1958 VILLENA Y BIAR. ACOTACIONES HISTÓRICAS

VILLENA Y BIAR. ACOTACIONES HISTÓRICAS
Don Jaime el Conquistador, por tierras de Levante.
Juan Ximeno, el Santo de Biar - La “Mahoma”, grotesco símbolo de unidad
Por Miguel MARTINEZ- MENA
DEL INSTITUTO DE ESTUDIOS ALICANTINOS
Un "señor" de magnitud universal definió la geografía del Sureste español: don Jaime el Conquistador. Don Jaime, conde de Barcelona, distinguido de Montpellier, nació del matrimonio de doña María de Montpellier, santa mujer, viuda del vizconde de Marsella y, también de Bertrand de Cominges, con don Pedro II de Aragón. Santa mujer decimos, pues el pro opio hijo, al recordar su estirpe materna - humillada en otro tiempo -, se recrea en la exaltación de su madre manifestando que "si alguna mujer hubo en el mundo verdaderamente buena, ella lo fué".
Monjes y soldados. — Junto a don Jaime —príncipe gallardo, el más sabio, generoso y justiciero de todos los príncipes—, dos figuras llenas de luz y de caridad, guerreros y santos que influyeron en su recia y sólida formación de "señor": el Caudillo Fernando III, y Luis, Rey de Francia. Con otros dos insignes hombres: el provenzal Pedro Nolasco y el catalán Raimundo de Peñafort... tiempos de espada y cruz fundidas en temple y mejor sinceridad, mitad monjes mitad soldados, ante el austero servicio del deber demandado por el destino histórico.
El Júcar y el Segura. Mediterráneo adentro, tierras ubérrimas del Júcar y del Segura, vergeles, rincones huertanos enternecedores... el Rey confiesa en su "Crónica" que al rescatar a su primo Rodrigo de Lizana con otros caballeros cautivos en poder de los moros de Játiva, su corazón "se llenó de gozo y alegría" ante tanta belleza y riqueza natural.
El sitio a la plaza de Játiva, largo, astuto, mucho más que el de Mallorca y Valencia, pues el alcaide Albocacín ofreció denodada resistencia en la fortaleza de la ya distinguida urbe de tiempos ibéricos, Játiva, la de los fines linos enviados a Roma para atavíos de última moda, emporio de cultura árabe que habría de dar luego a los Papas Borjas y el Españoleto.
Después -entre los años 1244 y 1254- los ejércitos del aragonés pusieron sitio a Biar, nudo de estrategia decisiva en poder de los sarracenos fuertemente pertrechados, hasta el extremo que exhibiendo aceradas gumías y dagas salieron a la espera de don Jaime, negando desde el primer instante todo intento a negociar la rendición e iniciando el ataque con nutridos disparos de arco y hondas, poniendo en serio apuro al conquistador que hubo de montar guardia al castillo poco menos que un año, para conseguir así doblegar al estandarte africano.
Villena correspondía a Castilla. Aragón llegaba hasta los límites de las pertenencias de Biar. Denia y Játiva y sus territorios pertenecían a Valencia, a la monarquía catalano aragonesa; en aquellos tiempos, por incidencias familiares, tanto Villena como Sax, fueron cedidas al hijo político del conquistador, a don Alfonso, más tarde Alfonso X el Sabio.
Las fechas que las huestes de don Jaime ganaron el castillo que más tarde habría de quedar propiedad de don Diego López Pacheco, marqués de Villena, es posterior a la toma de Biar, es decir, por el año 1265 Cuando don Jaume, aun contra la estrecha y menguada mentalidad de la nobleza aragonesa, en un gesto .de gallarda visión política digna de apuesto guerrero, decide el asalto a Murcia. Para ello concentra los primeros soldados en Teruel, baja por Valencia, Játiva, Biar, Villena y Elda, siguiendo hasta Alicante, de donde concertó secreto y hábil pacto con la morisma de Elche, y por Orihuela llegó a la vega murciana. De Villena y Biar se unieron a don Jaime, prestando señalada ayuda a la pacificación y reconquista del reino de Murcia, musulmán por los cuatro costados, pero adelantado de la Cristiandad.
Franceses. — Nuestros dos pueblos gemelos, Villena y Biar, sufrieron en su carne viva la osada "reconciliación" napoleónica. Y no en cuanto a la persecución y vejámenes a labriegos villenenses y biarenses leales a la renovadora tradición, sino por la huracanada sacudida a sus majestuosos castillos. En Villena, las tropas de Pepe Botella volaron la fortaleza murada, con sus doce torreones, fortificaciones y la parte interior de la Torre del Homenaje, desapareciendo para siempre las bóvedas de singular riqueza arquitectónica y alto valor artístico. El de Biar —"Claudio et aperio regnum", cierro y abro el reino —, en igual forma, alrededor del año 1813, queda desvalijado y en trance de desmoronarse hasta sus cimiento; aunque su altivez y gallarda simetría, desde lejos, de la sensación de firmeza y donaire. Baluartes que son magnos monumentos nacionales a los que quizá no se les prestó — no se les presta— debida atención y cuidado, por demás urgente.
Hermano Juan Ximeno. —Retrocediendo situamos a Biar —en árabe significa fontanal, fuente, por sus abundantes aguas y salinas a mediados del siglo XVI. Entre agosto de 1527 y agosto de 1528 nace en tan ilustre villa Juan Ximeno, el Hermano Juan Ximeno de la milicia de San Ignacio. Tras de abandonar casa y hacienda se consagra a la entonces incipiente Compañía de Jesús, a la sazón regida en Valencia por el padre Antonio Cordeses, en el colegio de San Pablo.
De la ciudad del río Turia pasa a la sombra del Pilar de Zaragoza. Su nota distintiva es obediencia... A veces, se les oía decir: "me ocupa el tiempo de oración pero no se me da nada de no tenerla con tal de obedecer"; "tanto contento voy detrás del carro, como tener oración..." Supo el labrador de Biar dónde radica la riqueza.
Murió en loor de santidad el 24 de febrero de 1579, no sin dejar vivamente impresionados a cuantos le conocieron, en tal grado que nada extraña que, pasados cuatro siglos, cuando parecía que sus virtudes se habían extinguido de la humana naturaleza, de manera providencial surge hoy el padre Vicente Javier Tena, S.J. recopilando datos y hechos milagrosos del lego jesuita que, contando con la justísima voluntad divina, puede ser elevada su santidad a los altares, con merecida pleitesía y adoración.
"La Mahoma". — El "baile de los espías" constituye un original y pintoresco don folklórico de insospechada sensibilidad humana. Juntamente con la despedida a Mahoma, son notas típicas, por excelencia, de Moros y Cristianos en Biar.
Pero el acto de "plantar" la Mahoma en las fiestas septembrinas de Villena es el acontecimiento, quizá también, más notable de los festejos cívico-religiosos en honor de la Morenica Virgen María de las Virtudes. Queremos decir que ambos pueblos, de eminente raigambre católica y exacerbado sentido de repulsa al invasor mahometano, colocan en la cúspide de sus danzas, de sus risas, de sus diversiones, el ridiculizar la Mahoma, dando con ello, humorísticamente, rienda suelta a una evidente distancia racial que late en lo hondo de las gentes, que cristianizadas, jamás se consideró racista, y sí hermano.
La Mahoma posee ojos feísimos, barba de hollín y turbante en ristre sobre cartón rosado que descansa en una gran tramoya revestida con pantalones bombachos amarillos, no faltando la faja azulada, chaleco y alfanje, atuendo que termina malparado y ha de renovarse una y otra vez.
Ante máxima espectacularidad —asusta a los pequeños, hace reír a los mayores— llega la Mahoma a Villena en los atardeceres del 12 de mayo de cada año, final de los festejos de Biar. También Castalla la quiso para sí, pero enconadas polémicas pusieron fin a este intento, y la Mahoma va y viene de Villena a Biar, que siempre es derrotada por los aguerridos cristianos viejos.
Fantasmagórico muñeco, grotesco símbolo de fraternal unidad que anula cualquier distancia o distinción clasista, signo de amistad entre dos pueblos que mantienen intacto el recuerdo que merced a España, Europa quedó al margen de la invasión árabe. En las montañas de Asturias, España salvó a la Cristiandad.
Extraído de la Revista Villena de 1958

No hay comentarios:

..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com