2013 EL TESORO DE VILLENA 50 AÑOS DESPUÉS

PUBLICADO EN INFORMACIÓN 
DOMINGO 14 DE ABRIL 2013
LITERATURA E INVESTIGACIÓN
La literatura, las investigaciones y los artículos científicos escritos sobre el Tesoro de Villena han sido abundantes a lo largo de estos cincuenta años. Su aparición en el lecho de una rambla, alejado del Cabezo Redondo, fue recogida por INFORMACIÓN en su portada. Además, su gran belleza, su avanzada técnica en orfebrería, las numerosas piezas que los compone –sesenta y seis en total– y sus diez kilos de oro macizo han generado numerosas leyendas a su alrededor. Sin embargo, José María Soler, al poco de su descubrimiento, redactó dos monografías donde contaba el hallazgo y, al mismo tiempo, documentaba sus piezas y planteaba la primera hipótesis. La historia del Tesoro de Villena hunde sus raíces en un reyezuelo que había tenido que abandonar sus tierras y que enterró su gran ajuar. Conjetura que, con el paso de los años y los nuevos hallazgos, va cobrando fuerza, tomando forma y validez histórica.
MARIVÍ PARDO
EL TESORO DE VILLENA CINCUENTA AÑOS DESPUÉS
Los enigmas de diez kilos de oro
Las excavaciones de la Universidad de Alicante en el Cabezo Redondo han desvelado gran parte de las incógnitas sobre este conjunto de la Edad de Bronce, aunque los investigadores siguen planteando dudas sobre la cronología y el origen de tal cantidad de metal precioso.
Diez kilos de oro, sesenta y seis piezas, la mayoría de este metal aunque también en menor medida de plata, ámbar y hierro, conforman el conjunto áureo mas importante de la Edad de Bronce de Europa. Unas piezas que vieron la luz, de nuevo, hace cincuenta años y entre las que destaca un brazalete de medio kilo de oro.
Un tesoro, encontrado el 1 de diciembre de 1963 en una rambla, la del Panadero, alejado del cualquiera de los numerosos yacimientos arqueológicos que surcan el término municipal de Villena, sin ningún elemento como cereales o fósiles que les pudiera dar una idea acerca de su origen y que abrió grandes incógnitas en la investigación de la Prehistoria, no solo ibérica, sino europea.
Las investigaciones y las leyendas que se forjaron a su alrededor han intentado asignar una historia a un hallazgo que, cincuenta años después, sigue manteniendo vivas muchas de sus incógnitas, mientras que otras han sido desveladas por las diferentes excavaciones y hallazgos en el Cabezo Redondo.
Uno de los interrogantes, según el catedrático de Prehistoria de la Universidad de Alicante y director de las excavaciones veraniegas en el Cabezo Redondo, Mauro Hernández, sigue siendo .como llego tal cantidad de oro a Villena.
Por el lingote encontrado junto al "Tesorillo", otro conjunto de orfebrería aparecido en la zona, los últimos estudios realizados apuntan a la existencia de "un taller donde se repararían las piezas".
Pero no se sabe si el Tesoro se forjo en la misma urbe o si, por el contrario, los objetos se trajeron de otros puntos de la península o fuera de ella. Lo cierto es que pocas son las piezas con similitudes que se han localizado, entre ellas un brazalete semejante en Portugal.
Otra de los grandes preguntas ha sido su antigüedad. El "Tesorillo " fue el que dio la primera pista hace cincuenta años sobre su cronología fechándolo en el Bronce tardío. Pero la existencia de una pulsera de hierro genero ciertas dudas sobre la primera datación.
La vinculación con la urbe, cada vez más fuerte, unido a los últimos hallazgos de oro, como una pulsera y setenta y nueve clavillos, y a su conexión a su hermano pequeño, el "Tesorillo", le han alejado de la Edad del Hierro y acercado a la primera cronología que dé él se dio, entre el 1.100 y el 1.500 a.C.
La similitud entre la estética de algunas vasijas de cerámica y los cuencos también "suscita una pregunta", apunta Hernández, "quien copio a quien". De momento, creen que la cerámica está hecha a imagen y semejanza de las de oro, pero no hay certeza alguna sobre este aspecto.
Soler planteo su propia historia acerca del enterramiento. Era el ajuar de un reyezuelo del Cabezo Redondo que amenazado por algún peligro tuvo que irse y lo guardo para luego volver. Hernández todavía se maravilla de la intuición del que fue el primer doctor Honoris Causa de la UA sin formación académica.
El catedrático señala que .la planificación de la urbe como la dimensión de algunas de sus viviendas plantean la existencia en ella de una oligarquía, una monarquía, en definitiva una elite que detenta el poder.. Las excavaciones en el Cabezo muestran cada vez mas que "aquella idea inicial del reyezuelo, que planteo Soler, asemeja mucho a lo que nos está diciendo el yacimiento".
Mauro Hernández señala que el descubrimiento del Tesoro fue importante "para la ciudadanía de Villena, que hizo cola en la casa de José María Soler para ver los cuencos". Desde un primer momento y por la amistad de su descubridor, con el arqueólogo alemán Schuler, historiadores de ese país acudieron a Villena para estudiarlo de primera mano.
"Seguramente" –plantea Hernández– la llegada de los alemanes provoco que se quedara en Villena y no, como otros hallazgos, saliera hacia el Museo Arqueológico Nacional", consiguiendo así que el nombre de Villena se haya paseado por grandes ciudades.
El Tesoro ha visitado, entre otras, Madrid, Alicante, Tokio y Kioto. Y de él se han hecho eco publicaciones, no solo científicas, de Alemania, Francia o Estados Unidos, entre otros.
Celebraciones
Coincidiendo con el aniversario de la recuperación del Tesorillo del Cabezo Redondo, Villena ha iniciado una serie de celebraciones que se mantendrán hasta el mes de diciembre, cuando se cumplen 50 años de uno de los mayores descubrimientos de la prehistoria.
LAS CLAVES
ORO MACIZO
Es el símbolo del poder de una élite
Las piezas de oro macizo que componen el Tesoro pesan diez kilos. Además, entre ellas también hay objetos de hierro, plata y ámbar. Mauro Hernández, catedrático de prehistoria, indica que es un ajuar de una persona o élite con gran poder que fue amasando a lo largo del tiempo, que traspasa a modo de herencia, «y lo que vemos es el resultado final».
El Tesorillo del Cabezo Redondo
La directora del Museo de Villena, Laura Hernández, muestra el «Tesorillo» compuesto por 35 piezas de oro.
Los últimos hallazgos en el Cabezo
Los últimos hallazgos en el Cabezo Redondo dan forma a la historia del poblado: Una urbe de gran importancia y con una élite poderosa que puede atesorar oro. Y, a su vez, desvelan la historia del «Tesorillo» y al mismo tiempo del Tesoro.
La duda de la procedencia
Los arqueólogos se preguntan cómo se pudo acopiar tanto oro en Villena, no solo el del Tesoro, sino el de numerosas
La planificación de la urbe del Cabezo Redondo da pistas acerca de la poderosa élite que era propietaria de las joyas.
Las piezas de cerámica halladas se asemejan a las de oro, la duda planteada es «quién copió a quién»
EL INCLEIBLE HALLAZGO DESDE LA MIRADA DE DOS NIÑOS DE LOS AÑOS 50
Pedro Domenech relata que su padre «gritó: Don José, aquí está. Habíamos encontrado el Tesoro»
Ellos son Enrique y Pedro Domenech y, al señalar en la fotografía que del descubrimiento del Tesoro de Villena hay en el Museo Arqueológico José María Soler, exclaman, "nosotros somos los dos niños". Así han pasado a la historia local, como los dos niños que no saben si mirar al estupendo hallazgo arqueológico encontrado en la "Rambla del Panadero" o a la cámara del fotógrafo, Miguel Flor.
Ahora, después de cincuenta años, son los testigos de aquella tarde del primer día de diciembre de 1963, cuando ya anocheciendo encontraron el Tesoro de Villena.
Pedro advierte que "no era la primera vez que íbamos con Soler"., argumentando que sus padres .eran colaboradores habituales de él y sabían perfectamente como tenían que desenterrar materiales arqueológicos, así como respetar el lugar para que se pudiera investigar el pasado.. De hecho, Pedro estuvo en el hallazgo del "Tesorillo" del Cabezo Redondo unos meses antes.
Como en otras ocasiones, los hermanos Domenech junto a sus hijos habían acudido a la llamada del historiador, al que le habían avisado del hallazgo de unos brazaletes de oro en la rambla donde estaban extrayendo arena para la construcción.
"No íbamos a por un tesoro", puntualiza Enrique, mientras Pedro apunta "solo queríamos saber que hacían esas piezas allí". Su padre, uno de los hermanos Domenech, arañaba la tierra con una azada para removerla y ver que podían encontrar. Todo se paralizo cuando la expedición escucho el grito de Pedro Domenech: "Don José, aquí esta". Enrique narra cómo, después de encontrar la vasija, "Soler nos manda con el taxi a buscar a Alfonso Arenas, concejal del Ayuntamiento de Villena, y a un fotógrafo, Miguel Flor". Los dos niños fueron los primeros en dar a conocer a la población un hallazgo que se envolvió en una manta, atada con un cinturón y en un saco de arpillera para evitar que el continente se descompusiese.
AHORA EN LOS COLEGIOS
Pedro y Enrique narran cómo encontraron el Tesoro a los más pequeños
Miles de veces los dos primos han contado cómo fueron con sus padres, Pedro y Enrique Domenech, y José María Soler a la Rambla del Panadero. Ahora se lo cuentan a los niños en los colegios de Villena.
"NOSOTROS VIMOS UN CASCO ROMANO"
Pedro cuenta que cuando vieron «sobresalir el cuenco, nosotros pensamos que era una casco de romano », como el que le había mostrado Soler en las fotografías de otros hallazgos peninsulares. Pero, desde el primer momento, el descubridor del Tesoro les dio a entender que la historia les estaba mirando.
José María Soler arqueólogo de Villena
Soler nació un 30 de septiembre de 1905 y murió el 25 de agosto de 1996. Fue investido Doctor Honoris Causa en Arqueología por la Universidad de Alicante y nombrado Hijo Predilecto de la ciudad. Incansable investigador, encontró el Tesoro de Villena, el «Tesorillo» del Cabezo Redondo, y realizó las primeras excavaciones en este mismo enclave. Suyas son numerosas publicaciones acerca de la prehistoria, historia, folclore y personajes ilustres de su ciudad natal.
Publicado en INFORMACIÓN con la colaboración de Portada.info

No hay comentarios:

..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com