1964 REPRESENTACIÓN NAVIDEÑA EN LA FALANGE

Representación de la Anunciación a los pastores en el salón de actos de la sede de la Falange en la antigua Casa de la Cadena en Navidad.
Narrador... Miguel Torres?, el Ángel... Carlos Zapater, los pastores… Ferri, Juan “el Perdiz” y x.
Comentar que el ángel llevaba un camisón de su madre con unas alas de cartón, detrás se puede ver un cuadro con Francisco Franco y el yugo y las flechas con una estrella de navidad, la foto no tiene desperdicio.
Foto cedida por... Carlos Zapater (fecha sin confirmar)

1949 COLEGIO DOÑA MARÍA "MILAGROSA"

COLEGIO DONA MARÍA "MILAGROSA"
Las dos niñas delante, X,X. (desconocidas).
1ª fila de derecha a izquierda... Anita Orgiler, Angelines Orgiler, Mari Carmen Soler Martínez, X, X, X, Mercedes García Cerdán, X, X, X, X, X.
2ª fila derecha a izquierda... X, X, Juana Soler Martínez, Rosario Lázaro, X, X, X, X, X, Maruja Cabanes, Anita Tomás, Luisa, X.
3ª fila derecha a izquierda... x, Virtudes Hernández Saborit, X, Carmen Muñoz, Maruja Gisbert, Cari Cabanes, Pepita García Cerdán, Lola Estevan (chorretes), X, X, Maruja Gosálvez.
4ª fila derecha a izquierda... X, X, X, X, X, X, Anita Arnedo De Ves, Mari Cruz Soler Carreras, X, Anita López.
Las dos niñas que tienen la Virgen son... (derecha) Antoñita Poveda. (izquierda) Anita Menor.
Foto cedida por... Cari Cabanes (desde Suiza)

1958 INAUGURACIÓN COLEGIO SAN FERNANDO

Imágenes de la inauguración oficial del Colegio San Fernando del Frente de Juventudes en la Casa de la Cadena en la calle Corredera.

Fotos extraídas de la Revista Villena de 1958

1929 LA AVENIDA DE ALICANTE

EL ORIGEN DE LAS CALLES DE VILLENA
LA AVENIDA DE ALICANTE
Corría el año 1929 cuando el consistorio villenense, presidido entonces por don Cristóbal Amorós Cerdán (*), decidió rotular una de las vías urbanas de la ciudad con el nombre de Avenida de Alicante. De esta decisión se hicieron eco diversos periódicos provinciales que se congratularon con la iniciativa de la corporación local, que indudablemente serviría, según se decía, para estrechar más los lazos entre la capital de la provincia y una de las principales localidades de su territorio.
Así, el periódico el Diario de Alicante, en su edición del 23 de septiembre recogía la siguiente reseña sobre este hecho:
Por su parte, el diario el Luchador, el 2 de octubre siguiente, aplaudía esta decisión, publicando un breve artículo en el que no escatimaba elogios hacia la máxima autoridad local por la iniciativa adoptada.
La corporación alicantina remitió pocos días después un oficio de agradecimiento, que hoy día se conserva en el archivo municipal villenense.
 1955 La Avenida de Alicante
 2017 La Avenida de Alicante
(*) Cristóbal Amorós Cerdán fue alcalde de Villena entre el 3 de octubre de 1928 y 26 de Febrero de 1930.
Documentación y texto cedido por...  José Sánchez Ferrándiz

1967/1991 NUESTRAS MUJERES LAS SARRACENAS

NUESTRAS MUJERES LAS SARRACENAS
No se concibe nuestra fiesta, desde os interiores de la ESCUADRA sin nuestras mujeres: LAS SARRACENAS. Más que nosotros se merecen ellas el nombre.
Ahora, después de 25 años de salir en las fiestas como escuadra, volvemos la vista atrás y vemos, con añoranza, a nuestros hijos pequeñitos en fiestas. Nosotros a nuestro aire, cuidando de los detalles del traje y que todo estuviera en condiciones el día 5. Las SARRACENAS, igual que nosotros, pero además, que no le faltara el detalle al hijo o a la hija (en singular o en plural).
Nuestras preocupaciones compartidas por ellas, que siempre son menos. Nuestras alegrías también compartidas por ellas, que siempre son más.
Ellas han llevado siempre, a través de los años una escuadra paralela a la nuestra, que, sin salir en fiestas, sin lucirse en ellas, sin trajes especiales, ha sido siempre más efectiva que la nuestra. Esta Escuadra no llamativa, no aparente, callada y efectiva ha sido la ESCUADRA DE SARRACENAS, nuestra ESCUADRA ESPECIAL.
En este 25 Aniversario no podemos evitar el lanzar un homenaje especial para esta ESCUADRA ESPECIAL de nuestras mujeres: LAS SARRACENAS
Extraído del Libro 25 Aniversario Sarracenos 1967/1991

1898 RUPERTO CHAPÍ LORENTE, HIJO PREDILECTO DE VILLENA

Ruperto Chapí Lorente

Terminada la relación de quienes han merecido recibir la Medalla de Oro de Villena, ofrecemos a continuación la nómina de aquéllos que han sido distinguidos con el título de Hijos Predilectos de la Ciudad.
La primera concesión de la que existe constancia en este segun­do aspecto, data de 1898. Con ante­rioridad a esta fecha, no existen da­tos acerca de otras concesiones de este tipo, pues si hubo alguna, no tu­vo el carácter oficial que la llevara a quedar reflejada en los documentos que hoy conserva el archivo muni­cipal villenense. Ello nos lleva a cre­er que no se había producido esta modalidad de nombramientos hasta el año anteriormente citado.
El primer título, pues, se concede en 1898, como queda dicho, y su destinatario es el que pudiéramos calificar como el más preeminente entre los hijos de la Ciudad. Nos referimos a Chapí, y la designación tiene su pequeña historia que resumimos a continuación.El 17 de febrero de 1898 se estrenaba en el Teatro - Circo de Parish, en Madrid, la zarzuela en tres actos de Fernández Shaw, con música de Ruperto Chapí, «Los Hijos del Batallón». Se trata de una obra dramáti­ca de altos vuelos; el libreto está basado en un episodio de «El noventa y tres», la novela de Víctor Hugo. Alejada esta obra de los asuntos prodigados en el género chico, donde se repetían una y otra vez parecidas situaciones facilonas y tópicas, el argumento dio lugar a una música con cierta hondura dramática que hasta entonces no había prodigado Chapí. El estreno fue un éxito, y los comentarios de la crítica, unánime­mente entusiastas. Se habló de un nuevo Chapí, con un estilo vigoroso y personal.
El éxito de «Los Hijos del Batallón» tuvo una notable repercusión en Villena. El alcalde de la ciudad envió de inmediato un expresivo telegra­ma de felicitación al maestro, al que éste contestó con otro en el que manifestaba su gratitud. El Pleno del Ayuntamiento, celebrado días después, aprobó la iniciativa del alcalde «por la oportunidad con que se había ade­lantado adivinando su pensamiento». Y a continuación, y por unanimidad, se tomaron los siguientes acuerdos que constan literalmente en el acta del 25 de febrero de 1898:
1.º - Declarar Hijo Predilecto de Villena a D. Ruperto Chapí Lorente.
2.º - Dar el nombre de «Ruperto Chapí» al paseo público de esta ciudad.
3.º - Asociarse a la junta Directiva de la Sociedad Filarmónica «Ju­ventud Musical Villenense» para abrir una suscripción popu­lar a fin de costear una lápida que conmemore el natalicio de Chapí, colocándola en la casa donde éste vio la luz.
4.º - Que se le invite para que asista al acto de descubrir al público dicha lápida y
5.º - Que se le comuniquen estos acuerdos en la forma que se esti­me más ordenada.

Una nueva acta, con fecha del 15 de julio siguiente, aprobaba una inversión de 473'30 pesetas, cifra que constituía «el importe del marco, cristal, ramos de plata, cordón, clavos y demás accesorios del cuadro en el que se colgó el título o acuerdos referentes al caso, tomados en aquella sesión, como igualmente satisfacer los demás gastos de embalaje y portes por ferrocarril a Madrid donde reside el señor Chapí».
El músico acusó recibo del envío el 22 de agosto con una carta don­de agradecía de nuevo el nombramiento y ponderaba el cariño que sentía por la ciudad donde había nacido.
Aquel Ayuntamiento estaba presidido por D. Ricardo García Arce co­mo alcalde, y figuraban en él los concejales que siguen, nombres que transcribimos tal como llegan hasta nosotros. Eran José García Hernández, Vic­toriano López, Federico Galbis Tarruella, Francisco Hernández, Andrés Menor, Aquilino Juan Ocaña, Enrique Tarruella Galbis, José Hernández, Gas­par Herrero e Ignacio Estevan Navarro.

Cabe fijar, a continuación, una breve reseña biográfica de Chapí, aunque suponemos que cuanto podamos decir es suficientemente conocido por la gran mayoría de los lectores. No obstante, quedaría incompleto es­te capítulo si, fiados en la popularidad de Chapí, no diéramos unos cuan­tos datos acerca de su vida y de su obra como lógico complemento del tí­tulo que le confirió el Ayuntamiento local en 1898. Son, muy resumidos, los que siguen:
Nace Ruperto Chapí Lorente el 27 de marzo de 1851, quinto entre siete hermanos, todos ellos hijos de un modesto barbero. Sus hermanos aprendieron el solfeo a la vez que las primeras letras, y asimismo Chapí, antes de empezar a leer, ya entona sus primeras lecciones.

Chapí pierde a su madre cuando cuenta seis años. Poco después, ya tañe la guitarra tal como lo hacía su progenitor, y con siete años, el flautín en la banda local. Más tarde cambiará el flautín por el cornetín, y su posterior dominio del nuevo instrumento le hará famoso en los pueblos de la comarca.
Espoleado por una firme vocación, marcha a Madrid en septiembre de 1867. Sin medios económicos, alterna sus estudios en el Conser­vatorio con trabajos ocasionales, pasa penurias de todo orden, pues in­cluso llega a dormir en la calle y está varias veces a punto de renunciar a sus sueños y volver a Villena. Pero su voluntarioso carácter se sobrepone a sus adversidades y tras terminar sus estudios, alcanza a dirigir una ban­da militar. Se casa, y abandona poco después su situación estable como mú­sico mayor del ejército para marchar pensionado a Roma en 1875, pensión que le obliga, ya casado, a la estrechez económica que puede suponerse de una subvención estatal en el siglo XIX. Más tarde seguirá sus estudios, igualmente pensionado, en París. Compone ópera, oratorios, música di­versa, y su conocida Sinfonía en re, y volverá finalmente a Madrid donde empezará a escribir zarzuela, con desigual éxito hasta que en 1882 alcan­za su primer gran triunfo con «La Tempestad», obra que le coloca a la al­tura de los mejores músicos del momento. Vendrá después «La Bruja», «La Revoltosa», y muchos títulos más que le sitúan, hasta su muerte, ocu­rrida el 25 de marzo de 1909, tras el éxito de su ópera «Margarita la Tor­nera», a la cabeza de los compositores españoles de su tiempo.

Aspecto muy importante en la vida de Chapí, al margen de su obra musical, es la lucha que sostuvo contra los editores y su protagonismo en la creación de la Sociedad de Autores, que liberó a escritores y músicos de la explotación a que aquéllos les tenían sometidos.
Monumento a Chapí año 2010
Texto extraído del libro... De Villena y los villeneros.
Alfredo Rojas y Vicente Prats.

2019 PRESENTACIÓN LIBRO "LA HUELLA DEL ÁNGEL" DE VICENTE VALERO COSTA

Viernes13 de diciembre 20 horas
Salón de Actos de la Casa de la Cultura 
Vicente Valero es, para quienes creemos conocerlo, un apasionado amante de las tradiciones populares, las manifestaciones culturales y los acontecimientos históricos de Villena, su ciudad natal.
Es también un prolífico y cuidadoso escritor dotado de una extraordinaria imaginación y sensibilidad, que es capaz de transmitirnos con un léxico rico, exuberante, lujoso, lleno de matices y mágicos significados.
La huella del ángel es el primero de sus múltiples trabajos que ve la luz en forma de libro al abrigo de la historia, rigurosa y documentada, surgida del rastreo y buceo en archivos y antiquísimos documentos, y que bajo la apariencia de una narración cercana a la novela, o novela en sí misma, nos sitúa en la Castilla de los siglos XIII y XIV para relatarnos la evolución histórica del linaje de los Manuel, descendientes de la fusión de las estirpes de Fernando III el Santo y Beatriz de Suabia.
La justificación esencial de su relato es la creación del Principado de Villena, el primero de la península ibérica, que recayó en don Juan Manuel, hombre de armas y de letras que fue segundo señor de Villena
Una pequeña mancha en la piel del pecho, al lado de la tetilla izquierda, con forma de lucero o estrella, fruto del pellizco de un querubín, se reproducirá generación tras generación en todos los nacidos de ese linaje. Se trata de la misteriosa "huella del ángel" que da título al libro de Vicente Valero.
Pero otras circunstancias y objetos prodigiosos y mágicos forman parte inseparable de esta historia: los avatares del amuleto o fetiche mágico llamado Cubo de Bizancio; las enigmáticas y seductoras planchas de arcilla conocidas como las Tablillas de Pérgamo; la renombrada y apreciada espada La Lobera, la tesela de un mosaico robado a la cubierta de la Torre del Oro de Sevilla, son solo un ejemplo de lo afirmado.
Invito al lector a que se adentre en esta mirífica recreación histórica que con tanta sabiduría y deliciosa pericia ha escrito Vicente Valero; sé que no saldrá defraudado.
Eleuterio Gandía
Doctor en Sociología por la Universidad de Alicante

1955/2019 LA AVENIDA DE ALICANTE

1955 - 2019
 1955
 2019

2007 SANTA MARÍA

FOTO CEDIDA POR PABLO W.

1955 GRAN DIANA POR "MUJERES FESTERAS"

Diana de las esposas de socios de la Comparsa de Marruecos en una diana del año 1955, la primera vez que las mujeres desfilaron con el traje oficial de una comparsa. "Gran Diana"
Cabo... Virtudes Martínez Pérez "La Saeta"
SIRVA ESTA FOTOGRAFÍA COMO HOMENAJE A LA MUJER EN SU 25 ANIVERSARIO DE LA INCORPORACIÓN OFICIAL A LAS FIESTAS DE MOROS Y CRISTIANOS DE VILLENA (2012)
Foto cedida por... "Los Jumillanos" 2012

1974 AMIGAS EN EL PATIO DEL SANTA TERESA

Cuatro amigas en el patio del Colegio Santa Teresa del Barrio San Francisco... Fecha sin confirmar.
Paqui López, Virtu Navarro "la pilili", Apolonia Navarro y Angelita.
Foto cedida por... Virtu Navarro

1954 TEATRO CHAPÍ "EL PESCADOR DE COPLAS"

Teatro Chapí
Domingo 20 de junio de 1954
grandioso estreno de EL PESCADOR DE COPLAS
con la presentación cinematográfica del divo del cante español...
Antonio Molina
Marujita Díaz y Tony Leblanc
Cedido por... Vicente Ortega Gil

1889 ORQUESTA MUNICIPAL DE VILLENA

ORQUESTA MUNICIPAL DE VILLENA
FRANCISCO BRAVO (Primero segunda fila por la derecha)

1970 LA PLAZA MAYOR DE VILLENA

LA PLAZA MAYOR DE VILLENA "LA PLAZA VIEJA"
Hace quinientos veintidós años, al amanecer del 12 de Octubre de 1492, un marino español, Rodrigo de Triana, vigilaba en las crucetas de la Santa María, una de las carabelas de Cristóbal Colón, mientras una franja de color verde oscuro emergía del horizonte, y gritó: ¡Tierra! Y en aquel, preciso, instante se produjo uno de los mayores acontecimientos de la historia. ¡El descubrimiento de América!
Por aquel entonces, en Villena, como en otros poblados o pequeñas ciudades, las pocas casas existentes se apiñaban alrededor del castillo de La Atalaya, fortaleza que daba cobijo a sus habitantes. Poco a poco, por su situación, fue aumentando en tamaño y numero de moradores y se fueron creando las edificaciones necesarias para el buen gobierno. Esto dio lugar a la creación de plazas donde tenía lugar casi todo el comercio y donde se instalaron los cabildos municipales. Y apareció en, todos los núcleos de población, el nombre de Plaza Mayor.
Fotografías en blanco y negro 1970 sin confirmar.
Villena no podía ser menos y hace cientos de años ya disponía de su “Plaza Mayor” como centro de reunión, intercambio y mercado de toda la ciudad, encontrándose situada al comienzo del "Rabal"
No enumeraremos los hechos de los que ha podido ser testigo, ni cuanto en ella se ha ubicado desde posada, convento o mercado, incluso Cabildo, es decir Ayuntamiento.
Imágenes en blanco y negro... Miguel Flor Amat 
En su inicio suponemos, por los antecedentes existentes, su estructura no era totalmente armoniosa, pues el sistema de construcción no se ajustaba en demasía a un ordenamiento determinado.
Pero con el paso del tiempo las Plazas Mayores fueron adquiriendo una total uniformidad, dentro de unos estilos determinados, manteniéndose, la mayor parte, en la actualidad , las que no son monumento, en un estado bastante aceptable.
La Plaza Mayor de Villena era porticada en su totalidad, con unas escalinatas a ambos lados de una fuente central, encontrándose en uno de los lados la famosa “Torre del Orejón” sobre la que ya se ha dicho "lo habido y por haber."
1977 Plaza Mayor, al fondo edificio "La Cadena"
Los años han ido convirtiendo este lugar en un espacio de aspecto desolador, en el que han desaparecido la mayor parte de los espacios porticados por haberse permitido, de forma arbitraria, edificaciones que rompen la armonía. Y que de haberse realizado de acuerdo a los planos existentes en el Muy Ilustre Ayuntamiento podría haberse recuperado y convertido en “toda una Plaza Mayor”, con mayúsculas.
Las fotos siguientes demuestran, con claridad, un antes y un después. Y dejan al descubierto lo dicho, sobre la autorización de obras que no procedían.
Nuestra Plaza Mayor, en su inicio, pudo, también, haber sido descubierta por Rodrigo de Triana, pero en la actualidad es casi imposible adivinar lo que fue durante tantos años.
Imágenes...


Han colaborado en este artículo... Museo Arqueólogico, José Luis Sáez, Ernesto Pardo, Fernando Hernández, Juan Catalán.

1970 BOOK VILLENERO A DIEGO Y RAFAELA. FOTÓGRAFO... FLORENTINO GONZÁLEZ MARTIN

El profesor del Instituto y fotógrafo Florentino González Martin al poco de llegar a Villena a finales de los sesenta y gracias a su afición a la fotografía hizo este "book" a Diego Bravo y Rafaela Ferrándiz, villeneros y maseros de pura cepa... este es el resultado de aquellas fotográfias reveladas en el estudio de su casa en la primavera de 1970 y que ahora podemos disfrutar.
Diego y Rafaela












Fotografías cedidas por... Florentino González Martin, a través de Joaquín Sánchez Huesca, a los dos agradecemos el compartilas aquí y para siempre.
..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com