1984 LAS FIESTAS DE MOROS Y CRISTIANOS

Las Fiestas de Moros y Cristianos
EL RECUERDO POPULAR DE LARGOS SIGLOS DE CONVIVENCIA
En ningún sitio, las Fiestas de Moros y Cristianos, alcanzan el auge que tienen en nuestras tierras levantinas, tanto por la cantidad de pueblos que las celebran, como por su brillantez y la intensidad con que las viven quienes las hacen. Y esto, de tan sabido, es ya un tópico. Para el «festero» la vida gira, cada año, en torno a las Fiestas de Moros y Cristianos de su pueblo; en torno a unos pocos días en que la imaginación y el derroche se van a desbordar, por muchos sacrificios y estrecheces que se hayan debido pasar antes. El mismo término de «festero» está acuñado para designar a las personas y el clan familiar al que pertenecen quienes participan activamente, con carácter casi exclusivo, para hacer posible estas fiestas.
Aquí la fantasía popular está rememorando, a su modo, un largo proceso histórico de hondas raíces en la vida cotidiana de hace cientos de años. Proceso que aún sigue informando detalles inadvertidos de sus pueblos en nuestro tiempo. Ahí está la toponimia para corroborarlo; así como muchas palabras todavía en uso -«atalaya», «alcalde», «aljibe», «almacén», «albañil» «alquería», «almirante», «baladí», «badén», «rabal», «sandía», «tahúlla», etc....Porque la larga permanencia islámica en estas tierras no se olvida, no se puede olvidar en modo alguno. Sus frutos están saliendo a la luz continuamente, a medida que la investigación y los hallazgos arqueológicos avanzan.
Y si bien, como todos sabernos, algunas realizaciones arquitectónicas de «los moros» (término que pongo entre comillas para aludir a las Fiestas, y porque sería más apropiado el de «islámicos») en España, se cuentan entre los más bellos y admirados monumentos del mundo entero, superficialmente, en lo que más inciden nuestras Fiestas es en los aspectos de la difícil convivencia guerrera y militar, que siempre es lo que más honda huella deja en el ánimo de las gentes. Porque las guerras, sin ser toda, ni la mejor parte de la Historia y la Cultura, son las que más influyen y han influido para alterar tanto una como otra.
Fijándonos un poco, someramente, en los actos que componen estas Fiestas, podemos ver como se produce en lo básico, el esquema histórico de la Reconquista -que viene a ser el lado guerrero de la larga convivencia entre el moro y el cristiano en España. Todo ello justificado, como toda «guerra santa», por la defensa de la religión. Así lo vemos en la «Embajada» del Rey Moro al Cristiano /negativa a pactar/ «Guerrillas» y conquista del Moro/ «Embajada» del Rey Cristiano al Moro /«Guerrillas» y reconquista final del cristiano. Y eso también supone el triunfo final del cruzado, del cristianismo, en definitiva, sobre el Islam.
Por lo demás, hasta las mismas Entradas y Cabalgatas, los actos grandes de la Fiesta, no escapan a un contenido pseudoreligioso-militar, puesto que «entrada» puede significar tanto «desfile victorioso», como «cabalgada» y «saqueo». No hablemos ya de los «alar-dos», de la pólvora, sin la cual, tantas veces se ha dicho, que la Fiesta ya no sería la misma.

Paradójicamente, como dice C. Lisón Tolosana, «..., a un nivel muy explícito, la gente opta por los moros y la morería mucho más que los cristianos. Todos los pueblos festeros vibran y muestran sus preferencias por el bando moro «que se lleva el oro de la fiesta»; ...» (1) . En ello influyen motivos de vistosidad y exotismo. Pero es que, además, en el largo proceso de convivencia a que nos referíamos, en estas tierras del levante español, más si cabe que en otros sitios, lo islámico tuvo una influencia muy poderosa. Porque, al ya amplio período de dominación árabe y Reconquista, hay que sumar los siglos de permanencia de mudéjares y moriscos que se alarga oficialmente hasta 1609, plagados, más que durante la Reconquista, de rebeliones y algazaras, de mayor violencia; a lo que también hay que añadir los más esporádicos ataques y razias de los piratas berberiscos a estas costas (en las que, incluso, una ciudad como Villena estuvo implicada, como se ve en los envíos de tropas desde ella al puerto de Alicante, para ayudar a su defensa -envíos consignados en actas municipales), ataques que continúan hasta bien entrado el siglo XVIII.
Pero quizás (teniendo en cuenta que todo este escrito no es más que una breve reseña de indicativos que, a lo mejor, no hacen más que insistir sobre aspectos y tratados en las ya numerosas publicaciones sobre Fiestas de Moros y Cristianos), lo que la imaginación popular hace, con sus preferentes simpatías a «los moros», es recordar colectivamente lo que ya está demostrado históricamente de que hubo una cultura islámica -que también era indígena-..., muy superior a la cristiana.
En definitiva, lo que ha hecho aquí la fantasía y la imaginación popular, es elevar a la categoría de Fiesta Mayor (la más querida, brillante, exultante y aparatosa de sus fiestas), el recuerdo de largos siglos de convivencia.
Y sobre todo, la fiesta, lo que es, es fiesta. Con «lo pasao, pasao...», que lo que importa es sacarle el máximo jugo posible a esos pocos días al año, durante los que todo o casi todo está permitido. Porque lo verdaderamente importante en las Fiestas de Moros y Cristianos, es el aquí y el ahora, hasta que el cuerpo aguante. Todo lo demás son disquisiciones más o menos eruditas, más o menos antropológicas, históricas, culturales, filosóficas, religiosas; y siendo todo eso mismo, lo son, más que nada para que cada cual se divierta cuando pueda, donde«..., estalla la alegría del vivir,» y «se refuerza la convivencia e identificación personal y de grupo...» (2).
MIGUEL TORRES CALABUIG
Notas.— (1) y (2): Lisón Tosana, C.: «Invitación a la Antropología Cultural de España». Madrid. Akal editor, 1980.
Extraído de la Revista Villena de 1984

No hay comentarios:

..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com