1988 JOAQUÍN MARÍA LÓPEZ Y LÓPEZ, HIJO PREDILECTO DE VILLENA

Joaquín María López y López
Remisa se ha mostrado Villena para proclamar como uno de sus hijos más preclaros a Joaquín María López. Desde 1855 en que se produce su falle­cimiento, hasta 1988 en que se le concede el título de Hijo Predilecto, me­dia un largo plazo. Y no cabe albergar dudas de que tanto López como Chapí han sido los villenenses más notorios a lo largo de la historia de la Ciudad.
Seguramente no ha habido más razones para este olvido que el hecho de que nadie ha pensado en ello, pues la figura de López no ha des­pertado en Villena más que admiración y el disculpable orgullo que todo villenense experimenta al compartir con él la circunstancia del común paisanaje. De muy antiguo viene el que se rotulara con su nombre una de nuestras más céntricas calles, y también que una lápida señalara la casa donde nació el ilustre hom­bre público.
El reconocimiento oficial que dio lugar al nombramiento e incluso a erigir un sencillo monumento que perpetuara su efigie en una de los mejores lugares de la Ciudad, se produjo en 1988. Par­tió la iniciativa del que había de ser uno de sus biógrafos, el villenense Vicente Prats Esquembre, que había estudiado a fondo la fi­gura y la obra de López y publica­ría poco después, en 1991, un no­table trabajo acerca de la vida y el ideario político de nuestro paisano.

No hubo que encarecer la congruencia de la idea, pues la opinión de la sociedad villenense fue totalmente favorable. El concejal que desempeñaba en 1988 la tenencia de alcaldía de Cultura, Antonio Hidalgo Sánchez, solicitó la apertura de un expediente para declarar Hijo Predi­lecto de la Ciudad a Joaquín María López, y el Pleno del Ayuntamiento ce­lebrado el 3 de junio resolvió afirmativamente, designando a dicho con­cejal como instructor del expediente y a Manuel Poblaciones Barnuevo, secretario accidental de la Corporación, como secretario, asimismo, para este cometido.
El Ayuntamiento en aquel año estaba compuesto por Salvador Mullor Menor como alcalde, que dio su aprobación a la iniciativa y resolvió iniciar el procedimiento; y los concejales Germán Selva Fernández, Juan Martínez Pardo, José Martínez Ortega, Damián Martínez López, Antonio García Agredas, Roberto Navajas García, Leonor Serrano Ferrero, Antonio Hi­dalgo Sánchez, Antonio Azorín Juan, Benjamín Gómez Soriano, Miguel Hernández Ferri, José Antonio Amorós Mataix, Isabel Ribera Hernández, An­tonio Gisbert Berenguer, Fernando Úbeda Lillo, María Virtudes Hernández Martínez, Manuel Estevan Navarro, Consejo Serrano Estevan, Francisco J. Esquembre Menor y Rosalía Sanjuán Ayelo.

Meses después, el 26 de noviembre, se celebraba la solemne sesión o Pleno Extraordinario que concedía el título. El concejal Antonio Hidalgo leía el expediente y daba cuenta de las adhesiones: una larga relación de per­sonas y entidades que encabezaba el presidente del Congreso de los Dipu­tados y la Mesa del Senado. Aprobadas unánimemente las manifestaciones de Hidalgo y la propuesta implícita en ellas, tomó la palabra el alcalde, Salvador Mullor, para realizar un análisis detenido del credo político de Ló­pez y de su actividad en los más importantes cometidos que desempeñó.
A continuación se entregó el pergamino que acreditaba la nominación al biznieto de mayor edad entre los descendientes directos de López, el abogado villenense Aurelio López-Tarruella, que agradeció, emociona­damente, el homenaje que se tributaba a su antepasado. Y a la solemne se­sión siguió la apertura de una exposición con objetos personales de López, aportados por sus descendientes. Algunos de dichos objetos han quedado en propiedad del Ayuntamiento local por expreso deseo de sus donantes, y obran en una vitrina realizada expresamente con este fin que se en­cuentra en la Casa de la Cultura de la Ciudad.

A continuación se inauguró el monumento que, en la cabecera del Paseo de Chapí, perpetuaba el busto del ilustre político. Y una comida, que reunía a familiares y simpatizantes daba fin a los actos.
Habían tenido éstos un notable precedente: el de tres conferencias pronunciadas los días 11, 18 y 25 por los villenenses Vicente Prats Esquembre, Alfredo Rojas Tomás y José María Soler García, referidas todas ellas a la vida y actividades de Joaquín María López, y que junto a los ac­tos reseñados anteriormente constituyeron un conjunto que, aunque tar­de, sirvió para recordar al hombre que tuvo un destacado cometido en los avatares políticos de su tiempo.
Efectivamente, López fue presidente del Gobierno en dos ocasiones, y Regente durante un breve plazo. Había nacido en Villena el 15 de agos­to de 1798; sus padres fueron Ildefonso López y Pérez, villenense, y Pascasia López de Platas y Cervera, natural de Madrid. Hasta los ocho años no ini­ció López el estudio de las primeras letras, y a los 23 obtuvo el título de abo­gado. Poco más tarde, y dado su carácter progresista, luchó contra las tro­pas realistas de Fernando VII, lo que le supuso un destierro a Francia. Cuan­do volvió, abrió bufete en Alicante e intervino en la política municipal de esta población, donde había fijado su residencia. Cuando en 1934 obtuvo el acta de diputado nacional, trasladó su domicilio a Madrid.

Pronto destacó en la capital por sus descollantes dotes como orador, tanto en el Parlamento como en los tribunales, a la vez que por su vehemencia en la defensa de las ideas progresistas y su incansable lucha en de­fensa de las libertades. A sus cometidos como profesor y catedrático que desarrolló a lo largo de su vida en Madrid, se unió su condición de dipu­tado en nueve legislaturas, la de Fiscal del Tribunal Supremo, la de al­calde de Madrid y sus actuaciones como senador, ministro en varias oca­siones y presidente del Gobierno como ya hemos citado.
Una cruel enfermedad, sin embargo, acabó con su carrera política, y poco después, el 14 de noviembre de 1855, con su vida. Había manifestado sus deseos de que, a su muerte, se le diera sepultura en Villena, a la que tantas pruebas dio de afecto, y aquí, en el cementerio municipal, se encuentran sus restos.
Poco después de su muerte, su íntimo amigo y correligionario, Fermín Caballero, publicó en Madrid una extensa obra con su biografía, es­critos políticos y literarios, defensas ante los tribunales y otros diversos as­pectos de la actividad pública de López. Es esta una obra fundamental para acercarse a la figura del ilustre tribuno. Existe, además, una amplia bibliografía acerca de esta importante personalidad de la política del siglo XIX, entre la que figura la obra ya citada de Vicente Prats Esquembre que lleva el título de «Joaquín María López, un líder liberal para España».
Texto extraído del libro... De Villena y los villeneros.
Alfredo Rojas y Vicente Prats.

11 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Dónde se encuentra en estos momentos el busto del hijo predilecto?

Qoan dijo...

Eso mismo estaba preguntándome yo...

Alea Jacta dijo...

¿Hijo predilecto? A él debemos que Villena esté integrada en una comunidad con la que no compartimos ni historia, ni cultura, ni lengua. A él debemos que, para acceder a determinados trabajos, tengamos que pasar por el aro de la política lingüística valenciana. A él debemos que, en lugar de ser ciudad importante en Murcia (por mucho que esta comunidad tenga menos empuje económico que la valenciana), seamos el último mono en la nuestra.

Anónimo dijo...

El concejal de cultura que desemeñaba en 1988 la tenencia de alcaldía de Cultura,y solicitó la apertura del expediente para declarar Hijo Predilecto de la Ciudad a Joaquín María López, ¿era villenero o valenciano?

Jose Antonio Garcia dijo...

Yo creo que era de una tierra, allende los mares, que se jactaba de no hablar valenciano y, a pesar de ello, haber dado a la cultura occidental a un hombrecillo como Ulises, tan cargado de mitos definitivos para nuestras fantasias ociosas. Qué más da si este hombrecillo compraba sus libros en Itaca o bailaba en homenaje a Baco los dìas de fiesta en la Troya. Al final volvió a su tierra sembrada de penelopes.
El concejal apuntado todavía continúa entre nosotros. O su Itaca es Villena, o no ha bailado todavía en la Troya la danza bélica del alcohol que le devuelva a sus orígenes... a Valencia, sí... ¿pero cual, la organizada en Campo de Mirra por Don Joan el Conqueridor, o la exótica y mulatona Valencia colombiana?.
De cualquier manera, el concejal señalado y de nombre obviado, auspició, con todos los límites de los signos de los tiempos, los más frescos y activos años culturales de nuestra cultura reciente.
Es por ello que, a pesar de las firmes sospechas de los orígenes valencianos del ex concejal, no tengamos nadie en Villena duda alguna de su extraordinaria villeneria y quede así integrado definitivamente en los altares que todo villenerico bien nacido en Villena merecemos. Borremos definitivamente la sombra de "lobby valenciano" que el arquitecto emocinal de la Casa de la Cultura de Villena arrastra desde que sabemos de él.
Por cierto, me recuerdan todos ustedes a los personajes de Chesterton en sus desternillantes historias acerca de el último Napoleón de Nottinghill. Me temo que por exceso de nacionalismo van ustedes a terminar pidiendo la independencia de sus calles.
!Viva Durruti! !Viva La Morenica!

Anónimo dijo...

¿Y quién se excedió aquí?

La independencia a la que usted alude,se entiende que es sinónimo de emancipación,de libertad.
En este caso,si usted prefiere la dependencia, deberá saber que habrá elegido la sujeción, la esclavitud.

Jose Antonio Garcia dijo...

Al último anónimo. Sabrà, si ha leido atentamente, que en ningún momento hablo de mi. Sinceramente, no entiendo lo que me quiere decir. De lo que yo prefiero no he hablado todavía.

Anónimo dijo...

Quizá no me expresé bien al tratar de ceñirme al tema fundamental,y al cual trataré de remitirme ahora, manifestando que la sociedad civil de Villena no ha sido dueña de su destino. En cuanto a las consecuencias,quedan confirmadas con lo ya expuesto magistralmente por Alea Jacta. Y nada más.

Anónimo dijo...

A José Antonio García.
Las expresiones utilizadas en su retórica, como "no tengamos nadie duda","Borremos definitivamente", demuestran que además de hablar de sí mismo,asume usted el contenido de sus propios comentarios.

Jose Antonio Garcia dijo...

Tome usted la forma en que generalizo como un desprecio a la vanidad. Nunca me gustò seguir al abanderado, pero tampoco hacer de mi individualidad un agravio comparativo.
Y, como no puede ser de otra forma, sì... asumo el contenido de mis propios comentarios, como no puede ser de otra forma.

Ahora, para finalizar, aprovecho para desearle un bonito fin de semana, aquì, en Valencia o en Madagascar.

Anónimo dijo...

Muchas gracias por su atención, pero los fines de semana no suelo pasarlos ni en Valencia ni en Madagascar. Paso la mayor parte del tiempo en Tudmiria. ¿Conoce usted esa tierra?

..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com