1987 "SEMANA SANTA VILLENA" ACLARACIONES SOBRE LA IMAGEN DE LA SOLEDAD

INTERESANTES ACLARACIONES SOBRE LA IMAGEN DE LA SOLEDAD
Llega a poder de “Villena Cuéntame” la fotocopia de una carta, manuscrita por D. José Luis García Martínez, fechada el 8 de Febrero de 1987, con unas declaraciones, aclaratorias, sobre la procedencia, autoría y propiedad de la imagen de “La Soledad”, que actualmente desfila en las procesiones de Semana Santa en Villena. Por estimarla de gran interés y de verdadero valor histórico la transcribimos en su totalidad, para que cada uno, según su criterio, saque sus conclusiones .
La carta dice: “Resulta penoso y lamentable que no haya una veraz y fidedigna historia de las Cofradías y Semana Santa de Villena, que tiempos pasados tendría un marcado acento dentro de la vida cultural, religiosa o simplemente anecdótica de Villena.
Por transmisión oral-familiar y por mis recuerdos próximos-pasados puedo apuntar pequeños datos que a continuación expongo.
Mi bisabuelo Francisco Martínez Hernández en el año 1862 era el presidente de la Cofradía de la Soledad de Villena, así se desprende de ciertos documentos; su mandato no sé cuando expiró.
Soledad se llamaba su madre y su hija que a consecuencia de este alumbramiento falleció mi bisabuela María Hellín Bacel.
Por lo visto era mi bisabuelo un devoto de la Virgen, bajo esta denominación, habida cuenta de la relación del cargo con los nombres. Cuentan de las Solemnidades de la Antigua Semana Santa y de las obras de gran valor artístico que guardaban en el Santuario de Las Cruces, desde donde eran bajados los Santos para la celebración de la Semana Santa.
Terminada la guerra civil y como todas las imágenes de Las Cruces habían sido quemadas se impuso su sustitución.
Mi abuelo Sebastián Martínez Hellín (alias Balandra) encargó a un imaginero de Valencia la confección de la Sagrada Imagen, encargando igualmente toda la ropa, mantos, túnicas, etc, quedando en propiedad de la familia, sin que hasta la fecha se haya hecho donación alguna.
En el año 1982 sale por primera vez, después de la guerra la Cofradía de la Soledad.
Es Presidente mi tío José Ruiz Moreno y con él salen por primera vez, toda su peña de amigos vinculada a la Comparsa de Estudiantes, como Chimo Pérez, Juan Martínez (el de la fonda), Requena etc.
Consigan sacar la imagen, ya de por si meritorio y litúrgico y no estaba reñido con el sentido del humor de tan recordada Peña, basta citar dos anécdotas cuando un Jueves Santo se fueron a Cañada y desde el monte hicieron sonar una descomunal Trompeta (que iba con ruedas) que solamente un Sr. Apodado “Pelotas” era capaz de hacer sonar.
Excuso decir que el pueblo asustado salió de madrugada a la calle chillando “el fin del mundo” cuando se dieron cuenta del acto solo la velocidad de los coches les evitó a los cofrades de una monumental paliza. Igual como el almuerzo de Viernes Santo con huevos y sardinas de cuba fritas, cuando se despertó la sed, tanto en los vasos, botijos o cantaros para beber, todos contenían anís matarratas.
En el mismo año mi padre ya afincado en Villena, implantó el sentido de Cartagena -su tierra- en las procesiones. Aparte de la colaboración en la Cofradía de La Soledad, fue el primer prioste del Capítulo de Caballeros del Santo Sepulcro y por suscripción popular se compró la imagen del Santo Entierro que costo 32000 ptas. Socios fundadores fueron los miembros de la Peña como Alfonso Arenas, José Gª Galbis, Pablo Castelo, Pedro Hdez. José García Español, etc, y muy significativo cuyos hijos siguen como Juan Hdez. Galvañ y Valdés.
El trono de la Soledad se adornaba profusamente al estilo cartagenero, tengo las imágenes vivas de como en esa mañana y después de la procesión del encuentro, mi antigua casa de la calle de la Trinidad se llenaba de olor a flores, los hombre en el patio con grandes navajas que habrían las cañas y hacían pinchos, las mujeres ataban pequeños ramilletes a cada pincho y con celeridad eran trasladaos a Santiago e hincados en las partes de la carroza ya provista de la paja que cubrían antiguamente las botellas.
Colaboradores de la Soledad también la familia Valiente (los Nelis) emparentados con mi bisabuela. Hombres de confianza de su fábrica y la de mi abuelo eran los encargados de bajar y subir la imagen y de llevar y arreglar la carroza.
La imagen es, tradicionalmente, bajada los martes Santos, donde las mujeres de mi familia y ahora varias personas amigas y relacionadas con la actual Junta Directiva proceden a desvestirla y ponerle el traje y manto de las Procesiones, valioso manto de terciopelo negro, bordado en oro que se guarda en Las Trinitarias. –El Sábado Santo se invierte la operación.
Cuando todos los amigos de mi tío Pepe por razones de edad dejaron de salir hubo un largo periodo de atonía en donde se llegó a pensar en la desaparición de la Semana Santa.
Gracias a Dios un nuevo viento, de las Comparsas, hinchó las velas y se continuó la singladura, hombres que llegaron a la Soledad como Paco Menor y su directiva de los Marruecos que le han dado un nuevo empuje a la Soledad en particular y a toda la Semana Santa en general.
Cada uno enjuiciará como quiera el tema pero lo que es evidente es que el simple hecho de celebrar dignamente esta Semana Santa en Villena, el mensaje de las imágenes por la calle, el acto de fe y esfuerzo que esto significa empalidece esa estructura -anecdótica- como hace años de la verdadera naturaleza del nazareno penitente y jovial.
José Luis García Martínez 
Documentación cedida por... Máximo García Martínez
Introducción y traducción... Ernesto Pardo Pastor 
Fotos... Archivo Villena Cuéntame

No hay comentarios:

..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com