1928 ACTUACIÓN DEL SINDICATO CATÓLICO Y DE LA COOPERATIVA VÍNICO-ALCOHOLERA VILLENENSE

Actuación del Sindicato Católico Agrario y de la Cooperativa Vínico-Alcoholera Villenense en nuestra población y dentro de las entidades homogéneas regionales y nacionales.
Se constituyó el Sindicato Católico Agrario el año 1919 y fué reconocido legalmente por R. O. de 14 de Julio y 28 de Octubre, del mismo año, de los Ministerios de Fomento y Hacienda, respectivamente.
Comenzó a funcionar con las imposiciones de los socios en la Caja Rural de Ahorros y préstamos y con la responsabilidad solidaría é ilimitada de los mismos, según preceptúa el artículo 12 de sus estatutos.
Hasta el año 1923 arrastró una vida lánguida, producida por la pérdida en los abonos y, además, porque un tanto por ciento de socios o no comprendieron lo que significaba o no sintieron entusiasmos por la causa.
Al finalizar el año 1923, ya arrojó el Inventario-Balance algún capital de líquido activo y, en los cinco años transcurridos hasta la fecha, ha sido tal la actuación constante y acertada de las distintas Juntas Directivas que, seguramente, el de este año se cerrará con un capital de líquido activo de 24,000 a 25,000 pesetas.
La actuación del Sindicato en sus principales aspectos comprende: compra de patatas de simiente y exportación de las que producen sus socios; compra y venta de abonos, de maquinaria agrícola para sus asociados y Caja Rural de Ahorros y Préstamos.
En el año 1927, retiraron los socios, del almacén sindical, 350,000 kilos de Superfosfatos de cal, 150,000 kilos de Amoniaco, 80,000 kilos de Nitrato de Sosa, 50,000 kilos de Potasas y 30,000 de Sulfato de Hierro e igual cantidad de azufre.
Las imposiciones en la Caja Rural de Ahorros y Préstamos ascendieron a 430,000 pesetas, que se concedieron en préstamos a los asociados; y, el movimiento general del Sindicato, a Dos millones cuatrocientas mil pesetas.
Se están haciendo gestiones para la compra de un gran edificio adecuado a los fines del Sindicato.
Durante estos cinco años de acertada gestión han ingresado 200 socios, convencidos de la virtud de la gran obra social y económica que el Sindicato realiza; los cuales, cooperando con los socios primitivos que sienten este problema, forman la gran falange agraria que, indiscutiblemente, ha de redimir a nuestro querido pueblo.

VITICULTURA
No solamente en el año 1923 comienza a progresar el Sindicato, sino que, en dicho año, en la capital de nuestra Región, en la Cuna del Arte, en la ciudad de Cid, en aquella hermosa Valencia, surgen los tres leaderes de la Viticultura: D. Julio Tarín, D. Pascual Carrión y D. Vicente Lassala, que llegan a esta población anunciando la necesaria buena nueva de la organización vitícola, con programa que encierra las soluciones de este problema agrícola, que es el más importante de nuestra querida Patria chica; inmediatamente, y escuchando aquél llamamiento, como se merecía, la organización agraria indicada, el Sindicato Católico Agrario de Villena, responde creando el comité local de viticultores y organizando todos los pueblos vitícolas de la provincia de Alicante; se celebran tres magnas asambleas en nuestro pueblo y otras varias en otros distintos de la provincia; asiste la representación vitícola de Villena a todas las Asambleas celebradas en España: Yecla, Valencia, Uña, Valdepeñas, Zaragoza, Madrid, Logroño, Alcázar de San Juan y Pinoso; se consigue, en constante y noble lucha, una ley de vinos que resuelve parte de nuestras aspiraciones, aunque desgraciadamente ha quedado incumplida.
Las aspiraciones vitícolas acordadas en los distintos actos públicos celebrados comprenden tres puntos fundamentales, que son: Medios para evitar la adulteración del vino y alargamiento de cosecha, prohibición del impuesto del vino a su entrada en las poblaciones y regularización de las varias y distintas clases de alcohol. El tercer punto, entendemos, de acuerdo con los sectores afectados por ese problema, que la única forma de garantizar los intereses de la viticultura es que el Gobierno de S. M. acepte el estatuto del alcohol, que le tenemos presentado.
En la Asamblea general celebrada en Pinoso, días pasados, se aprobó, además, la ponencia siguiente, defendida por D. Plácido Guerrero, que se titula: Política Vitícola. — Para conseguir nuestras aspiraciones.
Aparte de contribuir al sostenimiento de la organización, en su aspecto económico, precisa que los viticultores nos decidamos, como tales viticultores, a intervenir en la vida pública de España, formando previamente el gran partido vitícola español.
Es evidente que el 80 por ciento de los viticultores pertenecemos a la unión Patriótica; pues, en lugar de que individualmente estamos afiliados a esta organización, constituyamos nuestro partido vitícola, confeccionemos nuestro programa e ingresemos en la Unión Patriótica con nuestra significación vitícola, pues, entendemos, que el título de agricultor es un aval, es una garantía para el Gobierno y para España, ya que, al defender la viticultura defendemos y valorizamos el patrimonio nacional.
Debemos organizarnos políticamente y contribuir en la medida de nuestras fuerzas al engrandecimiento de España, dando a cada interés lo que en justicia le corresponda, pero en manera alguna debemos tolerar que, como hasta aquí, la viticultura esté postergada, a título de cenicienta, de hermana segundona.
Sí estamos convencidos de que somos un valor positivo, de que tenemos razón al pretender conseguir nuestras aspiraciones, y como buenos españoles amamos á nuestra Patria, laboremos por la viticultura y por España, haciendo lo que honradamente tenemos obligación de hacer en Ayuntamientos, Diputaciones y aún en el propio Gobierno.
COOPERATIVA VÍNICO-ALCOHOLERA VILLENENSE
La experiencia nos aconsejó la constitución de una Cooperativa Vínico Alcoholera, y el día 8 de Septiembre de 1926, fecha solemne por ser la festividad de Nuestra Excelsa Patrona, se celebró una magna reunión, en la cual se acordó la constitución de dicha Cooperativa.
Precisamente a los ocho meses justos y el día 8 de Mayo, festividad de la Patrona de Valencia, la venerada Virgen de los Desamparados, tuvo lugar, el solemne acto de la bendición e inauguración con asistencia del Exmo. Sr. Director General de Agricultura, D. Emilio Vellando, en representación del Exmo. Sr. Ministro de Fomento y de nutridas representaciones de todos los pueblos vitícolas de la Región.
El primer año se dispuso, exclusivamente, de los aparatos para la obtención de holandas y, el segundo año, con matemática precisión, siguiendo el camino trazado, se instaló el aparato rectificador de una de las mejores marcas, sistema Valls, que produce cada 24 horas de 12 a 14 hectólitros de alcohol rectificado extra neutro superior de 96 y medio a 97 grados, instalándose, también, todo lo concerniente a la obtención de tartratos de cal.
A pesar de que en el mercado de alcoholes los precios de cotización no eran elevados, la liquidación correspondiente al año 1927 ha dado un resultado magnífico, por la cual, los 100 kilos de brisas salen a 4, 16 pesetas para los asociados, y el capacho de 25 kilos a 1,04 pesetas. El edificio, aparatos y además utensilios adquiridos para el funcionamiento de la Fábrica Cooperativa, ascienden a la suma de 240,000 pesetas, todos los cuales se han construido con arreglo al último momento de esta rama de la industria, habiéndose construido y adquirido todo con gran baratura; dicha cantidad será satisfecha con las aportaciones de las brisas de los socios en cuatro o cinco años, dependiendo del precio a que se cotice el alcohol en el mercado y de la normalidad de la cosecha de uva. Esta Cooperativa se constituyó con el carácter de comarcal a petición de los pueblos limítrofes; la integran en la actualidad trece pueblos.
El Director General de Agricultura y Montes, D. Emilio Vellando, joven y elocuentísimo orador, competente y hombre cumbre en las cuestiones agrarias, conocedor de la actuación de estas entidades ha concedido, tanto al Sindicato Católico Agrario como a la Cooperativa Vínico-Alcoholera, la cantidad de 2000 pesetas, como premio a la interesante labor realizada.
Fácil me ha sido recopilar todos los datos expuestos; pero, escollos insuperables se me presentan para terminar este artículo hablando de los hombres que han llevado a cabo tan magna obra por ser precisamente, el que suscribe, uno de los que menos han contribuido, pero uno de ellos.
Al intentar constituir la «Cooperativa Vínico-Alcoholera Villenense» y lanzarse a la calle las comisiones, integradas por hombres beneméritos de esta causa, en busca de viticultores que estuviesen dispuestos a contribuir e ingresar en ella, se recibieron los primeros chispazos del desagrado que lógicamente producía a ciertos señores; después, recibíamos los consejos de algún socio comunicándonos que sin reunir todo el capital no deberíamos decidirnos, porque era una nave que por todas partes haría agua. ¡Hermosa y Marinera Nave! que por donde vieron agujeros era potente y recio casco fundido por corazones henchidos de entusiasmo y de fé, que indefectiblemente tenían que conducir la nave a puerto seguro de salvación, donde se ha levantado, gracias a Dios, ese templo de la Viticultura, camino inequívoco para constituir la bodega cooperativa, en la cual ciframos de buena fe, la redención de nuestro pueblo.
A medida que íbamos avanzando teníamos por necesidad, con harto dolor, que saltar por el atrincheramiento de los intereses individuales, que a cada paso nos colocaban un obstáculo y, la junta Directiva, convencida y con gran entusiasmo ha llegado a consolidar la gran obra, dirigida por su experto Presidente, D. Joaquín Herrero Valdés, que en todos los momentos afirmaba la seguridad en el triunfo.
En el siglo XIX se consolidaron los derechos individuales y, su excesivo poder, llegando a los límites del egoísmo, ha producido el intervencionismo del Estado y la protección a las Cooperativas en todas las actividades humanas; y sí, los Gobiernos que sucedan al que actualmente rige los destinos de nuestra Patria, siguen las orientaciones trazadas en este orden de cosas, España se colocará al nivel de las naciones más adelantadas y será un ejemplo más, al lado de Dinamarca, que teniendo una extensión territorial igual a tres provincias españolas, tiene 10,000 cooperativas y, entonces, los ensueños de los fervientes patriotas plasmarían en realidades consoladoras, resucitando las grandezas de nuestra gloriosa y amada España.
Villena 12 de Agosto 1928
José García.
Extraído del periódico Villena Joven de septiembre de 1928

No hay comentarios:

..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com