LEÓN SHOES... DESDE 1824


UNA EMPRESA CON PASADO, PRESENTE Y FUTURO
La empresa León Shoes fue creada en el año 1984-85 por Julio Guillen y Carmen Sierra, bajo a influencia de un linaje familiar zapatero y por estar ubicada en un punto geográfico como es la ciudad de Villena, caracterizada por sus grandes raíces en el sector.
Nuestras artículos están diseñados y fabricados por un equipo de profesionales que realizan un modelaje actualizado en pieles y coloridos. Estas materias se adquieren en los mejores curtidores-fabricantes de pieles, forros y pisos. Dando como fruto los zapatos que llevarán los reyes de la casa.
La trayectoria de esta se inicia en el mercado de la exportación, teniendo representación en los cinco continentes.
Nuestros inicios en los mercados nacionales comienzan con Galicia y Castilla-León, siendo estos los que realmente nos permitieron continuar el avance por toda España.
A partir del año 1990 nuestra empresa realiza un cambio de rumbo y se introduce en el mundo de la confección infantil, representada por una importante red comercial que llega a todos los mejores puntos de venta del país. Siguiendo el consejo de un gran fabricante ya desaparecido: "los zapatos hay que fabricarlos para las muñecas".
Cuando al día de hoy, los momentos para el sector del calzado, son de difícil horizonte; se hace preciso recordar a todas las personas desaparecidas y presentes que nos ayudan con su información para seguir adelante.
Al hablar de esta empresa, es motivo de orgullo comprobar que ha podido navegar junto con los mejores veleros para llegar a puerto.
SALUDOS. JULIO Y CARMEN.
Francisco Guillén Domene, Florencio Guillén Navarro y Florencio Guillén Martínez "Toquis nonis" tres generaciones dedicadas al calzado.León Shoes, tres siglos de tradición zapatera.
Julio Guillén descubre los documentos oficiales que certifican que la familia Guillén es la más antigua fabricante de zapatos de Villena, no descartando que lo sea de Alicante e incluso de España. El Museo del Calzado de Elda reconoce con un acto institucional, la dedicación a la industria del zapato de la familia Guillén.
León Shoes es una conocida empresa villenense dedicada en cuerpo y alma a la fabricación de calzado infantil, contando entre sus clientes con personalidades como la Familia Real española, no en vano la Infanta Leonor, futura Reina de España, realizó su primera aparición pública portando unos zapatos fabricados en Villena por León Shoes. Su hermana, la Infanta Sofía, también es “cliente” de León Shoes, que no ha pasado por alto una simpática anécdota: las iniciales de ambas Infantas, L y S, son las mismas que las de la fábrica villenense.
No obstante, no es de presente de lo que vamos a hablar hoy, sino de pasado y de futuro, ya que, ante el horizonte de 2010, momento en que León Shoes cumplirá su XXV aniversario, es éste un buen momento para remontar la vista atrás y descubrir que el trabajo bien hecho no es fruto de un día, sino que el buen hacer de hoy tiene su explicación en una tradición familiar que ha pasado de generación en generación desde hace la friolera de tres siglos, quién sabe si incluso cuatro, ya que se ha podido localizar tanto a Juan Guillén García como a Juan Guillén Sevilla, padre y abuelo respectivamente de Ginés Guillén Laosa, nacido en 1783 en la calle Blasco y primer zapatero documentado de la familia. Demostrada su existencia según la documentación conocida por el historiador villenense César López Hurtado, prosigue ahora la búsqueda de algún documento oficial que de fe de su profesión.
Seis generaciones dedicadas al calzado.
Y mientras se busca esa documentación, la que ya ha sido descubierta es la del propio Ginés Guillén. Amante de la historia y la investigación, Julio Guillén, propietario de León Shoes, ha descubierto mediante documentos acreditativos que la familia Guillén lleva tres siglos dedicándose a la fabricación de calzado, convirtiéndose así, a la luz de los documentos históricos, en la familia más antigua dedicada al calzado en Villena, y posiblemente en Alicante e incluso en toda España. De hecho, en el Museo del Calzado de Elda hay referencias de más de 1.700 fabricantes, pero la documentación más antigua se remonta a “tan solo” 130 años. Por ello cobra aún más valor el descubrimiento de Julio Guillén, puesto que hay seis generaciones documentadas que se retrotraen hasta el año 1824, cuando Ginés Guillén, residente en la calle Blasco, número 37, aparece en el Padrón Municipal junto al resto de su familia: Mariana, esposa y ama de casa, y José, Ginés, Francisco Ramón y José María Guillén, sus cuatro hijos, todos ellos estudiantes. Ginés Guillén, de 40 años, aparece en el documento como “zapatero”.
Estos datos del Padrón Municipal, acompañados por los correspondientes certificados de defunción emitidos por el Registro Civil de Villena, certifican la antigüedad de la familia Guillén en el mundo del calzado, una tradición que José Guillén Ros (1812-1888) heredaría de su padre Ginés, llegando a pagar en 1887 una contribución al ayuntamiento de 461 pesetas por su actividad económica, como consta en los archivos del Cementerio Municipal de Villena. Posteriormente, sería su hijo Florencio Guillén Martínez (1849-1915), apodado “toquis nonis”, el primer fabricante de Villena que paga una licencia fiscal por su actividad zapatera, en el año 1885. Y fue su hijo, Florencio Guillén Navarro (1883-1948), quien, junto a otros fabricantes y ante la primera huelga general de los trabajadores del sector, en 1919, funda la primera Asociación de Fabricantes de Calzado de Villena, presidida por D. Manuel Caturla García.
Un merecido reconocimiento.
Puestos estos datos en conocimiento del Museo del Calzado de Elda, sus responsables han sabido valorarlos en su justa medida –ya que, insistimos, no se tienen en toda la provincia referencias históricas más antiguas que las de la familia Guillén– y han organizado un merecido homenaje que tiene lugar este viernes, 23 de mayo. A partir de las 11 de la mañana, en el propio Museo, la familia Guillén, por medio de las hijas de Julio, María y Nuria, la séptima generación, hará entrega de dos retratos de Florencio Guillén Martínez, “toquis nonis”, y Florencio Guillén Navarro al Museo, para que pasen a formar parte de por vida de su Sala de Fabricantes, donde se cuenta con los retratos de más de 200 fabricantes de toda la provincia. Posteriormente, se impartirá una charla sobre el apellido Guillén y su genealogía a cargo de los catedráticos Antonio Martínez Puche y Gabino Ponce Herrero, del Departamento de Geografía Humana de la Universidad de Alicante, estando prevista la presencia de la alcaldesa de Villena, Celia Lledó.
LEÓN SHOES... presente en Ferias de Calzado por todo el mundo.
León Shoes dedicada en cuerpo y alma al calzado infantil.
Momoleon Shoes LTD o cómo vender calzado de Villena en China.
La empresa villenense León Shoes se asocia con representantes chinos, establece una empresa en Hong Kong y exportará calzado de calidad fabricado en Villena al gigante asiático..
Como les anticipábamos en la noticia relacionada, hoy no íbamos a hablar de presente, sino de pasado y de futuro, y éste pasa, en el caso de León Shoes, por introducirse en el que está llamado a ser más pronto que tarde el mayor mercado del mundo: China.

Con casi 24 años de existencia, León Shoes y su calzado de primera calidad han logrado asentarse en el mercado nacional, el entorno de la Unión Europea y la práctica totalidad del mundo, aunque ahora ha dado un paso de gigante que va a llevar a la firma villenense a tener presencia directa en China, un gigante económico que en pocos años superará el potencial de los propios Estados Unidos. De hecho, Julio Guillén acaba de regresar de un viaje a Hong Kong, donde ha creado, participando al 50% con la señorita Ming She, la empresa momoleon Shoes Ltd.
Invertir los términos.
Momoleon Shoes será la empresa encargada de distribuir en todo el país los productos manufacturados en España bajo las marcas León Shoes, Momoleón y Momoking. En la práctica, ello supone invertir una tendencia que ha llevado de cabeza al sector zapatero español desde hace años: los países asiáticos fabrican calzado de baja calidad y muy barato, exportándolo a Occidente y consiguiendo hacerse cada día con un mayor mercado para desgracia de los fabricantes locales. Ahora, la apuesta de Guillén quiere darle la vuelta a la tortilla: fabricar en Villena calzado de calidad y ofrecerlo en China, donde el crecimiento económico está generando un aumento de la clase media y, en consecuencia, la entrada en el mercado de millones de personas que reclaman productos de primera calidad y están dispuestas a pagar por ello.
Todos los expertos coinciden en señalar que el futuro pasa por China, cuyo crecimiento está desplazando los flujos comerciales tradicionales hacia Asia, y por ello se presenta como el mercado más apetecible para empresarios y emprendedores. Por ello, no cabe sino desear suerte a Julio Guillén y a León Shoes en esta aventura, puesto que su éxito significará la creación de más empleo en nuestra ciudad, y quién sabe si una puerta abierta para que otros empresarios locales prueben fortuna en el mayor mercado del mundo.
El Museo del Calzado acoge la reproducción en oro del zapato de la Infanta Leonor, realizado en Villena.
La pieza comparte vitrina con zapatos de los Reyes de España o el Papa Juan XXIII
Julio Guillén, empresario villenense propietario de la firma León Shoes, ha hecho entrega en el Museo del Calzado de Elda de una reproducción en oro del zapato que la Infanta Leonor, hija de los Príncipes de Asturias, llevaba puesto en su primera aparición pública. Desde el pasado 20 de diciembre, el zapato y el cuadro conmemorativo "Los zapatos de Doña Leonor", realizado por el pintor villenense Romualdo Moreno, comparten lugar de preferencia en el museo eldense, al haber sido ubicados en la misma vitrina que acoge zapatos de los Reyes de España, los Barones Thyssen, Teresa de Baviera o el Papa Juan XXIII.
La entrega del zapato tuvo lugar durante la celebración de la festividad de San Crispín, cuando Guillén fue recibido por el alcalde de Elda, Juan Pascual Azorín. Posteriormente, y tras tener conocimiento del privilegiado emplazamiento del zapato, Guillén volvió a cursar visita acompañado por el propio Romualdo Moreno, Vicente Prats, Juan Carlos Martínez (director del Museo del Calzado) y, tal y como él mismo gusta definirse, el "oriundo paisano nuestro" Camilo Valor, que fuera alcalde de Elda en su día.
De este modo, Julio Guillén ha conseguido el objetivo que se marcó desde que los zapatos realizados por su empresa dieran la vuelta al mundo a través de los medios de comunicación: la entrega del cuadro original a los Príncipes de Asturias y la difusión de tres reproducciones del mismo en lugares emblemáticos: el Ayuntamiento de Villena, donde las hijas mellizas del empresario, Nuria y María, hicieron entrega del cuadro y una reproducción en plata del zapato a Vicenta Tortosa, el Museo del Calzado y la Feria Internacional de Moda Infantil de Valencia.
Según ha comentado el propio Guillén a lo largo de este proceso, la agradable sorpresa de la elección de los zapatos de León Shoes para vestir a la Infanta así como los hechos sucedidos después han venido a ser como un "calentamiento" de los actos previstos para conmemorar el XXV aniversario (2010) del nacimiento de la firma, una empresa de Villena dedicada a la fabricación que calzado infantil —desde recién nacidos hasta los 4-6 años, además de una línea de Primera Comunión— que, apostando por la calidad y la innovación, ha sabido hacerse un hueco en los mercados más exigentes del mundo.
LEÓN SHOES... PASADO, PRESENTE Y FUTURO GARANTIZADO
La primera aparición pública tras su nacimiento de la Infanta Leonor, primogénita de los Príncipes de Asturias y Heredera del Trono de España, copó las portadas de todos los medios de comunicación nacionales y muchos internacionales.
Anticipación y visión de futuro.
Julio Guillén, que con una envidiable visión de futuro fue uno de los primeros industriales de Villena en intuir el potencial de Internet y los beneficios que podría aportar a su empresa, ha vuelto a demostrar su capacidad de anticipación en estas circunstancias: Tan pronto como se celebró la boda entre Don Felipe de Borbón y Doña Leticia Ortiz, Guillén decidió regalar a tan ilustres contrayentes seis pares de zapatos.
Como quiera que era imposible saber cuándo vendría al mundo el primer descendiente de la Real pareja, así como su sexo, el industrial villenense regaló a los Príncipes de Asturias tres pares de niño y otros tantos de niña, a la espera de que la madre naturaleza bendijera con un hijo a los herederos del Trono, siendo finalmente una niña, la Infanta Leonor, quien ostentaría el segundo puesto en la línea de sucesión de Juan Carlos I, el Rey de España.
Modelo por un día.
Mucho debieron de gustarles los zapatos de niña fabricados por León Shoes a los Príncipes, puesto que fueron estos y no otros los que lució la Infanta Leonor durante su primera aparición en público, quién sabe si por la similitud de nombres entre Leonor y León.
Visitar su web... www.leonshoes.com

No hay comentarios:

..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com