1983 TODA UNA EXPERIENCIA

TODA UNA EXPERIENCIA
¿Fue aquí donde se encontró el Tesorillo del Cabezo Redondo?
(Foto: Barceló)
El hombre, día a día, va progresando en un largo y difícil camino hacia su realización. Se desea construir un hombre libre, creativo, esperanzado... No se quiere un hombre conformista, un hombre-máquina. Algo muy difícil de conseguir en la sociedad de hoy.
Bajo las anteriores premisas se ha llevado a cabo una experiencia educativa en el Colegio Salesiano de nuestra Ciudad, altamente encomiable. A través de una asignatura algo árida, como son las Ciencias Sociales, se ha introducido a los alumnos de Octavo de E.G.B. en una labor creativa y de imaginación. A principios del Curso 1982/83 se les propuso una idea que aceptaron con gran entusiasmo: realizar un trabajo-estudio sobre Villena.
Ellos mismos propusieron los temas de investigación y estudio. Al principio, como algunos temas se repetían, el profesor tuvo que realizar una pequeña selección y abrir otros horizontes que diesen mayor abanico de posibilidades.
«El español desprecia cuanto ignora».
El trabajo se fue realizando siempre en pequeños grupos.
El profesor encargado de la asignatura, Benito Castejón, nos resume en unas cuantas líneas el motivo de este trabajo escolar.
«La época que nos ha tocado vivir está padeciendo de un desfase, cada vez mayor, entre la tecnología y el hombre que debe adaptarse a ella. Los educadores nos preguntamos qué hombre hemos de formar para que sea capaz de superar este desfase.
El alumno que tenemos en nuestras aulas ya no será el productor que repita un mismo gesto miles de veces o produzca una misma pieza a lo largo de semanas y años. Será creativo, imaginativo, responsable o será recogedor de papeles allí donde no llegue el robot programado.
Este desafío está ante nosotros, con un paro en aumento y una producción que, a pesar de ello, sigue manteniéndose con tendencia a subir.
Tenemos que sembrar esperanza en nuestros alumnos, que no se sientan «aparcados» en los estudios, porque la sociedad no sabe imaginar recursos para que el hombre, todos los hombres, puedan ser lo que Dios quiso de él cuando lo creo: "Creced y multiplicaos, llenad la tierra y sometedla..." (Génesis 1, 28).
El resultado de la experiencia fue muy satisfactorio: Diecinueve han sido los temas estudiados abarcando un largo recorrido histórico: desde el Paleolítico, Eneolítico y principales cuevas prehistóricas, pasando luego por los monumentos históricos de nuestra ciudad, historia del Marquesado... hasta llegar a los actuales, como el de los vinos y el problemático tema de las aguas en nuestro término municipal.
Cada trabajo merece su comentario particular por la dignidad con la que están realizados todos ellos. Por cuestión de espacio vamos a limitarnos a dar una visión general, destacando algunos rasgos interesantes.
La extensión es variable, llegando a encontrar algún trabajo con más de 30 folios escritos a máquina, con ilustraciones, como en el caso del tema tan original y novedoso de «La casa de la Montaña». Muchas veces no parecía coincidir la calidad y buena presentación de los trabajos con la edad de los alumnos. Cualquiera hubiera pensado que tenía entre manos trabajos de B.U.P. o de cursos similares.
Masía-ermita de Ntra. Sra. del Pilar. (Foto: C. Spagenberg)
La imaginación, el sentido de investigación y el trabajo ilusionado se ve reflejado en los estudios. Los chavales, montados en sus bicicletas, hacían salidas al campo los fines de semana para tomar fotografías, realizar levantamientos de planos (como el del castillo de Salvatierra, donde los alumnos han dibujado el alzado del mismo con su torre principal y sus murallas), verificar planos de cuevas «in situ» o encontrar restos históricos, como en el trabajo concreto sobre la V.A.Y. («el CHICHARRA»).
Las consultas realizadas a expertos en el conocimiento de Villena, el acceso a libros especializados y muchas horas de biblioteca han sacado a la luz datos muy curiosos que muy poca gente conocía. Así encontramos, por ejemplo, que el Marqués de Villena tenía colocados sus castillos a una distancia máxima de una jornada de andadura a caballo, para así realizar una buena defensa de los mismos. También encontramos que el caudal de extracción de aguas en Villena roza los 5.000 litros por segundo, siendo aconsejable no rebasar los 3.000 litros por segundo.
Toda una experiencia la que han vivido estos chicos poniendo a prueba su creatividad, espíritu de iniciativa, perseverancia..., consiguiendo con ello sentar las bases para la formación de futuros hombres esperanzados, creativos y con inquietudes. El alumno ha saboreado el trabajo en equipo, así como el trabajo de investigación, llegando a conocer y amar mucho más la tierra en donde vive: Villena.
Decía Celestín Freinet: «La escuela debería ser, en todos los grados, un vasto taller de observación, de experimentación y de trabajo».
Es de desear que esta experiencia y método de trabajo, se repita más a menudo y continúe, para hacer frente al cansancio, monotonía y vulgaridad en el que la escuela puede caer.
Andrés Martínez - Micaela Mira
Extraído de la Revista Villena de 1983

No hay comentarios:

..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com