1980 CALZADOS MANUEL REIG, S.A.

Construída a principios de los años 40. 
La foto puede ser de finales de los 70 o principios de los 80.

1985 REPARANDO UN TONEL DE VINO

Pedro Conca delante de Bodegas Conca
Foto cedida por... Pedro conca

1980 EQUIPO COLEGIO PRINCIPE D. JUAN MANUEL

José Urbano, Manolo, Ángel Camarasa, X
Enrique, Vicente, Martín y José Francisco
Foto cedida por... Luis García Pardo

2012 UNA NOCHE MÁGICA PARA VILLENA CUÉNTAME

Dentro de la primeras jornadas BIC del Casco Histórico de Villena, Villena Cuéntame concentró a cientos de villeneros en el Teatro Chapí, en un acto muy simpático y que se hizo muy corto a los presentes que disfrutaron viendo fotos antiguas de Villena. El acto comenzó con Santi diciendo... Katakí la bajoca... pijorra... que teatro mas bonico tenemos en Villena... agradeciendo a César Hada director del Casco Histórico de Villena la confiaza en este proyecto virtual y al equipo del Teatro por su profesionalidad.
NOCHE MÁGICA EN EL TEATRO CHAPÍ
El público siguió con gran atención el programa de Villena Cuéntame, que dió unas cuantas sorpresas... una poesía a nuestra Patrona en valenciano de 1904 y el video de las fiestas de 1930 (sin confirmar), una hora de recuerdos que supo a poco. Muchas gracias a todos de parte del equipo de Villena Cuéntame.
Ernesto Pardo, Santi Hernández y Joaquín Sánchez
Teatro Chapí Villena
Fotos... Antonio Gómez
La inauguración comenzó con unas palabras del Alcalde de Villena, D. Javier Esquembre Menor, continuó el acto con una Ponencia inaugural “Conservar, proteger, disfrutar: el Casco Histórico de Villena y sus BIC por Laura Hernández Alcaraz, Directora del Museo Arqueológico de Villena y presentada por... Isabel Micó Forte, Concejala de Cultura y Fiestas. También se hizo Entrega de Premios del Concurso de redacción de 6º de Educación Primaria sobre el Casco Histórico, premios entregados por David Molina Motos, Concejal de Educación y Mercedes Menor Céspedes, Concejala de Casco Histórico. Para finalizar el acto Villena Cuéntame hizo un programa muy ameno con fotos muy curiosas y alguna que otra sorpresa, el trio conductor de Villena Cuéntame fue muy aplaudido.

1952 PRIMOS Y AMIGOS EN FIESTAS DE SEPTIEMBRE

José "El Guapo", Benjamin Navarro, y Andrés (Nieto Tío Pepote).
Antonio Valiente y Roque Muñoz. 
 Foto cedida por... Mari Angeles Navarro García - Fecha sin confirmar

1989 SORTEO “PEÑA MADRIDISTA VILLENENSE”

Sorteo de 1 Televisor color Radiola 14” STD
Repostería… Pepe “El Andaluz”

Cedido por… Fabiola Martínez Espinosa

1976 CONCIERTO... LONDON SYMPHONY ORCHESTA TEATRO CHAPÍ DE VILLENA

No cabe la más mínima duda de que se trata de dos documentos que acreditan una actuación extraordinaria, que da al pueblo de Villena una categoría incomparable. Quienes tuvieron la oportunidad de presenciar tan magno espectáculo lo tendrán siempre en la memoria como le ocurre a José Navarro al que agradecemos el envío de este recuerdo.
Programa del concierto dentro de la IV Semana Mediterránea de Música a celebrar del 6 al 12 de enero de 1976 en Alicante.
Teatro Chapí de Villena 11 de enero de 1976 a las 20 horas
LONDON SYMPHONY ORCHESTRA
 Director: Jesús López Cobos
Solista: Victoria de los Ángeles
Cedido por… José Navarro González 
(antiguo trompeta de la Banda Municipal presente en dicho concierto)

2010 PINTORES DE VILLENA

Amigos del arte de la pintura se reunieron en el paseo Chapí para pasar una mañana recreandose con la pintura.
Se piensa en hacer una asociación de Pintores de Villena inexistente hasta el momento.

1930 HACIA UN IDEAL, LA PERFECTA UNIÓN Y COMPENETRACIÓN DEL PARTIDO JUDICIAL DE VILLENA - REVISTA PATRIA CHICA

REVISTA PATRIA CHICA
NÚMERO EXTRAORDINARIO SEPTIEMBRE DE 1930
HACIA UN IDEAL...
LA PERFECTA UNIÓN Y COMPENETRACIÓN
DEL PARTIDO JUDICIAL DE VILLENA
En el actual momento de resurgimiento regionalista, en el que se pretende agrupar bajo esa ideología a la totalidad de las tres provincias hermanas: Valencia, Alicante y Castellón, nosotros, modestísimos periodistas rurales, que nos esforzamos día tras día, en la edición de este semanario, buscando a toda hora elevar el nivel cultural de esta comarca, orientando con buena fe y notorio entusiasmo - desprovistos de partidismos de secta y de encubiertas tendencias de egoísmos - pretendemos también condensar aquí; hoy, en esta doble plana, nuestro pensamiento: de un otro ideal, cuyos precedentes no es necesario rebuscarlos entre los empolvados archivos ni remontarnos con la historia en la mano hacia la reconstrucción de los antiguos reinos...
Vista de Villena y el Alcalde D. Antonio Fernández de Palencia
Porque es que en esto de los ideales hay que comenzarlos como las casas de nueva planta, por sus cimientos; no por la ornamentación más o menos impresionista y aparatosa de su aderezo, y menos por el tejado, como alguien pretende. Pues si a bellos ideales fuésemos ¿qué Mayor ideal en este aspecto, que pretender la unidad peninsular representada por la fusión de Portugal con Castilla, Cataluña, Vasconia, etc., que la historia también nos la brinda como precedente y que hasta geográficamente así nos lo indica la rápida contemplación del mapa de la península Ibérica? Más, como todo esto, desgraciadamente es imposible, tanto como esa pretendida unidad regional, esporádica, y quimera irrealizable, nosotros nos contentaríamos muchísimo, que esta agrupación, que, aquí, sobre el papel, ha compuesto el regente impresor llegase a ser una realidad, menos amplia, con menos vuelos, pero también con menos fantasía y más cerca de la realidad.
Vista general de Sax, y su Alcade D. Miguel Pérez Alpañes
La agrupación intensa compacta y bien compenetrada de estos pueblos que forman el Partido Judicial de Villena, puede ser u la realidad, porque estos cinco pueblos con nuestra población, formarían una unidad natural, como lo prueba: la comunidad intereses, costumbres, gustos e inclinaciones, etc., caracteres que fueron; han sido y serán la base de las nacionalidades, tomando como fundamento las agrupaciones prácticas de las comarcas incubadas en el pristino origen de la familia.
Campo de Mirra, y el Alcade D. Manuel Ferrándiz
Estos cinco pueblos con Villena, solos, sin adherencias extrañas de pueblos remotos, cuyas aspiraciones han de ser forzosamente distintas a las nuestras, son los que debieran formar el distrito electoral para la representación en Cortes y para la representación provincial. Unirnos a otros pueblos de sectores ajenos a nuestros ideales e intereses, es una aberración, que cuadraría bien en los tiempos vergonzosos de Romero Robledo y del caciquismo asaz, brutal y antiprogresivo de tiempos que debemos suponer se habrán desterrado de las costumbres políticas.
Una vista de Benejama, Su Alcalde D. Manuel Puig
Por ello, con toda el entusiasmo la rebeldía de nuestra juventud, lanzamos hoy un ¡VIVA EL PARTIDO JUDICIAL DE VILLENA! Y así juntos, unidos y compenetrados. en la defensa de vuestros intereses y de vuestros problemas, os abraza con toda la efusión y todo el entusiasmo de su alma, vuestra PATRIA CHICA.
Vista general de Biar con su Alcalde D. Ramón Hernández
Extraído de la Revista Patria Chica de 1930

1979 DOS "ENTRADAS" DE PRIMERA FILA

DOS "ENTRADAS" DE PRIMERA FILA
Por… José Serrano Martínez
El hombre, ya se sabe..., y la mujer, pues eso... Cuando estos dos elementos se combinan, ¡no veas!
Así de «claro» explicaba la lección de química orgánica aquella mañana Aristóteles a su discípulo Alejandro, llamado el Magno por su afición al coñac.
Era un día de la Historia de Grecia como otro cualquiera, nada especial. Profesor y discípulo paseaban por el idílico jardín rociándolo de frescas, floridas, filosóficas y fructíferas frases, porque rociar, lo que se dice rociar, ya lo hacía para entretenerse Filipo de Macedonia, padre de Alejandro, actualmente Rey de Grecia y antes asentador de frutas.
Filipo deja la regadera junto al plinto de una de las muchas columnas de su clásico palacio y exclama: ¡ya está bien por hoy! con este me he regado siete rosales y medio... ahora, ¡me pinto! (Ustedes creerán que se «planta», pues no, quiere decir que se sienta, en el plinto, claro)
Mientras descansa se seca, a mano, el agua de sus ilustres manos y el sudor, a mano también, de su regia frente.
La pareja de estudiosos se acerca al Rey que está en su labor de prelavado y secado y antes de que llegue a centrifugar le dice su hijo:
—Padre, Aristóteles ha compuesto un himno
A Aristóteles: —¡Maestro, cuando quieras! a los derechos humanos. Te lo ha dedicado. Escucha y admira.
Aristóteles dirige la mirada hacia el Monte Olimpo, que este año está el 16,5 por ciento más cito (por la inflación) y lentamente, muy lentamente recita...
Coco-Gua-Gua, Coco-Gua-Gua, Coco-CocoGuá...
Filipo y el Monte Olimpo se quedan admirado y de piedra, Por este mismo orden. El primero, cuando por fin se recobra le dice: —¡Hele pico de oro! ¿Con esa parla te presentarás a sonador, verdad?
Aristóteles lo mira y contesta: —No. Filipo insistiendo: —¿No? Aristóteles rotundo: ¡N000000!
Y sin más aviso continúan ambos su paseo jardinero.
Filipo, pensativamente entristecido habla solo: —¡Qué político pierde el mundo, con la falta que hacen! Apenas tenemos 485547 y digo apenas sin contar Atenas que tiene 777776. ¡Huyy!, por un Peloponeso no es capicúa. Daré orden de que pongan uno más, así quedará más bonito.
Y en estos pensamientos estaba cuando de repente ¿quién creen ustedes que hace su «entrada» por la izquierda? ¿La Constitución? No, entra Diana, una vestal que quita el hipo, es la amiga de Filipo. A un cuerpo de distancia le sigue un galgo. Entre ellos (el galgo no interviene) se entabla este diálogo con música de Fofó:
¡Hola, rey Filipo!
¡Hola, miss Tingé! —¿Regaste ya el jardín?
¡El jardín ya lo regué!
¡Entraba a te-pedir!
¡¡A me —pedirme, ya lo sé!!
Con la insinuación se crea mal ambiente y cesan en sus cánticos los cantores.
Tus «entradas» me preocupan, Diana».
Ni que fueras de la Junta Central, cariño, le contesta ella dándole un pellizquito en la mejilla izquierda. Filipo, ya lo habrán adivinado, no tiene necesidad de levantarse para ir a la Diana, se acuesta con ella. De vez en cuando ésta le pasa la factura y hoy es día de cobro.
Pues como te decía Filipo, he venido a pedirte unas cosillas. Siempre he deseado tener algunas tierras para ir a cazar.
Filipo un poco «mosca»: —Dime lo que quieres, 'Diana.
—Poco quiero.
Pide pues.
Empieza a pedir: —Para hacer aperitivo me contento con Cascante y con Corinto.
Filipo de mala gana: —¡Tuyos son!
Diana animándose: —Para después quiero... Pinchellos, el Salse, Samotracia, Usaldón y las Casas de Asia Menor.
Filipo enfadado: --¡¡Asiaaaa!!
Diana con genio: —¿Qué maneras..? Filipo: —¡Para, hija, para!
Diana encogiéndose de hombros: —¡Ya que me pongo! Y se pone como ella sabe. Se le arrima mimosa y le entona-susurra muy cerca de la nariz:
¡Ay Filipo de mi vida... solamente en ti pensaba noche u día...
Filipo que, como todo hombre, es un ser sufriente se rinde y otorga: —Bueno, bueno, ¡vale!
Diana que, como casi todas las mujeres, es un ser pidiente continúa: —Y para postre quiero... quiero... ¡Macedonia!
Filipo le da una patada al galgo para desahogar su nuevo enfado y le grita (a Diana): —¿No te da igual un flan? Macedonia se la he prometido a mi hijo Alejandro.
Ella: —Alejandro ya tiene la sardina. Él: —No te marees que no te la doy. Ella: —¿Me la das?
Él: —Ya te he dicho que...
En este momento se oyen muchos disparos casi al unísono y luego más... y más... Filipo aprovecha esta oportunidad para cambiar de tema. Coge a Diana por el brazo y casi a la fuerza la saca a la calle mientras le va diciendo
—Vamos deprisa que ya está entrando la Virgen en Santiago y se nos va a hacer tarde.
He llegado a saber que por los años del pasado, había una ciudad entre las ciudades don¬de reinaba un poderoso Señor, Califa de los Creyentes y Rey del tiempo.
Harum-Al-Haschis, Jesús, era su egregio nombra y Billenadad el de la ciudad.
Billenadad y Bagdad eran los dos espejos en que se miraba el mundo en uno y otro confín.
De momento nos ocuparemos del espejo de acá porque Alah designó a Billenadad capital del Califato. Lo fue por largos años.
Como ciudad era bella, muy hermosa, digo era porque ahora es otra cosa... Sus palacios suntuosos con sus tapices sedosos. Fuentes de agua chorreante y refrescante rico tesoro sin cloro. Jardines de ensueño sin dueño, limoneros lisonjeros; naranjeros extranjeros de fanta y cocacoleros. Lectores Coránicos, orfebres, cerámicos. Cortesanos muy mundanos muy corteses y muy «sanos». Harenes... como unos cien, muchos baños perfumados. Funcionarios enchufados (hoy también). Astrólogos, curanderos, servidores, comerciantes, artesanos y tratantes, bufones y hasta peatones...
Supongo que el lector suficientemente perspicaz y a la vista de todas estas magnificencias, habrá identificado a la Billenadad de antes con
nuestra Villena de hoy, sólo que sin las magnificencias, sin el identificado y sin el hoy.
En Billenadad había entre otros muchos, un gran mercado propiedad de un comerciante de mal nombre «El Zoco», muy pillo él, que con habilidad mucha y escrúpulos pocos apiló gran cantidad de dinero, tanto que, podemos decir que era «pillonario».
Lo de «El Zoco», le venía de tiempo atrás. Como techo a sus vanidosas ambiciones pensó meterse en política y así lo hizo. En sus campañas electorales decía con frecuencia: —¡Eso lo hago yo con la mano izquierda! Y una vez en el poder así le salió todo.
Aprovechamos esta oportunidad para aconsejar desde aquí a los políticos que usen las dos manos, incluso la derecha.
Como dato, aclaramos que el mercado estaba entre la Mezquita Aljhama y el Kaff-eh-the (local público donde se servía té moruno). Para situarlo hoy diríamos, entre Santa María y el Tío Pere el cafetero. Realmente no ha habido un cambio notable.
En aquella zona de la ciudad había muchos palacios. Estamos en el mejor de ellos, en el dormitorio. En la cama está el Sultán. Es de noche, las diez, en la cama estés.
La escena está preparada, en esto hace su «Entrada» la muy bella Schehrezada, ojimorena y velada (que lleva velo). Saluda tímidamente al Sultán:
--¡Buenas noches, Gran Señor! —Pasa, pasa, Schehrezada. —Pues... muchas gracias. —De nada.
—¡Tarde llegas!
—Ya lo sé.
—¿Con qué cuento, por favor, tú me vienes esta noche?
—No es un cuento, mi Señor, la culpa la tiene el coche; una hora entera de espera me he «tirao» en la corredera. La calle está que da asco se ha producido un atasco como aquel tuyo en Damasco.
—Ya me acuerdo... Trae ese vino y acércate aquí a mi vera y cuéntame un cuento chino, persa, u otro cualquiera. Tienes imaginación por eso me has embrujado, cuenta la Constitución, las Cortes, lo del Senado, los Partidos... lo que quieras.
—Eso es mucho bien amado, es mucho, Señor, de veras. ¡No me hagas cruel mi destino! Yo sólo sé de Aladino, del Barbero, de Simbad, de Alí Babá y los cuarenta... Si molesto perdonad, lo he dicho sin darme cuenta. ¡No me pidáis más que sé. ¡No me saquéis de mi quicio! ¡No me ricéis este ricio! ¡No me ne lé... no me lé!
El Sultán: —Pues claro que te lé. Te le-re-lé cuando la gana me dé. ¿Olvidas quién soy? Schehrezada baja los ojos sumisa: —Eres mi Dueño, mi Amo, mi Señor.
(Estas respuestas femeninas tan exquisitas sólo se dan en los cuentos).
El Sultán: —¡Pues hale, a contar que es lo tuyo!
Schehrezada Hernández empieza a narrar:
—Erase una vez una Laguna en cuyas aguas vivía plácidamente una Monstrua. Muy cerca, en un bosquecillo de Álamos asomaba un castillo de puntiagudas torres con estrechas y largas ventanas que como pupilas de gato miraban vigilantes y misteriosas. Este inquietante castillo estaba habitado por una Genia. La Monstrua de las aguas y la Genia del castillo vivían en amor y compaña.
Con frecuencia se reunían en la arena de la orilla de la Laguna a tomar el sol y ponerse morenas, que eso favorece mucho.
Y así días y años. Como no pagaban alquiler ni sueldos, ni siquiera la Seguridad Social, los meses se les hacían larguííísimos...
Un día vieron venir a una comitiva de esclavas vestidas a la usanza china portando unos grandes cestos llenos de finas sedas, luminosas joyas, doradas naranjas.
Al frente de ellas iba una majestuosa mujer, dueña de las esclavas, que al llegar frente a la Genia y a la Monstrua les dijo: —Soy la esposa del Emperador de la China, por lo tanto soy una Mandarina y os traigo unos ricos presentes de mi lejano país. Y al tiempo que lo decía, las esclavas lo ponían todo ante ellas.
La Monstrua y la Genia saltaron de alegría y alborozo al sentirse propietarias de tanta riqueza (a nadie que le pase).
Una de las esclavas se había ido acercando disimuladamente y de pronto... El Sultán sorprendido mira a Schehrezada que se ha quedado silenciosa y le apremia: —¿Por qué te detienes? ¡Sigue!
No puedo, dice ella, he terminado mi jornada laboral.
Pero... ¿me vas a dejar otra vez a medias como todas las noches? Esto ya me lo has hecho mil veces.
—Mil y una con esta, Señor.
El Sultán con diplomacia: —¿Y no me puedes hacer una hora extraordinaria, por lo que valga?
—Me lo tiene prohibido el Sindicato, contesta Schehrezada displicente mientras se retoca el pelo. Y ante la sorpresa del Sultán se levanta de la cama y sale del lujoso recinto muy garbosa. Al llegar a la puerta se medio vuelve y le dice con guasa: —¡Hasta la vista, guapo!
El Sultán, rojo de ira, le bramó un detonante taco:
intencionadamente lo dejamos sin traducir del árabe porque este taco clasificado «S» podía herir la cada día más deteriorada sensibilidad de nuestros pacientes lectores.
F I N
Extraído de la Revista Villena de 1979

2013 CUADRO DEL CASTILLO DE VILLENA

Cuadro del Castillo de Villena obra de Inma Baenas, residente fuera de nuestra ciudad, pero con familiares naturales de Villena. Gracias Inma.

Foto cedida por… Anna Baenas Lillo

1976 IMPUESTO MUNICIPAL VEHÍCULOS

Impuesto Municipal sobre circulación de vehículos
Año 1976 - 300 pesetas
 Cedido por... Pedro Conca Ferrándiz

1947 ASILO DE ANCIANOS Y PALACIO MERGELINA

Durante los años en los que fue alcalde D. José Rocher Tallada (1947-1953) se restauró la fachada de la Iglesia del Asilo, quedando como la conocemos en la actualidad.
Años 40
En la actualidad...
1991
Años 60...

1980 - 2012 CENTRO PASTORAL SAN AGUSTÍN

1980/85 Fotos... Juan Navarro
2012 Foto... Juan Pérez Lillo
1980/85
Escoge una foto antigua aquí en Villena Cuéntame..., la imprimes, y te vas al lugar exacto donde se hizo la foto hace un montón de años... y zás... ya tienes un "COMO HEMOS CAMBIADO" si la envías a villenacuentame@gmail.com te llevas un DVD de Villena Cuéntame de regalo.

1994 EQUIPO FÚTBOL SALA “LOS RUFO’S”

Partido en la pista de los Salesianos en 1994 Liga de Fútbol Sala, en estos años había mucho nivel por la cantidad de futbolistas que habían sido en su juventud profesionales en importantes categorías.
El niño... Pablo Rodríguez, Paco Rubio, Paco, Paquito “Ferri”,Toni Serrano (portero), Manolo Hernández, Toni Amorós,
Dani Rodríguez, Wilson, Paquito “Gestycon”, Pedro Rodríguez y Sertien.

Foto cedida por… Paco Martínez González

1980 MADRINA INFANTIL COMPARSA MOROS VIEJOS BLANCA NAVARRO GIL

Blanca Navarro Gil, madrina infantil de los Moros Viejos en el año 1980, de la familia de "Los Titos", al morir su abuelo... primer cabo de la comparsa el 7 octubre 1978 de un infarto con 53 años en la Iglesia del Santuario de Las Virtudes mientras escuchaba la misa, en su honor nombraron a su nieta Blanca para ser Madrina de los Moros Viejos.
BLANCA NAVARRO GIL
MADRINA INFANTIL MOROS VIEJOS 1980
Foto cedida por... Blanca Navarro Gil

1988 SI QUIERES LA PAZ NO PREPARES LA GUERRA

SI QUIERES LA PAZ NO PREPARES LA GUERRA
¿Qué PASA CON EL SERVICIO MILITAR?
 Ha demostrado que no sirve porque:
- Condena a la juventud durante los mejores años de su vida a perder la libertad.
- Hace que los jóvenes se preparen para la guerra y se eduquen en valores que todos detestamos: violencia, pasividad, irresponsabilidad…
- Está permitiendo que, como media, fallezca un joven cada tres días haciendo la "mili".
- Mantiene un ejército que nos cuesta más de TRES MIL MILLONES DE PESETAS cada día y que no nos aporta nada.
- Mantiene un sistema social injusto que permite que aumente el paro, las desigualdades y el hambre en el mundo al tiempo que se despilfarran millones en armamento. ¡Y destruye nuestro medio ambiente!
POR TODO ELLO NOS NEGAMOS A COLABORAR CON EL EJÉRCITO, TE PEDIMOS QUE NOS APOYES Y PEDIMOS A LOS JÓVENES QUE SE NIEGUEN A IR A LA MILI Y HAGAN:
OBJECCIÓN DE CONCIENCIA
Asamblea de Objetores de Conciencia de Villena
Documento cedido por… Javier Gosálbez

1951 LA OBRA DEFINITIVA "CHAPÍ"

LA OBRA DEFINITIVA
Por… Manuel Menéndez
Capítulo VII del magnífico trabajo inédito «Ruperto Chapí, el más grande de nuestros músicos del siglo XIX», que lamentamos no poder publicar en toda su integridad por su gran extensión.
Al desaparecer Chapí echaron de menos algunos «su obra definitiva», la que diera por completo la medida de su genio. «Pudo ser «Margarita la Tornera»—díjose– sin las limitaciones que el libreto impuso al músico». Pudo serlo, en efecto; sólo el segundo acto, y precisamente por buscar mayor teatralidad, decae ligeramente. Pero la obra definitiva de Chapí ¿no estaba escrita con anterioridad? Acaso sí. Acaso fuese esa «Circe» hoy por completo ignorada, que en 1902 no quiso el gran público molestarse en conocer y en la que Chapí había pensado desde su juventud, pues trató ya del asunto con el poeta Ayala, admirador como él de Calderón, y ambos estudiaron las alteraciones que habría que introducir en el argumento de «El mayor encanto, amor» para utilizarlo en un drama lírico. Abandonado el proyecto, como años después el de «Margarita la Tornera», por necesidades del momento, Chapí no lo olvidó nunca y lo resucitó al conocer la iniciativa de Berrialúa, acudiendo para darle forma a Ramos Carrión, con quienes tantos éxitos había obtenido, y con quien, al planear la obra, recordó y tomó en cuenta observaciones del autor de «El tanto por ciento». Luego, para componer la partitura, realizó estudios que le permitieron escribir, en uno de sus alardes de instrumentista, unas lindísimas danzas exclusivamente para los instrumentos usados en la antigua Grecia: flautas, sistros, crótalos, el triángulo, la pandereta, dándolas picante originalidad...
Ramos Carrión, al trazar el poema, siguió la línea de sencillez del libro X de «La Odisea», inspirador, aceptando el desenlace trágico que dió Calderón al episodio de Homero, pero eliminando los diversos incidentes que complican la acción en «El mayor encanto, amor» para concentrar todo el interés en las figuras de Circe y Ulises, hábilmente presentadas, en un ambiente lleno de poesía. Que aprovechó Chapí para componer una partitura cuyo principal carácter, además de la inspiración y la originalidad, es la claridad con que dentro de una rigurosa unidad va desarrollando ideas musicales sujetándose a la palabra, sin fermatas ni calderones, y reflejando la acción y el conflicto espiritual de sus personajes con auxilio de algunos motivos-guías bien concebidos a través de una rica instrumentación.
Comienza sin obertura ni preludio en la caverna de Circe, en la isla de Ea; en medio de una vibrante serie de acordes sobre el tema del encantamiento, óyese un coro de acentos doloridos. Son los hombres convertidos en piedras y fieras por la maga que lloran su miserable estado. Circe baja entre las peñas recreándose con los dolores que ha producido. El tema característico de su poder y su crueldad se desarrolla brillantemente en la orquesta, cuando, de pronto, resuena un caracol marino, anuncio de la presencia de la nave de los guerreros griegos que retornan de Troya, y a invocaciones de Circe desátase una formidable tempestad para hacerla estrellarse en sus playas.
Luego el tumulto orquestal se calma y el oído descansa en una bellísima página de inefable dulzura: un cántico a voces solas de las sirenas que, obedeciendo las órdenes de la maga, atraen a los náufragos. Un grupo de griegos, con Arsidas al frente, penetra en la caverna; su sorpresa es grande al salirles al encuentro la hermosísima Circe, quien les ofrece de beber el mágico filtro con que les convierte en fieras entre un vigoroso crescendo sobre el tema primitivo.
Sólo Arsidas, que aun no bebió, se salva; huye llamando a Ulises, a cuya entrada en la cueva, que ha quedado desierta, desarrolla Chapí un hermoso pensamiento musical, mezcla de marcha triunfal y delicada plegaria, solicitando el amparo celeste frente a los prodigios de la magia. Juno, en inspiradas frases de apagado acento, brinda al héroe su protección y le ofrece el triunfo si resiste a los encantos amorosos; casi en seguida reaparece Circe y entonces, terminada la exposición, la orquesta inicia el tema principal de la obra, el de la seducción, cuando Circe, en un recitativo, ofrece a Ulises el filtro mágico.
Teatro Circo Price
Ulises, sugestionado por la belleza de Circe, tiene valor, no obstante, para luchar con ella siguiendo las indicaciones de Juno; con su espada rompe el encanto, y devuelve a las víctimas de la maga su forma humana. Un himno de amor llena entonces los ámbitos, la gruta se convierte en un encantador palacio. Flores y hojas caen sobre Ulises en deliciosa lluvia. El héroe siente flaquear sus fuerzas, cuando Circe, rendida, por vez primera enamorada, perdido su poder mágico, implora de él una mirada de amor...
Llenan el acto segundo los esfuerzos de Ulises luchando consigo mismo para resistir la seducción de la hermosísima Circe y los de ésta para rendirle, rodeándole en su palacio de toda clase de atenciones, comodidades y halagos. Las ninfas esparcen a su paso flores; las cantoras de Circe entónenle una preciosa canción. Él no tiene fuerzas para marcharse de la isla como sus compañeros le piden, pero no se entrega tampoco a la hermosa, y el músico expresa los sentimientos de entrambos en bellísimas páginas, rebosantes de pasión.
Procurando siempre adivinar los deseos del héroe, para halagar sus instintos belicosos, organiza Circe una cacería. Arsidas y sus griegos, por otra parte, lamentan la cautividad amorosa en que se encuentra Ulises y pretenden, con músicas guerreras, hacerle recordar su vida anterior, de que parece olvidado —y Chapí puso aquí un vigoroso raconto de bajo, «Por el placer envilecido..., que Mardones interpretaba admirablemente. -Y llegamos a la escena capital de la obra, en una floresta, resonando los ecos de la cacería.
Ulises y Circe aparecen. Fatigado el griego, reposa a la sombra de un árbol, en el regazo de ella; Circe dice entonces un delicadísimo recitativo en tanto que los violines desarrollan pianissimo un tema nuevo y capital, el del amor de Circe, cuyes embriagadoras notas vibrarán en todo el resto del drama. Variación de este motivo constituye el originalísimo bailable que sólo acompañan instrumentos arcaicos antes mencionado. Interrumpe bruscamente el idílico sueño guerrero clamor: Arsidas intenta recobrar al héroe. A la vez que los ásperos gritos de guerra de los griegos, resuena blandamente un voluptuoso canto de amor. Ulises vacila: los temas bélicos persisten... Pero entonces surge vibrante, magnífico, el tema de la seducción, entonado esta vez por Circe con la orquesta entera:
«Aquella magia que yo perdí
al entregarte todo mi ser,
más vigorosa renace en mí
para hechizarte con su poder...»
y el héroe, incapaz de resistir ya, cae en brazos de ella... Los gritos guerreros se apagan; vuelve el tema del amor a apoderarse de la orquesta; delicioso himno vibra en plácida calma; y en medio de un ambiente de hechizo y poesía, cae el telón cuando aun no se han extinguido los ecos amorosos que señalan el triunfo de Circe...
Una bacanal de original tema da comienzo al tercer acto, en el palacio de la maga, Ulises queda dormido; los griegos y Arsidas, como último recurso para arrancarle del poder de Circe, colocan a su lado las armas de Aquiles, confiando en la reacción que su vista ha de producir en el héroe. Este sueña: «Contigo he de beber el vino embriagador...» pero al despertar, la sombra misma de Aquiles se le aparece, exhórtale a que retorne a sus deberes, a su vida de guerrero. Ulises lucha una vez más consigo; notas vibrantes expresan sus angustiosas vacilaciones, su fatal pasión; el tema de la bacanal se esboza en la orquesta; le siguen el del amor y luego el de la .seducción; pero su armonía se rompe, y Ulises, lanzando un último y desesperado lamento «¡Adiós, mi Circe, para siempre adiós!», huye del palacio.
La catástrofe se aproxima. Circe quiere despertar a Ulises con sus besos; sorpréndese de su ausencia. Un triste presentimiento, caracterizado por un alarido del metal, invade su alma; el caracol marino suena tres veces, igual que en el primer acto; ¡la nave de los griegos se ha hecho a la mar! La orquesta vibra enérgicamente. Circe lanza un grito desesperado y corre a las escarpadas rocas, orilla del mar, donde la acción se desenlaza.
En vano invoca Circe a las tempestades, como al principio, para que descarguen sobre los fugitivos: ¡perdió su magia, su poder! Al arrebato primero de cólera sucede la melancolía, expresada con una dulcísima evocación de todos los temas amorosos de la obra; mas pasa en breve esa resignación, evoca la maga a Plutón, que al fin la atiende, reaparece el poderoso tema del encantamiento con toda su pujanza, se abre un volcán a los pies de Circe y en él se precipita la maga sonando un «fortissimo» arrebatador...
Así concluye la ópera, acogida con delirantes aplausos —soy testigo— en la noche de su estreno y que en casi medio siglo no se ha vuelto a ejecutar. Posiblemente, como he apuntado, es la más completa y acabada obra del glorioso autor. ¿Resurgirá algún día? Nadie puede predecirlo. Pero sí se puede afirmar que mientras obras como «Circe»; permanezcan ignoradas, no existirá la ópera española por mucho que se hable de ella. Ni volveremos a tener músicos mientras no nazca otro Ruperto Chapí.
Extraído de la Revista Villena de 1951

1957 LA CAJA DE AHORROS DEL SURESTE DE ESPAÑA ESTRENA NUEVA CASA EN VILLENA

La Caja de Ahorros del Sureste de España estrena nueva casa en Villena.
Por una feliz coincidencia, los villenenses van a gozar estos días de fiesta sin par de un acto más en su atractivo programa: la inauguración de la nueva sede social que la Caja de Ahorros del Sureste de España ha erigido en Villena.
No vamos a descubrir aquí, donde tanto se la conoce y ama, a esta benemérita Institución. Cuando los hombres de Villena, la muy ilustre ciudad, han depositado su fe en esta fecunda matrona que es la Caja, sobran todas las glosas. Con la fe traen el producto de su trabajo, las economías que en todo hogar previsor y cristiano producen quienes saben lo que cuesta ganar el pan y la tranquilidad cara al mañana. Y porque saben que el dinero mal guardado, avariciosamente oculto, resulta estéril para ellos y para la sociedad, se inclinan gozosamente —honrándose con ello y honrando a la Caja con su confianza — por depositarlo en las puras arcas del Ahorro español, donde juega un papel benefactor para la Patria.
No es por simple inercia por lo que los ahorradores del Sureste español acuden a las ciento y pico de Oficinas que la Institución tiene establecidas en las provincias de Alicante, Murcia y Albacete. Sus preferencias tienen plurales justificaciones: la nunca desmentida promesa de los rectores de la Caja de laborar siempre por el robustecimiento material y espiritual de tan hermosa región; la constante inquietud creadora, con olvido de las comodidades que podrían permitir una vida sin complicaciones de organización, ya a tan alta y bien ganada altura; el sólido prestigio de esta Institución, colocada en el décimo lugar entre las de la nación; el desarrollo de sus frecuentes planes, que se suceden con dinámica proyección unos tras otros, sin desmayos, sin descanso, respondiendo al interés general...
Todo esto confirma en su predilección a esos centenares de miles de ahorradores, que sumarán muy pronto, quizás este mismo año, un millar de millones en el saldo de ahorro que la Caja administra.
Como todos saben, los beneficios de estas cuentas de ahorro revierten a los propios impositores de una manera muy directa. ¿Quién no se beneficia de la construcción de viviendas protegidas, del apoyo a la agricultura, de la importante acción cultural, de la ingente ayuda a instituciones de orden religioso o recreativo, de la larga serie de préstamos de todo orden que normativamente concede la Caja de Ahorros del Sureste de España?
Sabe el agricultor que sus terrenos producirán más, con menos esfuerzo, si acude a la Caja y se acoge a ella. Gozará de la prestación de excelentes semillas, de fertilizantes, de tractores...
Sabe el estudiante que su pobreza será un honor, y que sobre este honor gravitará el préstamo que la Caja le hará a largo plazo para que no se malogre una inteligencia...
Sabe el industrial honrado que sus iniciativas no serán olvidadas y que sobre su experiencia podrán fructificar los fondos que la Caja le preste para el mayor desarrollo de su negocio.
Sabe el obrero que podrá alcanzar el premio de su independencia logrando para sí la pequeña industria que ofrezca después a sus hijos, si hace valer su inteligencia y laboriosidad a los hombres que administran el Ahorro.
¡Cuánto bienestar extendido, cuántas lágrimas enjugadas, cuántas vidas jóvenes amparadas y dirigidas hacia un porvenir risueño por esta Institución viva, cuyos latidos marcan el compás de un pueblo que- lucha noblemente por mejorar sus condiciones, por extraer de la tierra los mejores frutos, por dignificar su existencia para mayor gloria de Dios!
La Caja de Ahorros del. Sureste de España no es sólo un nombre, una fría entidad donde el dinero se cuenta, se anota y se guarda. La Caja tiene espíritu, y el espíritu se opone a aceptaría materia si ésta no tiene o no expande un influjo social, espiritual y benéfico en la más amplia proyección.
Por eso en esta inauguración de nuevos locales para la Sucursal en Villena de -nuestra querida Caja de Ahorros del sureste de España, nos hemos de mostrar legítimamente orgullosos de que la protección que a la ciudad dispensa la celestial Patrona Nuestra Señora de las Virtudes, haya asimismo recaído sobre esta representación de la Entidad. Pedimos a la Señora siga prodigando sus celestiales favores sobre la huerta villenense, la creciente ciudad, sus rectores y quienes trabajan por ella para enaltecerla. Y terminamos suplicando su bendición para la nueva casa de esta Institución, que será el hogar de todos los hijos de Villena donde encontrarán calor, cultura y sentido espiritual. —J. G. S
Extraído de la Revista Villena de 1957
..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com