1950 UN DEBER

UN DEBER
Entre las distintas aso­ciaciones religiosas cons­tituidas en esta ciudad, de­biera merecer especial atención por todos los villenenses, la dedicada esencialmente a rendir el obligado culto a nuestra Patrona, sobre todo en estos días de Septiembre, en que se celebran las tradicionales fiestas en su honor y para su mayor gloria. Sin embargo, aun­que el fervor de los hijos de Villena para su Santa Madre no disminuya, pocos de ellos son los que conocen, y me­nos los que pertenecen a aquella cofradía, comúnmente denominada Junta de la Virgen; que, en su consecuencia, padece dificultades económicas. que le imposibilitan el cumplimiento eficaz de sus honrosos fines. Y este hecho lamentable, demostrativo del individualismo de nuestros paisanos, no puede seguir produciéndose.
Ser miembro de la Junta de la Virgen, figurar ins­crito en las listas de le asociación, y cumplir puntualmente los deberes que tal condición lleva consigo, -entre ellos el de satisfacer, quien se encuentre en situación de hacerlo, una pequeña cuota mensual, para atender los gastos que el culto de nuestra Patrona exige-, creemos debe ser un preciado título para todo villenense que ame a su Virgen, que es tanto como decir para todo villenense en general. Pero es que, además de título de honor, lo consideramos, también, obligación ineludible. Y por ello, al comparar el pequeño número de socios con que conta­mos, con el muy crecido de villenenses ajenos a la aso­ciación, y comprobar el absurdo de que, sólo unos pocos centenares, en una ciudad de veinte mil almas llenas de amor a su Virgen de las Virtudes, aparezcan queriéndose llamar públicamente hijos de Ella, y cumplidores de sus obligaciones filiales, queremos aprovechar el espacio que esta revista nos brinda, para hacer un llamamiento a los que en tan anómala situación se encuentran, y pedirles que cumplan con el deber de inscribirse en esta Junta dando así fin al absurdo que antes señalamos. Para ello solo tienen que dar su nombre y dirección a cualquiera de los sacerdotes de esta población, consignando la cuota que mensualmente quieran satisfacer. Tenemos los villenenses el orgullo de que nuestras Fiestas sean las mejores y mas fastuosas, queremos que las glorias de nuestra Patrona sean cantadas por los mas elocuentes predicadores, y que los actos de su culto revistan especial esplendor, deseamos también que, en nuestros templos, la Virgen se instale adornada de las mejores galas, y enmarcada con solemnidad y pompa que la Reina de los Cielos merece. Pero no olvidemos que todo ello cuesta dinero, que esta Junta debe pagarlo y que solo puede hacerlo si el apoyo de los hijos de Villena, inscritos en esta asociación y abonando sus cuotas, no le falta. Muy dignos de gratitud y muy valiosos resultan las ayudas y aportaciones que individualmente personas piadosas realizan, pero necesitamos, además el apoyo colectivo y regular de todos los que aman a la “Morenica”. A ellos ahora nos dirigimos con la seguridad de ser, una vez más, atendidos.
 

Por la Junta de la Virgen
El presidente - Alfonso Arenas García.
 
Revita de Fiestas de 1950
Cedida por... Mercedes Pardo.

No hay comentarios:

..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com