1981 ALEGRÍAS COTIDIANAS

ALEGRÍAS COTIDIANAS
 Desde aquí donde los muertos
no saben por qué mueren.
Desde aquí donde las tristezas
se unen a los olvidos
Desde aquí, mi tierra, abriré la puerta a la luz
para acoger los momentos de alegría.
Bienvenidos sean los minutos cotidianos,
el frescor de la mañana,
el sueño reparador.
los ensueños que nos permiten la esperanza,
el saludo de los amigos,
la sonrisa del desconocido,
el poder de crear,
el trabajo que resta vida, pero a pesar de todo se hace,
el agotamiento feliz que proporciona el deporte,
la tintineante taza de café negra y humeante.
Gracias a lo divino porque no hay perfección;
sólo en los museos y cementerios existe lo inmutable
pero por allí, ya pasó la vida.
Gracias a los jóvenes porque iluminan la esperanza;
Gracias a los viejos porque poseen la sabiduría;
Gracias a los niños porque en sus ojos reside la alegría
Bendito sea el amor en todas sus formas;
Bienvenida sea la lluvia, el viento, el sol y el asombroso cambio
de las estaciones;
Bienvenidos sean los versos de García Lorca, Witman y todos
los poetas que hacen comprender la vida.
Gracias por la música que nos abre las puertas de lo divino
y por las risas por donde sale el alma
y por las luchas de los hombres hacia las cimas inalcanzables
y por el dolor que nos permite comprender el dolor ajeno.
Bendita sea la vida, porque vivir es esto,
un transcurrir de horas entrelazadas de alegrías y sufrimientos.
M.D. GRAS
Extraído de la Revista Villena de 1981

No hay comentarios:

..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com