1984 EL CENTENARIO DE LA COMPARSA DE MARINOS CORSARIOS 1884-1984

El Centenario de la Comparsa de Marinos Corsarios 1884 - 1984
por PEDRO AMOROS (Historiador de la Comparsa). 
PROLOGO
Aquellos que conocen a los que en la actualidad componen la comparsa, saben que sus inquietudes por mejorar la Fiesta, en el amplio sentido de la palabra, son inacabables, y esto ha quedado demostrado a lo largo de los últimos años, dejándolo patente en sus actuaciones, tanto (esteras, como ante la sociedad de nuestro pueblo.
Los aconteceres surgidos han llevado a los festeros a plantearse la situación ante la historia de nuestra comparsa, recogida por los historiadores de la misma y decidir la celebración del Centenario. Centenario que es del todo real porque según últimos datos encontrados y publicados en la Revista «Villena» por M. G. Luján la comparsa de Marineros remonta su antigüedad a más de 1851, siendo la fecha exacta de su fundación imposible por el momento de saber. El móvil por el cual da motivo a esta celebración lo tenemos en el documento fiable, legible e inequívoco, que es el primer programa de Fiestas que se conoce en la actualidad y que data de 1884, en el que figura la Comparsa de Marineros entre otras cinco más.
Es de gran valor sentimental, sobre todo el recordar en esta celebración, a aquellas personas que en su día formaron parte de las vivencias de la Fiesta a través de esta comparsa y más como se pretende, publicar un libro conmemorativo en el que quede todo escrito para que perdure a través del tiempo, para ello hay un grupo de Marinos encargados de que estas vivencias sean recogidas con la mayor fiabilidad posible.
Las diferentes épocas de la comparsa a través de los años y los distintos grupos creados en estos últimos, marcan y acentúan la historia de la misma.
Los Marineros desfilando por la calle Nueva el 5 de Septiembre de 1897 (fotografía donada por Francisco Urrea)
HISTORIA DE LA COMPARSA
De esta comparsa podemos decir que se divide en varias épocas, debido a que por circunstancias sobre todo económicas y por falta de identidad de algunos de sus miembros, dejó de participar en algunos años, volviendo a participar con distintos atuendos.
Carroza de Marinos de 1921, alquilada en Onteniente Una de las primeras que participaron en nuestros desfiles.
1.ª Época: 1884-1932
Tomando como fecha 1884 y tras consultar y entrevistar a Antonio Jordán Navarro en 1980, socio más antiguo de la comparsa, hoy fallecido, con una edad de 82 años, se le tomó una grabación en la que explicó las vivencias de la comparsa en su niñez, cuando su padre tío y abuelo, todos ellos marineros, lo sacaban. En estos años, hasta 1932 la comparsa salió sin interrupción, puesto que lo confirman los programas de Fiestas existentes, como se puede comprobar en una fotografía de 1921 en la que aparece una carroza en forma de barco, que fue traída de Onteniente por Sucrera y sus mulos, siendo una de las primeras carrozas que participaron en las Fiestas de Villena. En la entrevista con Antonio, nos cuenta la gran dificultad que por aquellos entonces, el período de 1884 a 1920, suponía albergar a las Bandas que actuaban con la comparsa, debido a que el número de festeros era siempre menor que el de la Banda Militar traída por el Ayuntamiento y los medios económicos en las casas eran nulos. La capitanía se hacía casi siempre en las casas de los que en esos años más podían y contaban con mejores medios: Conejero, Mangancha, Chaconero, Sucrera, Jordán y otros.
Mujeres marinas encabezadas por Isabel (La Capitana) 
1928 (A la espera de comenzar el desfile)
En 1928 un grupo de muchachas, hijas y parientes de los Marineros, formaron en la comparsa, saliendo montadas en la carroza y en algunos desfiles. Cabe destacar que en 1922 se bendijo una bandera de preciosos bordados donada por Pepeta Amorós, la que conservamos actualmente en el Museo de la Casa del Festero. En 1925 por diferencias de Conejero y Botella la comparsa se dividió, quedando Botella al frente y Conejero, Urrea y otros, volvieron a formar los Caballeros de Flandes, comparsa ésta que volvió a extinguirse. Los años de 1920 a 1932 en que se disolvió la comparsa, fueron unos años difíciles y de innumerables cambios; lo mismo que ocurría con las circunstancias de la Sociedad: República, Anarquismo, Monarquía, Sindicalismo y otras inquietudes y movimientos que afectaban en la forma de pensar, de ser y de vivir de todos. Pero todo esto y después de la guerra no sirvió para borrar de los corazones de estos hombres la profundidad que en ellos llevaban de festeros y sobre todo de Marineros.
2.ª Época: 1943-1945
Después de terminar la guerra, en 1942, cuando en nuestra ciudad estaba en pleno desarrollo y apogeo el ferrocarril de la Compañía VAY «El Chicharra», como cariñosamente le llamábamos, fue creada de nuevo la comparsa, patrocinada por D. José Ibern, dueño del «Chicharra» o Gerente principal y con la savia de los trabajadores más jóvenes que componían su plantilla y algunos amigos más, sacaron un diseño de los libros de la Real Marina Española, del siglo XVII, principios del XVIII de origen gallego, y apoyados en su juventud por los Manganchos, el Chato Pelotas y otros marineros, en 1943, tras bendecir nueva bandera de la que fue Madrina, Beatriz Ibern, desfilaron de nuevo los Marineros. Pero esta etapa duraría solamente hasta 1945, puesto que la mayoría de los festeros jóvenes se marcharon al Servicio Militar y los Marineros antiguos no se sentían identificados con aquel traje, por lo que la comparsa se disolvió, no obstante dejaron una gran huella de alegría y juventud que perduraría en sus sentimientos para siempre.
(Fotografía realizada el 5 de septiembre de 1943) Marineros del «Chicharra», donada por José Berenguer. Cabo Victor Lacruz Rizo
3ª Época: 1951-1956 y 1957-1959
Comprende dos etapas, la primera de 1951 a 1956, en la que tras seis años de ausencia en las Fiestas y sintiéndose los festeros de antes de la guerra vados y como si les faltase algo de lo que en sí era parte de su vida, conducidos por Fulgencio Pérez «Tío Botella», el que fue cabo de los Guardias Municipales y seguido en su entusiasmo por: Antonio Jordán Navarro (Jordán), Francisco Urrea Oliva, El tío Kuqui, José Cañizares (Chato Pelotas), Francisco .García (Sortijitas), Sánchez (El Curro, Joaquín Marruenda Amorós, Juan López Catalán, Joaquín Bernabeu Domenech (Valenciano), los sobrinos de Conejero, José Martínez Alemán (Chato Hierro), (Chato Arques), Laurentino, Francisco Navallón Durá y algunos más que se fueron incorporando en los años sucesivos, relanzaron la comparsa, siendo cabos, Botella, Juan Pérez Saborit, Antonio Cerdán y en los últimos años Laurentino (Escobero).
Marineros con traje de Almirante. 1959 diana del día 6
Cabe destacar en esta época la restauración de la antigua bandera bendecida en 1922, haciéndola de nuevo Bandera Oficial. También destacar que el sable oficial de la comparsa (de capitán), volvía a ser usado, pues después de la disolución de la comparsa en 1932 no se había hecho y se consideraba como reliquia, pues data de 1814. Destaca de manera especial la participación de las niñas de los Marinos, pues debido al poco número de festeros que componían la comparsa, las niñas formaban delante y llenaban la comparsa. Desde 1951 algunas chicas hacían de Abanderadas, adornando muy bien el desfile y en 1956 se transformaron en Madrinas, pasando en los desfiles a acompañar al Alférez, pero sólo con la Banda que las acreditaba.
Marino. Corsarios primera época 1970. 
Cabo: Juan Navarro Diez (Querrecle)
En 1952, escrito por el «Tío Botella» se editó un libro que recogía el Pacto de la Alianza que se efectuaba entre la comparsa de Estudiantes y la de Marineros. En la actualidad se encuentra un ejemplar en el Museo del Festero. Es curioso destacar del mismo las guerrillas en las Cruces y Santa Lucía, por el Tío Kuqui.
La segunda etapa corresponde a 1957-1959, conocida como la de los Marinos Almirantes. Entre 1955 y 1956, por diferentes circunstancias y sobre todo por retiro de Jordán, Botella y Mangancha, los más jóvenes se dejaron llevar por la iniciativa de Martín Marco Tomás para el cambio de traje oficial, por otro más lujoso de marinero y decidieron cambiarlo, por lo que dio como resultado el traje actual de la Marina, pero en calidad de Oficial y al que se le denominó de Almirante, adornado con sus correspondientes galones. Esto sirvió para que una vez más se demostrase que los auténticos marineros seguían, exceptuando los más viejos que se habían retirado, pero a pesar del cambio, en realidad no se sintieron identificados con el mismo y surgieron roces internos, hasta que en 1959 y siendo Teniente de Alcalde de Fiestas D. José García Galbis, junto con la Comisión de Fiestas suprimió dicho traje, así como el perteneciente a la Comparsa de Americanos, sustituyéndolos por otro de Marinero y de Árabes para el de los Americanos.
El de Marino resultó tan feo que después del famoso desfile que se llevó a cabo en Alicante por las Hogueras, en julio de 1960, se reunieron todos los Marinos y decidieron no salir en Fiestas porque aquel traje no les gustaba, acordando -devolvérselo al Ayuntamiento, por tanto la comparsa una vez más quedó deshecha, pasando algunos de los marineros a la Comparsa de Árabes, debido a que se sentían festeros de verdad.
Traje actual de Marinos Corsarios 1979.
4.ª Época: 1963-1973 y 1974-1984
Última época que como la anterior comprende dos etapas, con dos trajes diferentes, pero los festeros, que antaño fueron pilares de los Marinos dejaron su simiente que creció en sus nietos y nuevos festeros que se incorporaron hicieron y hacen lo que hoy es posible: el ser y saber estar.
La primera etapa (1963-1973) de MARINOS CORSARIOS, resultó de la fusión de dos comparsas con identidad tan diferente como fueron Marinos y Americanos por una tercera de Moros Árabes, significó con todos conocemos y es ya historia en nuestras Fiestas, la disolución de ésta última, por otras dos con paso de cristianos, porque el de moro no les iba en las Comparsas de Ballesteros y la de Marinos Corsarios.
La identidad de los Marinos y la incomodidad era tal, que saliendo de Árabes en 1961, los antiguos marineros encabezados por Marruenda, decidieron restaurar la comparsa con otra imagen, puesto que había quedado deteriorada ante nuestro pueblo, decidiendo cambiar el nombre y crear un traje más en consonancia con la época y con la juventud, encargando para ello el boceto a Ripoll y arreglos de chaleco a Joaquín Sánchez (El Practicante), de modo que en 1961 nació la que hoy es Marinos Corsarios, tras un largo y difícil esfuerzo de muchos y presentado el traje con cambio de capitán, alférez y Madrina en 1962 en la Plaza de Toros, por falta de medios económicos la comparsa no pudo salir en Fiestas, por lo que Marruenda como presidente, pidió prórroga al Ayuntamiento para salir al año siguiente.
Ofrenda de 1980. Lavadero Municipal
Tras penosos problemas, la comparsa estuvo a punto de volver a disolverse antes de ver la luz, pero el destino y la tenacidad de Joaquín Marruenda hizo que en 1963 los Marinos, con nueva imagen y traje, salieran a desfilar, hecho consumado e insólito, puesto que a los cuatro años siguientes la comparsa había crecido inexplicablemente y se había convertido de cero a ser la tercera comparsa con más festeros en sus filas (unos 160), por estas fechas nació nuestra Escuadra Especial, pues un grupo de amigos decidieron superarse introduciendo algunas reformas en el traje oficial y tiñéndose el pelo, pues por esa época eran corrientes tales modificaciones y ya en 1970 la Escuadra de Caribes tomaba su forma definitiva como tal, desfilando con un traje estilo de Colón, diseñado por Vicente Rodes Amorós. En los años sucesivos y hasta nuestros días, cosecharía innumerables premios de mejor traje de Escuadras Especiales, 1971, 1977 y 1979 con atuendos diseñados por Rodes, Pedro Marco y Miguel Flor respectivamente.
Escuadra Especial de Caribes 1979. Diseñó el Traje Miguel Flor Obtuvo el primer premio de Escuadras Especiales
De 1970 a 1972, debido a la gran masificación de la comparsa y sobre todo a su juventud, se denotó una gran falta de unidad y demasiados roces entre los mayores conservadores y una gran mayoría de jóvenes, que en realidad no sabían lo que querían y por supuesto había un número pequeño de festeros que se daba cuenta de estas circunstancias y ya en 1973, tras apoyar la inquietud de un grupo de jóvenes entusiastas, propusieron el cambio de traje oficial. Dicho asunto se abordó en una junta general que se celebró el 26 de octubre de 1973 y quedó aprobado dicho cambio de traje. Debido a las buenas relaciones que existían entre la Escuadra Especial de Caribes y Vicente Rodes, ésta se ofreció a pedirle un diseño para tal fin. Juan Marruenda, por otra parte se encargó de pedir otro boceto a Jaime Carlos Moreno, de forma que se pudiese elegir entre ambos.
Tras presentar en el mes de enero los dos bocetos y después de efectuar la directiva un estudio minucioso, se creyó oportuno la confección de un tercer diseño, para el cual Antonio Marruenda se comprometió a realizarlo con las ideas aportadas por todos y de ahí salió el boceto que sería el que en la actualidad poseemos.
El anagrama oficial que actualmente tiene la comparsa fue aprobado en la junta general del 24 de enero de 1974, sacado de un boceto de Vicente Rodes y re-presenta una carabela (anteriormente era un ancla) .
Compra del local Social.
En 1975 nos encontramos que tras haber dejado el local social que teníamos en alquiler en la calle Empedrada, nos encontrábamos sin lugar para reuniones, tanto a nivel de directiva como general, pues las veníamos haciendo en el Bar Oliva, pero nuestras inquietudes eran las de tener un local propio para lo antes mencionado, albergar a la Banda de Música y hacer nuestra Capitanía.
Tras ver varios locales y casas, Joaquín Milán propuso se viese la casa del Tío Sevilla, puesto que el precio era asequible y podía reunir las condiciones que deseábamos, efectivamente llegamos a un acuerdo y se compró el 26 de mayo de 1976, ubicada en la Calle Tercia n.° 1, esquina a Calle Palomar.
Grupo Ofrenda.
Tuvo su iniciación en 1975 y fue integrado por un grupo de jóvenes marinos con iniciativa propia y viendo las inquietudes de otras comparsas, iniciaron lo que años más tarde sería un elogio de bien hacer por la Fiesta en sí y por nuestra Comparsa. Tras varios años de constante esfuerzo y superación en las maquetas realizadas con productos comestibles sobre cartón o madera, pegados, quedaban bien y en el mencionado acto se le ofrendaba a la Virgen en el Altar de Santiago el 7 de septiembre. De 1978 a 1982 consiguiendo el primer premio como mejor ofrenda y en 1983 el segundo como tal.
Ofrenda de 1981. (Maqueta de la Iglesia de Santa Mala)
Cabe destacar las introducciones en las ofrendas de partes mecánicas en movimiento, puesto en 1979 se realizó lo que fue la Plaza de las Malvas y de la fuente allí existente en pequeña reproducción salía agua por el proceso de vasos comunicantes, utilizando una bomba que se albergaba en el interior de la Cruz de los Caídos.
En 1980 se realizó el lavadero municipal, por el que corría el agua con dos bombas a presión.
En 1978, la primera que se realizó con tracción mecánica, consistió en la Torre del Orejón, en la que en un costado había una ventana y el Orejón, salía y entraba a través de un riel y de un motor eléctrico.
En 1981 se realizó la Iglesia de Santa María, que sin duda fue una gran obra de arte en perfección y estética.
En 1982 se realizó un manto para la Virgen, expuesto en un mural en que el figuraban los anagramas de todas las comparsas, formando unos dragones en los costados.
En 1983 se realizó un cuadro repujado en chapa de bronce y esmaltado con ácidos, representando la fachada del Asilo, con una orla de pancarta con las palabras de «100 años de Amor y Caridad», en homenaje a la celebración del Centenario del Asilo.
 Despidiendo a la «Morenica».
Tras el cambio de Traje Oficial en 1974, se consideró que tendríamos que confeccionar una nueva bandera que recogiese la nueva etapa de la comparsa, sus nuevos valores, inquietudes y al mismo tiempo renovar la existente, que se encontraba bastante deteriora-da. Se procedió a su realización y fue bendecida en la Iglesia de Santiago en Agosto de 1977.
Después de la renovación del traje oficial en 1974, los Marinos Corsarios sufrieron una reestructuración de socios, pasando de 160 salientes, como ya hemos indicado, a 61, siendo en la actualidad la comparsa que posee menor número de festeros, con sólo 68 salientes más 8 juveniles y 60 protectores. Pero este número no ha impedido que nos hayamos lanzado a celebrar el Centenario con toda la solemnidad que merece. Para ello hemos elaborado un programa muy ambicioso y esperamos que a pesar de las dificultades que puedan surgir, tanto económicas como técnicas, nos salga todo bien y podamos ofrecer esta celebración a todo el pueblo de Villena, con la ayuda de nuestra Virgen Morena.
Extraído de la Revista Villena de 1984

No hay comentarios:

..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com