1970 UN TRANVÍA POR LA CORREDERA

Foto realizada por Miguel Flor Amat. Una imagen irrepetible, el fotógrafo estuvo en el momento exacto y en el lugar perfecto para hacer esta fotografía llena de detalles. El tranvía llevaba camino de Alicante.

Comentario... Para saber, con saber mirar basta, es sencillo, lo único difícil es recordar lo que vemos, lo que fue cuando nosotros éramos. Filosofías de la vida nos llevan a escribir a veces no una trilogía sobre algo que nos ha llamado la atención; escribimos por culpa del recuerdo. Y de eso se trata en esta Web. De recordar y contar, mirando la estupenda foto de mi admirado Miguel Flor, veo un pedacito de puerta, de esa puerta tantas veces empujada para entrar ó para salir del quiosco más famoso que pueda tener Villena. El de La Paloma. Lugar emblemático, parada obligada cuando la carretera Nacional pasaba por la ciudad. Madrileños y tratantes, agentes comerciales, gitanos, mayores después de Misa, chiquillo mandados por su padres y un sinfín y largo etc. Íbamos ó bien dentro ó pedir turno de cola para que a través de la ventana exterior nos sirvieran o entregasen los churros pedidos. Joderrr... ¡qué tempos¡. Quedar para vernos en La Paloma, era de lo más normal y hasta usual de tantos encuentros. El quiosco tenía vecinos también famosos. Fotos Ripoll, Barbería de Los Hermanos, Garaje Ramado, La Falange, Radio Villena, Las Trinitarias, La Negrita, Casa Faenas, El Rojo de Los Melones, La Farmacia Cortés, El Cocinero, El Cafetero, El puesto del Tío Jaime, así como el estudio de fotografía de Luis García y el surtidor de gasolina junto al Cocinero y en los Jueves Mercado de botijos, alpargates y asuntos de droguería, pasando por telas y ropa interior con cuerpo (no habían tangas). Un sinfín de historias hubieron en sus días de gloria. Los amaneceres festeros estuvieron llenos de jolgorios y bailantes de la cercana Troya, para tragar un café con leche y masticar con verdadera fruición los churros calientes, antes de marchar a los lares a dormir los cansancios... ¡qué historias, joderrr…¡. Pero la apertura consumista por la proliferación de otros lugares de quedar y esparcimientos, ubicados en las nuevas barriadas de Villena, obligaron al cierre, amén de que todo el mundo se jubila. La Paloma cerró y con ella murió un lugar entrañable que nunca, pero que nunca será lo que fue; porque superar lo allí acontecido en su larga historia, es tarea imposible de igualar. Otro bonito lugar que ya no tenemos. ¿Cuántos van...?

1 comentario:

Anónimo dijo...

Para saber con saber mirar basta.Es sencillo.Lo único difícil es recordar lo que vemos, lo que fué cuando nosotros eramos.Filosfias de la vida nos llevan a escribir a veces no una triologia sobre algo que nos ha llamado la atención; escribimos por culpa del recuerdo.Y de eso se trata en esta Web.De recordar y contar.Mirando la estupenda foto de mi admirado Miguel Flor, veo un pedacito de puerta.De esa puerta tantas veces empujada para entrar ó para salir del quiosco más famoso que pueda tener Villena.El de La Paloma.Lugar emblemático,parada obligada cuando la carretera Nacional pasaba por la ciudad.Madrileños y tratantes,agentes comerciales,gitanos,mayores despues de Misa,chiquillo mandados por su padres y un sinfin y largo etc. ibamos ó bien dentro ó pedir turno de cola para que a traves de la ventana exterior nos sirvieran o entregasen los churros pedidos.Joderrr...¡que tempos¡¡.Quedar para vernos en La Paloma, era de lo más normal y hasta usual de tantos encuentros.El quiosco tenía vecinos tambien famosos.Fotos Ripoll,Barberia de Los Hermanos,Garage Ramado,La Falange,Radio Villena,Las Trinitarias,La Negrita,Casa Faenas, El Rojo de Los Melones,La Farmacias Cortés,El Cocinero, El Cafetero y en los Jueves Mercado de botijos,alpargates y asuntos de droguería,pasando por telas y ropa interior con cuerpo (no habían Tangas).Un sinfín de historias hubieron en sus días de gloria.Los amaneceres festeros estuvieron llenos de jolgorios y bailantes de la cercana Troya,para tragar un café con leche y masticar con verdadera fruición los churros calientes,antes de marchar a los lares a dormir los cansancios...¡Haa, que historias,joderr..¡¡.Pero la apertura consumista por la proliferación de otros lugares de quedar y esparcimientos, ubicados en las nuevas barriadas de Villena,obligaron al cierre,amén de que todo el mundo se jubila.La Paloma cerró y con ella murió un lugar entrañable que nuca,pero que nuca será lo que fué; porque superar lo allí acontecido en su larga historia,es tarea imposible de igualar.Otro bonito lugar que ya no tenemos.¿Cuantos van...?

..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com