1924/25 GRUPO DE ALUMNOS COLEGIO SALESIANO CON EL DIRECTOR D. RAMÓN CAMBÓ (4)

Fotografía de los años 1924/1925. Figuran en ella, sentados, el entonces Director del Colegio D. Ramón Cambó (en el centro); y los Profesores D. José María González (a su derecha) y D. Juan Corbella (a su izquierda).
En el grupo de alumnos están, entre muchos otros...
Enrique Frías Ivorra, Francisco Navarro Martínez, Martín Hernández Esquembre, Antonio Herrada, Juan Manuel Lucas Conca, Antonio Hernández Hernández, Francisco García Guardiola, Bernardo Hernández Hernández, Blas Esteban Durán, Enrique Tarruella Pérez, José Navarro García, Francisco Navarro Poveda, Antonio Hernández Sevilla, José Gandía Francés, Juan Ugeda Lucas.
Foto cedida por... Juana Navarro Rubio y Francisco Navarro Poveda

2021 FALLECE EL VILLENENSE NICOLÁS MAURANDI, MAGISTRADO DE LA SALA DE LO CONTENCIOSO-ADMINISTRATIVO DEL SUPREMO

Fallece el villenense Nicolás Maurandi, magistrado de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Supremo. Dedicamos un especial en Villena Cuéntame ya que era seguidor de esta web y lo comentaba con sus amigos que sienten esta gran pérdida de un ilustre de Villena.
A continuación reproducimos su biografía extraído del libro de César López Hurtado, Memorias del poder municipal en Villena.
Descanse en paz. 8 de marzo de 2021
NICOLÁS MAURANDI GUILLÉN (Villena, 16-04-1950 / (Madrid, 8-03-2021). Magistrado de la Sala Tercera del Tribunal Supremo del Reino de España. Nacido en Villena a la edad de 13 años por razones de oportunidad familiar estudió el bachillerato en Lorca y la carrera de Derecho en la Universidad de Murcia. En 1977 ingresó simultáneamente en el Cuerpo de Secretarios Judiciales (rama de Juzgados de Primera Instancia) y en la Carrera Judicial, desempeñando el puesto de Juez de Primera Instancia e Instrucción de San Sebastián de la Gomera y Mula desde 1978 hasta 1980, año en que ingresó en el Cuerpo de Magistrados de Trabajo. Entre 1980 y 1988 desempeñó sucesivamente en Navarra, Barcelona y Alicante dicho destino en la jurisdicción laboral. En ese mismo año de 1988 supera las oposiciones de Magistrado especialista de lo Contencioso Administrativo, pasando a desempeñar esa función, primero como Magistrado de la Sala de lo Contencioso-Administrativo de la Audiencia Territorial de Albacete, con sede en Murcia (desde junio de 1988 hasta mayo de 1989) y desde su constitución en 1989, en la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Murcia. En mayo de 1999 es promovido a Magistrado de la Sala Tercera del Tribunal Supremo (sección 7ª) de cuya Sala de Gobierno forma parte en la actualidad, tras tres renovaciones consecutivas, por elección de sus compañeros. También es de destacarr como reconocimiento a su trayectoria, que fue propuesto al Senado por la Asamblea Regional de Murcia, en la última renovación del Tribunal Constitucional. En 2009 es elegido, por unanimidad de la Junta de Académicos, para ocupar plaza de Académico de Número de la Real de Legislación y Jurisprudencia de Murcia, que culminaba el 3 de diciembre de 2015 con la lectura del discurso reglamentario. Desde el 4 de noviembre de 2011 ostenta con legítimo orgullo la Cruz de Honor de la Orden de San Raimundo de Peñafort, con que fue distinguido por el Ministerio de Justicia. También es de destacar su labor como Profesor Asociado de Derecho Administrativo de la Universidad de Murcia, desde el curso 89/90 hasta el curso 98/99. De su dedicación y trabajo dedicado a la jurisprudencia hay que llamar la atención sobre que, Nicolás Maurandi, «solo durante los dieciséis años de permanencia en el Tribunal Supremo, ha redactado más de 2.000 sentencias como ponente, en asuntos sobre Derechos Fundamentales, Derecho electoral, Función Pública, Contratación Administrativa y actos de poderes públicos que no forman parte de la Administración General el Estado». Su magisterio como analista jurídico lo encontramos sobradamente expuesto en dos libros con capítulos de su autoría: Materias sociales objeto de conocimiento por el orden jurisdiccional contencioso administrativo, Consejo General del Poder Judicial, 2006. Comentarios a la Ley 30/92, Lex Nova, 2013. Y en el discurso leído el 3 de diciembre de 2015 en el acto de recepción como Académico de Número de la Real Academia de Legislatura y Jurisprudencia de la Región de Murcia: La jurisprudencia del Tribunal Supremo sobre la responsabilidad del estado legislador. Sus bases doctrinales y normativas y su casuística. Muy Importantes son también sus artículos publicados en los boletines, revistas, prensa y obras jurídicas especializadas. Además de su participación en cursos como profesor, conferenciante o ponente. Su dilatada experiencia se ha proyectado de igual modo en su amplia participación en seminarios, cursos y foros, nacionales e internacionales, entre los que destacan: Santander, septiembre de 1990. Madrid, 22 de septiembre de 2011. Santiago de Chile 27 y 28 de agosto de 2012. Helsinki los días 5 y 6 de septiembre de 2013. Luxemburgo durante los días 17 y 18 de noviembre de 2014. Madrid, 2014 en la sede del Tribunal Constitucional.
Fuente… Confilegal.com Por… Carlos Berbell
Tenía 71 años y era magistrado de la Sala de lo Contencioso-Administrativo desde 1999. Nicolás Maurandi Guillén ha fallecido hoy en el hospital madrileño Montepríncipe, donde había ingresado hacía 14 días, a un «trastorno metabólico provocado por una subida de azúcar».
Hasta entonces, había llevado su vida normal.
Maurandi, magistrado progresista -miembro de Juezas y Jueces para la Democracia-, era, por encima de todo, una persona de fuertes convicciones morales y éticas. O, citando las palabras de Antonio Machado, «un hombre, en el buen sentido de la palabra, bueno».
En el momento de su muerte era presidente de la Sección Segunda de la Sala de lo Contencioso del Alto Tribunal.
Maurandi ingresó en la carrera judicial en 1977. Estuvo destinado en los Juzgados de Primera Instancia e Instrucción de San Sebastián de la Gomera (1978), en la isla canaria de La Gomera, y de Mula, Murcia (78-80).
En 1980 accedió al Cuerpo de Magistrados de Trabajo y en 1988 superó las oposiciones de magistrado especialista de lo contencioso-administrativo.
De 1989 a 1999 fue magistrado de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Murcia.
Durante 11 años fue profesor asociado de Derecho Administrativo en la Universidad de Murcia, donde explicó la totalidad de la asignatura en los cursos tercero y cuarto de la licenciatura de Derecho.
El Consejo General del Poder Judicial lo eligió para su actual destino en ese año de 1999.
Desde 2004 hasta 2018 fue miembro electo de la Sala de Gobierno del Tribunal Supremo, máximo órgano gubernativo compuesto por 13 personas: El presidente del Supremo, el vicepresidente, los 5 presidentes de Sala, 5 miembros electos y el secretario de Gobierno.y Jurisprudencia de Murcia.
Sus restos mortales serán trasladados a Alicante, donde será enterrado.

1972 APUNTES HISTÓRICOS ACERCA DEL TEMPLO DE SANTA MARÍA

APUNTES HISTÓRICOS ACERCA DEL TEMPLO DE SANTA MARÍA
por José Mª Soler García
Los grabados reproducen el escudo de Dña. Catalina Ruiz de Alarcón, y la imagen de Santa María de la Asunción, de Antonio Salvador, colocada en 1717La iglesia primitiva
Es tradición muy extendida que la más antigua iglesia de la Ciudad estuvo en el lugar que luego ocupó la «Tercia», ya desaparecida, y que esta iglesia primitiva se convirtió después en un hospital que, ya en el siglo XIV, existía con el nombre de «Hospital de la Asunción de María».
Sabido es que la reconquista de Villena fue obra de Jaime I, que actuaba en servicio de su yerno Alfonso X, «el Sabio», a quien la restituyó en cumplimiento de pactos anteriores, y es un hecho también muy conocido que las mezquitas que D. Jaime iba reconquistando se transformaban en templos cristianos bajo la advocación de Santa María de la Asunción.

Retablo del altar mayor y fragmento de las bóvedas pintadas
En confirmación de esta hipótesis tradicional podríamos aducir el testimonio de unas cerámicas moriscas recogidas por nosotros al explorar niveles profundos de unos derribos efectuados en las casas situadas frente por frente de la portada principal de la iglesia, estratos colocados bajo otros posteriores de tiempos de los Reyes Católicos y de Felipe II y superpuestos a otros niveles claramente asignables a la cultura «ibérica», lo que da idea de la complejidad de etapas culturales y civilizaciones que se han sucedido en el suelo que habitamos, cosa, por otra parte, ya demostrada en multitud de ocasiones anteriores.
Hay otros hechos que vienen a corroborar la antigüedad del templo. La institución del «Jubileo» a Roma para obtener lo que entonces se llamaba la «Perdonanza», se debe a Bonifacio VIII, quien la fundó a principios del siglo XIV, y el 13 de septiembre de 1340, bajo el pontificado de Clemente VI, los villenenses que habían asistido al «Jubileo» fundaron la «Cofradía de la Asunción de Nuestra Señora» en el templo de su nombre, que en documentos antiguos se denomina también «Santa María del Arrabal».
Sabemos también que, en 1466 los vecinos del «Rabat» no podían ser elegidos para desempeñar cargos concejiles en el Ayuntamiento de la en-tonces villa, «oficios» a los que sólo tenían opción los que vivían «del muro adentro desta dicha villa», según nos dice un villenense de la época. Esta interesante discriminación político-social debía estar dirigida contra la población de «cristianos nuevos», establecida extramuros del núcleo de los «cristianos viejos», que tenían sus moradas en lo que después se llamó «lo cercado de la Ciudad».
La ilustre familia de los Manueles, señores de la villa, tenía dentro del Castillo la capilla de Nuestra Señora de las Nieves, pero a ella no debían tener acceso todos los vecinos, quienes se verían obligados a trasponer las murallas para cumplir sus deberes religiosos en Santa María. Eso fue lo que obligó a levantar, dentro de lo «cercado», el primitivo templo de Santiago, que ya existía a mediados del siglo XIV' y fue ampliado a finales del XV por Sancho de Medina.

Verja del altar mayor de 1740. obra de Antonio Milán y Navarro
El templo actual
Es, pues, casi seguro que. en 1340, año de Jubileo, existía ya un templo de Santa María, que no era, naturalmente, el actual, el cual debió comenzar a edificarse a principios del siglo XVI. En 1575, los que redactaron las respuestas a la encuesta de Felipe II dicen que la iglesia «se va obrando y edificando»; que hay ya varias capillas entre los estribos, y que, en el enterramiento de la capilla mayor, yace doña Catalina Ruiz de Alarcón, que murió soltera en 1551 después de fundar en la iglesia seis capellanías, dotadas cada una de ellas con cien ducados anuales de renta. El blasón de la fundadora, consistente en cruz de Calatrava hueca, de oro, sobre fondo rojo, con bordura azul cargada de ocho aspas, también de oro, permaneció en el altar mayor del templo hasta su destrucción durante la contienda civil. Hay una diferencia esencial entre esta fundación y la que hizo don Sancho de Medina en Santiago, y es la de que, en esta última, los beneficios debían recaer forzosamente en hijos de Villena, condición no exigida para los de Santa María.La construcción del templo, como casi todas las obras de este tipo en aquellas centurias, fue bastante lenta, ya que, en carta del concejo de Biar al de Villena, fechada el 28 de octubre de 1630, accede a facilitar piedra «para obra tan santa y buena como el obrar la iglesia de la Señora Santa María dessa Ciudad».
Tenemos que llegar al siglo XVIII para encontrar en los libros de cuentas partidas como las siguientes:
«Costó el concluir el chapitel de la torre 6.732 reales, y 1.257 reales la cruz y asta de hierro de dicho chapitel» (Año de 1717). Es de notar que este remate piramidal, gemelo del de Santiago, está recubierto también de ladrillos policromados, lo que nos da una fecha casi segura de construcción de este último.
En el mismo año de 1717 se construyeron las puertas nuevas, que con cerraduras, aldabas y demás accesorios, costaron 1.770 reales. 94 reales importó el cajón para guardar los cálices; 106, las ventanas de la sala, y 40 reales las puertas del archivo. Intervinieron en estas obras los carpinteros Alonso y Diego López Ossorio y el heredero Francisco Navarro.

Aspectos del templo de Santa María, en el Arrabal de la Ciudad.
La imagen de la portada, la reja y el órgano
Una de las partidas más interesantes que encontramos entre las de este año de 1717 es la de 240 reales que «costó de poner la imagen que hay sobre la puerta de la iglesia y concluirla». El escultor de esta imagen, una de las pocas que se salvaron de la destrucción de 1936, se llamaba Antonio Salvador, del que no hemos podido encontrar hasta ahora datos complementarios.
Uno de los gastos más importantes se hizo en 1740 con la reja del altar mayor, obra del maestro herrero Antonio Milán y Navarro, que empleó en ella 280 arrobas y 18 libras de hierro. Costó la reja 28.072 reales.
En la visita pastoral de 1742, se ordenó la construcción de un órgano, que sufrió bastantes dificultades y demoras. En 1756 se denunció al visitador que, aunque el maestro organero se hallaba en la ciudad, no trabajaba porque no se le libraban las cantidades acordadas, y así era en verdad, porque la iglesia desconfiaba de que el maestro cumpliera su cometido. Se arbitró la solución de que, con las debidas garantías, se le entregasen cantidades a cuenta, y cuando la obra estuviera terminada y apro¬bada por los peritos, se le cancelaría lo estipulado en la escritura. No sabemos la cantidad acordada, pero sí el nombre del organero», que fue fray Paulino Acosta, religioso trinitario, quien terminó su trabajo en 1773, o sea a los treinta y un años de haberse acordado la construcción del instrumento.
A imitación, sin duda, de lo que se había hecho en Santiago, se mandó construir un coro alto, y así dejar más espacio en la iglesia para enterramiento de los fieles, antihigiénica costumbre suprimida por orden de Carlos III en 1787.

Chapitel policromado de Santa María,
con las campanas que estuvieron en la "Torre del Orejón"
Disposiciones disciplinarias de tiempos goyescos
En 1761, hubo quejas sobre el mal cumplimiento de su misión por parte del organista Joseph Silvestre y de algunos músicos, que dejaban de asistir a ciertas funciones por motivos particulares, lo que motivó un mandato del visitador de que, por cada falta, se les descontaran de su salario dieciséis maravedís de vellón.
Los últimos años del siglo XVIII denotan una relajación de costumbres que los visitadores trataban de corregir. En 1778, D. Manuel Rubín de Celis dejó escrito que los músicos ordenados de menores no llevaran «vestidos de color ni redecilla con borla en la cabeza ni pañuelo al pescuezo, sino cuello, y todo vestido de negro, permitiéndoles, con todos estos requisitos, traer capa por la tarde solamente».
En 1786, ordenó D. Juan Ángel Escracha que, en las romerías al Santuario de Nuestra Señora de las Virtudes, no fueran los eclesiásticos en galeras y carros revestidos de sobrepelliz, sino con balandranes y manteos porque, de otro modo, se cometía «notorio abuso de la vestidura eclesiástica, cuyo uso no es destinado a caminar en carruajes, sino que es propio y peculiar en la iglesia».
Una de las campanas de la desaparecida
"Torre del Orejón" conservada en la de Santa María.
Estas disposiciones son cada vez más frecuentes y explícitas. En 1792, D. Diego González y Fabián ordenó que los clérigos menoristas no asistieran «a los bureos ni pasatiempos públicos», y que por ningún motivo pudieran usar vestidos de color profano, «como tampoco vestir de corto dentro de la misma ciudad». Todavía especifica más D. Victoriano López Gonzalo en 1799, pues dice que, en los bautizos, no pueda ser padrino ningún eclesiástico sin licencia por escrito, y •que no use de otro vestido que el talar o con balandrán, cuellecillo y sotana, y que el sombrero sea sin forro o de tafetán, y de ningún modo de encerado o hule».
Todos estos curiosos detalles nos introducen, sin pretenderlo, en un ambiente puramente goyesco de la ciudad, difícil de captar de no haber mediado el celo moralizador de aquellos pastores eclesiásticos, que se preocuparon mucho, además, del comportamiento de los novios en las casas de sus prometidas y, todavía a mediados del siglo pasado, prohibían el acceso a los órganos parroquiales de las mujeres, «fueran de la clase o condición que fueren».
Las pinturas de las bóvedas
Las primitivas bóvedas de la iglesia estuvieron cubiertas de bellas pinturas. A nuestros propios recuerdos personales, viene a unirse la siguiente estrofa, extraída de un poema de D. Gaspar Archent, titulado «Mi parroquia», publicado en el Programa de Fiestas de 1942:
«Pero sobre todo lo más admirable era de su bóveda la magnificencia, con sus nervios de gótico estilo, con grandes florones de labrada piedra y finas pinturas de artísticos frescos que representaban sublimes escenas de la vida Santa de la Virgen pura, dulce madre nuestra.
Lo que no hemos podido averiguar es quién fue el artista que pintó aquellas bóvedas, lo que nos lleva a recordar cierta predilección de los villenenses por decorar las paredes de algunos de sus monumentos repre-sentativos, pues pintadas estuvieron todas las paredes de la ermita del Santuario, y aún lo están las del camarín de la Virgen, como también, aunque de tiempos más recientes, las del salón de actos del Palacio Municipal. Pintadas estuvieron también algunas mansiones particulares, urbanas o rurales, de las que se conservan algunos vestigios. Y sin embargo, como recuerda Adrián Espí en otro lugar de esta misma revista, Villena no ha sido tan pródiga en artistas plásticos como lo ha sido, por ejemplo, en el campo musical. En este aspecto, queda todavía mucho por investigar.
Destrucción y reconstrucción del templo
Las bóvedas de la iglesia, con todo el altar mayor, la reja, el órgano y el resto de los ornamentos, fueron destruidos durante la guerra de 1936, y gracias al celo del párroco, D. Francisco Griñán y al de algunos feligreses, entre los que se contaba José Avellán Valdés, sobrino del historiador D. Salvador Avellán, pudo salvarse gran parte del archivo parroquial con los registros de todos los bautismos, desposorios y defunciones ocurridos en aquella parroquia desde 1566. Lástima que no hubiera podido hacerse lo mismo con los ricos archivos del templo de Santiago, algunos de cuyos libros, muy escasos, se conservan también en el de Santa María.
Con la aportación de 150.000 pesetas otorgadas por la Junta Nacional de Reconstrucción de Templos y el sacrificio económico de casi todos sus feligreses, después de cubierto y enlosado, el templo fue de nuevo abierto al culto el 15 de agosto de 1948.
De las diferencias y controversias, algunas bastante violentas, surgidas durante varios siglos de convivencia entre Santa María y el templo arciprestal de Santiago, hablaremos en otra ocasión.
Extraído de la Revista Villena de 1972

1984 IN MEMORIAM "LOS PREGRINOS DE LA VIRGEN"

IN MEMORIAM "LOS PREGRINOS DE LA VIRGEN"
«Todo hombre bien nacido tiene el dulce deber de honrar la patria en que vio la primera luz, el suelo que encierra y guarda las sagradas cenizas de los autores de sus días y los gratísimos recuerdos de su infancia; esos recuerdos que cuanto más se alejan, más vivos y más interesantes se presentan a la imaginación del que vive distante de aquel suelo. Cada cual llena este deber en la medida de sus fuerzas; los grandes hombres con la fama de su propia gloria, y los humildes y pequeños desenterrando honrosos recuerdos, que parecen ya olvidados, y hechos que ensalzan el nombre de esa patria.»
(Del prólogo del libro «Historia de la Imagen de Nuestra Señora de las Virtudes» del culto abogado y benemérito escritor villenense don JOSE ZAPATER Y UGEDA. Valencia 1884.)
Si todo hombre bien nacido, desde su humildad y pequeñez, tiene el dulce deber de ir desenterrando honrosos recuerdos, que parecen ya olvidados, vamos a recordar dos muertes paralelas en el vértice espiritual del Día de la Virgen, 8 de Septiembre de 1.983. Vamos a recordar las vidas de dos hombres unidos en unos hechos que ya son historia indeleble de Villena, como enviados del cielo para calmar con el feliz presente de la Imagen la amargura que la calamidad» de la guerra había derramado en todas las familias de la Ciudad.
Dos villenenses, Antonio Navarro Santafé y Leopoldo Hernández Amorós, que en una noche calurosa del año 39, como dos gentiles peregrinos, nos traían desde el modesto estudio escultórico madrileño, envuelta en mantas de apresurado embalaje, y en la lenta marcha nocturna del tren-correo, la Imagen de la Virgen Nueva, para que ya en su pueblo, las manos amorosas del artista le dieran los últimos toques en el clima, el olor y el color de la propia tierra.
Dejemos un apunte breve de sus biografías de «viyeneros legítimos», que es el título no oficializado, pero refrendado popularmente en la pluma eximia y sutil de José Menor Hernández, El Aguaor», en aquel artículo de la Revista de Fiestas de 1939 en el que nos recordaba los romeros traslados del día 5 desde el Santuario y formulaba una llamada abierta de austeridad social. Aquella resultaría su última colaboración impresa en sus magistrales artículos de ambiente y lenguaje local, ya que El Aguaor fallecería el 13 de enero de 1940.
Don LEOPOLDO HERNANDEZ AMOROS, nació el 24 de junio de 1904 en la entonces Calle Ancha n.° 34. Hijo de José María Hernández Amorós e Isabel Amorós Menor. Sexto hijo de una familia de nueve hermanos. Estudió la carrera eclesiástica en el Seminario de Orihuela de 1916 a 1929, y estuvo de ayudante en Alicante con el Obispo Irastorza hasta los sucesos de 1932 en que regresó a Villena. Secretario de la Junta de la Asociación de Nuestra Señora de las Virtudes constituida el año 1933 en una Asamblea de católicos villenenses, presentando el Reglamento aprobado en el Gobierno Civil como consecuencia de la legislación laicista imperante y obligados a construir una Asociación Civil al no reconocer los representantes del Ayuntamiento la personalidad jurídica husada en el derecho Canónico.
De 1939 a 1943 fue Coadjutor de la Parroquia de Santa María, entonces en el templo de la Congregación, trabajando intensamente en las tareas de reconstrucción y en la nueva instalación de las monjas Trinitarias, convertido en un solar el centenario convento e Iglesia situado en la calle del mismo nombre. Fue también Capellán del Asilo de Ancianos. Desde 1943, secretario familiar del Obispo de Orihuela don José García Goldáraz, después Arzobispo de Valladolid y Consejero del Reino, y al fallecimiento de ésta en 1973, se incorporaría como Canónigo a la Iglesia Concatedral de San Nicolás de Bari de Alicante, donde residió hasta su fallecimiento.
Era un archivo viviente de hechos y anécdotas de ambiente eclesial y público, que aderezaba con un buen sentido del humor. Por los años 20, con motivo de la visita a Guardamar y Orihuela de Alfonso XIII para inaugurar las instalaciones de Riegos de Levante fue escogido para ayudante de cámara o paje del Rey. Y es que don Leopoldo era persona de prestancia y representación. Ayudar a los paisanos que le buscaban en sus destinos influyentes le resultaba estimulante. Creo que esquilmaba la escribanía del señor Arzobispo. En mis conversaciones alicantinas yo solía tomar notas in mente de sus experiencias pasadas que él contaba con su simpática amenidad: su situación en Alicante durante la desventurada II República; su emboscamiento en Porzuna durante la guerra, en Sanidad; sus frecuentes visitas a Roma; sus relaciones con el Nuncio en España de su Santidad; con personajes destacados en la representación pública estatal; la explicación intramuros del Vaticano II, etc.
El que se sentía acérrimamente villenense, a medida que envejecía resultaba reiterativo en relatar su participación en el encargo y traslado de la nueva Imagen de la Virgen. Siempre le escuché como si de una noticia inédita se tratara, porque en medio de su desesperanza al recordar que casi todos sus amigos ya habían muerto, en contraste con los gratísimos recuerdos de la infancia, yo venía observando que aquel recuerdo le rejuvenecía.
Don ANTONIO NAVARRO SANTAFE, nació el 22 de diciembre de 1906, en la calle Cervantes n.° 8. Hijo de Miguel Canuto Navarro Perona y Virtudes Santafé Marcos. Séptimo hijo de una familia de nueve hermanos. Niño aún se trasladó a Madrid con toda la familia mientras los hermanos mayores emigraban a la Argentina. Ingresó en el Colegio Salesiano de la Ronda de Atocha pero pronto comenzaría a trabajar de botones en una sombrerería y en su labor conocería a futuros clientes de su actividad artística. Más tarde estudiaría en Artes y Oficios y en la Escuela Superior de Bellas Artes de San Fernando. Del 36 al 39 residiría en Villena, movilizado y prestando sus servicios en la industria militarizada de guerra, residiendo con su madre y hermanas en las viviendas de varios familiares y en la de su padrino de Bautismo don Antonio Martínez Hernández. nombrado primer Alcalde cuando se le hizo el encargo de la talla de la Virgen.
Poco después de la inauguración del Monumento a Chapí contrajo matrimonio con una villenense, Celia López Hernández, a la que como una nueva Mari Pepa tendría siempre cariñosamente como en un pedestal. Y vendría ya con más frecuencia a su pueblo. Durante las vacaciones le agradaba deambular por los rincones típicos y las viejas callecicas, pasear por la huerta imitando a los cazadores con su pequeño rifle de balines, con el fin de palpar su tierra y en el silencio de los campos soñar en futuros proyectos de su Arte.
Antonio pasó desde su niñez dificultades insalvables, pero su tenaz voluntad le llevó a alcanzar triunfos artísticos muy merecidos que él siempre recibía, me consta pensando en su pueblo. No vamos a relacionar sus obras, sus distinciones honoríficas, por harto conocidas, que culminaron cuando el 24 de abril del pasado año el Ayuntamiento le nombraba Hijo Predilecto. Su discurso en el Salón de Plenos, leído con emoción y entereza, merece figurar en las páginas antológicas de la mejor literatura local, porque Antonio sabía escribir con gracia y hondura. Se le dedicó también una calle, la de las Casicas de Hellín, después de renunciar anteriormente a otra dedicatoria. Y es que Antonio, «Antoñico» como siempre le llamaba su primo hermano y consejero en ocasiones, Diego García Navarro, era un hombre entero, un villenero de pro, y una persona buena. Su primera obra de la niñez no fue de carácter profano se la regaló a su primo mayor, y la conservo presidiendo el comedor de mi casa, heredada de mi abuelo materno. Es un bajo relieve en yeso; una figura del Niño Jesús, copia de una obra clásica del Renacimiento italiano.
Antonio, que leía a Arniches y Galdós, los cantores del Madrid que tanto amara, como su segundo pueblo, algunas veces recordaba aquella frase galdosiana: «Dios mío, qué malo es ser bueno». Todo su discurso municipal al que me he referido, fue una pieza de acendrada religiosidad y de inequívoco amor a su pueblo.
Siempre tuvo problemas en su actividad artística. Sus interlocutores, mecenas por delegación de recaudaciones colectivas insuficientes, no entendieron que la sensibilidad del creador artístico se desarrolla en onda distinta. No es momento de hacer relatos retrospectivos. El encargo de la Imagen atravesó dificultades controvertidas. En la Junta se contraponían dos criterios. Encargar la obra a imagineros de reconocida valía o a un hijo de Villena que sólo se le conocía por sus esculturas animalistas, después tan ensalzadas por el Conde de Yebes. Resultaban opiniones razonablemente lógicas. Pero al final ganó Villena. Como escribe Hernández Hurtado en una Revista de Fiestas antigua: «Volvió la Virgen, Virgen nueva que las manos de un villenero, no podían ser otras, tallaban solemnemente religiosamente, pensando que debía salir de su arte, de su alma, lo que tenía en su corazón, en sus ojos, en su fe, y en la historia de su pueblo. Trabajo sublime, delicado, que sólo el amor podría realizar...».
Pero Antonio siempre decía que aquella obra fue un regalo de su madre, que la dirigió ella misma: - «No Antonio, el Niño Jesús no era tan guapo. Tenía cara de patatica arrugaica». - «La cara de la Virgen era más rancia...». Y Antonio, como único modelo unas viejas estampas, se esforzaba, sufría, se desalentaba y volvía otra vez a su trabajo, con el aliento devoto de su madre. Se documentó profundamente y completó la Imagen vistiéndola de túnica medieval tallada, ya que al aparecer la imagen antigua era de las llamadas de arzón. No en vano cuenta Zapater Ugeda en su Historia, que en el siglo XI, en que florecía el Cid Campeador, era ya conocida la advocación mariana de Nuestra Señora de las Virtudes, y que según se lee en la Crónica del Cid, cuando se retiró a Valencia, fundó nuevas parroquias, y a la que estuvo más cerca de su Alcázar le dio el título de «Santa María de las Virtudes», cuyo templo fue después Catedral y que subsiste hoy con el nombre de parroquia de San Esteban.
Hemos tratado de redactar esta colaboración para la Revista Anual, haciendo el relato de dos vidas, inicial y finalmente paralelas en el eje diamantino de la Virgen de Villena.
Leopoldo y Antonio convivieron de niños en ese primer tramo de la calle Cervantes, pleno de familias amplias, hasta de diecisiete hijos, hogares de pucheros grandes aunque en ocasiones cortos. Familias firmes en la religiosidad del trabajo y de la Misa de Alba. Allí compartirían juegos, peseres y alegrías, fiestas y padrinazgos los Hernández Amorós, Menor y Menor, Navarro Santafé, Martínez Hernández, López-Motilla, Belando López, etc. Hasta se llegaban a compartir en la nacencia las amas de leche, creando nuevos lazos de familiaridad entrañable.
Hernández Amorós, Canónigo de San Nicolás, fallecía en Alicante el día 1 de septiembre de 1983, a las 5,40 de la mañana.- Navarro Santafé, escultor, fallecía en Villena el día 16 de septiembre de 1983, a las 5,40 de la tarde.- Ambos dentro de la Octava anterior y posterior del DIA DE LA VIRGEN.
Son unos hechos que me han hecho meditar profunda y altamente. Para las mentes racionalistas sin más la explicación puede basarse en la simple casualidad, porque hechos y aconteceres pueden siempre enhebrarse con imaginación. - Para las personas creyentes se trataría de una casualidad causal, porque los misterios de la Providencia son inescrutables. ¿Donde está la respuesta y la explicación?.
YO SOLO SE que en la conmemoración anual de días tan paralelos procuraré dejar prendida a los pies de la Virgen, junto a los Peregrinos, una Oración en recuerdo, homenaje y por el bien de las almas de estos dos «Viyeneros legítimos». IN MEMORIAN.
MARTÍN MENOR GARCÍA
Extraído de la Revista Villena de 1984

2021 ALCALDE DE VILLENA 8M ARTÍCULO DE OPINIÓN

8 de marzo 2021 Manifiesto Alcalde de Villena

Este año conmemoramos el 8 de Marzo de un modo peculiar, como ocurre con cualesquiera de los acontecimientos que han tenido lugar en los últimos 12 meses.
Todos los colectivos echan mano de la imaginación para mantener el espíritu de sus celebraciones. Así vamos a celebrar este 8 de Marzo en Villena, con diversos actos programados por el Consejo Local por la Igualdad de Género, algunos de ellos presenciales, ajustados a las medidas de seguridad vigentes en la fecha en que se desarrollen.
Este año celebramos el 20 aniversario del Consejo Local por la Igualdad de Género, a quien felicitamos por su trabajo continuado a lo largo de estos años. El Consejo, que comenzó llamándose de la Mujer y desde 2008 se denomina Consejo Local por la Igualdad de Género, ha agrupado a todos los partidos políticos y a los colectivos, asociaciones y sindicatos con implicación en la consecución de la igualdad, junto a la administración local, logrando que el trabajo por la igualdad esté presente en la agenda política de cada equipo de gobierno de nuestro municipio.
Con o sin manifestación presencial, la sociedad democrática necesita esta fecha del 8 de Marzo para reivindicar la igualdad en nuestra sociedad. El Día Internacional de la Mujer no deja nunca de tener sentido. Cuando en pocos años vimos conseguidos una serie de derechos por las mujeres se generó la idea que ya estaba todo conseguido, qué más querían las mujeres, se decía. Pero quienes ponen la lupa en los comportamientos, quienes estudian la vida social y familiar, las mujeres que sufren discriminación y abuso, y las personas feministas que no son más que aquellas que tienen conciencia de esas desigualdades y luchan contra ellas, tenían muy claro que la consecución de derechos estaba inacabada.
Me apena que la extrema derecha intente demonizar el 8 de Marzo. Pero entiendo que, después de la gran respuesta de la sociedad en 2018, con grandes manifestaciones en las principales ciudades de España, el movimiento feminista da miedo a ciertos sectores que temen que se tambalee la ideología patriarcal que sustenta los valores antidemocráticos.
Como alcalde, me sumo a esta conmemoración, porque no puedo considerar que lo logrado hasta ahora por las mujeres, que conforman el grueso de la población mundial, sea todo lo que hace que un ser humano viva en igualdad de condiciones. No cuando sé que existe la explotación sexual, el abuso en muchos ámbitos de la sociedad, la vulnerabilidad de las mujeres a ser agredidas sólo por ser mujeres; no cuando conozco cifras y nombres de mujeres asesinadas por sus parejas; no cuando el embarazo puede ser una traba para el empleo; no cuando los cuidados hacia las personas cuestan tanto de implantarse entre los hombres; no cuando sigo observando como el físico puede ser el criterio de valoración sobre una mujer; no cuando compruebo que existe una brecha salarial. No se puede mirar hacia otro lado mientras una mujer se sienta amenazada por la violencia machista. Por eso el 8 de marzo tiene mucho sentido, nunca deja de tenerlo, y este año tiene otros motivos para reivindicarse, porque la pandemia, que ha generado situaciones complicadas para toda la sociedad, provoca situaciones de mayor vulnerabilidad en ciertos sectores de mujeres.
Por simple lógica, todos, mujeres y hombres, tendríamos que sentirnos vinculadas y vinculados a una jornada reivindicativa como la de hoy, porque sigue habiendo una agenda muy amplia de asuntos pendientes, porque soplan vientos que amenazan con reflujos en asuntos que teníamos conseguidos, porque estamos siendo espectadores de nuevos modos de violencia hacia las mujeres (no perdamos de vista el repunte de agresiones sexuales grupales), y porque vivimos en una sociedad democrática que queremos más justa.
Por todo ello, me uno a la conmemoración del 8 de marzo, invitando a la ciudadanía de Villena, que es una ciudadanía participativa, pacífica y democrática, que se una a esta celebración que reivindica la convivencia en igualdad entre todas las personas que conformamos nuestra sociedad.
Fulgencio J. Cerdán
Alcalde de Villena

1979 CALLE LA LEÑA... BARRIO SAN ANTÓN

Calle La Leña... Foto... José Plá (AFV)
Extraída de la Revista Villena de 1979

2021 PEÑA RUBIA DÍA DE POLVO SAHARIANO

Peña Rubia desde el barranco de las Cabras por la zona del Castellar, día de polvo sahariano. 6 de marzo de 2021. 

Fotografía de Miguel Ángel Berbegal.

2010 ÚLTIMA FORMACIÓN MASSAIS

Desde 1970 ha desfilado la Escuadra Especial "MASSAIS" de la Comparsa de Moros Nuevos, 40 años dando color y empaque a las fiestas de Villena. Nos dejan pero quién sabe si algún día volverán...
Última formación 2010... QUIQUE, BERNARDINO, PACO MARTÍNEZ, PABLO, FELIPE, JOSE DOMINGO, JOSE R., VICENTE, CALVO, CASTUERA J.F., JOSE P., LUIS, CASTUERA y GABI (Cabo)
La última formación de esta escuadra nos la han dejado para la historia en este papel en el local donde se cambiaron para desfilar en la Entrada (gasolinera Riesma en la Losilla)
1970 - 2010 Los "Massais" hacen historia... Los Massais por la Corredera...
Fotos cedidas por... David Murillo www.davidmurillofotografos.es

1962 TROFEO FÚTBOL EN LOS SALESIANOS

Campeones del Trofeo de Fútbol del Colegio Salesianos.
Masiano Juan, Masiano Junior, Casicas y Casicas padre.
Vilanova, Casicas, Calderón, Taboro.
Clement, Quinin, Masiano, Peiró.
Casicas, padre de Clement y Masiano con el Trofeo
Foto cedida por... Masiano "Pirata"

1971 PRIMERA PELÍCULA DE FIESTAS DE MOROS Y CRISTIANOS DE VILLENA - COMPLETA

Primera película de fiestas de Moros y Cristianos de Villena realizada integramente en Villena por la Junta Central de Fiestas, los autores de este histórico video... Paco Domene, Miguel Flor, Isidro Gosalbez, Luis Murillo y Alfredo Rojas en los comentarios. Video completo 1 hora 54 minutos. Villena Cuéntame quiere que este video sea un homenaje a estas personas que con su laborioso y artesanal trabajo crearon este video para disfrute de todos nosostros. Gracias.

VILLENEROS EN CATALUÑA CELEBRANDO EL ECUADOR DE FIESTAS. AÑOS 70

Video casero de unos villeneros durante el Ecuador de Moros y Cristianos en Cunit (Cataluña) haciendo las comparsas y almorzando al estilo villenero. Como se añora Villena cuando estás lejos...
Video cedido por Cristina y José Luis Muñoz.
Comentario... Este video esta grabado en CUNIT, donde Pepe Campos tenía un apartamento y estos entrañables villeneros entre los que se pueden ver a Miguel Ángel González Borrell, Máximo García, Ángel Navarro Yague, Vicente Rodes y entre la chiquilleria creo reconocer a Virtudes Campos hija de Pepe, Eladio y Luz Campos. Pues bien se juntaban en el Ecuador Festero y lo celebraban en CUNIT asi de bien.

1975 DIRECTIVOS PIRATAS EN EL ECUADOR

Octavio Serrano y Joaquín García Ferriz en las cocinas de las Virtudes en el Ecuador Festero siendo directivos de la Comparsa de Piratas.
Foto cedida por... Ana Cabanes García

1971/1978 LAS PELÍCULAS DE FIESTAS

RECUERDO DE LAS PROYECCIONES DE LAS PELÍCULAS DE "FIESTAS" EN EL CINE IMPERIAL  Por... Joaquín Sánchez Huesca 
Una de las actividades que creó la Junta Central de Fiestas a principios de los años 70, fue la creación de una sección audiovisual, que se encargaba de filmar y fotografiar, tanto los actos de las fiestas de Moros y Cristianos, como otros aspectos interesantes de Villena.
Cada año, allá por el mes de marzo, coincidiendo con la celebración del Ecuador Festero, se procedía a realizar la proyección de las fiestas del año anterior. En los primeros años se realizaba en la sala de la comparsa de Marruecos, sita en la calle Ferriz y después se pasó al Cine Imperial, donde se realizaron las citadas proyecciones hasta el año 1978.
La expectación era enorme y había que realizar varios pases.
Por gentileza de Francisco Domene Milán, quién participó durante varios años en dicho cometido, ofrecemos estas fotografias para el recuerdo, tomadas dentro del Cine Imperial.


















1970 PRESENTACIÓN REGIDORAS FIESTAS

Acto de presentación de las Regidoras de Fiestas de Moros y Cristianos del año 1970 celebrado en el Teatro Chapí. Alcade de Villena D. Pascasio Arena y Presidente de la Junta Central de Fiestas D. Alfredo Rojas.
Regidora Mayor... Emilia Pérez Bravo
Puedes enviar comentarios sobre estas fotos...



Regidora Infantil... María Del Carmen García Forte







Fotos... Archivo Junta Central de Fiestas
..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com