1987 ASÍ FUE EL “V FESTIVAL DE MÚSICA DE VILLENA”

ASÍ FUE EL “V FESTIVAL DE MÚSICA DE VILLENA”
TEATRO CHAPI, jueves 20 de Mayo.  concierto inaugural.
ALMA TRIO. Conjunto formado en la Academia de Música de Praga. Tres jóvenes mujeres -Juventud es nota predominante en el Festival de Villena-. Eva Kaniaková (violín), María Kohoutová (cello) y María Synková (piano), protagonistas de excepción en una de las noches musicales memorables, a las que ya estamos acostumbrados en Villena. Un espléndido conjunto que ha estado en los Encuentros de la Juventud de Katowice (Polonia) y en el Festival Internacional "Verano de Música Joven" en Cracovia. Nos trajo, como una embajada cultural, además del magnífico Trío en Sol mayor n.2 5, de Haydn, obras de maestros checoslovacos, un trío de Bohuslav Martinu y el "Dunky" trío op. 9 de Antonin Dvorak. Ejecución perfecta, con una delicadeza y exquisitez muy propia de los músicos de estas latitudes, hizo inolvidable el paso de estas tres mujeres por el Festival de Villena.

TEATRO CHAPÍ, Sábado 23 de Mayo.
EL ORFEÓN UNIVERSITARIO DE VALENCIA, de reconocido prestigio, volvía a intervenir en nuestra Ciudad, después del éxito que obtuvo en el II Festival en 1984. Tres meses después de aquel concierto, el Orfeón conseguiría el primer premio en el Festival y Concurso Internacional para Coros Universitarios "IFAS-84" en Pardubice (Checoslovaquia), bajo la dirección de Eduardo Cifre.
Siempre en un afán de perfección, que caracteriza a esta agrupación coral, el Orfeón Universitario de Valencia, dirigido, como siempre, magistralmente por Eduardo Cifre, volvió a repetir en Villena el éxito de su actuación anterior, como todos esperábamos, con un interesante programa que incluía obras de los maestros de la Polifonía, entre ellas "Mortus est Philippus Rex", de Ambrosio Cotes, y una serie de canciones de músicos europeos y americanos.
TEATRO CHAPÍ, sábado 31 de Mayo.
Recital de canto por la soprano María Isabel Rey. Al piano, Perfecto García Chornet.
La joven soprano, pletórica de facultades y con una gran desenvoltura supo imprimir a sus interpretaciones una gracia natural que le permitió conectar sin dificultad con el auditorio. Una gran voz, cálida y sugerente, con unas condiciones que le permitieron pasar con facilidad dentro de estilos tan diferentes como Purcell, Schubert, Gershwin, Turina, Donizetti, Rossini. Una cantante que supo cautivar al público desde el primer momento, con gran futuro, y a la que esperamos escuchar más veces en Villena.
Compenetración absoluta de voz y piano, lograron el éxito total de este concierto. Perfecto García Chornet, no por conocido, no menos sorprendente. En esta ocasión, acompañante de excepción para una cantante no menos excepcional. El piano de García Chornet -genial intérprete de tantas veladas musicales-, siempre cálido y de gran exquisitez. En "Porgy and Bess" mostró una vez más su conocimiento del instrumento y como ponerlo en esta ocasión al servicio de una música distinta, netamente americana, que llegó al alma del auditorio. -"Gershwin - María Isabel Rey - Perfecto García Chornet"-. No resulta extraño que en el "VII Festival de Música de Cámara de El Campot", en la Albufera valenciana, del que es director el propio concertista, se haya incluido un concierto homenaje al compositor americano, con la intervención, entre otros, de los intérpretes de esta noche.
PATIO DEL AYUNTAMIENTO, viernes 5 de Junio.
Junto con García Chornet descubrimos que este lugar era muy apropiado para la música y desde 1984 se vienen celebrando conciertos en el Patio del Ayuntamiento. Un muy digno destino de una arquitectura histórica a la música que también lo es.
Concierto barroco, con dos intérpretes profesionales, jóvenes componentes de la Orquesta Municipal de Valencia. Miguel Morellá, oboe, y Rodrigo Madrid, clave, en noble empeño de transmitir la música de los maestros del siglo XVIII, Telemann, Couperin, Vivaldi, Marcello, Scarlatti, Haendel, Bach. Intérpretes de delicada sensibilidad, nos deleitaron con su dominio y la belleza de ambos instrumentos, en un dúo sonoro al que no estábamos muy acostumbrados. Curiosa la inesperada entrada instrumental, en ocasiones, de las campanas del reloj de la Torre de Santiago, que sorprendía más a los músicos que al auditorio. Muy de agradecer la gentileza de Rodrigo Madrid cuando, al finalizar el concierto, nos ofreció su lección sobre la historia del clave y los diferentes elementos de que está formado el instrumento. Interesante también la explicación previa a cada una de las obras que se interpretaron.
TEATRO CHAPÍ, sábado 6 de Junio.
Otro de los conciertos esperados. La ORQUESTA DE CAMARA DE SOLISTAS CHECOS, en esta ocasión dirigida por el gran violinista Bohumil Kotmel. Una agrupación con un bagaje de prestigio internacional, a la que ya habíamos tenido ocasión de escuchar en el memorable concierto del 26 de mayo de 1984 (II Festival de Música). La nueva gira por España de esta Orquesta no nos hizo dudar de incluirla en el Festival del 87. Es una Orquesta de cámara nacida en el seno de la Orquesta Filarmónica de Brno, integrada por prestigiosos solistas. Escuchamos obras de Haendel, Mozart y del compositor checoslovaco contemporáneo J. Feld, así como la muy esperada "Las cuatro estaciones", de Vivaldi -en este concierto fueron dos: "La Primavera" y "El Verano"-.
Piensen lo que supone la ejecución en Villena, en el Teatro Chapí, de una obra como "Las cuatro estaciones", por una Orquesta de este prestigio. En esto es en lo que queremos insistir. Este concierto, como todos los demás, son una muestra bien patente de la extraordinaria relevancia que tiene nuestro Festival de Música, no sólo en España sino a nivel de otros países de Europa.
Un concierto de gran nivel artístico. La compacta sonoridad de la cuerda, la precisión y seguridad en las entradas, la clara concepción de lo que es la perfección interpretativa, hizo que -en este concierto el público quedara perplejo y casi con la respiración contenida, impresionado, además, por la escultural formación. Y es que los músicos checos interpretaron todo el concierto en posición de pie, como es costumbre en este conjunto orquestal.
El violinista y joven director de esta Orquesta, Bohumil Kotmel demostró unas cualidades interpretativas y una seguridad en la ejecución, difícil de superar. No en vano cursó estudios durante cinco años en la cátedra David Oistrach, en el Conservatorio Chaikowsky de Moscú.
PATIO DEL AYUNTAMIENTO, viernes 12 y Sábado 13 de Junio.
JOVENES INTERPRETES. Una vez más vuelve a ser el Patio del Ayuntamiento escenario singular del Ciclo de Jóvenes Músicos. Puede decirse que este Ciclo es una creación del propio FESTIVAL DE MUSICA. El Festival dio lugar a la utilización del claustro para estos conciertos, y también el Festival institucionalizó el Ciclo de Jóvenes Intérpretes, aportación muy importante a la promoción de los jóvenes que están próximos a iniciar su dedicación profesional a la música.
Un Ciclo que se ha venido organizando contando siempre con la inestimable colaboración de Perfecto García Chornet, y que ha tenido un alto nivel en todos sus intérpretes. Jóvenes que pasaron por este Ciclo forman hoy parte incluso de orquestas extranjeras, de la propia de Valencia. Cabe recordar que en este Ciclo intervino el pasado año la soprano María Isabel Rey.
Los intérpretes de este año han sido: En el concierto del día 12, María Martí (violonchelo), José Alonso Dubón (piano), Jesús Fuster (oboe), nuestro paisano José Micó (piano), la china Ana Chiang (piano) y Sergio Sapena (piano). En el concierto del día 13, Enrique Subiela (piano), Vicente Balaguer (violín) y Daniel Zacarés (piano).
TEATRO CHAPÍ, Sábado 20 de Junio.
ORQUESTA MUNICIPAL DE VALENCIA. Dirige Manuel' Galduf. Concierto de clausura. "Adelante. No hay quinto malo" nos escribió Galduf, apenas concluido su concierto con la Orquesta, del IV Festival -Pavana para una infanta difunta, de Ravel-. Así nos animaba a acometer el V FESTIVAL DE MUSICA este amigo entrañable, gran músico, incansable trabajador, que volvería a entregarse en cuerpo y alma en este nuevo concierto. Conocer bien a Manuel Galduf es conocer el esfuerzo y la profesionalidad, la dedicación, una persona excepcional.
El sábado anterior terminaba la temporada de conciertos de la Orquesta con la interpretación en su sede actual -el recientemente inaugurado Palau de la Música de Valencia-, de la Misa de Requiem, de Giuseppe Verdi. Su siguiente concierto, el ya tradicional del Festival de Música de Villena. Concierto muy esperado. Por ser el de clausura, por el programa -con una obra de Luis Hernández- y por la natural expectación que siempre despierta la Orquesta Municipal de Valencia -de la que alguien ha dicho que también es nuestra. Y es que, ciertamente, los músicos de la Orquesta -muchos de ellos grandes amigos- se sienten en Villena como en su propia casa. Así lo dicen ellos y es verdad
La agrupación orquestal valenciana, cada año con mayor superación artística, nos ofreció en esta ocasión un programa clásico, que llegó al auditorio. Fue posible escuchar de nuevo el poema sinfónico "Ambrosio Cotes", de Luis Hernández. Nuestro agradecimiento a Manuel Galduf y a la Orquesta al ejecutar nuevamente esta obra de nuestro paisano. Se había interpretado por primera vez en Villena en el año 1974, en un concierto que ofreció la misma Orquesta Municipal de Valencia, bajo la dirección de Martínez Palomo, entre los actos celebrados con motivo del I Congreso Nacional de Fiestas de Moros y Cristianos. Una partitura de gran contenido musical. Luis Hernández ha sabido profundizar, con una obra impregnada de notable modernidad, en el alma del personaje -Ambrosio Cotes-. Sería deseable una crítica más autorizada que la nuestra sobre esta obra, así como la ejecución más frecuente de la misma.
Ewa Osinska, joven pianista nacida en Varsovia, interpretó el Concierto para piano en La menor, op. 54, de Robert Schumann. Otra intérprete extranjera en el Festival de Villena, que ya ha adquirido -junto con nuestros músicos- su carácter de internacionalidad. Osinska mostró sus cualidades de gran concertista. Siempre confiere prestigio la participación de solistas y, en esta ocasión, el Concierto de Schumann, con la brillante intervención de la pianista polaca y de la Orquesta, dirigida inteligentemente por Galduf, cerraron apoteósicamente la primera parte del concierto.
Finalmente, la Sinfonía Patética, de Tchaikowsky. Había gran interés por esta obra. Parecido al que ya tuvo el "Nuevo Mundo", de Dvorak, en 1985. El público no quedó defraudado. La Orquesta, en un gran momento artístico, con unas secciones muy bien organizadas, con justeza en las entradas y una poderosa sonoridad, ofreció, dirigida por Galduf, una inolvidable interpretación de esta obra del gran compositor ruso.
Galduf y su Orquesta entendieron muy bien la partitura y supieron transmitir todos los sentimientos y la desesperanza que encierra. Al final del "Adagio lamentoso" la sala quedó por unos segundos sumida en un silencio mayor que el de la Orquesta, después que se extinguió su último sonido. Luego, sonaron con entusiasmo los aplausos, que habían sido sólo contenidos por el profundo sentimiento de desolación plasmado por el compositor y que la Orquesta había sabido transmitir al auditorio.
Final feliz de un Festival "totalmente logrado". El "Intermedio" de la Revoltosa, de Ruperto Chapí, ofrecido en calidad de "bis". De difícil ejecución, con ritmo persistente y prolongado, la gracia de esta partitura y una ejecución magistral, pusieron fin al V FESTIVAL DE MUSICA DE VILLENA.
Villena debe sentirse orgullosa de tener esta manifestación internacional de música.
AMIGOS DE LA MUSICA
Extraído de la Revista Villena de 1987

No hay comentarios:

..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com