EMBAJADA-ALIANZA DEL MARINERO Y EL ESTUDIANTE FIESTAS DE 1953

EMBAJADA-ALIANZA DEL MARINERO Y EL ESTUDIANTE

EL ESTUDIANTE
¡Ah del Castillo!
EL MARINERO
¿Quién llama?

EL ESTUDIANTE
Los Estudiantes que deseamos
con vos ponernos al habla.
EL MARINERO
¿Qué deseais, y qué pretendes
al solicitar el habla?

EL ESTUDIANTE
Deseamos contarte las penas
y fatigas que pasamos,
que al cabo de tanto estudiar
tuvimos que salir andando,
por no tener un real
para sufragar los gastos.
Y al final de la jornada
a esta Ciudad nos llegamos.
Rendidos vamos de sueño
y con urgencia esperamos,
que le habléis a vuestro dueño
a ver si reposo encontramos.
Al punto vuestra respuesta
sin demora esperaremos,
que nos abráis la poterna
para que todos entremos.
Y os pedimos alianza
para todos juntos luchar,
contra esos Moros salvajes
que el fuerte quieren tomar.
Portando ellos a Mahoma
en el Castillo quieren entrar,
formaremos las guerrillas
y la Mahoma caerá.
Si quieren que se la lleven
en terminar, a Biar
y si pretenden romperla,
ellos la habrán de pagar. 

EL MARINERO
Se aproximaba la hora
y Marinos no veían.
Mas de pronto surge Botella
con toda su marinería,
formando también su escuadra,
que el público, con alegría,
en grandes aplausos estalla,
al ver con esa maestría
con que desfila su escuadra
y observar que de nuevo salía
esa tan bella Comparsa.
Vosotros que tanto estudiais,
no podéis calcular
como reaparecen los Marinos,
pues lo vamos a explicar
las siguientes peripecias
que hubimos de soportar,
antes de llegar al Castillo
y poder con vosotros hablar.
Cuando en el mar nos hallábamos,
una horrorosa tormenta
en alta mar nos sorprendió,
mientras tranquilos pescábamos
el pulpo y el salmón.
De pronto se nos presenta
ese horroroso ciclón.
La barca se bambolea
y se nos rompe el timón,
salvándose sólo Botella
que una barca al mar arrojó
y luchando a brazo partido
a Mangancha, al Chato y a Jordán salvó.
Esta es la azarosa historia
de un día en alta mar
y como buenos Marinos
todos nos pudimos salvar.

EL ESTUDIANTE
Salimos la estudiantina
por las calles a tocar,
recorrimos varios pueblos
sin recoger un real.
Y al llegar a este pueblo
que es una hermosa Ciudad,
decidimos quedarnos en ella
y empezamos a actuar;
colectamos varias pesetas
para poder merendar.
Y más hallándonos de fiesta
que es cosa muy natural.
Aunque gastemos los chavos
nos lo debéis de tolerar,
para ello llevamos la pluma,
la cuchara y el morral.
Y si vamos a la broma
se nos debe dispensar.
Porque somos buenos chicos,
de eso no hay ni que hablar.
Si todos los Estudiantes
decidimos merendar,
a todos estos invitamos
que a continuación oirán.
Eran los tres mayorales,
el Menudo y el Cholaco,
el pintao Garabito,
el Pimiento y el Blanco.
El Gato y Chimo Pérez,
Blasete y Espantagatos.
El niño Pere Cerdán,
el Chinto de la Losilla y Colica,
Manolito Peluca, que bien merendarán.
Emprenderemos la broma
y no pensamos acabar,
del 5 al 9 de Septiembre
hasta que nos quede un real.
Ahora estamos de fiesta
y no os debeis cansar,
gastaremos al público bromas
siempre sin perjudicar.
Porque aunque bromistas somos,
no lo podemos ocultar,
porque tras estas vestimentas
hay personas educás.
Y todas nuestras andanzas
revelan moralidad.
Por eso con los Marinos
la alianza querernos formar,
para que el día que se presente
con los Moros luchar.
Aunque ellos son valientes
nosotros lo somos más,
porque tenemos armamento
para cuerpo a cuerpo luchar.
Y si se les olvida algo
y lo quieren anotar,
les traeremos lapiceros
plumas y cucharas más.
Y así de este modo
los podremos engañar,
convidándolos a cerveza,
buen vino y copas de coñac.
Porque los Moros son infieles,
no creen en la cristiandad.
Si nos toca derramar sangre,
sangre se derramará,
pero ellos al Castillo
jamás los umbrales pisarán.

EL MARINERO
Gracias a nuestros protectores
por su buena voluntad
y mucha fé en la Virgen tienen,
pues la pueden precisar,
como los Marineros
la tuvimos que invocar,
cuando aquella horrorosa tormenta
nos sorprendió en alta mar,
dedicados a la pesca
del pulpo y del calamar.
Pues casi ya nos hundíamos
y nos pudimos salvar,
invocando a la Patrona
a flote nos pudo dejar.
Trabajando sólo Botella
con su buena voluntad,
impetró con fervor a la Virgen
y Ella su ruego escuchó
y ahí tienes la suscinta historia
de cómo el Marino triunfó.
Pues él no podía fracasar,
porque María de las Virtudes
Madre de las excelsitudes,
jamás los puede olvidar,
a los valientes Marinos
de tan buena voluntad.

EL ESTUDIANTE
Cuando todos nos reunimos
y empezarnos a cantar,
coreamos todos a una,
que lleven a la Laguna
la Mahoma de Biar.
Pero aquel que la rompiese,
sabéis que la pagará.
Marinos, la fiesta seguimos,
venga cerveza y coñac,
a brindar y divertirse
y las penas olvidar.
Así, que ya sabéis, Marinos,
previa esta Embajá,
abrirnos de este Castillo
las puertas de par en par.
Por si quieren a la liza
los Moros ir, se acordarán,
les daremos enorme paliza
y sus huesos dejarán.

EL MARINERO
Cuando ya en la barca íbamos
se desató un huracán
y casi todos creíamos
que no nos podíamos salvar.
Pues la mar tan gruesa estaba,
que la tripulación rezaba,
en trance de zozobrar.
El viento tan fuerte azotaba
que nos impedía remar
y la barca se inclinaba
siendo juguete del mar.
De pronto un golpe mortal
y despedidos salimos
y hasta la Laguna fuimos,
derechitos a parar.
Y desde allí al Polobar
y al cruzar por Bulilla,
dejamos atrás San Juan.
Llegamos a la Losilla
y por la Plaza Biar,
llegamos a la Pedrera
hasta el Castillo a parar,
adonde allí comentamos,
las fatigas que pasamos
navegando en alta mar.
Y ahí las vicisitudes
que hubimos de soportar,
gracias a la Virgen de las Virtudes
nos hemos podido salvar.
Y por eso los Moros
el Castillo quieren tomar,
pero no lo tomarán,
esto lo dicen los Marinos
y se lo demostrarán.
Ahora que es el nuevo Castillo
y que tan maravilloso está,
os abriremos el rastrillo
y al momento, ¡pasad!
Porque jamás se vió tan vistoso
y es de tan bella estructura,
que este es el más hermoso
que en la provincia figura.
Y por su buena voluntad
a todos nos dirigimos
y un saludo fraternal.
Cuando plantemos a Mahoma
también el cambio notará,
exclamando, ¡es esto broma!
o acaso realidad.
Así, que cuidado en romperla,
no hacer tal barbaridad,
que una vez deshecha la morisma
a otro año volverá.
¡Oh! Estudiante valiente,
qué bien te sabes tu ordenanza,
pero no te sepa mal,
para entrar en el Castillo
antes te has de confesar.
Pues de vos no nos fiarnos,
no nos vayáis a engañar.
Un sencillo formulismo
y que no te sepa mal,
pues aquí el cristianismo
vuestra fé quiere probar.
Y vistos tus buenos deseos,
adentro podréis pasar,
mas con nosotros poneos
para contra Mahoma luchar.
Viértase sangre Agarena
y el Castillo conservemos,
en la plaza de Villena
a los Moros derrotemos.
Y a todos los que pillemos,
caro lo habrán de pagar
atados los llevaremos
a la Plaza de Biar.
Y a Mahoma portaremos,
atada con los demás.
Así pues, el combate libremos,
vuestras armas preparar,
y en cuanto os lo ordenemos
os debéis al combate lanzar.
Con plumas y lapiceros
y algunos libros de ocasión,
serán armas tan certeras
como el potente cañón.
Cada uno a vuestro puesto
y el sitio jamás ceder,
pues sabed que nos va en esto,
el honor... o perecer.
Ya el fulgor de los alfanges
en los pinos se divisa
y en apretadas falanges
acuden a la dura liza.
Animo y a combatir,
aquí no habrá que quedar
un Moro que pueda salir
de esta batalla mortal.
Y creed que esto no es broma
pues nada podrá pasar,
se llevan a la Mahoma
a su pueblo de Biar.
Y nosotros despedimos
con entrañable amistad,
a la que tantos vecinos
la quieren tan de verdad.
Y hasta el próximo amigos,
que os volvamos a encontrar.
Y aquí finaliza queridos,
esta improvisada Embajá.
Que Dios os dé mucha salud
para volverla a escuchar,
entre Estudiantes y Marinos
que juntos aquí estarán.
Y de nuevo la Mahoma
hasta aquí nos plantarán.
demos un ¡viva a las fiestas!,
y a otro año será más.
Fin de la Alianza entre Marineros y Estudiantes
Cedido por... Natalia y Avelina García

No hay comentarios:

..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com