1975 500 AÑOS DESPUÉS

500 AÑOS DESPUÉS
En el instante mismo de tomar posesión de la Alcaldía de Villena, José García Galbis nos impresionaba, a quienes asistíamos al acto, con la bizarra promesa de atender, como primer afán de su mandato, la reconstrucción de esa entrañable propiedad de la Ciudad de Villena que es el Convento-Santuario de Nuestra Señora de las Virtudes, construido sobre el año 1525 cuando todavía era villa «como gratitud por los incesantes favores recibidos de tan gran Señora desde su aparición milagrosa en 1474 y para sede digna de la Excelsa Patrona de Villena».
Meses después, al frente del Pleno del Consejo Municipal, iniciaba la sensacional Ofrenda del 7 de septiembre de 1974, una de las altas cumbres del V Centenario de la Aparición, acto elevado por nuestras Comparsas al nivel del máximo esplendor de nuestras Fiestas como testimonio indubitable de su razón de ser y del tesoro de su devoción, abriendo la Suscripción Pro-Restauración con un millón de pesetas en nombre del M. I. Ayuntamiento, tras la solemne sesión conmemorativa en la que, por acuerdo unánime del Pleno Municipal, quedó constituida la Comisión Extraordinaria para la Restauración.
Objetivo de esta Comisión Extraordinaria: Reconstrucción total del edificio del Santuario; acondicionar todos sus departamentos a las necesidades actuales, con la eficiencia de toda propiedad para que pueda rendir adecuado servicio con la dignidad que se requiere y honre a su propietario: la Ciudad de Villena.
Aplicación: En primer lugar dotar de los estamentos precisos para el servicio, cuidado y culto de la Venerada Imagen de la Patrona de Villena, como conservación de la obra realizada por nuestros mayores en 1474, cuando en momentos de grave necesidad recibió Villena, de milagroso modo, su Excelso Patrocinio.
Acondicionamiento de un Museo de la Virgen que guarde y exhiba las valiosas prendas que en el transcurso del tiempo la devoción villenense ha ofrecido.
Y sustituir las ruinosas celdas y la parte del edificio más apropiada para ello, en 14 apartamentos o los que puedan resultar, de línea moderna en su anterior, para que la población laboral villenense pueda disfrutar allí de vacaciones en régimen de turnos.
Atender parque, jardines, piscina, etc., además de mantener debidamente los lugares de tradición, como el Hoyo y todo el amplio terreno de la propiedad, que el Ayuntamiento, Patrono y administrador, debe considerar y cuidar «como la primer calle de Villena» en certera frase del Alcalde.
La Junta de la Virgen, encargada tantos años del cuidado del edificio virtualmente abandonado a sus medios limosneros, escasos y eventuales, ve con la máxima satisfacción y alborozo que por fin el Ayuntamiento, Patrono de aquella gran propiedad de la Ciudad, vuelva su necesaria atención a ella y también quisiera que el convencimiento de este justo y gran quehacer municipal fuera entendido y secundado por todos los villenenses dando, cuando se le pida, su generosa ayuda a la reconstrucción, mejora y acondicionamiento adecuado a la hora actual de esta propiedad de la Ciudad que construyeron, donaron y en su momento rescataron con brío nuestros mayores, para que sea a la par «digna sede de tan Gran Señora» y un bien en servicio para los villenenses. Lugar que efectivamente todos tanto amamos y en el que, hermanados, indudablemente todos nos sentimos como en nuestra propia casa, como realmente es.
Testimonio: En el Archivo Municipal, que hoy vemos con gratísima sorpresa en vivo proceso de ordenamiento por este Alcalde tan apasionado por las cosas de su pueblo de valor entrañable e imperecedero: que se apresuró a atender aquel alarmante «SOS del Archivo Municipal» lanzado en el periódico «Villena» por uno de nuestros jóvenes universitarios hoy camino de doctorarse en Historia Contemporánea, se ha recopilado un preciosísimo legajo de documentos interesantísimo sobre el Santuario, felizmente salvado de las dolorosas vicisitudes que ha sufrido nuestro tesoro archival, a través de los tiempos y de los que, aunque con premura, vamos a señalar al pie de este artículo, por ser la primera ocasión que se tiene para hacerlo desde su hallazgo, dejando en esta Revista recopiladora de tantas interesantes cuestiones y mejor medio que disponemos, constancia de ello, a modo de inventario, al par que lanzar la invitación a quien o quienes lo puedan hacer, se transcriba a letra de imprenta su manuscrita escritura y se publiquen, tanto para general conocimiento de tan apasionante tema, como para de tal modo asegurar que tales escritos tengan la máxima garantía de pervivencia.
Quiera Nuestra Señora que cuanto se ha iniciado, en fervoroso movimiento por el ciudadano de su Mansión en Villena, anexando al impulso religioso justos y actualizados servicios sociales, tenga venturosa realidad.
PEDRO HERNÁNDEZ HURTADO
(Presidente de la Junta de la Virgen)
DOCUMENTOS QUE SE CITAN:
- Requisitorias y testimonios Notariales de la aparición de 1474, con declaraciones de testigos que dicen declarar lo que vieron «porque estaban allí».
- Escrituras con el Acuerdo de los Regidores de la Villa de Villena de construir un Monasterio «digno de tan Gran Señora y en mérito a sus constantes favores y no que esté más en una Ermita».
- Escrituras de la donación de la Villa de Villena a la Orden de San Agustín. Provincia de Andalucía (Villena era Castilla) de la Ermita y Casa de Nuestra Señora.
- Mandamientos del Prior Provincial de abandono del Convento.
- Escritura de retorno de la propiedad a la Ciudad de Villena por la Orden Agustina y toma de posesión de la propiedad de la Casa de Nuestra Señora de las Virtudes por la Ciudad de Villena.
- Ejecutoria del Emperador Carlos, con su madre Dª Juana, ambos Reyes de España, a favor de la administración y patronazgo de la Ciudad de Villena de la Casa de Nuestra Señora.
- Carta del Emperador a su Santidad el Papa pidiéndole Bula para que no se anexe la Casa de Nuestra Señora de las Virtudes de Villena a iglesia monasterio o persona alguna y sea en Patronato de la Ciudad de Villena. Madrid 20.10.1522
- Carta Ejecutoria de Felipe II en 24.12.1575 para que el Obispo de Cartagena no impida a la Ciudad de Villena la administración de la Ermita de Nuestra Señora de las Virtudes, ni nombrar Capellán y Mayordomo en ella.
- Todas las escrituras del amplio pleito de la Ciudad ante el Consejo de Castilla, que ganó por Real Provisión en 1756 sobre su decisión de retener la Imagen en la Ciudad, iglesia de los frailes descalzos de San Francisco, hasta que decidiera retornarla al Monasterio, como consecuencia de un incidente con los frailes agustinos.
- Oficios de la Intendencia de Murcia y Gobierno Político Superior de la Provincia de Alicante ordenando suspensión de ventas de bienes del Monasterio por la Desamortización, hasta que el Tribunal decidiera sobre la propiedad que manifiesta el Ayuntamiento Constitucional de Villena. 1822.
- Comunicación del Ministerio de Gracia y Justicia informando de la Resolución de S. M. la Reina Gobernadora ordenando continúe abierto el Santuario dándose culto a la Imagen que en él se venera, bajo el Patronato que corresponde al Ayuntamiento y en los términos que éste lo ha solicitado. 30.6.1836.
- Oficios de la Comisión de Arbitrios de Amortización para la entrega al Ayuntamiento de los papeles y demás efectos del Santuario de que se había incautado. 13.8.1836
Y bastantes otros más de Inventarios, Notas, Cuentas sobre Censos y propiedades sumamente interesantes para la historiología del Santuario.
Extraído de la Revista Villena de 1975

No hay comentarios:

..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com