1966 EL CABEZO REDONDO

EL CABEZO REDONDO DE VILLENA, SUMINISTRA LA PRIMERA FECHA DEL CARBONO 14 PARA LA CULTURA ARGÁRICA, CONSECUENCIAS PARA LA CRONOLOGIA DE LOS TESOROS VILLENENSES
por JOSE M." SOLER GARCIA Delegado Local del S N. E A

"EL CABEZO REDONDO" Oleo de Juan Hurtado
HASTA mediados de siglo, la dotación de los yacimientos y objetos arqueológicos se complicaba a través .de complicados sistemas de paralelismos con otros objetos y yacimientos ya fechados por procedimientos puramente históricos. Recordemos que el Oriente mediterráneo gozaba de espléndidas culturas cuando nuestro Occidente se hallaba todavía en un primitivismo de tipo paleolítico.
Fue en 1946 cuando el Dr. W. F. Libby, del Instituto para Estudios Nu¬cleares de la Universidad de Chicago, estableció las técnicas para comprobar la desintegración periódica del radiocarbono en los organismos muertos.
Según esta teoría, llamada a producir una verdadera revolución en la ciencia prehistórica, el carbono radiactivo (C 14) se origina en las capas superiores de la atmósfera, y desde allí penetra en el ciclo vital de toda la materia orgánica. Las plantas y los animales absorben pues radiocarbono mientras viven, y el proceso termina cuando dejan de existir. El tiempo transcurrido desde su muerte puede por tanto medirse en virtud de este fenómeno.
Como es fácil de comprender, el procedimiento es muy complejo, y su utilización requiere técnicos altamente especializados y costosos y laboratorios de los que, por desgracia, no disponemos todavía en nuestra patria.
Cuando en mayo de 1965 salió a luz nuestra Memoria acerca del "Tesoro de Villena", no habían llegado a nuestro poder y así lo hicimos constar, los resultados de los análisis que se estaban realizando en Alemania sobre unas muestras de madera obtenidas en las excavaciones que habíamos realizado en el Cabezo Redondo, de las cuales hemos de dar cuenta con lo amplitud que merecen.
La vivienda nº VII del Cabezo Redondo —(Foto Soler)
Fue en noviembre pasado cuando el Dr. Hermanfrid Schubard, del Instituto Arqueológico Alemán en Madrid, por cuya mediación se habían cursado los muestras, nos comunicó el resultado del primer análisis, realizado sobre fragmentos de un trozo de madera introducido entre el cimiento de roca y la hijada inferior de un muro de piedras de la vivienda número VII. El documento era excelente, por cuanto al hecho de su posición en el terreno, tan claramente observada, se añadía la circunstancia de haber quedado oculto por la capa de barro con que se había enlucido o revocado la pared. Era indudable que el madero se introdujo allí al tiempo de edificar la habitación, cuya antigüedad podría, por tanto, ser fijada en función de la del tronco.Panorámica de las excavaciones en el Cabezo Redondo. El recuadro blanco señala el lugar en que apareció el madero analizado.—(Foto Soler)
Gracias a este análisis, realizado en el laboratorio de Heidelberg (Alemania) por el Dr. Münnich con el número H. 2277-1964, sabemos hoy que la vivienda VIl del Cabezo Redondo se edificó entre el 1656 y el 1546 antes de Jesucristo, puesto que arroja uno antigüedad de 3563±55 años.
Actualmente se realiza una segunda prueba en el laboratorio de Groningen (Países Bajos), por el Dr. Waterbólk, lo cual ha de darnos la confirmación de dicha fecha o las variaciones que nos permitan obtener la definitiva, que no es probable difiera mucho de la ya establecida.
Faltan, por otra parte, los resultados que se obtengan con varios fragmentos de los postes de madera que sostuvieron el techo de otra de las viviendas del mismo yacimiento.
Por varias razones, la importancia de este análisis es trascendental. En primer lugar, porque nos su
ministra la primera fecha de este tipo para la cultura "argárica" de la Edad del Bronce, tan necesitada de precisiones cronológicas. En segundo término, porque vienen a confirmar la supuesta contemporaneidad de esta ''facies" argárica con la del llamado Bronce Valenciano por el profesor Tarradell, etapa que ha sido también fechada por el C 14 en el 1566±100 años antes de Jesucristo.
Pero hay una tercera circunstancia que conviene destacar en estos momentos en que se halla en discusión la cronología que debe asignarse a los tesoros villenenses, tímidamente fechados por nosotros hacia el año 1000 antes de Jesucristo.
Ya en la citada memoria apuntábamos la posibilidad de poder remontar dicho fecha hasta el 1450 cuando menos, basándonos para ello en el testimonio del disco de ámbar montado en oro inventariado con el número 48/50 ("El Tesoro de Villena", página 501. No ha transcurrido en verdad mucho tiempo sin que nuestra suposición se viese confirmada y aun rebasada en un centenar de años.
Una vez más, el Cabezo Redondo villenense se adelanta al primer plano de la Prehistoria peninsular, y no será ésta la última ocasión que se le presente de demostrar al mundo científico su individualidad extraordinaria. Ello si antes no ha sido definitivamente arrasado por las explotaciones industriales que vienen atacándolo implacablemente desde hace muchos años por sus cuatro costados.

Cabezo Redondo. Otro aspecto de la vivienda núm VII —(Foto Soler)
Extraído de la Revista Villena 1966

No hay comentarios:

..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com