AÑOS 20 - MALENA LA TONTA

Malena la Tonta - TIPOS POPULARES
Malena era una vieja mendiga que vivía en una cueva del Cabezo Redon­do con la única compañía de dos perros. Nadie sabe, al menos ahora, si era villenense o no; fue popular su figura por los años veinte, no sólo en la población sino en el campo, pues imploraba la caridad tanto por las casas de labor como en sus recorridos por las calles de la ciudad. Se cuenta que lle­vaba la figura de un santo sobre el pecho, colgada de su cuello.
Cuando la veían por las calles de la población, chicos y grandes le pedían que bailara; bastaban unos céntimos, y muchas veces sin ellos, para que Malena lo hiciera, dando unos ridículos pasos en un remedo de danza. El poeta villenense Antonio Marín se duele, en los versos que figuran a continuación, de la conducta de sus paisanos al burlarse tan cruelmen­te de la infeliz mendiga. Alude Marín a estos pasos de baile con dos títu­los: «Los árboles de la Corredera» y «Los caballicos de Denia». Nada sabemos con respecto al primero; y en cuanto al segundo concierne, se refiere a un tiovivo que era propiedad de unos herreros, cuatro hermanos llamados Antonio, Leoncio, Félix y David Domenech, vecinos de nuestra ciudad, y cuyos viajes a Denia de alguno o algunos de ellos, por necesidades de su profesión, condujeron a que sus convecinos acabaran por conferirles es­te apelativo, pues a ellos y a sus descendientes, como «Denia» se les ha denominado y conocido.
De estos herreros, se cuenta que uno de ellos, David, murió en la gue­rra de Marruecos durante los años veinte. Y a ellos pertenecía un tiovivo, o rueda de caballitos, que constaba de dos pisos y se adornaba durante su funcionamiento con la música de una pianola que llevaba incorporada, la cual era manejada manualmente. Los caballitos, de madera, los labró un conocido tallista villenense de aquella época conocido como «el tío Mendorro», y los «Denia» construyeron con ellos el tiovivo. Los hermanos, después, alternaron su ocupación de herreros con la explotación de la atracción ferial, que rodaba, dicen unos que movida por el esfuerzo de dos caballitos póney; otros, con el auxilio de un motor. Con ella se cuen­ta que recorrieron muchas de las poblaciones de la zona.
Alguien, finalmente, debió encontrar cierta semejanza con el movimiento de la rudimentaria atracción ferial y el baile de Malena, y se creó el tópico de denominar así el remedo de danza que efectuaba la infeliz.
MALENA-¡Que baile Malena! ¡Que baile Malena!
­Y al verla bailar,
yo siento que a mi alma le invade una pena
muy grande y muy honda que me hace llorar.
A esta Magdalena, la llama Malena
la chusma vulgar;
y es, de cuantas pobres vagan por Villena
pidiendo limosna, la más popular...
Magdalena es una
mendiga algo loca, que va por ahí.
Su espíritu, un día, voló hacia la luna
¡y quedóse allí!
La toman los chicos, inconscientemente,
por un pasatiempo y un hazmerreír;
y gozan los grandes, despiadadamente,
haciendo a la pobre mendiga sufrir...
Yo no sé si es buena o es mala esa gente
que a la pobre loca trata sin piedad.
Quizás no sea mala; pero es inconsciente;
y a veces es mala tal vez sin maldad...
Esa pobre loca,
tal vez es dichosa; pero ese tropel
de seres incultos que excita y provoca
a la pobre anciana, es necia y es cruel...
-¡Que baile!- la chusma que invade la acera
le grita; y la loca menea los pies;
y baila los árboles de la Corredera
y los caballitos de Denia después.
Y en tanto que se balancea
la pobre Malena, con ansia febril,
aplaude y vocea
la turba incivil...
¡Piedad; compasión para esta mendiga!
¡Dadle vuestra ayuda; vuestra protección!
y a los que se burlan, buscad quien les diga
que es torpe, cobarde e indigna su acción.
A aquellos que gritan -¡que baile Malena!­
un buen villenense, debe sin piedad
hacer que se vayan, que dejen Villena...
¡tal grito es impropio de nuestra Ciudad!
Texto extraído del libro... De Villena y los villeneros. 2002
Alfredo Rojas y Vicente Prats.

No hay comentarios:

..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com