1961 VACACIONES - FIESTAS

VACACIONES - FIESTAS - Por Aurelio López - Tarruella
Teniente Alcalde Delegado de Educación y Cultura
En 15 de julio se produce oficialmente el término del curso escolar en la enseñanza primaria, empezando de las vacaciones para los alumnos y para los Maestros, período encaminado a darle la posibilidad de descansar y restablecerse corporal e intelectualmente de la fatigosa labor realizada. Ahora bien; esta finalidad no se consigue, en general, ni en cuanto a los niños ni respecto a los Maestros.
Sucede que en las poblaciones con vida agrícola, que son casi todas las de España, son los padres de los niños quienes los llevan consigo para que ayuden en las faenas del campo, y así ocurre que se les separa o se les resta tiempo para la práctica de sus aficiones infantiles naturales y se les sobrecarga con un esfuerzo físico al que no están acostumbrados, privándoles totalmente del más ínfimo deseo de trabajo intelectual y estudio. Ciertamente que, durante las vacaciones, el tiempo de estudio debe ser mínimo; pero no debe suprimirse por completo, aunque sólo sea para evitar que el niño se desentrene, bastando, para que no pierda el hábito, que dedique a él una hora al día, Esto, desgraciadamente, no se produce y, claro, al reanudarse el trabajo intelectual en el curso siguiente, se encuentran deshabituados, habiendo olvidado en grandísima proporción lo que sabían dos meses antes.
Esta es no pequeña contrariedad, pero le supera la que afecta a los Maestros. Estos, posiblemente más que los niños, son los que necesitan mayor descanso, los que precisan separarse totalmente de todo esfuerzo físico e intelectual y reponerse del quebranto sufrido, y ellos son, casi con generalidad, quienes no pueden permitirse el asueto de moverse de sus domicilios de salir al campo durante unos pocos días o semanas, debido a tener que seguir trabajando intensamente, ya que, siendo reducidos sus sueldos oficiales, han de buscar en el trabajo realizado en período de vacaciones, aquellos ingresos que necesitan para subsistir
Hemos apuntado unos hechos que están a la vista de todos, pero también hemos de afirmar que no han pasado ni pasan inadvertidos para los dirigentes de nuestra infancia y nuestra juventud. Ahí están funcionando las colonias, las residencias y campamentos veraniegos, numerosísimos en nuestro país, que son verdaderas maravillas en orden a la alimentación, a la instrucción y a la disciplina. Conviene mirarlos de cerca, aproximarse a ellos y comprobar su mérito, pues que, de no hacerlo así, a buen seguro, por ser cosa nuestra, les negaremos a priori todo valor.
No obstante, corriendo los días estivales van corriendo las vacaciones, y en mucha parte va quedando frustrada su finalidad. De esta forma llegamos a los primeros días de septiembre, a nuestro gran día 5, en que Villena entera vibra de entusiasmo con motivo de sus Fiestas tradicionales. Es entonces cuando el niño y el Maestro cesan totalmente en el trabajo, y llegado el día 10, fin de las Fiestas, después de un paréntesis de otras cinco fechas, vuelven todos a las Escuelas, iniciando un nuevo curso escolar.
Extraído de la Revista Villena de 1961
Cedida por... Avelina y Natalia García

No hay comentarios:

..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com