1962 LAS FIESTAS DE MOROS Y CRISTIANOS

LAS FIESTAS DE MOROS Y CRISTIANOS
Por Tomás García Figueras- Alcalde de Jerez de la Frontera
La muy noble, muy leal y fidelísima ciudad de Villena se dispone a celebrar en honor de su Excelsa Patrona, la Virgen María de las Virtudes, sus tradicionales y famosas fiestas de Moros y Cristianos, renovación anual de devoción y de amor. Estas fiestas de Moros y Cristianos tienen su principal asiento en el levante español, aunque ello no quiera decir que no se hayan extendido también por otros lugares de España. Las celebran —entre otros— en pueblos de la Alpujarra de Granada y en varios de la provincia de Málaga; y hasta en la Serranía de Cádiz se conserva —aunque se practique sin regularidad— en Benamahoma.
Hubo un momento en que, a la vista de ello, pudo pensarse si sería este de Benamahoma el lugar más occidental de la península en que se celebraran pero poco después se conocerían fiestas de esta misma clase en Galicia.
Es lástima que se ignore tanto del origen y desarrollo de estas fiestas, que no sólo se celebraron en la península sino también en algunos países de América española, por ejemplo en Méjico, donde las estudiara el ilustre hispanista Robert Ricard.
En el conjunto amplio de ese desconocimiento parece que pueden señalarse dos conclusiones: la primera que esas fiestas deberían existir en España en el XVI y pasar en esa época a América española. La segunda, que en un período que con bastante seguridad puede situarse en la primera mitad del segundo tercio del siglo XIX, estas fiestas sufren modificaciones naciendo, posiblemente, los parlamentos y la forma general de celebrarlas: Castillo que toman alternativamente moros y cristianos en una lucha en defensa de la. Patrona o del Patrón (San Jorge, San Antonio, etc.) Y ello acompañado de las correspondientes comparsas —cada vez más cuidadas— de la profusión de bandas y de disparos que recuerdan, cualquiera que sea la dimensión y la escala, la apoteosis de fuego y de detonaciones impresionantes de las Fallas Valencianas, tal vez para confirmar la supervivencia de los gustos árabes.
La culta y laboriosa Villena merece todos los elogios por el cuidado que pone en mantener la prestancia de unas fiestas que, en el fondo y sobre todo, son una manifestación de fe y una exaltación del culto, a la Santa Patrona de la Ciudad.
Extraído de la Revista Villena de 1962

No hay comentarios:

..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com