1978 NOMBRES PARA UNA HISTORIA DE LOS MOROS REALISTAS

Nombres para una historia de los Moros Realistas. por Alfredo Rojas
Antonio Aloma, alférez de los Realistas en 1929, cuando contaba 9 años.

La Revista «Villana» correspondiente al año 1978 ha recogido amablemente el trabajo que hemos dedicado a los Moros Realistas en el que se hace un intento de fijar la historia de la Comparsa con motivo de cumplirse en este año los cincuenta de su fundación. La ausencia de fuentes documentales ha hecho que nos hayamos basado para ello en los recuerdos de algunos de los Moros Realistas, especialmente de los que más años cuentan como miembros de la Comparsa.
El trabajo en cuestión, no obstante ser incompleto y presentar importantes lagunas, rebasa los límites que este modesto programa admite. De aquí que, conscientes de que debe contenerse en él una historia de la Comparsa, por ser totalmente independiente de la Revista «Villena», pero a la vez de la limitación que imponen estas páginas, intentemos reducir su contenido a una relación de datos y nombres que consideramos indispensable.
Empecemos, pues, como es de rigor, por la fundación de la Comparsa. Un valioso documento, que debemos a Faustino Alonso Gotor, incansable buceador de nuestro archivo municipal, nos revela que el 24 de agosto de 1928, un tal Paulino Pastor solicita del Ayuntamiento autorización para formar la Comparsa, que curiosamente titula de «Moros Israelitas», seguramente por error de transcripción u oído, y para que desfilen el día 9, en el acto de Entrega de Bandas, dos de dichos moros vestidos con trajes que se disponen a traer de Alcoy. Efectivamente, el nombre es un error; puesto que el traje adoptado por el grupo inicial es copia exacta del que llevan los Moros Realistas de Alcoy, y los nuevos festeros han decidido, asimismo, llevar igual nombre.
Primeros Realistas fueron, según los recuerdos de Joaquín Cortés y sin que ello excluya a otros que hayan escapado a la indagación, Joaquín Cortés Martínez, Enrique Guillén, Rafael Martínez «el Moreno», Pedro Algarra «el Capota», Antonio Ortín «el Chispa», Francisco Fernández «el Zapaterillo», Antonio Pardo «el Pintao», Manuel Gil «Limones», Francisco Rubio «el Rubito», Miguel Payá, José Gabaldón «Segovia», Leoncio Domenech «Denia» y tres más de los que sólo se recuerda el apodo: «Canaleras», «el Chato Bernaca» y «Marrulla».
Parece ser que suman 22 o 24 los que salen a la calle el día cinco de septiembre de 1929 a los sones de la banda «Nueva de Bañeres», y con los trajes que cose para ellos Josefa Hernández Vidal, copia, como queda dicho, de los que los Realistas visten en Alcoy.
La cifra de festeros se mantiene sensiblemente igual hasta el ario 1936. En 1939 sale de nuevo a la calle la Comparsa y año tras año disminuye el número de Realistas. La petición de ayuda a los homónimos alcoyanos va a traer una insospechada consecuencia: la de que éstos aparezcan en algunos actos con los trajes de negros, semilla que fructificará poco después con la creación de la escuadra de Negros Watusis, hace de esto más de treinta años. No se creará otra escuadra especial hasta 1967; será la de Sarracenos, una de las mejores entre las que esmaltan la Fiesta villenense.
Damos nombres, principal propósito de estas líneas, de los cabos de las escuadras especiales. En los Watusis, por el mismo orden en que desempeñaron el cargo, Juan Francés, Francisco Moya, Antonio Candela, Manuel Francés Ortín y hoy, Manuel Francés Navarro, hijo del anterior. En la de Sarracenos, desde su fundación, José Antonio Amorós Mataix.
Cabos de la Comparsa han sido Joaquín Cortés Martínez, Francisco Fernández «el Zapaterillo», y José Cortés Dolón. Son hoy sucesores de aquéllos, y en ejercicio, Alfonso García Navarro, Francisco Pardo Navarro y Francisco Conejero Mompó.
Más nutrida es la lista de presidentes: A Joaquín Cortés Martínez, fundador y primer presidente durante muchos años, han seguido cronológicamente, Eugenio Navarro Oliva, Alfonso García, Diego Muñoz, José Ortín, José Molina, Salvador Penadés, Vicente Valiente, Pedro Santa y el actual desde hace varios años, José Antonio Amorós Mataix.
Señalemos como principales características de los Realistas a través del tiempo, su extremo cuidado por el desfile, que los convierte, tal vez, en los que mejor realizan este acto a ritmo de marcha mora en nuestra ciudad; su larga andadura en la organización de bailes como medio de allegar fondos a la economía de la Comparsa y para recreo de socios y festeros, hasta llegar a la sala «El Harén» que tienen hoy; su cena del día 7, siempre junto al castillo de embajadas, costumbre iniciada por Joaquín Cortés, Rafael Martínez y Antonio Ibáñez; los premios conseguidos por sus actuaciones, tanto por la Comparsa como por la escuadra de Sarracenos y las escuadras infantiles que toman parte en el Desfile de la Esperanza; y, junto al brillante atuendo, el arma, la esbelta espingarda, que sustituyó a una primitiva lanza, efímero aditamento que sólo se mantuvo unos años y que desterró a un alfange que se llevaba en la cintura, sujeto por la faja.
Hoy rebasan los Realistas los ciento cincuenta participantes. Si bien nuestro deseo sería estampar el nombre de todos ellos, dejemos para la posteridad el de los actuales directivos. Son José Antonio Amorós Mataix, presidente; vicepresidente, José Gil García; secretarios, Francisco Seller Vico y Francisco Conejero Mompó; tesorero, Pascual Muñoz Conejero, con tres contadores: Francisco Micó Belda, Francisco Pardo Navarro y Rafael Pérez Vidal. Son vocales Francisco Ortega Pérez, Miguel Fita González, Francisco Palao García, Antonio Briones Sáez, José Luis Sánchez Flor, Gaspar Martínez Medina, Fernando Gil García, Ricardo Ortuño Belda y Juan Tomás Belda.
Unamos a estos nombres los de los cronistas de la Comparsa, Eugenio Navarro Oliva y Rafael Martínez Egea; el de Alfonso García Navarro como miembro de la Junta Central de Fiestas, en la cual ocupa el cargo de vicepresidente, y el de José Conejero Ugeda, representante de la Comparsa en la Asamblea del máximo organismo festero villenense ya citado. Y cerremos con los de Paquita Martínez Espinosa, madrina de la Comparsa en 1978 y el de Francisca Soledad Pardo Mira, madrina infantil y componente de la Corte de Honor de la Regidora Infantil en este año.
De intento hemos apiñado en este modesto trabajo los nombres de los Realistas más descollantes. Citarlos, y dejar de esta manera para el recuerdo a los miembros de la Comparsa que de uno u otro modo han destacado en su historia, es el pequeño homenaje que rendimos a una Comparsa ejemplar. Homenaje que ofrecemos no sólo a los citados, sino a todos los que han formado parte y laborado por los Moros Realistas, que es lo mismo que hacerlo por la Fiesta villenense, por la Ciudad y por sus más queridas tradiciones.
Extraído de la Revista 50 aniversario Moros Realistas 1928/1978

No hay comentarios:

..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com