1982 UN CLUB DE TENIS PARA VILLENA

Un Club de Tenis para Villena
Si la vitalidad de los pueblos se puede medir, entre otras referencias, por su capacidad para crear instituciones y entidades culturales que se adapten a las necesidades y exigencias que conlleva la larga e inexorable marcha de la evolución humana, el Club de Tenis Villena, en un plano muy modesto, desde luego, y dentro del ámbito local, en su parcela deportiva, cree haber aportado su granito de arena a esta importante tarea. En nombre de ello, y acogiéndonos a la amable invitación de la Delegación de Cultura del M.I. Ayuntamiento de Villena, queremos glosar en esta Revista, en pocas líneas, la existencia de este Club, sus inquietudes y sus aspiraciones.
El 26 de Marzo de 1971, como resultado del ilusionado esfuerzo de un grupo de jóvenes —algunos de ellos ya maduros—, se inauguraba el Club de Tenis-Villena en unos terrenos próximos a la ciudad. Este acto fundacional había sido precedido de numerosas gestiones y alambicadas operaciones de trueque de parcelas para hacer posible y accesible la adquisición de los metros imprescindibles en unas condiciones económicas bastante limitadas. Todos los fundadores del Club —escasamente 30 ó 40 personas motivadas en su mayor parte por su afición al tenis y su comprensión de que nuestro pueblo necesitaba unas instalaciones donde desarrollar este deporte— eran conscientes de las dificultades de este empeño y de que su plena realización quizás ya no les correspondería a ellos, sino a las siguientes generaciones deportivas. Se trataba en principio de romper ese viejo concepto que definía al tenis como un deporte elitista, sólo apto para grupos minoritarios, con poder adquisitivo suficiente para construirse sus propias pistas particulares. El desarrollo en España de este deporte en los años precedentes y la falta de instalaciones casi absoluta en nuestra ciudad, era un reto que debía de abordarse por todos aquéllos que pensábamos que el tenis debía de llegar al mayor número de personas, para disfrute y formación de cuantos se sintieran atraídos por su práctica.
Desde esos primeros pasos hasta ahora el camino andado ha sido largo y no siempre fácil; pero hoy el Club de Tenis-Villena es una realidad y su consolidación y arraigo un hecho del que todos los iniciadores y posteriores integrantes nos sentimos sanamente orgullosos.
Sucesivas directivas se han ido turnando en el esfuerzo de abordar y solucionar los problemas que se han ido presentando a lo largo de estos más de diez años de existencia. A las modestas instalaciones iniciales se han ido añadiendo otras complementarias que han enriquecido deportiva, social y patrimonialmente a la entidad. Y siempre contando con la colaboración y sacrificio de practicantes y animadores, con una modestia de medios que, para otras instituciones similares de otras poblaciones con un mayor peso específico por su número de socios, resulta sorprendente y aleccionadora. Si Villena siempre ha tenido fama —probablemente fundada— de ciudad en la que las iniciativas privadas, especialmente las culturales, no tenían el caldo de cultivo propicio para desarrollarse, nuestro Club ha demostrado —y otras agrupaciones lo están haciendo también— que hemos comenzado a derribar ese viejo concepto, y que podemos y debemos considerarnos ya con la suficiente capacidad creativa para estar a la altura que nuestra ciudad y su propia personalidad se merecen.
Nuestro Club es hoy una asociación que cuenta con más de 150 socios-propietarios, que hacen uso, junto con sus familias, no sólo de las instalaciones dedicadas al tenis, sino también de su piscina, de su local social y de su zona de expansión y recreo. En su seno se vienen desarrollando a lo largo de cada año varios torneos de diversa consideración, algunos de carácter nacional que ya figuran en el calendario oficial de la Real Federación Española de Tenis. Existe también una Escuela de Tenis acogida a su patrocinio, que debe alumbrar con el tiempo a nuestras figuras locales y, quién sabe, a algún campeón del que nos podamos sentir orgullosos. Pero aun cuando esto no ocurriera, el simple hecho de que en estos momentos el Club sirva para que una gran cantidad de energía de los socios y de sus familias, especialmente los hijos jóvenes, se decante hacia el deporte y la sana convivencia social en su recinto, nos parece un logro positivo y fructífero.
La actual Directiva del Club está concentrada en unos proyectos que son una antigua aspiración de todos los socios: alumbrado de las pistas, ampliación del local social y extensión de los terrenos de propiedad, sin olvidar, por supuesto, la consolidación de todo lo conseguido en el aspecto deportivo. No se nos oculta la nueva dificultad económica que esta ambición nos va a suponer, pero nos anima la seguridad de que una vez más vamos a contar con la colaboración y benevolencia de todos los que deseamos un Club deportivo digno para nosotros y, sobre todo, para nuestros hijos.
Por la especial configuración de nuestros Estatutos, todos los socios titulares son propietarios alícuotamente del valor patrimonial del Club. Esta particularidad hace que cada uno se sienta algo más que un simple número de la entidad y vea como algo propio cada una de sus instalaciones. Lógicamente, esto comporta, en una asociación todavía pequeña en número como la nuestra, un coste de entrada y de mantenimiento que puede resultar gravosa para algunos aspirantes. Pero nunca ha sido deseo de los componentes establecer barreras económicas que pudieran ser obstáculo para el acceso de todos aquéllos que se sienten atraídos por el tenis. Por el contrario, y con estas líneas queremos refrendarlo, hacemos una llamada sincera a todos los interesados a que nos manifiesten su deseo, en la seguridad de que recibirán la ayuda y facilidades que cada caso particular requiera. No aspiramos a ser tampoco un Club multitudinario, con muchas secciones deportivas y culturales; esa labor ya está cubierta, y muy bien, por otra entidad local, pero sí queremos que ningún villenense que ame la práctica del tenis, que es nuestra única especialidad y la razón de nuestra existencia, pueda sentirse marginado y sin acceso.
Esta es nuestra oferta y nuestra esperanza.
La Junta Directiva del Club de Tenis Villena
V.° B.° TOMAS HERNANDEZ VALERA
Extraído de la Revista Villena de 1982

No hay comentarios:

..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com