2008 - JOSE VICENTE ARNEDO LAZARO, INVESTIGADOR VILLENENSE

HISTORIA DE LA COMPARSA BANDO MARROQUÍ DE VILLENA. TOMO I
PRÓLOGO MATEO MARCO AMÓROS  
Con precisión. Porque José Vicente Arnedo Lázaro forma parte de una generación de cro­nistas de la Fiesta que más allá de la necesaria labor de informar sobre el presente de la com­parsa han querido indagar en el pasado. Y para indagar en el pasado con rigor no cabe sólo la elucubración, sino el cotejo documental, el testimonio, la prueba, el objeto... En defini­tiva, la investigación científica.
SALUDA DE LA PRESIDENTA DE LA COMPARSA, VICTORIA E. HERNÁNDEZ ABELLÁN 

Este Tomo I de la Historia del Bando Marroquí, es un ingente trabajo cultural que si ben ha sido realizado en su mayor parte por el socio José Vicente Arnedo Lázaro, no es menos cierto que en el mismo han tomado parte más de sesenta personas, de ésta y otras comparsas, de Villena y allende fronteras.  
JOSE VICENTE ARNEDO, 1970
UNA POSIBLE JUSTIFICACIÓN PERSONAL AUN OBJETIVO CLARO: ESCRIBIR LA HISTORIA DEL BANDO MARROQUÍ (José Vicente Arnedo Lázaro 2008)
Siempre me han maravillado una serie de acciones humanas que por lo temerarias, no deberíamos de hacerlas y sin embargo, por razones desconocidas, las hacemos. ¿Por qué un mon­tañero sube hasta la cota más alta so pena de perder la vida como otras docenas de compañe­ros que cayeron antes que él? Uno llega a preguntarse cuál es la razón de hacer unas u otras cosas, de tomar unas u otras decisiones.
Antes de conocer las posibles razones personales que me llevaron a investigar al Bando Marro­quí -entre otros tipos de investigaciones que hago-, es necesario que para poder comprenderlas, enmarquemos su pasado histórico inmediato.
Desde los años cuarenta hasta principios de los sesenta del siglo XX, varios Presidentes de la talla de Emilio José Manzaneque, Juan Hernández Camarasa y Francisco Menor Marco, pusie­ron las bases para que la Comparsa creciese a todos los niveles: social, festero, económico y patrimonial. El capital más precioso de la época fue el humano. Todos los socios que vivieron aquellos años, destacan que la Comparsa era una piña y la camaradería entre todos los socios -o casi... pues todas las religiones tienen su Judas-, era el verdadero tesoro de los Arrastraos. No me deja de sorprender la Comparsa de aquellos años: ante cualquier empresa a realizar, todos daban un paso al frente "Como un solo hombre”(palabras de FranciscoMenor Marco).
JERÓNIMO LÁZARO GARCÍA "EL CANO"En 1963, Francisco Menor Marco pasó a ostentar la Presidencia "... a la antigua usanza”. (La nueva usanza sería la actual: al cargo de Presidente se puede presentar quien quiera. La General y tras conocer a los candidatos, vota según sus preferencias) Juan Hernández quería dar paso a la juventud, sopesó a los posibles candidatos y lo consultó con su Directiva. El más destacado era Francisco Menor Marco: trabajador incansable, ini­ciador de la Revista de 1956, organizador de actos sociales y relaciones públicas consagrado. Juan presentó a Paco como su posible sustituto y la Comparsa, democráticamente, lo aceptó. Según mis interlocutores, a Presidente llegó quien se lo merecía. No es la democracia de hoy pero era la que en la época, practicaban la mayoría de Comparsas, Países, Partidos, Socieda­des o Asociaciones.
Entre las virtudes de Paco estaba la de empresario de éxito, aunque no lo fuera. Paco pen­saba, "el Ruso" -Joaquín Marco- calculaba y los Directivos ejecutaban las órdenes. La perfec­ción en el trabajo, hecha realidad. Es el caso del Desfile de Nuevos Capitanes y Alféreces con las Comparsas uniformadas y con música desde 1956; ofrendas florales grandiosas a la Vir­gen; creación en 1968 de los cargos de Capitán, Alférez, Madrina, Escuadra y Sultán infan­tiles; y la Discoteca "Marruecos”. (Todas esas innovaciones, asumidas por las demás comparsas, en buena parte nacieron en la cabeza de Francisco Menor Pardo). De los otros veinte ejemplos, ya hablaremos.
Otro de los grandes tesoros de aquella Directiva de Menor, es que buena parte de sus inte­grantes eran amigos de todo el año y no sólo conocidos.
La década de los setenta fue para la Comparsa, los años de la abundancia(Si algo destacan mis interlocutores, fue el derroche en mayúsculas que hicieron los socios). La entonces populosa Discoteca "Marruecos” (El local social de la comparsa se habilitó cómo baile y Discoteca, desde 1966 hasta principios de los ochenta del siglo XX. Dciha discoteca tuvo un gran éxito y fue la causante de las “vacas godas”), marchaba viento en popa y los ingresos económicos eran cuantiosos. Ingresos que se invertían en Fiestas pero también en instituciones como la Aso­ciación Contra el Cáncer, Asilo, Cruz Roja o "Los Subnormales” (actual APADIS). Pocos imaginaban que en los años de la abundancia, se estaba sembrando lo que treinta años antes se denominó como el "Mal de Victoria” (Palabras del piloto naval japonés de la “Rengo Kantay” o Flota Combinada Japonesa: Saburo Sakay): emborracha­miento de éxito, se bajó la guardia y no acabó todo en un naufragio final... gracias a los "supervivientes".
ROSARIO LÁZARO PAGÁN, DE "MORICA" EN 1950.Vista esta pequeña introducción his­tórica de la Comparsa del inmediato pasado, absolutamente necesaria por­que su final enlaza con mi comienzo en la misma, pasemos a lo personal. Yo daba mis primeros pasos a comien­zos de la década de los setenta del siglo XX y me dieron de alta en 1970. Recuerdo perfectamente un pequeño detalle de esos que se graban, como diría Felipe II, "A sangre y a fuego ". Los primeros papeles de la Compar­sa que recuerdo haber leído, eran las circulares (La circular es la nota que la comparsa manda a sus socios, citándoles a las Juntas o reuniones) de las Juntas. Con 6 ó 7 años, eran las únicas cartas que llega­ban a mi casa con mi nombre y ape­llidos: todo un acontecimiento. Yo las leía pero no entendía nada de presu­puestos o asuntos varios. Al final de todas esas circulares, había una frase que decía, aproximadamente, lo siguiente: "La no-asistencia implica la aceptación de todo lo que se dis­ponga". Esa frase, por lo que sea, se me grabó en mi mente porque pen­saba que aquellas gentes que me man­daban las cartas, podían tomar deci­siones que me afectaran de alguna manera. Y llegaba otra citación... y sin ir a las juntas. ¿Por qué se me quedo grabada la frase? La solución era fácil: quería estar en las juntas para saber si lo que decían me podía afectar. La mente de un niño.
A finales de los setenta, seguía sin saber nada de Fiestas: el día 5 mi abuelo, hermanos, pri­mos y un servidor nos subíamos al castillo (Me refiero al Castillo de los Marruecos. El primero pisó la calle en 1927 y el actual es el quinto) a tirar caramelos -entonces se podían tirar cara­melos desde las carrozas-, serpentinas y confetis.
Llegamos a los primeros años de los ochenta. A pesar de la abundancia, el final del maná estaba cerca. Seguía recibiendo mis citaciones en casa y seguía sin ir a las Juntas. Un día me empeñé, pasó mi abuelo a recogerme a unas horas inauditas para mí -sobre las 21 horas-, y en los "Marruecos" que me planté. Allí se hablaba de números rojos, déficit... No recuerdo la época de oro porque mis recuerdos festeros empiezan en aquellos momentos: con números rojos galopantes.
PORTADA TOMO I, LA HISTORIA DE LA COMPARSA
Cuando te empiezas a dar cuenta de las cosas, te empiezas a preguntar cosas. Grandezas marro­quíes hubo pero... ¿dónde estaban? Con mis pocos años, me puse a buscar libros o revistas donde se hablara de los Marruecos: salvo cuatro noticias, el especial del centenario y algunas fotos en blanco y negro... ¡Era increíble que una Comparsa con más de cien años, no refleja­ra su historia por escrito!
Pasaron los años y un buen día, harto de esperar a que alguien se decidiera a escri­bir sobre los Arrastraos, decidí intentar­lo. Mucho me ha ayudado mi pasión con­sagrada por la historia en general, y la militar en particular.
Antes de terminar este punto, me gus­taría explicar a nuestros lectores la razón misma de escribir porque me lo han pre­guntado decenas de veces: ¿empecé a escri­bir para dejar constancia de un hecho his­tórico como fue la Diana del Día 10 de finales de los ochenta y que luego, por cier­to, la Junta Central prohibió que se publi­cara? ¿O sería cuando el "Cano" me "for­zó" a que le escribiera unas líneas en 1990 para el libro del "125 Aniversario"? En mi caso, como en el de cualquiera que hace sus pinitos escribiendo, confluyen diver­sas variables a cuál más curiosa. Un día me obligaron, me dio por escribir o fue la combinación de ambas... y así que segui­mos. Lo que sí que le digo al aficionado o profesional de la escritura es que el pri­mer artículo, es el que realmente cuesta. Luego, más tarde y con los demás, es como todo en la vida: práctica.
A cada uno de nosotros, el destino le tie­ne deparado un futuro. Unos dicen que hay que buscarlo, que lo tenemos escrito... Será lo que será, pero en mi caso lo tuve claro: quería escribir la historia de mi Comparsa ya que nadie lo hacía. A algu­nos les da por ser astronautas o físicos nucleares. Otros, los más, nos conformamos con menos. ¿Por qué? Dios sabe pero no nos engañemos: si nuestro "trabajo" lo queremos hacer de una forma científica, nuestro "traba­jo" es inmenso.
Muchas veces me han preguntado cuál es la razón de mi afición a la investigación y escritu­ra (Y me lo sigo preguntando), y creo haberla adivinado en estas sencillas líneas. Misterios de la vida...
***
JOSE VICENTE ARNEDO LÁZARO
FESTERO

Es socio de las villeneras comparsas del "Bando Marroquí" y "Estu­diantes". Y dentro de ellas de la Escuadra de "Muyaidines" y Peña "El Cinquico Pelao".
Del "Bando Marroquí" ha sido Cronista (1994-1999 y 2003-2008) e Investigador Histórico-Museo (1994-1999,2001-2002 y 2003-2008). En 1994 erigió el Museo "Bando Marroquí". Con los Estudiantes hizo lo propio con su Museo en 2007, y actualmente trabaja en la infor­matización del mismo y del Legado "Faustino Alonso Gotor". En el año 2000 fue distinguido por el Bando. Marroquí con el galar­dón "Marrueco Ejemplar". Y en 2003 y 2006 ganó el Premio de Ensa­yo e Investigación 'Faustino Alonso Gotor" -ambos fueron publica­dos-, patrocinado por los Estudiantes.
Sus tres líneas de investigación clásicas con la militar, festera y fes­tero-militar. Sus escritos é investigaciones ,los podemos encontrar en periódicos, revistas y libros relacionados con la historia, princi­palmente militar,municipal y festera. Destacaremos el Centro de Estudios Locales del Vinalopó"; Diario "Información" de Alicante; Revista de la UN DEF; Boletín y Revista "Día 4 Que Fuera" -Villena-; Revista "Villena"; artículos para comparsas, peñas y escuadras; perió­dicos locales -papel y digital revistas nacionales como la "Revista Española de Historia Militar"; o Revista "El Catón" -Estudiantes de Villena-. Sus colaboraciones también abarcan las ciudades y com­parsas de Sax, Bañeres, Monforte del Cid, Bocairente o Elda. Toma parte de forma regular en programas festeros de Radio y Tele­visión, así como en mesas redondas y Conferencias,:, aIgunas de ellas patrocinadas por la Universidad de Alicante -ponente en tres oca­siones- y Ayuntamiento de Villena -ponente en una-. Fue Coordinador de la Revista "Día 4 Que Fuera" de Villena, en 2005 y 2006.
Fundó y es Director desde su creación en 2004, de la Revista Inter­na "Los Arrastraos" del Bando Marroquí.

Extraído del libro.. HISTORIA DE LA COMPARSA BANDO MARROQUÍ. TOMO I 2008

No hay comentarios:

..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com