1984 FIESTA CULTURA

FIESTA CULTURA
Apenas puede calificarse de polémica la cuestión de si «La Fiesta» es parte de la cultura de un pueblo o simplemente un producto, una consecuencia del talante cultural de los seres humanos que constituyen un núcleo determinado. La discusión, si es que se plantea, es bizantina. Creemos que en la cultura, un complejo mosaico de múltiples y en ocasiones insospechadas facetas, está la Fiesta, sin asomo de dudas. Por otra parte, el concepto, que apenas se sostiene, de que nuestra anual manifestación es algo totalmente superficial, puramente lúdica e intranscendente, carece prácticamente de defensores. La Fiesta de Moros y Cristianos, la que merece tal nombre, es mucho más que todo eso.
Hay más, sin embargo. La Fiesta genera cultura, da lugar a manifestaciones estrictamente culturales con ella relacionadas que no se producirían en tal medida sin su existencia. Resulta innecesario referirse, como ejemplo, a la música, pues gracias a la Fiesta existen infinidad de composiciones, y no sólo de las tres modalidades que sirven para el desfile. El diseño, la creación de trajes, de fingidas armas, de útiles de toda índole, llena la actividad de no pocas personas en el área de la Fiesta; la fotografía, la pintura, la literatura, la investigación histórica, el teatro, cuentan hoy en nuestra zona con innumerables muestras que sólo a la Fiesta se deben.
Esto es sabido, y por tal razón apenas merece repetirse si no fuera porque un nuevo aspecto viene a añadirse a lo referido y a otras manifestaciones no citadas pero implícitas. En muchas poblaciones las organizaciones festeras, ya sean en forma de comparsas o «filaes», ya sean las que en superiores estructuras las agrupan y aglutinan, tienen una enorme pujanza. En contraste con ello hay pueblos donde apenas existen organizaciones culturales, específicas, y en las cuales, sin embargo, alientan las festeras con una cuidad organización y un eficiente funcionamiento. Y conscientes los directivos de estas últimas de tal situación, ya se han dado de desbordar la estricta función festera que éstas desarrollan para organizar en sus locales conferencias, exposiciones, y otros actos y actividades culturales a lo largo del año.
Si las organizaciones festeras rebasan su cometido de tal forma, bienvenida sea esta actividad extra, porque cuando la Fiesta posee fuerzas más que suficientes, nunca encontrarán más adecuada motivación para emplear las que sobren.
ALFREDO ROJAS
NOTA:
A pesar de que este artículo fue publicado en el Editorial del Boletín «U.N.D.E.F» del pasado mes de marzo, hemos considerado oportuno ofrecerlo en las páginas festeras de esta Revista, debido a su gran actualidad
Extraído de la Revista Villena de 1984

No hay comentarios:

..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com