1930 UN VILLENENSE

UN VILLENENSE
El espectáculo resultó indescriptible por su grandiosidad. Contemplado por más de veinticinco mil personas que se apretaban en un grupo compacto y que no cabiendo en las calles espaciosas, ni en terrazas y balcones, llegó a escalar los tejados una muchedumbre inmensa presa de un entusiasmo que rayaba en el frenesí, que aplaudía incesantemente, hasta doler las manos, y cuyos vivas ensordecedores se confundían con los acordes de diez o doce bandas de música y los cantos de dos nutridos orfeones, y el estallido de tracas y cohetes y la elevación de globos y bombas de colores, y el repicar de todas las campanas de la ciudad, y el palpitar acelerado de tantos corazones, y las lágrimas tiernas brotando de tantos ojos... No... escena de tan arrebatadora hermosura no se puede describir porque no hay paletas, ni colores, ni frases, ni elocuencia, ni pensamientos, ni imágenes, ni palabras, ni sonidos, ni armonías capaces de expresar la soberana grandeza de aquellos momentos de cielo.
Víllena escribió, aquel día memorable, la página más radiante y gloriosa de su historia.
Un villenense.

La imagen de Nuestra Señora de las Virtudes al ser conducida a Santiago después del acto de la coronación.Extraído del Programa de Fiestas de 1930

No hay comentarios:

..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com