1954 CHAPÍ, EN BUENOS AIRES

CHAPÍ, EN BUENOS AIRES
La simple contemplación de un grabado como el que presentamos en esta página, tomado del diario ARRIBA, de Madrid, levanta una polvareda de dudas sobre la pretendida caducidad de la españolísima zarzuela. «La Revoltosa», por no citar sino el ejemplo que más directamente nos atañe, ni ha caducado aún ni, por lo visto, lleva camino de caducar en mucho tiempo. Díganlo si no esos diez millares de espectadores bonaerenses capaces de emocionarse con los apasionados arrebatos de Mari Pepa y Felipe o de regocijarse con las fracasadas aventurillas del señor Candelas y de sus pícaros convecinos. El mensaje artístico de nuestro genial paisano Ruperto Chapí no ha llegado todavía a su último destino.
LA ZARZUELA ESPAÑOLA TRIUNFA EN BUENOS AIRES
El meridiano de la zarzuela española pasa por Buenos Aires; ya no pasa por Madrid.
Inútil es ponerle paños calientes a la cosa: mientras en España el mortal género zarzuelero atraviesa una crisis de la que no aciertan a sacarla las subvenciones oficiales ni el empeño de sus mejores defensores en Buenos Aires triunfa en toda la línea con una compañía en el teatro Avenida, otra en Mar del Plata, en la radio y, sobre todo, en el Anfiteatro Eva Perón ante 10.000 espectadores que aplauden una "Luisa Fernanda" conducida por Moreno Toroba y cuidada con la dirección artística de otro de sus tres ilustres autores, Guillermo Fernández Shaw.
En la temporada que acaba de inaugurarse y que contará solamente con 16 representaciones de cuatro de nuestros más famosos títulos (además de «Luisa Fernanda», «La Chulapona», «La verbena» y «La Revoltosa») no bajarán seguramente de 160.000 personas las que aplaudan nuestras pequeñas grandes joyas líricas. Y esto sin contar con el público de la televisión que a través de sus aparatos verá y oirá en el doble milagro de la técnica moderna los famosos compases y escenas, porque estas representaciones de Buenos Aires baten estos dos récords para nuestra zarzuela: el del amplísimo local y el de ser la primera vez, que nosotros sepamos, que se transmiten por televisión.
¡Y qué decir de la orquesta del teatro Colón, de su cuerpo de baile que convierte en ballets, las ligeras escenas bailables y del cuadro de cantantes como este Renato Córare, avezado en las más audaces empresas operísticas que ahora, al pasarse a nuestra zarzuela, lo hace con un lirismo, una disciplina musical y una propiedad escénica que causaría sensación—Moreno Toroba nos lo decía—a los públicos españoles! Otros nombres que afirmaron su prestigio son los de María Dolores Ripollés, que agradó mucho al público, Moncha Dois y el tenor Marcos Cubas. Pero el espectáculo imponente lo ofrecía el auditórium al aire libre con los 10.000 espectadores cómodamente sentados ante un telón de luz sobre el escenario natural en medio de un parque de ensueño.
Lo mismo Fernández Shaw que Moreno Toroba se muestran entusiasmados por esta digna temporada de zarzuela para la que ciertamente no regatearon esfuerzo, viniéndose ellos mismos a cumplir el honroso compromiso, del teatro Colón, cuando el asfalto de Buenos Aires se nos hunde bajo los pies por el calor y ha humedad tórrida invita a emigrar a playas y montañas. Pero parafraseando a aquel inolvidable personaje español, podríamos decir también; Buenos Aires en verano con dinero y zarzuela al aire libre, ¡Baden Baden!
Iñigo de SANTIAGO
Extraído de la Revista Villena de 1954
Cedida por... Avelina y Natalia García

No hay comentarios:

..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com