1954 LAS CRUCES

LAS CRUCES
CONVERTIDAS, en un tiempo, en magnífico colegio de religiosas, donde recibían instrucción primaria y cristiana educación las niñas de numerosas familias humildes, en un ambiente saludable y reconfortante, quizás el mejor de los colegios de Villena, porque reunía todas las características propias para el exacto cumplimiento de la máxima de Juvenal: «mens sana in corpore sano», porque en su frontis llevaba el sello de su religiosidad fue también víctima de la vesania destructora de la revolución roja.
Pero si «ellos' fueron demoledores de los más grandes valores morales, nosotros no podemos dejarnos ganar la partida, y nos corresponde restaurar y poner en pie, con nuestro propio esfuerzo, todo lo que fue sacrílegamente abatido, si hemos de cumplir con el imperativo de nuestra conciencia. Ha transcurrido ya un lapso de años, en los que Villena, día tras día, ha ido reconstruyendo pacientemente, montones de ruinas con generosidad y constancia, y este anhelo de restauración total no podía quedar cancelado mientras no re-surgiera de sus cenizas la Iglesia y el colegio de «Las Cruces»
Merced a la ardua labor y sacrificio de un grupo de entusiastas, que han tomado sobre sí calurosamente esta difícil empresa, de volver a su primitivo estado El Calvario, se reconstruyeron en marzo del pasado año las estaciones del «Vía Crucis', escalonadas a lo largo de su camino ascendente. Fue el primer paso dado para que pudiera resucitarse la piadosa costumbre, ya tradicional, del rezo del Vía Crucis» en las tardes de cuaresma. Mas dejábase sentir la necesidad de reconstruir la Iglesia profanada, en beneficio casi exclusivo de todo aquel barrio extremo, y la labor iniciada fue adelante a impulsos de generosidad. De este modo, un año después, o sea, en abril del presente, era solemnemente bendecida la Iglesia, que viene a llenar una necesidad espiritual, por largo tiempo sentida. Ya pueden, cómodamente, desde esta fecha, satisfacer las familias cristianas, alejadas de la parroquia, el precepto dominical, ser instruidas religiosamente, como asimismo sus pequeños asistir al catecismo.
Mas con ser ya considerable la parte reparada, no es ésta precisamente la más importante, sino la que resta aún por realizar en el orden material y moral Son aún muchas las ruinas que quedan por levantar en lo que fue colegio, en la misma iglesia inaugurada y en las capillas laterales de los «pasos» de Semana Santa, adonde creemos que las cofradías debieran restituirlos en nombre de una inveterada costumbre. Hasta que no se hallen en condiciones aquellos muros de albergar a un centenar de niños, no puede cesar el afán, y esta obra supone un esfuerzo mayor que el realizado. No regateamos nuestro aliento a los iniciadores de tan halagüeño proyecto, que pretenden, de momento, establecer una guardería infantil y gradualmente llevar adelante un plan de mayores proporciones. Con pequeñas y constantes ayudas se puede llegar hasta el último anhelo, sí al frente de cada empresa proyectada hay un grupo capaz aún pequeño en número—de cargar sobre sus hombros el peso de una decisión inquebrantable y de un compromiso moral llevado sin desmayos. Por suerte, Villena cuenta con este primer elemento— el más importante organizador y primordial: hay voluntad y tesón. No precisa de nuestro aliento para el futuro desarrollo de sus planes: que sea realidad, en un plazo más o menos lejano, el desaparecido colegio del Calvario para que Villena salde la cuenta consigo misma contraída.
JERONIMO HERNANDEZ. PRESBITERO
 FOTOS MOLINA
 Extraído de la Revista Villena de 1954

No hay comentarios:

..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com