1971 FAMILIA RUESCAS CLEMENT

Carmen Clement con sus hijas María y Pepa.
Pepa Ruescas Clement (envía estas fotos)

1976 CUMPLEAÑOS ENTRE PRIMOS Y AMIGOS

Cumpleaños de Mari Nieves Ruescas con sus primos y amigos.
Foto cedida por... Pepa Ruescas Clement

1974 MARI RUESCAS EN EL MONUMENTO

Mari Ruescas Clement sentada en un escudo del monumento a Chapí.
Foto cedida por... Pepa Ruescas Clement

1974 PEPA RUESCAS EN EL MONUMENTO

Pepa Ruescas Clement en el monumento a Chapí.
Con el traje azul de las Carmelitas.
Foto cedida por... Pepa Ruescas Clement

1985 "PEÑA EL PUPITRE"... A LOS TOROS

La Peña el Pupitre de camino a los toros un día 7
Foto cedida por... Comparsa de Estudiantes (año sin confirmar)

1956 PLAZA DE TOROS - TRES BIENVENIDA

Única vez que actuaron los tres hermanos Bienvenida en Villena. En la entrada que se muestra está la imagen de los tres. La ganadería fue Herederos de Flores Albarrán (Andujar) y el cartel lo completó la rejoneadora Paquita Rocamora. Los tres hermanos: José Mejías Bienvenida, Antonio Mejías Bienvenida y Juan Mejías Bienvenida.
Entrada de la corrida histórica 7 septiembre 1956 Plaza de Toros Villena.
Entrada cedida por... Angelín (Club Atletismo)
Información detallada de... José Luis Barrachina

1969 LA COMPARSA DE CRISTIANOS

LA COMPARSA DE CRISTIANOS  Por Alfredo Rojas
El Alférez de la Comparsa de Cristianos en 1911, con la nueva bandera inaugurada aquel año. (Foto Archivo)
Es evidente que la comparsa de Cristianos constituye la más representativa e importante agrupación de cuantas intervienen en nuestras fiestas de septiembre. Es el prototipo de los motives que justifican la celebración anual de nuestra más famosa efemérides local; ostenta, con los Moros Viejos, el título de comparsa más antigua; ocupa siempre el lugar de honor, junto a la Virgen de las Virtudes, en los actos [esteros en que interviene la imagen de nuestra Patrona; posee la natural jefatura del bando a que da nombre y, por tanto, tiene el principal papel en guerrillas y embajadas. Por último, sus componentes siempre resultan gallardamente victoriosos en el fraternal pugilato que sostienen anualmente con las huestes contrarias.
Si aceptamos como válidos los argumentos que un simple análisis subjetivo nos proporcionaría como justificación de la causa y pervivencia de nuestras fiestas, podría llegarse a la racional conclusión de que la comparsa de Cristianos sería la más nutrida; y de que a su lado todas las demás quedarían pálidas, reducidas al cometido de gravitar alrededor de la más representativa de ellas. Inútil es decir que no es así. Esto lleva al planteamiento de que las fiestas de Moros y Cristianos poseen muchas más facetas de las que supondría un ortodoxo enjuiciamiento. No es desdeñable el estudio que intentara desentrañar cuántos y diversos aspectos intervienen en ellas e influyen en los individuos que nutren las comparsas. Pero sería tarea nada fácil, compleja y tal vez poco agradable en alguna ocasión; y, finalmente, alejada del propósito que nos mueve hoy a trazar estas líneas, que no es otro que romper una lanza —el símil viene solo a la punta de la pluma— por la comparsa de Cristianos.
Hablar de los Cristianos de otrora, como casi de todas las antiguas comparsas de nuestras fiestas, supone apoyarse exclusivamente en testimonios orales. La carencia de datos escritos es uno de los principales motivos que nos ha llevado, precisamente, a intentar reunir los que quedan para evitar su definitiva pérdida. Las dificultades halladas, numerosas en Otras comparsas sobre las cuales hemos escrito anteriormente en estas páginas, se han acrecentado con los Cristianos, y es muy poco lo que podemos ofrecer sobre ellos. De la fundación de la comparsa, de su intervención en las fiestas del pasado siglo, incluso en las correspondientes a las primeras decenas del actual, apenas nada se sabe. Los más antiguos eran niños en 1900. Uno de ellos, Francisco Flor Camarasa, «Posete», con 75 años en la actualidad, y que empezó a desfilar como Cristiano en 1905, nos cita los nombres de los que entonces figuraban como elementos más representativos de la comparsa: José Hernández, «el Ruso», presidente; «el Rojo Crespo», embajador y cabo; Perico Centeno, Gaspar «Candileja», José Ferriz, Blas «Catarrillo». Me cuenta que pagaban una cuota de cinco o seis pesetas anuales, las cuales daban derecho a recibir la pólvora y una vela, con la que acudían a la procesión, [orinados en dos filas, en vez de hacerlo con la marcial formación que hoy se acostumbra.
La banda de música costaba entonces unas quinientas pesetas. Consignemos que en el presente año, el presupuesto total destinado a la comparsa de Cristianos, va a ascender a setenta mil. El traje, que ha sido mantenido hasta los años cincuenta sin más variaciones que la sustitución de algunos materiales por otros de más actualidad, constaba de una chaqueta color «marrón» con cintas y cordones, sobre la cual se colocaba una especie de puntilla, a modo de un gran cuello; una capa larga de igual color; pantalón de un rojo oscuro, sombrero gris con pluma y lazos azules, zapatilla rojo oscuro con media azul y los aditamentos de un pico, una pala o una destral —la «estral» o «astral» del lenguaje típico villenense— y la mochila, sobre la cual, como es costumbre igualmente en otras comparsas locales, se llevaba en ocasiones la capa, cuidadosamente recogida y sujeta.
Hemos encontrado datos sobre la marcha de la comparsa durante el año 1924. El secretario y gallardo cabo de escuadra, a la vez, Blas Estevan, «Escucha», dejó reflejados cuidadosamente nombres y cifras. Es entonces embajador Francisco Hernández Lillo, el cual proferiría las rituales bravatas hasta el año 1933. Antes, desde 1917, lo ha sido Antonio Tomás Conca, que hasta hace muy poco ha desempeñado importantes cometidos en la comparsa de Moros Nuevos. En la relación de Cristianos de 1923 se advierte la condición de hombres del campo en casi todos los componentes, pues se nutre la lista con apellidos y nombres inconfundibles. Paquico «el Puntalero»; Pedro Serrano, «Culebro»; Martín «Cebolla»; José «el Perero»; «Rojo el Marqués»; Balando «el Herrero»; Antonio, «el de la Casa el Pino». Hace cuarenta y cinco años, la comparsa recibe del Ayuntamiento 493 pesetas, que unidas a las 785 que recaudan, y a un remanente de 150, dan como resultado un efectivo de poco más de 1.400 pesetas. Con ellas hacen las fiestas los Cristianos. La banda de música cuesta entonces 850 pesetas; «cera», una misa en los «alesianos», llevar la farola, y unos pequeños gastos más, bastan para los días de fiesta. El saldo «pa igualar» es, todavía, de 150 pesetas. Y con esta parquedad de gastos, ingresos y conceptos, para detallar los cuales basta un tercio de la hoja del libro, hacen los Cristianos sus números en las fiestas de 1924.
En 1939 se rehace la comparsa. 62 socios efectivos y 67 protectores le aseguran una vida próspera. El presupuesto registra 6.091 pesetas de entradas y 5.035 de gastos. Otros nombres van modificando la lista de 1939, relación nominal que no se había reproducido desde 1924: Juan y Martín Hernández Hernández, Leopoldo Hernández Tomás, Pedro Juan Gil... Sin embargo, la caja muestra en ocasiones, años después, importantes deudas, que son enjugadas por uno o varios miembros de la comparsa. Lentamente va disminuyendo el número de festeros, que ha llegado a ser hoy de 34 socios efectivos y 36 protectores, cifra que en nuestra ciudad, a causa de los cuantiosos gastos que lleva consigo el hecho de tomar parte en los festejos, resulta exigua de todo punto.
Detalle de una moderna escuadro de Cristianos.
(Foto Flor)
Hoy es presidente Francisco Hernández Hernández, al que auxilian el secretario, José Torró Hernández, y Juan Hernández Hernández como tesorero. Los Cristianos han hecho grandes esfuerzos por vigorizar la comparsa, entre los cuales ha sido uno de los más importantes y ostensibles la modificación del traje. Este consta, hoy, de una túnica negra con cruz y banda plateada; un pantalón de tisú de plata; capa verde, con forro blanco; unas guerreras botas altas, casco circular, con cruz, y la lanza, el pico, o la pequeña hacha como simbólicas armas que esgrimir en las desfiles o en los actos de carácter bélico.
Se puede asistir con cierta indiferencia al debilitamiento o incluso a la desintegración de una u otra comparsa. Algunas hay que nunca han poseído verdadero arraigo en nuestras fiestas y han pasado por ellas, una o varias veces, sin apenas dejar huella de su efímera presencia, como condenadas de antemano a Cumplir un anodino cometido. Otras ya desaparecidas, perviven en el recuerdo de los villenenses con una tenacidad no exenta de melancólica nostalgia: tal es el caso de los Romanos. Pero la de Cristianos es distinta a las demás en este aspecto, pues es la más firme base del sentido de nuestros festejos en cuanto atañe al importante cometido que en ellos desempeñan estas agrupaciones. Es deber de villenenses en general y testeros en particular, apoyar a los Cristianos y remozar con nuevas energías a una comparsa que, en realidad, está sostenida en su armazón por unas pocas familias. La dignidad de nuestras fiestas, y los altos valores en que están sustentadas, así lo demandan.
Extraído de la Revista Villena de 1969

1923 - 1948 BODAS DE PLATA DE LA CORONACIÓN CANÓNICA

1923-1948 BODAS DE PLATA

OFRENDA
A Ti, Virgen de las Virtudes, Reina de Villena, Excelsa Patrona y Celestial Madre nuestra. En el pórtico de tus días conmemorativos; ante el umbral de las Fies­tas grandes con que tu pueblo celebrará la más hermosa inscripción del libro de sus efemérides; cuando ya inunda nuestras calles el olor de la sabina, y la albahaca se ofrece en nuestros huertos, impaciente por perfumar tu paso y tu altar; cuando Villena se cubre de galas extraordinarias y sus vías se adornan con variadísimo ingenio, en anhe­lante espera de tu transito por ellas; cuando una nueva corona a tus sienes y un nuevo trono a tus plantas y un templo que se reabre a tu culto y, sobre todo ello, un pueblo que se entrega y responde de tan total manera a lo que por Tí se le pide, vibrante te espera, nosotros rendimos nuestra labor y te la elevamos como primera ofrenda. Hemos pasado un año con la santa pre­ocupación de este agasajo que te aguarda. ¡Bendito año y bendita labor que nos han hecho a todos estar más cerca de Tí, más hablando de Tí, más continuamente alrededor de Ti!. Por todo lo que te ha dedicado, bendice a tu pueblo, Virgen de Villena. A los que estarnos en el lar querido y hemos tenido la dicha de vivir este apasionado quehacer y, más aún, a los ausentes, donde quiera que estén, porque este año sentirán más el dolor de su ausencia. En última gracia para tu Boletín, Morenica nuestra, haz este número final y extraordinario paloma mensajera que llegue a todos ellos llevándoles, con tu imagen de guía en nuestra portada y la lectura de nuestras páginas, el recuerdo fraternal de la patria chica, recuerdo que sea cual abrazo físico de todos los villenenses ante su Virgen amada.
Cedido por... Elia Estevan.

1952 PRIMER MARQUESADO

1952 APUNTES PARA LA HISTORIA DE VILLENA
PRIMER MARQUESADO - Por Joaquín Candel

Persisten nuestros queridos paisanos en solicitar la reiteración de estas notas histó­ricas. No podemos eludirlo, por sentir, al transcurrir de los años, con más intensidad el amor a nuestra tierra. Su historia, sus recuerdos, sus anécdotas emotivas las percibimos cercanas a nuestro corazón. Su pasado, como una influencia ancestral, misteriosa, sobre nuestro carácter y formación étnica.
El intentarlo torna a sumirnos en una inquietante dubitación. Qué norma o estilo adoptaremos para destacar lo culminante; para conseguir claridad cronológica y rapidez en la narración. No podemos ser originales ni investigadores. Todo está dicho y escrito. Por ello nos proponemos, tan sólo, discriminar, en la compleja e inextricable madeja del devenir histórico, aquellos hilillos más esenciales, que anudándolos, nos marquen los hi­tos del camino a seguir. Copiosos materiales nos facilitan biógrafos, cronistas, historiado­res: Cotarelo, Crame, Zurita, Lafuente y los coetáneos. De ellos, cribaremos los más con­cretos e interesantes elementos para la historia del PRIMER MARQUESADO DE VILLENA.
Recordemos que, en notas anteriores referentes a la dinastía de los Manueles, señaló - bamos que el cronista Pedro López de Ayala decía «é fincó toda la tierra que se decía de Don Juan (Manuel) e ogora se llamo Marquesado» y que el último señor Don Fernando Ma­nuel murió el 1.350.
Fué primer Marqués de Villena el astuto y prócer guerrero Don Alonso de Aragón y de Foix, Conde de Ribagorza y Denia. Era hijo del Infante Don Pedro de Aragón, Conde de Ribagorza y nieto del Rey Don Jaime II. El primero de los Condados lo heredó de su padre; el de Denia, le fué investido por su primo el Rey Don Pedro IV el Ceremonioso, en Aviñón, Corte del Papa Inocencio VI, el día de Pascua del año 1,356.
El señorío de Villena, gobernado por los descendientes del Rey Santo de Castilla, que­da vinculado a un varón de la Corona Aragonesa.
Relatemos qué episodio lo motiva.
El bastardo Conde de Trastamara se rebela en guerra fratricida contra su hermano el Rey de Castilla Don Pedro el Cruel. Figura Don Alonso de Aragón (dicen los cronistas) al frente de una legión de ilustres y aguerridos caballeros aragoneses; los Castro, luna, Bril, Dixar y Jordán de Uríes, con aventureros franceses y bertones, auxiliados por los merce­narios británicos del Príncipe Negro.
Invade Don Enrique las tierras de Castilla con sus legiones por la frontera aragonesa. Penetra en Calahorra. En esta población comienza el Bastardo el reparto de mercedes y títulos. Consternado el Rey Don Pedro, huye de Burgos, abandonando a sus caballeros y procuradores. Les releva da fidelidad y homenaje, respondiendo a sus consultas y reque­rimientos «que fogades lo mejor que pudiérades».
El hijo bastardo de Alfonso XI y de Doña Leonor de Guzmán se corona Rey en el Monasterio de las Huelgas de Burgos. Entre los repartimientos de lugares, villas, castillos y señoríos, asigna a Dan Alonso de Aragón el Primer Marquesado Castellano, dotado con las ricas tierras d' Villena, que fué patrimonio dotal de la esposa del Monarca.
Nuestro primer Marqués era casado con Doña Violente de Arenós. Dice la crónica, y confirma Crame, que su conducta liviana la separó de su esposo. Discrepamos de este úl­timo biógrafo en la fecha de la institución del Marquesado. El reparto de mercedes por Don Enrique en las Cortes de Burgos las referimos al año 1 366 y no al siguiente 1.367 como aquél afirma.
Imaginemos al nuevo señor posesionado de su rico y fronterizo feudo, oteando desde las almenas de nuestro castillo la exigua villa cercada por apretadas murallas; la dulce y dilatada vega del Vinalopó, cruzada por arroyos y acequias con murmullos de ricas aguas espejeantes. Cerraba el horizonte por el Este la frondosidad de tupidos pinares. A Poniente, tras duros herreñales, en la lejanía, la línea gris, suave, transparente, festo­neando los montes de Sax y de Salinas, caminos del Reino de Murcia. Don Alonso habita
las estancias y cuadras de la fortaleza que fué años antes mansión de los Manueles.
Dudoso es precisar la fecha en que el Marqués comenzó la posesión de su señorío con sus dos hijos Infantes Don Alfonso y Don Pedro. Indicamos que en 1.366 se le confiere el título. Al siguiente año, 1 367, acaece un hecho de culminante dramatismo histórico. Amenazaba la terrible lucha entre los hermanos Don Pedro el Cruel y Don Enrique para disputarse corona y Reino; con ella el duelo también entre Francia e Inglaterra. La hueste de Don Enrique componíase de los extranjeros capitaneados por el célebre Beltrán Dugues­clin, de aragoneses mandados por el Marqués de Villena, Conde de Ribagorza y de Denla y otros extranjeros. El 13 de Abril se da la célebre batalla de Nájera que abate el orgullo de las lanzas castellanas con el triunfo de los ingleses. Ilustre y valerosa juventud aragonesa y castellana cae muerta o prisionera. Entre aquéllos figuraba Garcilaso de la Vega, antecesor del conocido poeta y soldado; entre los prisioneros, Don Alonso el Mar­qués de Villena.
Difícil y doloroso fué el rescate de nuestro Marqués guerrero. Solicita la ayuda y magnanimidad de su Rey Don Enrique, el que tuvo que dar a Don Alonso (dice Zurita) cincuenta mil florines para su rescate y otros cuarenta mil para el de Don Pedro su hijo que quedó en rehenes, en poder del Conde de Fox, por sesenta mil.
El episodio lo narra Crame, con la entrega que hace el Marqués de sus dos hijos Don Alfonso y Don Pedro, todavía niños, para conservar la integridad de su apuesta figura. No olvidemos los relatados sucesos originarios de conciertos matrimoniales de sus hijos y de la pérdida del Marquesado.
EL MARQUÉS, PRIMER CONDESTABLE DE CASTILLA. 

Ya reinaba Don Juan I. Es la primavera del año 1.382. El Rey de Portugal Don Fernan­do se preparaba para la guerra. Pretendía también el Trono de Castilla el Conde de Cambridge, después Duque de York, por su mujer Doña Constanza. Penetra Don Juan en Portugal; se apodera de Almeida, destruye su flota, mandada por el Almirante Sánchez de Tovar, a la portuguesa, en Lisboa. Reta Don Juan al Príncipe inglés. Portugueses y cas­tellanos se aprestan a la campaña. Don Juan pone en pie de guerra a Zamora, Ciudad Rodrigo, Badajoz, con cinco mil hombres de armas, muchos lanceros y ballesteros. Antes de entrar en campaña, el Rey Don Juan instituye dos títulos por primera vez establecidos y usados en Castilla: el de Mariscal y el de Condestable. Nombra para el primero a Fernán Álvarez de Toledo y a Pedro Ruiz Sarmiento, y Condestable a Don Alonso de Aragón, Marqués de Villena, Conde de Denla y de Ribagorza. Así, un aragonés, nuestro Marqués, os­tenta el cargo más importante del Estado de Castilla. La Condestablía llevaba anejas la máxima jurisdicción civil y militar del ejército, superior a la de Canciller y Mayordomo Mayor de Palacio. La ceremonia de su nombramiento la describe Solazar de Mendoza en «Dignidades de Castilla»; Lafuente también la relata: Hincado de rodillas delante del Rey, éste le puso un anillo de oro en un dedo de la mano derecha, con otros pormenores. Podía el Condestable, que se hizo la primera dignidad de Castilla, llevar guión, reyes de armas, mazas y estoque. Guardaba las llaves de la Ciudad o villa donde el Rey estuviese; los bandos se proclamaban: «Manda el Rey y el Condestable». Se le asigna al cargo una «quitación» de cuarenta mil maravedís.
CONCIERTOS MATRIMONIALES. DONACIÓN DEL MARQUESADO. 

Los honores y dignidades conferidos al Marqués durante los reinados de Enrique II y Don Juan 1, se trocaron en adversidades en el del Doliente Don Enrique III. Continuaban en rehenes sus hijos por la derrota de Nájera. Don Alfonso, en poder del Príncipe de Gales; Don Pedro, como hemos referido, en el del Conde de Fox.
El soberano fratricida Don Enrique consigna en su testamento, otorgado en Burgos, «29 de Mayo de 1.375», el deseo de casar a sus dos hijas bastardas Doña Leonor y Doña Juana con los hijos del Marqués, Don Alfonso y Don Pedro de Aragón. Convínose cele­brar los matrimonios; el de Don Alfonso dentro de los dos años siguientes de salir de la prisión; el de Don Pedro, el menor, (contaba entonces nueve años) dentro de los cuatro en que fuese rescatado. El Rey de Castilla ofreció en contemplación de estos matrimonios, las setenta mil doblas que se habían de entregar al Príncipe de Gales por el rescate de Don Alonso. Hizo el Marqués pleito homenaje de cumplirlo (dice Zurito) y dio a Don Pedro todo el Marquesado de Villena reservándose el usufructo
Cumple, en parte, la promesa el Marqués. Se celebra el matrimonio de Don Pedro con Doña Juana en el plazo convenido.
En un crepúsculo memorable del año 1.384, desde lontananza, ven Don Alonso y sus hombres iluminarse por una hoguera los adarves del torreón de nuestro Castillo. Los pre­sagios del astrólogo se han cumplido con el nacimiento del hijo varón de Don Pedro: el desventurado y misterioso personaje Don Enrique de Villena.
No ocurrió lo mismo con el de Don Alfonso respecto a Doña Leonor. Pasaron los años y el primogénito del Marqués no cumplió la promesa de su matrimonio, porque éste se excusaba por la deshonesto vida e inhabilidad de Doña Leonor.
Otra tarde de Septiembre vislumbran las gentes del Castillo y los abigarrados vecinos de la villa: judíos conversos de arábiga progenie, catalanes, castellanos viejos, entre nu­bes doradas de polvo y rebrillar de arcos y arneses, la llegada de un triste cortejo, Un escudero conduce aquel caballo que montara el hijo del Marqués, cubierto de negros paños. Tras ellos, el Condestable, pálido, desmedrado, abatido por el dolor y la derrota.
En la frontera portuguesa ha perdido la vida Don Pedro de Aragón el día 14 de Agosto de 1.385. La batalla de Aljubarrota fué desbaratada e fueron muertos y muchos e muy bue­nos señores e caballeras (dice el cronista de Don Juan), citando en primer término a non Pedro de ,dragón. Muere el segundo Marqués de Villena, pero la Casa y estados ya venían sucesor varón en Don Enrique, su hijo.
El primogénito Don Alfonso, ya liberado, a quien su padre le había concedido tam­bién el Condado de Denia, vivía célibe en su estado, separado de aquél y de nuestro Marquesado.
PÉRDIDA DE LA CONDESTABLÍA
La altivez, hosquedad y orgullo de nuestro viejo Marqués la tenían separado de la Corte. Sentía predilección por vivir en su Castillo y señorío, por deambular por nuestros campos. Le inquietaba la rara y enigmática precocidad de su nieto Don Enrique de Villena, que se educaba en la fortaleza bato los experimentos misteriosos conver­so israelita supersticioso y alquimista. Prescindamos de relatar la procelosa vida de Don Enrique, ya que lo hicieron ilustres biógrafos Cotarelo, Crame, etc.). Tan sólo indicaremos los hechos coincidentes con la de su abuelo Don Alonso.
En 1.390, Don Enrique III hereda la Corona de Castilla, u ;o: 11 años. Para acordar la forma de gobierno se reúnen en Madrid el Arzobispo de Toledo Don Pedro Tenorio, los Maestres de Santiago y Calatrava y otros próceres. Faltaban: para adoptar resolución cuatro personajes; uno de ellos era Don Alonso, Marqués de Villena. El cronista Pedro López de Ayala, que asiste a la reunión, da noticias del testamento del Rey Don Juan I. Se rechaza éste y deciden un Consejo de Regencia. Entra los que lo formaban figuraba tam­bién el Marqués. La tenacidad del Arzobispo de Toledo en hacer prevalecer el testamento produce incidentes, disensiones y amenazas de guerra civil.
Constantemente llegan a Villana mensajeros reclamando la presencia del Marqués en la Corte. La Nobleza está dividida. La actitud de Don Alonso es de indiferencia y des­preocupación ante el pleito de la Regencia. En 1.391 entra en nuestra villa el Adelantado Mayor de Murcia Don Alfonso Yáñez Faxardo. Se entrevista con el Marqués. Personal­mente le comunica que el Rey le esperaba en Segovia para conocer su opinión, rogándole como pariente y mandándole como vasallo acudir al Consejo. No se quebrantó, a pesar de ello, la contumacia del Marqués, que decidió continuar en nuestra Villena. Tan constante desobediencia y orgullo enojó grandemente al Rey, quien le separó de la Condestablía y la otorgó al Conde Don Pedro. La reclamaba éste fundándose en que el Rey Don Juan se la había ofrecido en las Cortes de Guadalajara. Estaba dotada, en aquel entonces, con sesenta mil maravedís.
Por fin, en 1.394, ante los constantes llamamientos del Rey Don Enrique III, Don Alonso se separa de su nieto y abandona nuestro Castillo y tierras. Acude a Illescas, en donde le ha citado el Soberano. Más que obediencia y acatamiento al nieto de su protector Don Enrique II, el viejo y maquiavélico Marqués, pensando en su rehabilitación, se hinca de rodillas ante el joven Monarca para exponerle sus quejas y reproches. Patentiza su alti­vez al expresar al Soberano que dicho cargo «entendía era más honrado por le tener él, que non él por tener el oficio.»
El Rey, silencioso, escucha el alegato de Don Alonso. Se había presentado éste en Illescas con cien lanzas. Eran «ricos honres e caballeros de Valencia del señorío del Rey de Aragón». Don Enrique solicita del Marqués a cambio «de le tornar a su oficio de Condesta­ble de facer otras mayores mercedes, partir con él y las cien lanzas hacia Castilla lo Vieja», donde el Duque de Benavente y otros "facían ayuntamientos de compañías». Niega Don Alonso al Rey la ayuda que la pide, excusándose que aquellas lanzas sólo «vinieron con él por le acompañar e Pacer honra para !legar a él». Al final de otras frases, dice el cronista: «E tornóse de allí el Marqués para su tierra».
Discrepan Crame y Lafuente respecto de esa entrevista. Para el último, el Marqués partió con el Rey y las lanzas y éste le devolvió la Condestablía. Disentimos de este histo­riador y suponemos que el indicado suceso se relaciona con el fallo que, al poco tiempo de la entrevista, recayó en el litigio promovido por incumplimiento del matrimonio del primogénito.
PÉRDIDA DEL MARQUESADO. 

Dice Zurita que en Mayo de 1.394, el Rey Don Enrique III de Castilla buscó forma de quitar al Marqués de Villena todos sus estados. Sintetizando la narración del pleito, refe­riremos que Doña Juana, viuda del hijo del Marqués, Don Pedro, a quien su padre cedió el Marquesado, casó con un Infante portugués. Esta dama reclama a Don Alonso el im­porte de las veinte mil doblas de oro que guardaba el avaro Marqués como dote de aqué­lla. Doña Leonor, su hermana, también exige al Marqués por su matrimonio frustrado con Don Alfonso, las treinta mil dadas por la suya. Se sigue ejecución contra el Marquesado. El Marqués se opone, reclamando que aquel estado no se podía quitar a su nieto (Don En­rique) por haberse traspasado en éste el señorío y propiedad, por la donación que hizo a Don Pedro, su hijo. No prevalecieron las razones del viejo Don Alonso. La ejecución siguió ade­lante y el Marquesado se vendió para pagar las dotes de Doña Juana y Doña Leonor y con es­te color se fué el Rey de Castillo apoderando de aquel estado y fué despojado dél el Marqués en su vida, que no le quedara sino los Castillos de Villena y Almansa.
Indica Cotarelo que Don Enrique el Doliente tuvo algo ancha la manga en este procedimiento porque siendo el importe de su reclamación sesenta mil doblas las equiparó o territorios que vallan más de cuatrocientos mil. Y expresa Crame que aquella poderosa Casa capaz de armar y sostener en campaña varias mesnadas se ve de pronto reducida a la pobreza. El centenar de caballerías que ocupaban la cuadra del Castillo, a una de cena de mulas. La tropa de porteros, cocineros, reposteros, menestrales, camareros, mayordomos, pajes, ju­glares, ballesteros, físicos, astrólogos y capellanes, hubo da dispersarse. Sus estados, que además de Villena abarcaban en aquel entonces el Castillo de Garci-Muñoz, la tierra de Alarcón, las villas de Chinchilla, Escalona, Cifuentes y otros lugares, quedaron por segun­da vez incorporados a la Corona Real.
EL EX MARQUÉS DE VILLENA, DUQUE DE GANDÍA.
Sumido en adversidades, melancolías y tristezas, continúa el viejo Don Alonso, con su nieto en nuestro Castillo. D. Enrique abandona su educación castrense. La mitología, la alquimia misteriosa, la astronomía, las ciencias ocultas van forjando el carácter de su atra­biliaria persona. Difícil sería escrutar su raro y fuliginoso proceso educativo entre los te­nebrosos muros de nuestra fortaleza. El cronista Fernán Pérez de Guzmán habla del in­genio prodigioso de aquel joven.
Un día, en 1.399, atraviesa la paterna del Castillo, un mensajero. Viene enviado por el nuevo Rey de Aragón Don Martín de Sicilia, que hereda la Corona de su hermano Don Juan 1. Requiere la presencia en Zaragoza del viejo Don Alonso, de su hijo Don Alfonso, Conde de Denia y de su nieto Don Enrique, a quien el nuevo Monarca sigue considerán­dolo como titular del Marquesado de Villena. El enviado exhibe al ex-Condestable un pergamino en el que se le concede el título de Duque de Gandía. El viejo Marqués se ve honrado por sus regios parientes. Dispone ilusionado la marcha de la comitiva. El 13 de Abril del mismo año se celebra en Zaragoza la suntuosa fiesta de la Coronación. En el cortejo, brillante de esplendor renacentista, figuraba en último lugar el anciano ex Mar­qués, precedido por su hijo el Conde de Denia, Don Alfonso. Llevaba éste un cojín de púr­pura. Sobre él un chapeo o «barretilla» de terciopelo carmesí recamado de perlas y piedras pre­ciosas, insignia de la dignidad que se le otorgaba. Tras él, su nieto Don Enrique, jinete en un caballo tordo, empuñaba el estandarte de las armas de la Casa de Villena.
Ya no volvieron ni el nuevo Duque ni el Marqués de Villena a nuestro Castillo, a nuestra villa y tierras. Terminadas las fiestas de Zaragoza, el Duque marchó para tomar posesión de su feudo de Gandía, donde residió hasta su muerte.
NUESTRO EX-MARQUÉS PRETENDIENTE DE LA CORONA ARAGONESA. SU MUERTE.

Comenta Crame, que Don Alonso, al presentar a su nieto Don Enrique a la Corte Ara­gonesa, concibió el sueño de la herencia del Reinado. Fundábase en que el nuevo Rey Don Martín carecía de sucesor directo. El Infante Don Fernando de Castilla lo era por afinidad, por ser hijo de Doña Leonor, hermana del Rey, y de Don Juan 1 Sabía el nuevo Duque de Gandía que en la Ley de Sucesión Aragonesa eran preferidos los descendientes por gene ración en línea directa, como procedían él y su nieto. Por ello, al fallecer Don Martín el Humano, en 31 de Mayo de 1.410, el octogenario, enfermo y gotoso Duque de Gandía era uno de los aspirantes a la Corona Aragonesa con el Infante Don Fernando de Castilla, el Conde de Urge¡, el hijo del Rey Luis de Nápoles y el Conde de Luna.
Inútil referir las incidencias, consultas, discusiones y consejos que precedieron al his­tórico compromiso de Caspe. El cónclave que decidió la sucesión de la Corona en el Infan­te castellano Don Fernando de Antequera, dictó su resolución la víspera de San Pedro, el día 28 de Junio de 1.412.
El primer Marqués de Villena Don Alonso de Aragón, que tan posible creía ceñir aquella Corona, no pudo conocer su fracaso. Había muerto pocos meses antes, en 5 de Marzo del mismo caño 1.412.
Consideramos anacrónicos los supuestos reproches que, según Crame, haría a su nie­to Don Enrique por su indiferencia ante el pleito sucesorio; por la fidelidad y entrañable adhesión que siempre demostró a su primo el de Antequera.
No le sobrevivió muchos años su primogénito el Conde de Denia. Falleció en Valen­cia el 29 de Noviembre de 1.425. De los títulos heredados de su padre el Condado de Ribagorza se atribuyó al Rey de Navarra; los heredamientos de Denia y Gandía quedaron incorporados a la Corona Aragonesa; el Ducado de Gandía se transmitió más tarde a la ilustre familia de los Borjas...
Con ello terminamos el pergeño de esta breve historia de aquel hosco, altivo, noble e infortunado caballero, tantos años señor y morador de nuestra fortaleza. Todo lo ganó y perdió. Anhelamos que esta narración fuera filtrándose en el alma, en la conciencia de nuestros jóvenes, como un cuento dulce y familiar escuchado junto a las llamas brillantes, en el llar simbólico y amado de nuestro pretérito glorioso.
Revista Villena 1952
Cedida por… Elia Estevan

2016 FREESTYLE DE MOTOCROSS COPA DE ESPAÑA

Vuelve a Villena el mejor freestyle de España
La Plaza Cubierta de Villena acoge el 17 de diciembre la última prueba de la Copa de España de Freestyle de Motocross con el título en juego y la participación del norteamericano Chris Meyer, el mejor freestyler del mundo.
La concejalía de Deportes vuelve a traer a Villena la final de la Copa de España de FMX, el campeonato de freestyle más espectacular, el sábado 17 de diciembre a las 21 horas. “Esperemos que las familias de Villena y provincia vuelvan a disfrutar de uno de los mayores espectáculos del mundo del deporte”, ha señalado el edil de Deportes, Luis Pardo.
La Plaza Cubierta volverá a rugir con los motores y las piruetas de los mejores deportistas de la categoría en nuestro país. Se han puesto a la venta 3.200 entradas cuyo coste para las personas adultas será de 20 euros anticipada, mientras que los menores entre 4 y 12 años pagarán 12 euros y los menores de 4 años tendrán entrada libre acompañados de personas adultas.
Una de las novedades de esta edición será la charla de seguridad vial que impartirán los propios pilotos dentro de una jornada de prevención en el colegio Ruperto Chapí. La concejalía de Deportes organiza este evento junto al Motoclub Villena quien montará un stand en la puerta principal de la Plaza para que el público pueda pasar a firmar autógrafos, fotografías y pósters con los pilotos un par de horas antes del inicio de la prueba.
Será la última prueba de la Copa de España de FMX y varios pilotos pueden alzarse todavía con el título en juego. Además la prueba en Villena contará con la presencia de Chris Meyer, “el Potro Salvaje”. “Es el deportista con mayor proyección del mundo en freestyle y es lo más extremo que he podido ver en toda mi vida sobre una moto”, ha afirmado el director de la Escudería Ciudad del Sol, Juan Antonio Lafuente.
Esta prueba será retransmitida, al igual que el resto de la Copa de España de FMX por Teledeporte y desde la organización se pide previsión para obtención de entradas para el evento ya que la demanda es alta y se prevé un lleno absoluto en la Plaza de Villena.
Las entradas anticipadas pueden conseguirse en los puntos de venta habituales en Villena y la provincia o a través de El Corte Inglés.

1970 PLAZA DE LAS MALVAS - POSTAL COLOREADA

Fecha sin confirmar.
Foto cedida por... Masiano "Pirata"

1971 BOATO BANDO CRISTIANO "CABALGATA"

Foto archivo... Junta Central de Fiestas

1998 CALLE CRISTÓBAL AMORÓS

Casa de Marianita y Pascual Ribera, mosaico recuerdo del 75 Aniversario de la Coronación 1998.

2016 LA CORAL AMBROSIO COTES SELECCIONADA EN EL XXXVIII CERTAMEN DE NANAS Y VILLANCICOS

Nuevo reto de la Coral Ambrosio Cotes. 
XXXVIII CERTAMEN NACIONAL
 DE NANAS Y VILLANCICOS Villa de Rojales
 La Coral Ambrosio Cotes ha sido seleccionada para participar en el Certamen Nacional de Nanas y Villancicos Villa de Rojales 2016.
El próximo sábado día 17 de Diciembre la Coral A. Cotes, junto con otras cuatro corales de las provincias de Madrid, Albacete y Murcia va a competir por el máximo galardón en el XXXVIII Certamen Nacional que se llevará a cabo en el Teatro Capitol de dicha Ciudad.
La preparación para este Certamen ha sido intensa y a poco que la suerte nos acompañe aspiramos a lo máximo.

1961 GRUPO DE AMIGOS Y AMIGAS

Juan Estevan "Chorrete", Bolas, Linares, (Alicantino), Esteban García.
x, x, x, x, Purificación Amat.
Foto cedida por... Mari Ángeles Navarro García.

1960 INTERIOR DE LA ERMITA DE LAS CRUCES

Interior de la desaparecida ermita de las Cruces con San Crispín durante la celebración de una misa. Años 60 fecha sin confirmar.
Foto cedida por... Miguel Flor Amat

1966 "LOS TAMIKO" CON SALVADOR PELEGRIN

Salvador Pelegrin, villenero adoptivo, perteneció al grupo cartagenero "Los Tamiko" en los sesenta. Salvador el guitarra con camisa negra. Años 60. Fecha sin confirmar.
"LOS TAMIKO" de Cartagena
Fotos cedidas por... Carlos Pelegrin

2016 ¡NI UNA MÁS!

El día que soñé que desapareció la violencia de género.
By Josse Peluquero
Dedicado a todas las víctimas de la violencia machista

1948 UNA IMAGEN PARA LA CORONACIÓN

En 1948 con motivo de la coronación de Nuestra Señora de Las Virtudes, el 2º tramo de la calle Cristóbal Amorós (Zarralamala) encargó a "Paco el marmolista" una Virgen de cartón para adornar la calle y este fue el resultado...
Después de esas fiestas se hizo una rifa y la imagen le tocó a Mariana Hernández Hernández (balsa de peseta), que guardó hasta que murió, mas tarde sus familiares se la regalaron a Pascual Ribera Hurtado.La imagen se conserva gracias a Pascual Riberta Hurtado/Mariana Hurtado Hernández y a Miguel Flor Amat que hizo una restauración minuciosa, como se puede observar. Hay que decir que en 1948 cuando todas las calles de Villena estaban engalanadas para la coronación, hubo una gran tormenta que destrozó el trabajo de todos los vecinos viendo mermado el esfuerzo de adornar sus calles.
Fotos cedidas por... Pascual Ribera Hurtado y Marianita Hurtado Hernández.
Nos informan que se hizo otra idéntica que se colocó en la calle Trinidad, intersección a las cuatro esquinas, pintada por D. José Mª Soler, y que por gentileza de Francisco Laosa Arellano, (Casa del Agricultor) quien la donó a la Junta de la Virgen, se conserva en el Salon Regio del Santuario aunque en peor estado. Información cedida por... Pepe Galbis.
Para ver todas las calles engalanadas... ENGALANAMIENTO 1948

1946 PROGRAMA FIESTAS DEL 5 AL 9

PINCHAR EN LAS FOTOS PARA AMPLIAR Y VER DETALLES
Día 5. Entrada de las Comparsas de Moros y Cristianos.
Moros Viejos, Moros Nuevos, Bando Marroquí, Moros Realistas, Estudiantes, Piratas, Andaluces, Labradores, Americanos, Romanos y Cristianos.
Día 6. A las 8, dará su tradicional comida a los ancianos asilados, la Comparsa de Moros Nuevos, en le Hotel Alcoyano.
Día 7. Alborada anunciando la llegada del día de nuestra Patrona, en le Plaza de Santiago, con repique de general de campanas, luces de bengala, elevación de globos, y una GRAN TRACA JAPONESA, mientras el Himno Nacional es interpretado por todas las Bandas.Día 8. A las 9, Saldrá el Ayuntamiento en Pleno y las Jerarquías de F.E.T. y de las J.O.N.S. de las Casas Consistoriales, acompañandoles la Banda Municipal de esta Ciudad, para asistir a la SOLEMNE FUNCIÓN RELIGIOSA.Día 9. GRAN TRACA desde la Avda. de J. Antonio a la del Generalísimo Franco. En los días seis, siete y ocho, el Ayuntamiento repartirá raciones de víveres.
El orden de las distintas procesiones será el siguiente: Niños, Niñas, Señoras y Caballeros.PROGRAMA FIESTAS 1946.
Cedido por... Elia Estevan.

1961 UN INGLÉS EN LAS FIESTAS

UN INGLÉS EN LAS FIESTAS Por Mari - Carmen Calvo Soler
3 de septiembre
Esta tarde ha llegado David a Villena. David es inglés. Estudia Filología en la Universidad de Cambridge y ha estado trabajando todo el verano en una oficina para pagarse el viaje a España. No habla español, pero puede entenderse con cualquiera en inglés, francés o alemán.
Quería conocer España, y le habíamos sugerido como mejor época la del mes de septiembre: hace menos calor; los hoteles están más baratos porque hay menos turistas, y, ya que estaba aquí, podía venir a Villena a ver las fiestas, si es que le parecía interesante. Y debió parecérselo, porque aquí está el hombre. ya dispuesto a verlo todo.
Le hemos estado esperando bastante en la estación, porque el tren llevaba retraso, claro. Pero al fin llegó, y David con él.
Al bajar del tren con su impermeable gris y su buen paraguas, cualquiera hubiese podido ver que se trataba de un extranjero. «España es el país del sol, donde no llueve jamás» dicen los folletos turísticos. Pero, en esta ocasión, el impermeable y el paraguas de David iban a servirle de mucho, porque ayer llovía, es decir, caía una especie de diluvio, como si el cielo entero se hubiese disuelto en agua. Así pues, la primera impresión que David ha tenido de Villena es la de una ciudad envuelta en agua y llena de charcos por todas partes. Es de suponer que no le haya parecido demasiado hermosa.
4 de septiembre
David no ha salido aún del hotel. Debe de estar muy cansado, después de un viaje de tres días. Además, eso de cenar a las diez y de no irse a la cama antes de las doce, le ha debido suponer un esfuerzo suplementario, acostumbrado como está a acostarse a las nueve. Le dejaremos dormir y le enseñaremos la ciudad por la tarde
Nos hemos dado un buen paseo. Hemos empezado por el centro: el Parterre, la Corredera, la calle Mayor, la calle Ancha... Todo esto no le ha causado mucha impresión; cualquier ciudad de provincia tiene un paseo, una calle Mayor, etc. etc., si no iguales, equivalentes a las de aquí y, a veces, más bonitas. Lo que le ha ido impresionando más adelante han sido las torres gemelas de las dos iglesias; el castillo encima de una colina que lo domina todo; las callecitas empinadas y casi árabes que hasta él conducen; todo el barrio de las cuevas, blancas y floridas como patios andaluces; el color del cielo; los ojos de las chicas...
Los ojos de las « villeneras » , sobre todo, los ha encontrado extraordinarios. Y no sólo los ojos, según parece. Llevábamos un rato andando de aquí para allá, cuando ha empezado a mirar a las muchachas que se cruzaban con nosotros. Las ha mirado primero sin decir nada. Pero cuando se ha dado cuenta de que la cosa no era esporádica, que una gran mayoría de las que pasaban eran guapas y que ya iba siendo mucha casualidad, el hombre ha hecho su comentario: el mito de la española guapa es algo más que un mito.
Por la noche. hemos estado recorriendo los diferentes cuarteles de las comparsas y David ha empezado a conocer gente. Es muy desagradable para él no poder decir nada por sí mismo en español y tener que servirse cada vez de un intermediario, pero ya ha aprendido tres palabras: «gracias» , «adiós» y «guapa» . Además de eso, con la costumbre tan española de enseñar «tacos» a los extranjeros, le han hecho aprender, sin que él sepa exactamente lo que significan, tres o cuatro de los más expresivos. De cuando en cuando los suelta, y resulta muy divertido oírselos aplicar a las cosas más inverosímiles.
5 de septiembre
Esta mañana, estábamos en la Puerta de Almansa y subíamos hacia la calle Ancha, cuando hemos visto a un abuelo, sentado en un portal, que pedía limosna. David se ha acercado a él y, sacándose un duro del bolsillo, se lo ha dado. Ya nos habíamos alejado unos cuantos pasos, cuando el abuelo se ha levantado, y tocándole en el bravo a David le ha dicho:
—Oiga, que usted se ha debido equivocar; que lo que usted me ha dado es un duro.
—Ya sé, ha dicho David; dile que es para él.
—Ah, no; no señor. Un duro es mucho. Yo, con una peseta tengo bastante.
David no salía de su asombro. Era la primera vez en toda su vida que una persona que pedía limosna rechazaba el dinero que le parecía excesivo. No sabía qué decirle para que se lo quedara y no se sintiese ofendido. Le ha insinuado:
—Quédeselo usted. Es para que se tome un café.
—Si es para eso, me lo quedo, dijo el abuelo. Luego iré a tomármelo. Muchas gracias.
Esta tarde se celebra el acto clave de las fiestas: la «Entrada» . Nosotros le hemos estado hablando de ella todos estos días y, a las tres, ya estamos instalados esperando que pasen las comparsas. Ante la novedad del espectáculo, está lleno de expectación. Empiezan a pasar los « moros » , con su diversidad de trajes. Suenan las músicas. Pasan las carrozas... No hay duda de que es un bonito desfile: tiene colorido, animación, derroche en todos sentidos. Es una pena que resulte un poco lento y algo largo. Habría que darle un poco más de rapidez. A David le ha gustado mucho.
Le ha parecido muy interesante el que, en una familia, todos los hombres, de padres a hijos, sean «moros» o «contrabandistas» , o «piratas» Cuando ha visto en el desfile renacuajitos de dos años que apenas saben andar, vestidos de festeros y ha preguntado el porqué, la única explicación valedera que hemos podido darle es que, en Villena, el vestirse de «festero» es una de las tradiciones más vivas que quedan aún.
6 de septiembre
David ya conoce a mucha gente. O mejor, mucha gente conoce ya a David, porque él se hace un lío con tanto nombre y tanta cara nueva y nunca sabe con quién está hablando. Pero por todas partes donde va le invitan, y no para en todo el día. Dice que la gente es muy abierta y muy cordial, y que todos le tratan muy bien. Está encantado.
Esta tarde se ha vestido de «estudiante» para hacer «la salida» . Como se marcha mañana, han comenzado a animarle, y aunque al principio no es taba muy entusiasmado, al ponerse el traje le ha debido entrar el duende, porque desfilando parecía feliz. Se ha hecho una « foto » por la calle así vestido. Un recuerdo es un recuerdo, y él no sabe si volverá.
Lo único que ha echado de menos, en unos días en que tanto dinero se derrocha y en que todos tienen para gastar, es algún espectáculo extraordinario que eleve el tono de las fiestas: un buen concierto; una compañía de teatro; un «ballet» ... Le dijimos que, quizás, si otra vez volviera...
7 de septiembre
Ya se ha marchado nuestro huésped. Tenía que continuar su viaje y, en este mundo, todo empieza y todo acaba. Eso es lo que hace a veces tan interesantes las cosas. Lo último que ha aprendido David es una frase que se oye desde el día cinco hasta el final: «¡día cuatro que fuera, y lo pasao, pasao...!»
Extraído de la Revista Villena de 1961
Cedida por... Avelina y Natalia García

1934 LAS FIESTAS DE MI PUEBLO

LAS FIESTAS DE MI PUEBLO 
FRAGMENTO
 Allá, tras los Cabezos,
hay una Virgen
a quien los villenenses
su amor le rinden...
¡Ay qué Virgen más guapa!
qué Virgencica,
la Virgen de mi madre,
la Virgen mía!...
Todos los años vamos
a los Cabezos,
los muchachos cantando
con gran contento :
unos gritan y corren;
otros se caen...
¡Qué algarabía armamos!
¡Ay la mi madre!
¡Viva la Morenica!
¡Viva la Virgen!,
gritan a coro todos
los que la siguen...
Y suenan las campanas
y los petardos;
y arden los voladores
por los espacios...
Y forman las Comparsas
con sus banderas;
y suenan los clarines
y las cornetas...
¡Qué serios y plantados
los Moros viejos!
¡Y olé, qué bien que forman
los Moros nuevos!
¡Mira: los Estudiantes:
dile a Florencio
que nos tire un puñado
de caramelos!
Ya los Contrabandistas
forman allí,
porque a la Morenica
vieron venir.
Vamos a ver, chiquillos,
a los Romanos,
que llevan lanzas nuevas
y estrenan cascos...
Mira, Pepito, mira:
los Marineros.
Aquellos de allí enfrente
son los Marruecos.
Y esos tan arrogantes
son los cristianos.
Ya se preparan todos
a los disparos...
Ya está cerca la Virgen:
miradla allí :
por entre esa arboleda
se ve venir.
Ya se quitan las gorras
y los sombreros ;
las mujeres se ponen
mantos y velos...
¡Viva, viva la Virgen !
decid conmigo.
¡Viva la Morenica!
gritad, chiquillos.
¡Adelante, adelante !
vamos, muchachos,
que ya van las Comparsas
hacia Santiago...
Mira allí cómo bailan
aquellas chicas;
y cómo lloran esas
tres viejecitas...
¡Qué disparos! Muchachos
vamos corriendo...
¡Adelante, adelante
Que nos perdemos!...
¡Viva, viva la Virgen,
la Morenica!...
Las fiestas de mi pueblo,
que siempre vivan!
X.
Extraído de la Revista El Olivo de 1934
Cedida por... Isabel Forte

2016 CUATRO ESPECTÁCULOS PARA LA FAMILIA

Cuatro espectáculos para disfrutar del teatro en familia en la Kakv.
Tras la reforma del salón de actos de la Casa de la Cvltvra, vuelve la programación de teatro para toda la familia. Un total de cuatro espectáculos de diferentes formatos y temáticas, podrán disfrutarse durante todo el mes de diciembre.
La Casa de la Cvltvra tiene preparadas cuatro obras de teatro destinadas al público familiar que se llevarán a cabo durante el mes de diciembre. La primera de ellas se representará el próximo domingo 11 de diciembre a las seis de la tarde, el mismo horario que mantendrán las tres obras restantes de la programación.
El espectáculo que podrán disfrutar niños y mayores el próximo domingo es “Kibubu”, que viene de la mano de la compañía vasca Marie de Jongh. “Kibubu” es una obra entrañable que cuenta las relaciones de una pareja de payasos con su gorila. Esta obra ha obtenido numerosos galardones de entre los que destacan el “Tournesol” al mejor espectáculo infantil del prestigioso Festival de Avignon, y dos premios FETEN a la mejor caracterización y al mejor actor.
El sábado 17 de diciembre llegará a la Kakv “El Mago de Oz”, un musical producido por SAGA, una compañía valenciana que tiene un amplio respaldo del público Infantil, en la Casa de la Cvltvra se han representado todas sus obras con notable éxito. SAGA está especializada en llevar al escenario y poner música a los cuentos clásicos, como “La Sirenita”, “Peter Pan”, “Alicia en el País de las Maravillas”, etc.
En la víspera de Nochebuena, nos visita la compañía Chan-Chan teatro; en esta ocasión nos propone la obra “¿Juglamos?”, un viaje por el mundo a través de los versos y las romanzas. Chan teatro es una de las compañías más versátiles de nuestro entorno, precisamente este año pudimos disfrutar de su obra de calle “El conjuro de la lluvia” dentro del programa Kakv en la Calle.
Y para poner el broche final a este ciclo de teatro para la familia, nos hemos reservado la obra “El fabuloso viaje de Christian Andersen”, un espectáculo que nos muestra al mayor autor de historias para niños y niñas, y a su inseparable amigo Jonás, corriendo grandes aventuras y poniendo en valor los beneficios de la sincera amistad.
Como en las temporadas anteriores el precio de las entradas será de 3€ y de 1€ para desempleados. El acceso a la obra “Juglamos” será gratuito y la invitación podrá ser recogida en la compra de las entradas de los días 11 y 17 de diciembre. La venta de entradas se realizará en las oficinas de la Kakv de 10:30 a 13:30 y de 18:00 a 20:30 horas. Pueden realizarse reservas de entradas que podrán retirarse hasta 15 minutos antes de la representación. El medio para llevar a cabo la reserva de entradas se realizará mediante el envío de un correo electrónico a administracion@kakv.com

1992 LA MAHOMA Y LA LLUVIA

1991 TRENES POR VILLENA


Fotos enviadas por... Irene

1998 VISTA AÉREA DE VILLENA




Fotos cedidas por... José Luís García Mataix
..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com