CRISTOBAL LÓPEZ HERNÁNDEZ "BADILA"

Badila - TIPOS POPULARES
En la Revista «VILLENA» de 1952, José María Gil Mira de­dicaba un artículo a «Badila». Al margen del texto, una pe­queña ilustración, a un solo color, nos muestra al sobredi­cho Badila, vestido con el ne­gro atuendo que llevan los Es­tudiantes de la fiesta ville­nense, jinete en un caballo blanco, que puede ser también bayo, ya que la fotografía no nos permite ser concluyentes en este punto.
De ella se desprende que Badila era grueso, y se cuenta asimismo que alto. Sa­bemos muy poco de él, salvo que se llamó Cristóbal López Hernández, que vivía en la calle del Copo, que era ca­rretero de los que acarreaban toneles y que murió, sin dejar descendencia, en 1951. Tal vez una minuciosa investigación que indagara datos sobre aquel Badila del que se ocupó Gil Mira, nos diera más detalles, anodinos posible­mente: Fechas, episodios, parientes.. .Pero nada de ello sería tan sonoro, tan evocador como los versos de Marín, que lo conoció bien y lo retrata afectuosamente, con sus pequeñas taras y sus virtudes. Dejemos que Marín nos hable de él. Ante un tipo así, de una desbordada humanidad, bizarramente descrito, ¿qué importan otros menudos y banales aspectos biográficos?
BADILABadila, el gran Badila, seguramente añora
a aquellos estudiantes de los tiempos distantes;
y eso que por sus méritos y su historia, es ahora
el Chinto de la antigua comparsa de Estudiantes.
Si Chimo Pérez es
su cabeza visible,
indiscutiblemente, es Badila los pies.
De todos, es sin duda Badila el más constante.
Su aplicación en nada difiere de la de ayer.
Es tan buen Estudiante,
que tiene cuarenta años y no sabe leer.
Puede que en ciencia y letras sea un perfecto salvaje.
Más como catador
de vinos y licores, nadie hay que le aventaje.
Todos los años tiene matrícula de honor.
Come y bebe atrozmente. Ni aun los suyos se atreven
a darle lo preciso para llenar su abdomen;
porque Badila es de esos que comen más que beben
y beben veinte veces aun más de lo que comen...
A montar a caballo ningún otro le gana;
a las cabalgaduras las aturde y atonta;
con su peso las dobla, las rinde, las aplana...
¡Badila es aun más bruto que los brutos que monta!
Aunque no es por su porte
uno de aquellos hunos de las hordas del Norte
que siguieron a Atila; nuestro Badila hoy día
es sin disputa el huno mayor del Mediodía.
Pues donde él aparece altivo, rudo, grave,
a caballo con toda su aguerrida caterva;
en el suelo en que pone su planta, ya se sabe
¡no crece más la yerba!...
Aunque es bastante rudo, Badila es tan buenazo,
que hacen de él lo que quieren; más si su furia estalla,
derriba una muralla
de un solo puñetazo...
Badila es un centauro. Tanto se identifican
el hombre y el caballo, que no hay quien se asombre
de un tal acoplamiento; y muchos no se explican
donde acaba el caballo y donde empieza el hombre...
Excelente Badila; ¿quién te disputa el lauro
en todas las empresas cuando alcanzarlo quieres?
Bebedor; caballista; Estudiante; centauro...
¡Qué grande que eres!
Texto extraído del libro... De Villena y los villeneros. 2002
Alfredo Rojas y Vicente Prats.

No hay comentarios:

..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com