1988 CANTO A MI PUEBLO... ¡VILLENA!

CANTO A MI PUEBLO... ¡VILLENA!
Nunca he podido olvidar
Ni pretenderlo he querido
Al pueblo donde he nacido
Y a quien vengo a visitar
Pueblo al que quiero cantar
Con voz suave... ¡Al oído!

No sé que tienes... ¡VILLENA!
Ni porqué te quiero tanto.
¿Acaso será tu encanto
De lo que está mi alma llena?
Será la ausencia, quizá,
La causa de esa añoranza
Que me mueve a contemplar
Con gran dolor la distancia?
Será que la senectud
Acrecienta los valores
De quien posee la virtud
De cultivar sus amores?
No lo sé, pero muy dentro,
Donde el cariño se gesta
Siento un ambiente de fiesta
Cuando yo vengo a tu encuentro.
Cabe que sea el gran afecto
De tantos buenos amigos
Lo que produce el efecto
Por ser de mi andar testigos.
Son tantas y tantas cosas
Las que en compacta medida
Le dan aliento a mi vida...
Que no las hay más hermosas.
Soy paisano de José M. Soler
Ese villenero ilustre
Que a su pueblo le da lustre
Con su entrega y su saber.
Hombre sencillo y amable
A quien nunca envaneció
Los triunfos que consiguió
Con su labor encomiable.
Yo le rindo pleitesía
De admiración y de estima
Y escribo con alegría
Y en su honor, mi humilde rima.
Pues tiene bien merecido
De su pueblo el gran afecto
Y ese cariño dilecto
Que siempre le ha concedido.
También mi paisana fue
Majestuosa y serena
Una mujer escritora...
¡Doña Leonor de Villena!
Fue dama de alta prosapia
Que muy digna emparentaba
Con Castilla y Aragón
Y con Navarra la brava.
Esta Leonor o Eleonora
De gran mente esclarecida
Con el rey Alfonso y señora
Vivió parte de su vida.
Pero ya hastiada de sociedad
miró hacia el cielo y rezó
Y en un Cenobio, al final,
Siendo Abadesa... murió.
Hija fue de un nigromante,
don Enrique de Villena
Aquel que, el limousín depreciando
Con su verbo lo cercena.
Y erudito y competente
Él escribió en Valencia
De los trabajos de Hércules
Los doce tomos de ciencia.
Y tantos y tantos más
Que él escribiera por cientos
Y que los mandó quemar
El ingrato rey don Juan
Al arzobispo Barrientos.
Y bien, queridos paisanos,
En el magín del recuerdo
Quedan muchos nombres por decir.
Prometo que he de escribir
en otra nueva ocasión
Si responde mi razón...
Y me da aliento el vivir.
Ahora, para terminar
Gritemos con la voz llena
Unidos en amplio haz...
¡Vival... ¡Viva por siempre Villena!

José Conejero Alcaraz
Extraído de la Revista Villena de 1988 

No hay comentarios:

..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com