1951 DE FOLKLORE VILLENENSE

DE FOLKLORE VILLENENSE Por J.Mª. Soler
El objetivo inquieto de mi buen amigo Pepe Menor ha logrado captar en estos fotogramas algunos aspectos del folklore villenense, cada vez más ocultos bajo la costra niveladora de la modernidad.
"El palo y la estornija"
Es inútil lamentarse de esta destructora uniformidad que va segando hechos diferenciales sin pensar en el estéril rastrojo que pudiera llegar a producirse. Son muchas las causas que a ello contribuyen y es difícil luchar contra tal confabulación de fuerzas adversas. El hecho, sin embargo, tiene más trascendencia de lo que a primera vista pueda parecer, pues con la paulatina desaparición de aquellas diferencias se pierden también preciosos vestigios etnológicos y culturales.
"¡Oliva! ¡Arriba!"
Urge, pues, la recopilación de datos referentes a indumentaria, alimentación, vivienda, mobiliario, ajuar, remedios caseros, maleficios, supersticiones, costumbres sociales, derecho consuetudinario, fiestas y tantas otras cosas que entran de lleno en el gran círculo de lo tradicional, popular y anónimo. Sería ésta una gran labor de la que ningún villenense debiera sentirse desplazado, ya que no es trabajo para una sola persona y está todo por hacer.
"Cadena arná, que te quito las llaves"
Algo se ha cultivado, aunque de manera poco rigurosa, el campo del habla popular que, en virtud de sus ostensibles notas diferenciales, ha llamado desde antiguo la atención de beneméritos escritores locales. Recordemos a este respecto los nombres de Aquilino Juan Ocaña, José Menor Hernández («El Aguaor»), José M.ª García Amorós («Un jornalero»), Joaquín Martínez Rentero («El Chendre»), D. Gaspar Archent y algunos otros que no mencionamos en gracia a la brevedad. Ocasión habrá de volver sobre la obra de estos hombres, gracias a la cual han llegado hasta nosotros valiosísimas series de datos para la investigación filológica.
"El Calinche"
En el amplísimo sector de la música y bailes tradicionales, y salvo nuestra reciente y modesta aportación con el «Cancionero Popular Villenense», nada se ha hecho hasta el momento. Nuestra música popular es absolutamente desconocida de los folkloristas actuales, y tanto es así que incluso ha llegado a pensarse, un poco a la ligera, en la inexistencia de una lírica popular en nuestra ciudad. La realidad es muy otra, sin embargo. Las «parrandas», «el paño», «la yoca», «la malagueña», «la jota», «el fandango», «el baile a tres», «los cantares a la pandorga», «las pasiones de Semana Santa»,... están aguardando la mano amorosa que los haga revivir.
"El patio de mi casa, es particular…"
Cuando pensamos en los éxitos que algunos pueblos comarcanos — Biar, Castalla, Jijona, Yecla, Jumilla, Cieza... — han obtenido con sus grupos de «coros y danzas», no sólo en certámenes regionales y nacionales, sino también en algunos internacionales de muchas campanillas, no podemos por menos de lamentar la ausencia de los «villeneros». Bien seguros estamos que un grupo de nuestro pueblo habría de provocar más de una sorpresa, incluso en las «altas esferas» del folklore nacional.
"Los pilares"
Y no digamos nada de la riquísima serie de «romances» que todavía cantan algunas viejas para deleite de su prole, aun lastrada ésta como se halla por un estúpido exotismo musical. El gusto con que todavía son escuchados acredita la vigencia de sus lemas en la sensibilidad contemporánea, y sólo por ello debería ponerse especial cuidado en su recolección. Esto aparte de que el «romance» es una fuente de primer orden para la reconstrucción de hechos históricos pasados, así como las supersticiones, mitos y leyendas lo son para el descubrimiento de primitivas formas de religiosidad. Buena prueba de esto último son los numerosos ritos con que todavía se celebra la noche de San Juan.
"La campana"
Todas estas deshilvanadas consideraciones, y muchas más qué no podemos desarrollar por falta de espacio, sugieren las «fotos, de Menor, exponente de lo que los aficionados, que tantos «carretes» desaprovechan por falta de tema, podrían conseguir en el fecundísimo campo del folklore local. La intervención del Ayuntamiento en el trabajo colectivo a que se alude más arriba pudiera consistir en un activo mecenazgo que estimulase aficiones individuales, así como en la divulgación de estas actividades por medio de exposiciones y publicaciones adecuadas. Sería ésta una labor de insospechada trascendencia cultural.
"La estornija" - "¡Ves por macocas!"
Diversos juegos de Pascua
Extraído de la Revista Villena de 1951.

No hay comentarios:

..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com