1987 LA CASA DE CULTURA

LA CASA DE CULTURA
INTENCIONES. -
Muy lejos de tendencias nostálgicas, eclécticas e incluso postmodernas, nuestro particular análisis de la envolvente espacial de la "Cultura de Villena", se ha basado sobre todas las cosas en la consecución de una alternativa racional, de fácil lectura, que sea a la vez firmemente coherente con su función y con el formalismo "espiritual" y no conceptual del entorno en que se enclava.

Si consideramos además la crisis arquitectónica de una Ciudad que en un tiempo fue histórica y el deterioro social y físico del casco antiguo (del que la Plaza de Santiago constituye el último baluarte artístico complejo) se comprenderá fácilmente que nuestra actuación no se conforme con un logro más o menos “revivar” sino que pretenda ofrecerse como una opción a la pérdida de valores humanísticos y ambientales, que, en la 2.ª mitad del siglo, ha acusado el patrimonio arquitectónico de la urbe, como un intento de equilibrio entre pasado y presente, entre un emplazamiento "tipológicamente histórico-artístico" y las actuales posibilidades estructurales y distributivas, entre el sillar y el hormigón, entre el muro de carga y el esbelto pórtico.
Por otro lado, queremos dejar constancia de que desde el instante inicial de concepción estábamos plenamente alertados sobre los riesgos a que debíamos hacer frente, riesgos que libremente decidimos aceptar porque siempre hemos estado firmemente convencidos de que esto y no otra cosa es ARQUITECTURA, término sin el que no se concibe en necesaria concatenación, CULTURA. Y de que, si hemos sabido detenernos en el instante preciso, si no hemos sido superados por los peligros, si hemos alcanzado el tan deseado equilibrio no es a nosotros, sino al TIEMPO, a través del usuario ser cultural-humano, viandante o espectador a quien corresponderá juzgarlo.
ABECEDARIO. -
Al encabezar este epígrafe queremos dejar constancia de que lo hacemos sin otro ánimo que el de proporcionar a aquellas personas (cargadas de buena intención y lejos de ideologías extrañas, no nos cabe la menor duda) que desde páginas anteriores han ido emitiendo su opinión, la gran mayoría de veces onomatopéyica, sobre el edificio que nos ocupa, una breve reflexión sobre sus preferencias, repetidamente manifestadas, de la ejecución de una fachada "similar" a la del Ayuntamiento, sobre la licitud de lo cual, no se les ha planteado extrañamente ninguna duda, lo cual, sinceramente, no me asombra. Lo que sí me sorprende es el hecho de que no se den cuenta de en qué siglo viven (la construcción de la Casa Consistorial es de principios del XVI), de que cuando se IMITA un ESTILO de otra época, a pesar de que la sección de sus molduras sea similar y de que los detalles ornamentales sean copias "exactas" (SOCORRO) de las producidas en el tiempo del edificio a CONTINUAR, no se puede conseguir para nada el aspecto de trabajos del 1.500, de que no sepan utilizar sus ojos para juzgar adecuadamente las cada vez menos frecuentes desafortunadas actuaciones de este tipo. De que no comprendan el hecho incuestionable de que al haberse modificado el orden social, el carácter y la ideología del operario, al haberse cortado la larga cadena de la tradición, ininterrumpida hasta el Renacimiento, es totalmente imposible conseguir un trabajo antiguo, dando en cambio lugar en numerosas ocasiones a un esperpéntico remedo del objeto inicial, lo que si además lleva aparejado la utilización de métodos ya obsoletos, injustificadamente, por el mero placer de usarlos, en aras de ese mejor reflejo del pasado (los griegos clásicos deberían haber seguido viviendo en cuevas) nos parece ya realmente incalificable. Y ojo, no pretendemos con esto decir, como podría pensarse a través de una lectura descuidada de este artículo, que necesariamente haya que destruir lo existente para construir de nuevo, en absoluto, al igual que a lo largo de toda la Historia se ha aprovechado lo aprovechable, entendemos como imprescindible proceder a la restauración -quiero decir RESTAURACIÓN- de aquellos edificios o partes de ellos que lo requieran, pero nunca a la reinvención de otros o de aquellas partes totalmente destruidas, en clave inicial.
Por otra parte no quisiera terminar esta alocución sin referirme muy brevemente a ciertas comparaciones del edificio con los baluartes de la arquitectura de Speer, temeridad que tampoco me extraña, si considero que las referidas opiniones deben estar sustentadas sobre profundos conocimientos de la parafernalia propagandística del nacional-socialismo del III Reich, lo que sí vuelve a asombrarme profundamente es el total desconocimiento de la aplicación práctica de esa ideología y principios inspiradores a la obra arquitectónica correspondiente y consecuentemente lo desautorizable de las referidas críticas, las que por anecdóticas estimamos que no merecen ningún comentario.
EN CONCRETO: DESCRIPCIÓN
El edificio está constituido básicamente por dos prismas de base sensiblemente trapezoidal que se intersectan en uno de sus vértices, intersección junto a la que se dispone el núcleo de comunicación vertical del edificio que articula las cuatro plantas principales de ambos prismas, puesto que la entreplanta en que se desarrollan el nivel superior de la Biblioteca y la vivienda del conserje disponen de acceso exclusivo a la planta primera, dispuesto exprofeso para circunscribirlas a las funciones que le son propias, desvinculándolas del resto del conjunto que no les afecta directamente.
En cuanto al funcionamiento del edificio, éste dispone de dos accesos principales en planta baja, un acceso directo al semisótano desde la Plaza de Santiago, una salida de emergencia del salón de actos a través de la Plaza de San Antón, dos accesos o salidas directas desde C/. San Antón a las plantas 1.ª y 2.ª y dos accesos para descarga de materiales y decorados en el escenario del Salón de Actos. Uniendo los dos accesos principales existe un distribuidor principal en toda planta, conformado por dos brazos a 90º que relaciona las dependencias del prisma recayente a la Plaza de Santiago y finaliza en una rótula de articulación en las dos plantas superiores con el otro cuerpo de edificación. Estos dos brazos de comunicación disponen de comunicación visual entre las tres plantas superiores, resolviéndose la iluminación de los huecos extremos correspondientes a los dos vestíbulos con lucernarios translúcidos que, según se detalla en planos, proporcionan luz natural durante el día y artificial durante la noche y huecos de fachada a tres alturas solucionados mediante muros cortina de vidrio climalit con hoja exterior PARSOL BRONCE.
Análogo sistema de iluminación cenital se ha empleado en la rótula de articulación de los dos cuerpos del edificio en la planta superior, a través de la cual además se accede a las dos alturas de cubierta.
Por lo referente a los determinantes estéticos del conjunto merecen destacarse la creación de una falsa fachada recayente a la Plaza de Santiago, que conformando un patio de amplias dimensiones que posibilita la ventilación e iluminación de la sala de expresión corporal sin romper estéticamente el diálogo Palacio Consistorial - Casa de Cultura, contribuye a potenciarlo mediante la disposición de unos huecos de impacto abiertos al aire libre. Así como la disposición de un cerramiento permeable del ensanche de la C/. San Antón conocido como Plaza del mismo nombre, en el que se dispone el mobiliario urbano adecuado para su funcionamiento como zona lúdica no interna, al tiempo que se conectan las vías de evacuación exteriores necesarias para alcanzar la seguridad exigible al edificio.
Texto: Julio P. Roselló Serrano
Fotos: Francisco Martínez Catalán
Extraído de la Revista Villena de 1987

No hay comentarios:

..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com