1975 RECUERDO DE UN GRAN FESTERO

RECUERDO DE UN GRAN FESTERO
Antonio Navarro Gil, 45 años. Casado. Una hija de 15 años y dos hijos, de 10 y 2 años. Nacido en Villena, hijo de Moro Viejo y nieto de Moro Viejo. Su abuelo fue el célebre «tío Piñero», el más caracterizado de principios de siglo.
Enfermo desde últimos de mayo con una complicación cardiaca, fue trasladado a Alicante, donde falleció, cuando se había repuesto hasta el punto de que iba a volver a Villena, el día 20 de junio de 1975.
Recibió sepultura en Villena, el mediodía del sábado 21 de junio de 1975.
Transcurren los años y para el festero, queda como historia, las entradas, las dianas, las retretas, en fin, cada acto en el que como tal tomó parte, y que sin duda, alguno de ellos concretamente, porque le llenó de satisfacción, o simplemente, por lo anecdótico de algún hecho, dejó una huella más profunda en su subconsciente de festero; este sucedido, sería poco más o menos sobre el año 1948, un morico viejo y un morico nuevo, amigos entrañables, tan amigos, tan hermanados, que Antoñíto Navarro y su amigo Belando, cada uno con su atuendo, desfilaban juntos en las dianas, e igualmente juntos correteaban por las calles Ancha y Corredera en las retretas, llenos de gozo y de alegría.
El que escribe este recuerdo, preguntó a su presidente, quién era ese morico viejo que siempre iba con nosotros, y entonces se enteró la calidad y cantidad de festero que ya en sus 14 ó 16 años había en él, pues era, ni más ni menos, que el hijo del « Tito». No cabía ni remota posibilidad de conseguirlo para nuestra comparsa; en lo más profundo de su joven corazón tenía permanentemente encendida la luz de ilusión que supieron infundirle sus mayores, incondicionales de esa siempre majestuosa comparsa de Moros Viejos.
Transcurren los años y Antonio Navarro Gil forma su hogar y además de su preocupación natural y lógica de atender a su familia, vive constantemente de punta a punta del año, las fiestas de Moros y Cristianos, escuadrista, vocal de su directiva, cabo gastadores, presidente de su comparsa, representante de la misma en la Junta Central de Fiestas, ¿qué más pudo ser? Sí, un amante sin límite de la Virgen de las Virtudes, un devoto como el que más de nuestra Morenica y un festero de los que siempre supo que sin nuestra Patrona no caben fiestas, ya que por Ella y para honrarla, los moros y cristianos vestimos nuestros trajes y esperamos siempre pacíentemente el próximo 5 de Septiembre.
El 5 de Septiembre de 1975, llegará como llegó el de cada año de los anteriormente transcurridos, pero sin embargo, tus amigos, los que de verdad te apreciamos y quisimos, no podremos contemplar tu alegre y elegante figura abriendo el desfile. Eras el primero, tú lo sabías, los demás festeros nos sentíamos orgullosos de que así fuese; eras el que no podía fallar y no fallabas, pero este año, no estarás físicamente con nosotros, faltarás a la cita, pero sólo en parte, porque sabemos, porque nos consta, que tu Virgen, nuestra Virgen, te traerá prendido de su manto, y llegarás el primero con Ella a la Capilla de los Salesianos, y nos recibirás, para unirte en espíritu con nosotros y colocarla como siempre en el trono que le espera en la iglesia arciprestal de Santiago y te quedarás allí del 5 al 9 de septiembre rogando por nosotros, tus amigos y compañeros de tantos y tantos años en las fiestas de Moros y Cristianos de Villena.
Extraído de la Revista Villena de 1975

No hay comentarios:

..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com