1984 CHAPÍ HA MUERTO ¡VIVA CHAPÍ!

CHAPÍ HA MUERTO ¡VIVA CHAPÍ!
Son las siete de la mañana de un día funesto para la música española y de triste e inolvidable recuerdo para los villenenses. Son las siete de la mañana del 25 de Marzo de 1909 y Chapí, Ruperto Chapí Lorente, acaba de expirar. En esta ocasión, en que le faltan dos días para cumplir 58 años, como en tantas otras, la muerte se ha presentado inopinadamente, por sorpresa, cuando casi nadie la esperaba, como con apresuramiento, con prisas por segar la vida de un hombre excepcional. Nuestro paisano, en sus últimos momentos pudo cantar, junto con la zarabanda de su Margarita, lo que uno de los personajes de su zarzuela póstuma LA MAGIA DE LA VIDA, estrenada en Apolo el 14 de Enero de 1910:
Y a nuestra vida, en vano es pedirla que se eternice y que jamás concluya, que el Tiempo nos la da para vivirla y el Tiempo se la lleva porque es suya.
Chapí ha muerto. Y la capital de España, escenario de sus triunfos, y donde ha vivido durante cuarenta años, le rinde el homenaje que merece el insigne artista. El redactor del PAIS dice en su crónica:
"El pueblo de Madrid ha cumplido con su deber y ha hecho del entierro del primer músico español una manifestación tan solemne y tan eminentemente popular, como no se recuerda otra. La manifestación de ayer superó, puede decirse así, a la que Madrid hizo cuando el entierro de Gayarre"
Y Villena ¿Que es lo que hizo al conocer tan trágica noticia?.
Villena, en vísperas del fallecimiento, estaba celebrando el triunfo obtenido por su hijo predilecto con Margarita la Tornera. Se recogían en adecuadas cartulinas, con indudable entusiasmo, las firmas de los villenenses para el album que la Ciudad pensaba regalarle al Maestro, como expresión de su homenaje y testimonio de adhesión y gratitud hacia su persona.
Don José Serra y Dalmau, Director del Colegio de Nuestra Señora de las Virtudes y Don Francisca Bravo Graciá, Director de la Banda "Juventud Musical Víllenense", habían organizado una velada-homenaje con idéntico motivo. El recordado Don José, compuso para dicho acto un Himno a Chapí que interpretaron los niños de su Colegio.
El Domingo 21 de Marzo, el Teatro del Círculo Artístico, totalmente abarrotado de público y primorosamente engalanado, fue escenario de tan celebrado acontecimiento. Un concierto, recitado de poesías, cánticos, lectura de discursos y adhesiones, constituyeron la base principal del preparado programa.
No se habían apagado los ecos de este homenaje, y Villena entera se sentía feliz por el último éxito de su ilustre hijo, cuando el jueves día 25, a primeras horas de la tarde, el Alcalde recibía los telegramas de doña Vicenta Selva, Viuda del Maestro, y de la Sociedad General de Autores, comunicándole la infausta y cruel noticia. Chapí había muerto.
El Ayuntamiento se reune con urgencia y adopta las medidas pertinentes para honrar al inolvidable músico como se merece.
Una de ellas fue que en el tren de la noche, y con el fin de asistir al entierro, partiera una comitiva oficial hacia Madrid compuesta por la Primera Autoridad Don Salvador Amorós Martínez, los concejales Don Pedro Requena García y Don Luis García Catalán, Don Emilio López Chapí, sobrino del Maestro, y el Director de la Banda. Don Francisco Bravo Graciá. Se unieron a ella algunos particulares, entre los que se encontraba un representante del Círculo Villenense, con el encargo de depositar una corona de flores ante el cadáver del Maestro. Allí se encontraba ya velando al eminente músico, Ezequiel García y García "Kleofás", redactor del periódico local "El Bordoño", que tenía instrucciones de asistir a todos los actos fúnebres.
El pueblo que lo vio nacer, dolorosamente impresionado, desea celebrar también el día 26, fecha de su entierro, honras fúnebres en su memoria.
A primeras horas de la mañana, los edificios públicos aparecen con la bandera nacional ondeando a media asta, y los particulares lucen en sus balcones colgaduras con crespones negros.
En la fachada del local donde tiene su sede la Banda Juventud Musical Villenense, hay colocado un retrato del inmortal Chapí rodeado de laurel y telas de luto.
Establecimientos y lugares de diversión cerraron sus puertas, y la consternación y el sentimiento se hicieron generales.
A las dos de la tarde se organizó una manifestación de duelo que recorrió las calles principales de la población, a los acordes de las marchas fúnebres interpretadas por la banda. Al frente de ella marchaban los alumnos del Colegio, que eran portadores de una corona y de la bandera nacional plegada. El pueblo en masa se unió a la comitiva.
El acto transcurrió lentamente hasta desembocar en la Plaza del Mercado, donde se encuentra la casa natalicia del inmortal compositor. Otras coronas de flores y laureles se unieron al homenaje.
Don José Serra y Dalmau subió al balcón de la casa, colocó las coronas y pronunció la oración fúnebre. Con ello se dio por terminado el acto. El silencio se apoderó del pueblo; Villena estaba de luto.
A los pocos días, concretamente el 6 de Abril, se recibió un telegrama en el Ayuntamiento que decía así:
"Confortó nuestro espíritu entristecido. Consuelo trajo a esta casa vuestro cariño. Pague Dios la grandeza de ese pueblo que vio nacer al ser querido que con nosotros lloráis. Reciba por vuestro conducto Villena entera, la expresión de nuestra gratitud inmensa, Viuda de Chapí".
El día 26 de Abril, y como cierre de los actos fúnebres organizados en su memoria, se celebró en la Iglesia Parroquial de Santiago una solemne Misa en sufragio de su alma.
En el presbiterio, junto a las Autoridades locales y Diputados provinciales, presidían el duelo los familiares del finado Don Pedro y Don Emilio López Chapí, Don Diego Muñoz Lorente, Don Diego Lorente Navarro, Don Diego Bravo Lorente, Don Diego Lorente Martínez, Don Agustín Lorente Yusti y Don Rafael Selva Mergelina. Este último, pariente de la viuda y condiscípulo de Chapí.
Uno de los párrafos de la carta que Don Salvador Amorós Martínez, Alcalde de la Ciudad, dirige a Doña Vicenta Selva, viuda del Maestro, dándole cuenta de este acontecimiento dice:
¡Dios haya acogido en su seno el alma del gran Chapí! ¡En paz descanse! Villena entera llorará siempre la pérdida de su amantísimo hijo y recordará con gozo sus glorias pasadas.
Y así ha sido.
Vicente Prats Esquembre
Extraído de la Revista Villena de 1984

No hay comentarios:

..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com