1994 AQUELLOS MARAVILLOSOS AÑOS... “FUM FUM FUM..." ESTA NOCHE ES NOCHEBUENA "FUM FUM FUM”

“FUM FUM FUM… 
ESTA NOCHE ES NOCHEBUENA… 
FUM FUM FUM…”
Así es, “fum, fum, fum…” una vez más rebuscamos entre nuestros recuerdos evocando un tiempo pasado… nuestras navidades vividas. De este modo podremos dejar un legado a las futuras generaciones, demostrándoles que existieron otras formas de pasar la Nochebuena.
Nochebuenas en las que no esperábamos a ese tan ansiado ahora Papá Noel con sus regalos; en las que la mesa se llenaba de viandas mucho más modestas, con el único interés de pasar la noche en familia… acompañados de nuestro pequeño árbol con sus luces y el fuego de la chimenea, del hogar como decía mi madre, en casa de mis padres Pepe “el Buengusto” y Rosa “la Papera” quién de antemano lo organizaba todo.
La familia reunida alrededor de la mesa, la cuál debía permanecer totalmente ocupada de todo… carne, pan, vino, dulces, fruta… dando así la oportunidad de poder comer de todo cuando querías. Ahora un poco de carne a la brasa… ahora “cascaruja”… que si un poco de vino… ay, mira, ahora una mistelica... un poco de turrón…
Toda la familia reunida a pasar la nochebuena… fum, fum, fum.
Acabando la cena, obligado paréntesis, mensaje de su majestad. Algo que todos escuchábamos ”dale voz… que no se oye… ”y siempre alguien subía el volumen mientras los más pequeños, ajenos a quién era ese señor ni qué decía , jugaban y reían por el comedor.
Seguidamente a cantar alrededor de la mesa, por supuesto siempre llena… “Ande, ande, ande…” con un amplio repertorio del que conocíamos todos los principios (siempre un valiente se arrancaba a cantar mientras el resto le seguía) y pocos finales, razón por la cual echábamos mano de un casete de villancicos… Panderetas, zambombas, carracas, botella de anís el mono… y ale, a cantar a todo volumen.
También había tiempo para recordar, dedicar un brindis y unas palabras a los que ya no están, momento en el que todos compartíamos nuestros más sinceros sentimientos.
Y así continuábamos hasta la hora de la misa del gallo en Santa María, las doce de la noche, hora en la que me explicaron, nació Jesús.
Ha sido un recordar, seguramente traer al recuerdo a los que ya no están, pero así sucedió… los recuerdos siempre estarán en nuestros corazones.
Gracias una vez más por permitirme participar y compartir con todos vosotros éstos mis recuerdos.
Rosana Aroca
Gracias Rosana por compartir estos sentimientos.

No hay comentarios:

..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com