1899 LAS INUNDACIONES (LA REVISTA MODERNA)

LAS INUNDACIONES
La hermosa comarca levantina de España, tan rica por su suelo y por su clima, se ve frecuentemente devastada por los temporales, como si no fuese bastante destructora ya de por sí la tremenda contribución y los múltiples gravámenes que, sobre ella como sobre el resto de España, pesan como abrumadora masa de granito.
Tiempo hacía que no descargaba la desgracia sus terribles golpes sobre las hermosas provincias de Alicante, Valencia y Murcia.
Punto en que las aguas destrozaron por completo la línea férrea entre Villena y Caudete (Foto de Silvino Díaz, de Villena)
Y no hace muchos días horroroso temporal ha destruido en pocas horas heredades, plantíos, frutales, encenagado fértiles campiñas, derruido molinos harineros y casas de labor, hundido puentes, encallado barcas pescadoras, cortado las vías férreas y los demás medios de comunicación, y, en suma, postrado en la miseria á muchas familias.
A impulso de las aguas desbordadas han desaparecido los únicos medios de existencia que tenían muchos labradores y huertanos de Alicante, Murcia y Valencia.
En Alicante es donde ha sida mayor la catástrofe producida por el temporal y las inundaciones.
Apena el ánimo leer el relato que nos hacen nuestros corresponsales en las cartas que hemos recibido.
El mar, tan reposado y tranquilo de ordinario en el puerto de Alicante, estaba furioso. Olas imponentes saltaban al interior del muelle y hacían chocar las embarcaciones entre sí. Las lanchas de pesca tuvieron que renunciar á salir á sus faenas habituales.
Villena. Fábrica de jabones aislada por la inundación.
(Foto. de Silvino Díaz, Villena)
A los pocos momentos de desencadenarse el temporal la lluvia torrencial que caía, impulsada por el fuerte ventarrón, arrancaba trozos enormes de las paredes de las casas y convertía las calles en medrosos torrentes.
Alcoy quedó incomunicado por todas partes. Los coches correos que habían salido de allí para Villena y Barreras estuvieron muchas veces á punto de ser arrastrados por las aguas.
El tren correo de Alcoy á Gandía no pudo pasar más allá de Lorcha.
La vía férrea estaba obstruida por los enormes montones de tierra que se habían desprendido de los taludes, en las proximidades del barranco del Infierno.
Trozo de la vía entre Caudete y Villena, socavado y arrastrado por las aguas. (Foto de Silvino Díaz, de Villena)
Las lluvias comenzaron el día 9 y no cesaron hasta cinco ó seis días después.
En Novelda se inundaron todas las posesiones y heredades ribereñas.
Frente al molino denominado de Yuch cayó al agua un muchacho, siendo arrastrado por la corriente á larga distancia, y extraído en lastimoso estado por algunos vecinos.
Amenazan ruina varios molinos y otros edificios de importancia.
En Aspe se inundó la fábrica de luz eléctrica.
El río Vinalopó arrasó todas las tierras y casas de la ribera y destruyó algunos molinos.
No hay recuerdo de catástrofe parecida en aquella localidad.
Un muchacho de catorce años, Manuel López, que se hallaba en un molino, fué arrastrado por las aguas en el sitio conocido por la Tejera.
El guardia civil Fernando Morrel pudo salvarle de una muerte cierta, con riesgo inminente de su vida. Pasó el río á nado, luchando desesperadamente con la corriente y, ayudado por algunos paisanos, sacó al muchacho, que había perdido ya el conocimiento.
En término de Alcoy, los ríos Barchell y Molinar experimentaron una crecida alarmante.
La fábrica de luz eléctrica de Aspe quedó inutilizada por la inundación.
Todos los ríos, y en especial el Vinalopó, arrastraban multitud de objetos que eran sacados de las aguas por un grupo de labradores.
Estado en que quedó la vía del ferrocarril económico de Villena a Yecla, después de la inundación. (Foto. de Silvino Díaz, Villena)
En Sax, Elda, Villena y Caudete los daños son de mayor importancia.
La vía estaba cortada en trozos enormes en los kilómetros 395 y 396 de Villena á Caudete, y en los 398 y 399 de Villena á Sax. Más tarde se interceptó en otro punto porque las aguas destruyeron un muro de contención acabado de construir no hace mucho entre Sax y Elda.
El tren correo sólo circulaba hasta Monóvar. Últimamente quedaron materialmente aprisionados en Sax, sin poder avanzar ni retroceder.
Los trabajos de recomposición se llevan á cabo con gran actividad, pero no podrá quedar la vía expedita lo menos en ocho días, porque los destrozos causados por las aguas son incalculables.
Basta ver las fotografías que damos en estas páginas para formarse idea aproximada de la enormidad del daño.
Las aguas forman extensos y profundos lagos á ambos lados de la vía y por muchos puntos están la vía y las traviesas formando puente sobre aquéllos.
En Sax, las aguas desbordadas arrancaron de raíz el puente que pone en comunicación la ciudad con la estación del ferrocarril.
La guardia civil, los vecinos de los pueblos inundados y otras personas prestaron auxilios que resultaban heroicos, si se tiene en cuenta el estado de los caminos peligrosos en extremo, la furiosa lluvia que caía y el ímpetu horrible de las aguas desbordadas.
Cedido por… José Sánchez Ferrándiz
Extraído de la Revista Moderna de 1899

No hay comentarios:

..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com