1982 NUESTRA HISTORIA, LA CALZADA DE LA VIRGEN

NUESTRA HISTORIA La Calzada de la Virgen
«En el año 1526 vinieron los Agustinos y fundaron el Convento en el Santuario de Nuestra Señora de las Virtudes. La escritura de fundación del Convento la firmaron: por parte de la ciudad los muy honrados alcaldes, Nicolás de Mellinas y Juan Ruiz y por parte de la Orden de San Agustín, el Padre Fray de San Juan, otorgada por ante Juan Martínez de Olivencia, escribano de sus Majestades, público y del Concejo de esta Villa, en veinte días del mes de Diciembre de mil quinientos veinte y seis años» (1).
Cuando se funda el Convento reina en España Carlos V, la Iglesia la gobierna el Papa Clemente VII y la Diócesis de Cartagena, a la que pertenecía entonces Villena, estaba administrada por el Obispo don Mateo Lang.
«Don Mateo de Lang, nacido en Alemania, llegó a ser Canciller y Vicario del Emperador Maximiliano I. Fue sucesivamente Obispo de Albania y Cartagena, Arzobispo de Salisburg. Cardenal de Santo Ángel y Legado del Papa contra la herejía de Lutero. Tomó posesión de la Diócesis de Cartagena en 1513. Ayudó eficazmente a los Agustinos y con su auxilio se establecieron en Villena en Nuestra Señora de las Virtudes. Murió en Roma en 1540, a los 72 años de edad» (2).
CALZADA DE LA VIRGEN. (Marcada con----)
Los Agustinos cuidan y atienden el culto a la Virgen de las Virtudes y comienzan su intensa labor espiritual y cultural, que había de culminar en extender la devoción a la Virgen de las Virtudes por todo el Marquesado, región levantina y Reino de Valencia, convirtiendo el Santuario en un centro de peregrinaciones, adonde acudían peregrinos de todos estos lugares a visitar a la Virgen y consultar y exponer sus cuitas a los Agustinos, que habían adquirido gran fama de santidad y sabiduría. Consiguen que el Santuario de Nuestra Señora de las Virtudes sea conocido a nivel regional y su fama, su nombre, traspasa las fronteras regionales y llega a conocerse a nivel nacional, aunque por algunos estamentos de la sociedad española ya era conocido en 1501.
Sin embargo, su gran labor tropieza con una gran dificultad, que de momento parece insoslayable. El Santuario está aislado de la ciudad. Las aguas que cubren la Laguna, impiden ir directamente del Santuario a la ciudad, hay que dar un gran rodeo. Pasar por el Zaricejo, Puentecilla, Ermita de San Bartolomé, hasta llegar a la confluencia con la carretera de Yecla. Es el mismo camino que ahora se hace cuando se trae la Virgen a Villena, el llamado «Camino viejo de la Virgen». Los Agustinos pensaron que si la distancia entre el Santuario y la ciudad se acortaba, los devotos de la Virgen irían con más asiduidad a visitarla y los peregrinos que llegasen a la ciudad pronto estarían en el Santuario.
Y entonces proyectan trazar una línea, casi recta, construir la Calzada sobre las aguas que cubrían la Laguna, valiéndose de los medios que entonces contaban con más abundancia, los pinos. Construir la Calzada con troncos de pinos.
La primera noticia que encontramos sobre la Calzada de la Virgen, es en el Cabildo celebrado el 9 de Abril de 1641. «Era Corregidor y Justicia Mayor del Marquesado don Antonio Joseph de Lugo Ribera y Guzmán. Caballero del Hábito de Santiago y Prior del Convento el Padre Fray Adeodato Piñero Crespo, que tenía un hermano, don Juan, que a la sazón era Obispo de Calahorra y más tarde fue nombrado Obispo de Pamplona, hijos ambos de una ilustre familia de Villena. Tratóse en este Cabildo, de como el Padre Fray Adeodato ha cumplido con el trienio de Prior del Convento de Nuestra Señora de las Virtudes, de quien esta ciudad es Patrona, se ha reconocido el celo con que ha gobernado dicho Convento, adelantándose con obras que ha hecho él, y que de nuevo ha emprendido en la Calzada que hace en la Laguna, para que con menor camino se vaya de esta ciudad al Convento, acuerda esta ciudad que se le escriba al Provincial de la Orden de San Agustín para que siendo posible se le vuelva a elegir por otro trienio» (3).
De los testimonios expresados en este Cabildo, se deduce que fue el Padre Fray Adeodato, villenero, quien proyectó y comenzó a construir la Calzada, aunque por ignoradas circunstancias costó mucho trabajo poner en práctica el difícil proyecto, ya que hasta cuatro años después no se vuelve a hablar de la Calzada:
«El Padre Prior del Convento de Nuestra Señora de las Virtudes, ha pedido a esta ciudad se le dé licencia para cortar los pinos que fuesen necesarios para una Calzada que quiere hacer para la Laguna, para ir y venir a esta ciudad por ahorrarse mucho camino y visto por esta ciudad lo que dicho Prior pide y que es necesario que se haga para que se vaya a las procesiones que esta ciudad tiene la obligación de hacer en cada un año, se acordó que se le dé dicha licencia y este corte de pinos se haga en la Umbría de las Mora tillas, camino de Yecla» (4).
El Cabildo, desde el primer momento, acoge con agrado la construcción de la Calzada de la Virgen y ayuda con todos los medios que tiene a su alcance, consciente de la gran importancia de la obra, que acortaría distancias entre la ciudad y el Santuario.
No sabemos cuánto tiempo costó construir la Calzada, ni en qué año se terminó, pero sí sabemos que la Calzada de la Virgen se construyó y se utilizó con mucha frecuencia y que hay ocasiones en que se deteriora, se hace intransitable y entonces el Cabildo acude a la colaboración de todos los vecinos para que ayuden a arreglarla.
«Tratóse en este Cabildo de como la Calzada de la Virgen, que con tanto trabajo y costa se hizo en la Laguna, para ir al Convento de Nuestra Señora de las Virtudes, se ha demolido y está desarbolada y si se acaba de perder será más dificultoso y de mucho trabajo el volverla a formar y para reparar ese daño acuerda la ciudad que los vecinos que sean necesarios se encuadrillen y salgan con toda cuenta y razón para el reparo de la dicha Calzada y el que pueda ir por su persona que lo haga y los que no, ayuden con cabalgaduras y dinero conforme a las posibilidades de cada uno y para que esto se haga con toda brevedad encargan y cometen a los señores Diego Gasque y Miguel de Cervera, capitulares, de este dicho Cabildo a quienes dan poder y comisión de toda forma» (5).
El Cabildo recurre a la ciudad para que acudan todos a arreglar la Calzada, lo que demuestra que era utilizada con mucha frecuencia y que el pueblo había visto una gran mejora en ese acortar distancias entre la ciudad y el Santuario.
En el Cabildo celebrado el 1 de Diciembre del año 1699, se encuentra la última noticia importante sobre la Calzada de la Virgen, es el testimonio del Corregidor y Justicia Mayor del Marquesado, en esta fecha, don Ricardo Sánchez de Mosqueda, Abogado de los Reales Consejos, quien informa al Cabildo, con su testimonio fehaciente:
«El señor Corregidor propuso en este Cabildo, que con ocasión de venir de la villa de Yecla a esta ciudad, pasando por la Calzada que se llama de las Virtudes, término de esta ciudad, habiendo reparado y echado vista ocular de ella, reconoció estar muy deteriorada y algunos pasajes imposibilitados los puentecillos, por los que no puede pasar nadie de a pie, ni de a caballo, sin conocido y evidente riesgo y que se cerrará e imposibilitará el paso de todo punto, por la dicha Calzada, con la creciente inundación de las aguas que recoge la Laguna, en cuya situación hoy se halla, todo lo cual es muy digno de remedio y para que lo tenga pronto y breve la ciudad por lo que le toca, mandó que se tome la providencia conveniente, reservando su merced en si darla en cumplimiento de la buena administración de la justicia y del gobierno político (6).
La Calzada de *la Virgen fue una magnífica obra de los Agustinos, asombro de propios y extraños, en aquellos años en que los medios para construir eran tan primitivos, prestando un gran servicio a Villena; acercando la ciudad al Santuario de Nuestra Señora de las Virtudes.
Máximo García Luján
BIBLIOGRAFIA
Padre MATHEO GARCIA: «Protocolo de Hacienda del Convento». Archivo Municipal.
Pedro DIAZ CASSAU: «Obispos de Cartagena», I. Cultural de Murcia.
Libro de Actas: 9 Abril 1641, Archivo Municipal.
Libro de Actas: 20 Noviembre 1645, Archivo Municipal.
Libro de Actas: 28 Noviembre 1655, Archivo Municipal.
Libro de Actas: 1 Diciembre 1699, Archivo Municipal.
Extraído de la Revista de 1982

No hay comentarios:

..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com