Fernando, D. Faustino etc., opiniones que les daba, sin jactancia ni alarde alguno, pero sí con decisión.
Definir la personalidad o la vida de cualquier persona es ciertamente complicado y harto difícil, pero puedo asegurar, por haber compartido con él algunos años, con sus muchos días y horas de trabajo, las vivencias aquí relatadas. Forjó y educó en sus materias docentes, antes mencionadas, siendo brújula y senda, sentando bases para iniciación de sus carreras a muchos jóvenes villenenses (me atrevería a decir más de algún centenar), en las décadas de los años cuarenta hasta los sesenta, de lo cual, muchos de ellos, cuando habían terminado sus estudios, logrado su titulación, conseguido trabajo y o aprobar oposiciones, visitaban a D. Fernando, para expresarle su nueva buena y agradecimiento dentro de la mayor alegría y algarabía, reconociendo en él, su parte trascendente a poner con su labor, las bases para la consecución de sus carreras.
Como ANÉCDOTA, recuerdo entre las muchas de ellas, que para hacer los análisis de orina, en la prueba del embarazo, se utilizaban las ranas, que dos señores capturaban en la llamada Acequía del Rey (cerca de las Virtudes) hoy en día, creo que capturarían muy pocas o ninguna debido a la contaminación y sequedad de la misma, y se las vendían a D. Fernando, previa tasación y pago de las mismas, pues bien, al chico empleado de la farmacia, de los varios tarros que tenía llenos de ranas, (se hacian varios análisis diarios) SE DEJÓ UNO ABIERTO, y por consiguiente se les escaparon las ranas, y ALLí ESTABAN CAPTURANDO dichas ranas, por toda la trastienda de la farmacia, (que no veas como brincaban las diabólicas ranas) creo que es la única vez que ví a D. Fernando, reirse a carcajadas. Algunas de las ranas que superaban el análisis del embarazo y no fallecían amanecian en el estanque del Paseo Chapí, que estaba junto a su vivienda.
Caricatura del Farmacéutico-Analista –Inspector Sanitario Municipal y Profesor de Enseñanza Media D. Fernando Cortés Camarasa , realizada por su hermano el dibujante-pintor Pepito Cortés.
Para terminar, como muestra de reconocimiento, sincera admiración afecto y gratitud, como fue persona de especial valía, profesionalidad entrañable, ejemplar y respetado, que luchó por sus buenos principios y vivió de acuerdo con ellos, (como dijo el filósofo Pitágoras: Educar a los jóvenes y no será necesario castigar a los hombres.) pues los pueblos progresan y avanzan con personas de estas características y calidad, y de todo corazón, a mi juicio, por medio de estas líneas, para su recuerdo, expreso estos pensamientos con la mayor franqueza y sinceridad, que necesitan muy pocas palabras, atreviéndome a proponer la idea y petición que hago extensiva a la ciudad de Villena, ciudad que se precia de amar su pasado, y que debe de estar orgullosa de hijos como él, y en mi opinión, tiene contraída, sin duda, una deuda de reconocimiento a su trabajo y labor de aquellos años, por lo tanto, se le debiera corresponder con la gratitud que nos debe caracterizar siempre a todos los ciudadanos, sobre todo y en este caso, la sociedad villenense, así como todos sus Estamentos y Colectivos representativos de la ciudad, (vecinales, políticos, asociaciones festeras, culturales etc.). También e impregnando un poco de nostalgia, lo hago extensivo a los antiguos alumnos de su querida ACADEMIA. Por lo tanto adoptar las medidas necesarias para no dejarlo quedar en el silencio y en el olvido.
Ante todo lo relatado, como no, se debe elevar propuesta al M.I. Ayuntamiento, para reconocerlo como hijo de esta Ciudad, que los es, nombrarle y dedicarle a D. Fernando Cortés Camarasa, una calle de esta ciudad, tan querida y amada por él, pues en sus conversaciones la defendía, como se decía antiguamente, a capa y espada, y para ser recordado por todas las generaciones, (al igual que la tiene su hermano, el dibujante Pepe Cortés) sería muy bonito que ambos la tengan, acto entrañable y de mucha gratitud, que en justicia creo le corresponde y se lo merece, pues personas como él, con su buen carácter, que trabajó y cumplió con las labores de gran responsabilidad antes relatadas en este escrito, son las más dignas de ser muy admiradas queridas y… RECORDADAS.
Datos, anécdotas y relatos vividos por el autor del presente escrito, y en el archivo particular del mismo . Miguel Izquierdo Hernández
Villena Cuéntame se une a esta petición y anima al pueblo de Villena a manifestarse a favor de un reconocimiento a este sencillo villenero para que no quede en el olvido.

3 comentarios:

Mercedes dijo...

Enhorabuena al autor de este artículo.
Yo también creo que se merece un reconocimiento de los villeneros, por su labor y entrega.
Apoyo la iniciativa.

ISABEL dijo...

Un articulo muy bueno...se nota que esta hecho con el corazón y con un gran aprecio hacia este gran hombre....y por supuesto me uno a la peticion del reconocimiento a este gran villenero

Virtudes dijo...

Realmente, una figura ejemplar para nuestro querido pueblo. Apoyo absolutamente que se proponga una calle para él y para su hijo, Fernando Cortés Porta

..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com