LA MORENICA: UN PASODOBLE CON CATEGORÍA DE HIMNO. ACERVO FESTERO 2022

LA MORENICA: UN PASODOBLE CON CATEGORÍA DE HIMNO
Desde luego que si existe algún pasodoble con el que la Junta de la Virgen se siente identificada, este es sin duda “La Morenica”. Una composición emblemática, popular y pegadiza del Maestro Carrascosa.  A estas alturas, los licenciados en villenerías conocen, y los aspirantes a tan preciado título deberían conocer, quien fue y que ha representado en Villena, la figura de D. Manuel Carrascosa. Obviamente la sombra de este músico y compositor, engloba mucho más que este singular pasodoble, ya que posee en su haber infinidad de piezas musicales que acompañan en grandeza a nuestras Fiestas de Moros con Cristianos, y porque no decirlo, han hecho de ellas... “Algo muy Diferente”… pero a grandes rasgos y sin pequeños detalles... ¿Quién fue D. Manuel Carrascosa García?...
El maestro Carrascosa nació en la ciudad valenciana y “tomatinera” de Buñol en 1911. Llegó a nuestra ciudad a finales de septiembre de 1939 y fue director de la Banda Municipal de Villena, desde esa misma fecha hasta 1978. Recién acabada la guerra civil, ya era una persona conocida y considerada en la región, musicalmente hablando, al haber participado y haber sido galardonado en diversos certámenes valencianos.
En 1965, al cumplir 25 años al frente de la Banda Municipal de Villena, fue nombrado Hijo Adoptivo de la ciudad. Falleció el 10 de mayo de 1997, descansando sus restos mortales en el Panteón de Personas Ilustres de Villena.

D. Manuel Carrascosa García

Tras esta breve y fructífera biografía, centrémonos en el pasodoble “La Morenica”, una emblemática pieza musical compuesta en 1940 y dedicada expresamente a la Patrona de la ciudad de Villena.
La idea inicial surgió de Juan José Amorós Hernández, gran amigo del buñolense y propietario de la imprenta situada en el Paseo Chapí. Fue él, quien planteó al maestro tal quimera y desafío. Parece ser, que el concepto fue atrapado al vuelo por D. Manuel, quien se puso manos a la obra y buscó temas de inspiración y musas de vocación, que estuviesen relacionadas con la música, la Patrona y la ciudad.  
Buscó en el baúl de los recuerdos del folclore villenense, persiguiendo la tradición y paladeando los gustos populares. Se puso en contacto con Doña Gloria Marco, conocida profesora de piano en la ciudad. Persona estudiosa y con gran conocimiento del género chico, que colaboraba asiduamente con grupos de aficionados villenenses a la zarzuela, estilo arraigado y de moda por aquellos entonces en la Capital del Alto Vinalopó, gracias a otro villenero ilustre, D Ruperto Chapí. Doña Gloria sugirió al maestro una antigua jota villenense, cuya base principal le agradó y parece ser que fue inspiración suficiente para componer el pasodoble.
Finalizada la composición y escuchada por Juan José Amorós, persona influyente en Villena, este sugirió la idea de que sirviera como pieza obligada en un certamen musical. La idea era que fuera interpretada por y entre las bandas de música que concurrieran en las fiestas de Moros y Cristianos de ese año. En la tarde del día 6 de septiembre de 1940 y con el nombre de “Gran Festival Musical”, se llevó a cabo dicho concurso en la Plaza de Toros con la participación de diez bandas de música. Las bandas premiadas fueron las de San Vicente del Raspeig, Beniganim y Sax, quienes actuaron en ese año con las comparsas de Labradores, Cristianos y Marruecos, respectivamente.
Años más tarde, en 1965 y coincidiendo con el nombramiento del maestro Carrascosa como hijo adoptivo de la Ciudad, Doña Elena Montiel le puso letra. Un texto fácil y acertado, que a fecha de hoy es cantado intuitivamente cada vez que suenan los acordes de este pasodoble y que es raro que algún villenense desconozca.
Melodía de la “Jota Villenera”, 
fuente de inspiración del pasodoble “La Morenica”
Una pieza musical entronada en himno que hace finalizar espontáneamente, aun hoy en la actualidad, cualquier acto festero o religioso. A todo el mundo nos resulta familiar sus notas, su letra y no es grato su título, ya que es así es como se conoce popularmente a nuestra Patrona, la Virgen de las Virtudes. Una composición de tonos alegres, que constituye una de las representaciones musicales más puras y elevadas de la tradición  villenense, siendo indispensable en multitud de actos que suponen una exaltación de “Las Fiestas de la Virgen”.
Antes de finalizar este breve articulo pero de intensa escritura por mi parte, me gustaría dar las gracias a Dori Flor, camarista de la Virgen, por el aporte de algunos datos extraoficiales sobre este pasodoble y su composición, que han contribuido enormemente a la confección de este texto. Por supuesto que la bibliografía encontrada también ha sido determinante, sobre todo el exhaustivo artículo publicado por D. Alfredo Rojas en la Revista Villena de 1975.
Como siempre, mucha de esta recabada información sale a la palestra en escritos como este. Otros datos se quedan en el tintero, expectantes y pendientes de surgir en otro momento. Quizás en alguna conversación cruzada de esas de tertulia y mantel, de “pasticas” y  café. Y es que al final en la vida todo es importante, lo que suma no resta, sobre todo cuando surgen momentos que no buscas, y al final se convierten en grata sorpresa. Instantes rescatados de una confusa “insignificancia”, que cuanto más pequeños aparentan, más grandes son.  
Toni López
Cronista Junta de la Virgen

No hay comentarios:

..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com