1966 EL SEXTO DÍA DE FIESTAS

El sexto día de fiestas - Por Francisco Maestre
Casi todas las comparsas de Moros y Cristianos de Villena, pueblo festero por excelencia, celebran una serie de actos fuera del programa oficial de fiestas, e incluso del ámbito en que éstas transcurren, que dan fe de la hermandad y camaradería que anima a los festeros.
En la comparsa de "Marruecos", desde hace unos cincuenta años, o quizás más, se viene celebrando el "almuerzo de la sardina", tras la despedida que en la mañana del día 9 tributan las comparsas, bandas de música y pueblo en general, a su excelsa Patrona la Santísima Virgen María de las Virtudes. Tal acto se desarrolla dentro del marco de la más sana alegría y con un sentido de unión y hermandad tal, entre músicos y festeros, que llama la atención de los que tienen ocasión de contemplarlo. La convivencia de unos días entre unos y otros da lugar a manifestaciones de camaradería en las cuales se intercambian direcciones, se prometen cartas y visitas y se manifiesta una amistad que sirve para unir a hombres y pueblos en amigable compañerismo, no obstante el hecho de que unos días antes no se conocieran muchos de los que en tal día quedan unidos por imborrables lazos.
No terminan aquí los actos en los cuales brillan los sentimientos que unen a los componentes de la comparsa de "Marruecos". No conciben éstos, ni las personas que dirigen los destinos de esta agrupación festera, que finalicen ya las manifestaciones que evidencian el sano compañerismo que une a todos los "Marruecos". Y para ello se creó la Comida de Hermandad, que es para todos el sexto día de fiestas, grata continuación de las que han transcurrido.
"...se rememoran las fiestas pasadas, se recuerda a los ausentes y en este grato ambiente transcurre el día..." 
Empieza el día con una alegre diana por todos los festeros del Bando Marroquí que, sin su tradicional traje, pero imbuidos del mismo espíritu festero que les animó durante los cinco famosos días de fiesta, desfilan por las calles de la población, acabando en el lugar donde se ha de celebrar el ágape ya tradicional, repetido durante muchos años en la finca llamada "El Regajo". Allí se rememoran las fiestas pasadas, se recuerda a los ausentes y a los que se fueron para no volver, se forman de nuevo escuadras que desfilan al son de alegres pasodobles y en este grato ambiente transcurre el día, que finaliza, a la vuelta, con un nuevo desfile por las calles de la población, con lo que termina tan simpático acto.
Almuerzo y comida no podían dejar de tener un inevitable epílogo: el de la cena. Esta une de nuevo a los "Marruecos" el día 31 de Octubre, víspera de la festividad de Todos los Santos; y otra vez más, durante su transcurso, se pone de relieve el hondo sentido de hermandad que aglutina a todos los componentes de la Comparsa. Con ello los "Marruecos" dan fe de los sentimientos que, incluso al margen de su quehacer festero, convierten a la Comparsa en el claro exponente de los más elevados lazos que unen a los hombres.
Extraído de la Revista Centenario Bando Marroquí 1866-1966
Cedido por... Francisco Marco Hernández

No hay comentarios:

..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com