1979 FIESTAS… SALUDAS

FIESTAS
AMPARO MARTINEZ MUÑOZ - Regidora
En muchas ocasiones he dejado pasar tranquilamente el tiempo mientras forjaba en mi mente fantásticos sueños, creando eslabón a eslabón una cadena de ilusiones sin demasiadas esperanzas de verlas cumplidas. Pero nunca se me ocurrió incluir en la cadena la fantástica realidad que estoy viviendo. Y puedo asegurar que en ocasiones y ésta es una de ellas, la realidad es mucho mejor que los sueños.
En estas líneas quiero agradecer el honor que supone para mí poder representar como Regidora Mayor de Fiestas de Moros y Cristianos a la mujer «villenera»; quisiera desempeñar un buen papel, conocer más ampliamente nuestras fiestas y dejar un poco de mí misma al final de mi reinado.
Me gustaría, durante este período, hacer algo más que presidir unas fiestas; quisiera vivirlas, descubrir su profundo significado, y sobre todo, participar activamente, junto con las catorce Madrinas representantes de las catorce Comparsas en las fiestas de este año. Sería para mí una gran satisfacción poder conseguir durante mi reinado que nuestra Junta Central considerara seriamente el que nosotras, las mujeres de este pueblo, participásemos activa y directamente en las fiestas, considerando que podríamos darles ese toque de encanto que quizás les falte.
Sé que el representar a todo un pueblo es un difícil compromiso, el cual espero poder desempeñar dignamente, pero tengo la absoluta confianza de que tendré en la Junta Central, en el Ayuntamiento y en todo el pueblo, un punto de apoyo y estímulo. Por lo que desde aquí les agradezco de antemano a todos la ayuda que sé me brindarán.
¡Viva la Morenica y... día cuatro que fuera!
AMPARO MARTINEZ MUÑOZ

Junta Central de Fiestas
FRANCISCO NAVARRO GONZALEZ - Presidente
De nuevo me asomo a las páginas de la revista «VILLENA», porque una vez más se va a escribir en el diario de la historia de nuestra ciudad el hecho de las fiestas de moros y cristianos que han logrado atraer la atención de un creciente número de visitantes por la espectacular altura conseguida en el ámbito de este tipo de festejos.
En estos momentos, me veo tentado, casi obligado, a utilizar y repetir los consabidos tópicos referentes a los días que se avecinan, y aunque considero que estos tópicos no por conocidos son menos necesarios, voy a procurar prescindir de ellos para exponeros los asuntos que preocupan a la Junta Central, asuntos estos de los que quizás se ha hablado demasiado pero no lo suficiente.
Desde que me hice cargo de la presidencia de la Junta Central, era perfectamente consciente, como lo eran también los demás miembros de ella, de que había un trabajo importante para hacer si queríamos que nuestras fiestas siguieran el camino ascendente que habían empezado a recorrer. Por este motivo nos propusimos unos objetivos; unos se han conseguido plenamente, otros están en vías de conseguirse y otros siguen siendo sólo una ilusión. Detenernos a hacer un balance de los logros obtenidos, probablemente sólo serviría para regocijarnos con el elogio, mientras permaneceríamos aletargados ante los problemas que hoy la fiesta y su organización presentan.
Uno de los problemas, anunciado ya desde hace tiempo y que hoy casi nos desborda es el de la masificación, consecuencia casi lógica si tenemos en cuenta el crecimiento demográfico e industrial de nuestra ciudad y el prestigio de nuestras fiestas. A este problema, la Junta Central puede responder con una organización y una normativa adecuada a las circunstancias pero que de nada serviría si no se cuenta con la colaboración de todo aquel que se sienta festero, es más de todo aquel que se sienta protagonista de algo tan nuestro como son las Fiestas de Moros y Cristianos.
El otro de los problemas que nos tiene preocupados es el de la Casa del Festero. En sobradas ocasiones se han puesto de manifiesto las razones que nos impulsaron a esforzarnos por conseguir este objetivo; muchas veces y por diferentes medios se han comentado y explicado las ventajas que podría reportarnos de cara a la historia, a la actualidad y al futuro, dados los complejos aspectos y el amplio contenido que conforman hoy día la Fiesta de Moros y Cristianos. Pero la Casa del Festero es sólo un objetivo conseguido a medias, sigue siendo casi una ilusión y una esperanza cuya culminación depende como tantas otras cosas de todos nosotros, y de todos aquéllos que somos capaces de vanagloriarnos y sentirnos orgullosos cuando de Villena y sus fiestas se dicen elogios, y de defender los ataques y críticas que contra lo que es tan nuestro se hagan.
Por todas estas razones aprovecho para pedir una vez más vuestra necesaria e inaplazable colaboración y para, al mismo tiempo, desearos unos días de auténtica felicidad y alegría con la esperanza y la seguridad de que sabremos dar la talla que después de muchos años de esfuerzo hemos alcanzado.

Asociación de Ntra. Sra. de las Virtudes
Fdo.: ANTONIO HERNANDEZ - Presidente
Al dirigirme a mis conciudadanos desde estas páginas de nuestra revista «VILLENA» como presidente de la Asociación de 'Ntra. Sra. de las Virtudes, no puedo por menos que hacerlo con cierta emoción y temor.
Emoción, por lo que de entrañable conlleva el cargo al que accedí en el mes de marzo. Emoción, porque como es común en nuestra Ciudad, llevo arraigado en lo más hondo de mi ser un acendrado amor a nuestra Virgen Morena. Temor, porque es mucha la responsabilidad que adquirí cuando acepté tal puesto.
La Junta de la Virgen, institución tan entrañable para Villena, pero a la vez tan censurada en casi todas sus actuaciones, tiene actualmente, en la opinión de la mayoría de nuestros conciudadanos, una imagen muy negativa, estando muy arraigada la idea de que la Virgen es patrimonio de unos pocos. Hacer desaparecer esta opinión tan generalizada, fue una de las primeras obligaciones que nos impusimos al hacernos cargo de la Junta Directiva. Para ello cuento con un equipo de colaboradores, miembros todos de la Junta y villenenses amantes de su Patrona, que han ofrecido su colaboración desinteresada, guiados por el único y exclusivo fin de honrar y festejar a nuestra Madre.
Otro gran problema con el que nos encontramos es la reconstrucción del Santuario, largo tiempo desatendida y que requiere urgente solución para evitar irreparables daños, dado el estado de lamentable ruina en que se encuentran diversas dependencias del mismo. Una forma de ayudar a esta importante realización, sería el incremento de socios, de los que está tan necesitada esta Asociación. Necesitamos y queremos la ayuda y colaboración de todos los villenenses, para que nuestra gestión se vea coronada por los mejores frutos.
La Virgen es de todos y todos debemos acercarnos a Ella de forma distinta a como lo hacemos cuando visitamos su Santuario, trabajando todos bajo su manto protector.
Sabemos de las dificultades que nos esperan en nuestros proyectos inmediatos ya que, como en toda renovación, no faltarán quienes no los vean desde el mismo prisma. Pero lo que únicamente nos guía, es elevar a nuestra institución a la altura y dignidad que se merece.
Creemos que la Asociación de la Virgen no debe quedar al margen del ritmo que nos imponen los nuevos tiempos, actualizando sus actos, remozando sus bases fundamentales, pero siempre conservando el espíritu dentro del que fueron creadas en su día y que es, sobre todas las cosas, el culto y devoción a Ntra. Madre María Santísima de las Virtudes.
Villenense, la Virgen espera «algo» más de ti. Villena, junio de 1979.
Extraído de la Revista Villena de 1979

No hay comentarios:

..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com