2021 ANTONYO MAREST DE VILLENA SUMA Y SIGUE...

Antonyo Marest alza un tótem de color en Miami: ocho alturas de icono pop en la sede de Spotify
El artista urbano villenense Antonyo Marest ha ido muchas veces a pintar a Miami, en Estados Unidos. Ha estado en varias ocasiones en la feria Miami Art Week, pero una de sus intervenciones más célebres fue en 2019, con motivo del Art Basel organizado por el Centro Cultural Español (CCE) de Miami, donde pintó un mural exterior de más de cincuenta metros en el patio de su sede. Una actuación que le dio al alicantino la suficiente notoriedad como para que fuera convocado años después para un concurso de ideas promovido por la iniciativa privada en la ciudad.

The Oasis es el proyecto de una gran constructora que tiene innumerables planes en el distrito de Wynwood, donde ahora acaban de levantar un complejo de oficinas en el que Spotify ha implantado su nueva sede. Lugar que pedía a gritos una intervención artística, por lo que la constructora y la plataforma musical solicitaron ideas.
Entre los numerosos artistas internacionales a los que llamaron la puerta, Marest fue el escogido, con un proyecto que se ha acabado convirtiendo en todo un icono pop de la ciudad y de ambas compañías. Una obra que puede involucrarle a partir de ya en más de una decena de proyectos e incluso convertirle en la imagen de Spotify.
La visión fresca del muralista —que no se incluye en el mismo tipo de arte que se practica allí, pero que sí encaja a la perfección ya que la ciudad precisamente es una de sus fuentes de inspiración—, ha conquistado del todo a los magnates que comandan el proyecto. En este caso, un tótem de ocho alturas que se levanta en la zona de descanso de estas oficinas. “Querían algo que, a través del arte contemporáneo, se integrara en el entorno a la vez que aportaba valor a la comunidad en la que se iba a establecer este complejo”, explica Marest.

La pintura no era suficiente, así que optaron por una gran instalación que es permanente, pero que puede ser fácilmente desmontable. Una estructura hecha a base de contenedores del puerto, que se encuentra cercano a este enclave. “Tenía que ser algo grande que levantara la vista de la gente”, apunta. Y así se alzó ese armazón que después se cubrió de pintura, pero que en esencia transmite la idea de cerrar el círculo de la revalorización de materiales a través del reciclaje. En su base, un bar para los trabajadores y habitantes de la zona. Encima, ocho pisos de pintura contemporánea que emerge como nuevo símbolo del barrio, integrándose la obra en el paisajismo.
Un icono para un nuevo barrio
Durante meses, Antonyo hizo un estudio de los colores del entorno, de la salida y la puesta del sol, de la orientación ideal para esa futura torre, etcétera. Con todo ello, elaboró lo que denomina colorfeel o transmisión de sentimientos a través del color, además de su particular selección de elementos a aplicar para transmitir con arte ese mensaje ecologista. La virtud de Marest para lograr la armonía de la obra completa a través las transiciones y contraposiciones hizo el resto.
En un lugar en el que la mayoría de los edificios próximos se elevan a dos alturas como máximo, emerge ahora una torre de poderoso color que atrapa las miradas de cualquier viandante. Un tótem gigante que actúa de bandera para identificar una zona de expansión de la ciudad, antes deprimida e industrial, ahora hogar de artistas y espacio de culto y recreo para los más bohemios. Pero si normalmente la obra trata de integrarse en su entorno, como se ha buscado en este caso, a veces la cosa va más allá y es la comunidad la que sigue con su desarrollo. “Nos ha llamado la atención que alrededor están plantando árboles de especies que se integran con la obra y van añadiendo elementos nuevos”, afirma Marest.
Nuevos proyectos
Como los grandes artistas, siempre está ocupado y anda de aquí para allá, atendiendo encargos por todo el mundo. De hecho, ahora prepara nuevos proyectos en Tailandia y acaba de pintar varias obras en establecimientos de Alicante como La Zona Socialbar, en el centro, o Pelican Club, en San Juan Playa.
En el caso de Miami, fue firmar la entrega y desplazarse de nuevo a otro trabajo, por lo que tiene pendiente sentarse a contemplar plácidamente el gigante. “Volveré, porque tengo más planes, pero también quiero hacer lo que está haciendo la gente de allí, que es sentarme a mirarlo y fumarme un cigarro”, confiesa.
Autor: Daniel Terol. Fuente: Alicante Plaza

No hay comentarios:

..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com