1979 INFORME ECONÓMICO DEL AYUNTAMIENTO

INFORME ECONÓMICO DEL AYUNTAMIENTO
Con nuestro cordial saludo al pueblo que nos eligió y el grato orgullo que nos produce ser la primera Corporación Municipal democrática en muchos años, nos parece necesario informar, a través de la revista VILLENA, de los objetivos y proyectos más importantes que nos proponemos afrontar.
Somos conscientes de la gran responsabilidad que tenemos, pues el Ayuntamiento es el órgano de administración pública más cercano al ciudadano y por nuestro comportamiento y decisiones, el pueblo va a juzgar de la importancia que tiene el cambio democrático en el país y si es válido para solucionar los problemas sociales y económicos que tenemos.
Es evidente que conforme se vayan solucionando esos problemas de competencia municipal, se va a comprender la importancia del cambio. Sin embargo, las circunstancias y condiciones económicas en que nos movemos nos van a determinar unas limitaciones, pues los problemas son muy superiores a los medios económicos con que contamos para solucionarlos a corto plazo.
Pero no todas las dificultades están en la precaria situación económica del Ayuntamiento; hay otras de índole cultural y ciudadana que, de no conseguir fórmulas para ir cambiándolas, estaría asegurado el fracaso de nosotros y de la democracia. Tendremos que conseguir que el ciudadano participe, que haga suyas las decisiones que adopte la Corporación y se identifique con el trabajo que ella realice, y es preciso conseguirlo para que el pueblo en su conjunto y los trabajadores sobre todo, sientan lo que durante tanto tiempo no podía ser, ya que Ayuntamiento somos todos. Entonces se verá la democracia como algo indispensable para poder encontrar soluciones a los problemas, al sentirse el pueblo protagonista directo de los cambios que se realicen.
Alcanzar esta meta es tan difícil como necesario, pues es el camino que nos hará avanzar hacia un futuro de más justicia y comprensión entre los hombres.
Al hacernos cargo del Ayuntamiento, nuestro primer objetivo fue conocer el estado financiero del mismo. No tardamos en darnos cuenta de que el presupuesto para atender a las ne-cesidades que actualmente tiene Villena, es bastante inferior al de poblaciones de menos censo (1) y ello es debido a que para confeccionar unos presupuestos hay que contar primeramente con los ingresos que se calcula van a obtenerse en el año, y los de Villena han permanecido prácticamente estancados porque las Ordenanzas Municipales no se actualizaron como se ha hecho en el resto de los municipios de la provincia. En estas condiciones, nos resulta prácticamente imposible conseguir satisfacer de inmediato todos los objetivos propuestos, y por ello nuestra labor, en principio, ha ido encaminada a la modificación y actualización de las Ordenanzas Municipales.
Ello llevará consigo indudablemente un aumento de nuestros ingresos, pero no resolverá la situación de penuria actual, pues la solución, no sólo para Villena, sino para la totalidad de los municipios del país, está en una mejor distribución de los ingresos estatales, atendiendo a las obligaciones y competencias que debe asumir cada Ayuntamiento, lo que requerirá una mayor participación de los mismos en los ingresos del Estado.
Este año no nos ha sido posible confeccionar unos Presupuestos que reflejaran nuestro objetivo de atender a las necesidades del Municipio, ya que el plazo otorgado por el Gobierno para su formación no permitió un estudio serio, puesto que, aunque conocemos los gastos que supondría la satisfacción de las necesidades, nos es muy difícil prever los ingresos correspondientes, pues hay que tener en cuenta que, a consecuencia de la revisión que se está haciendo del Plan General de Ordenación Urbana, han quedado suspendidas las licencias de obras en gran parte de la población. Están igualmente en trámite de aprobación cuatro Ordenanzas Municipales cuyos rendimientos no pueden conocerse con exactitud hasta su aprobación por parte de la Delegación de Hacienda.
Las realizaciones y proyectos que por su urgencia no admitían demora, se han acometido directamente, y entre ellos, destaca el saneamiento de la economía, ya que el 13 de abril, fecha de las elecciones municipales, existía un presupuesto extraordinario de liquidación de deudas contraídas con anterioridad al 31 de diciembre de 1978 que ascendía a 14.075.508 pesetas, de las cuales se han pagado hasta el presente más de nueve millones.
Iniciamos igualmente los proyectos para dotar de energía eléctrica y alcantarillado a las Escuelas de Formación Profesional y a dos grupos escolares de 24 y 16 unidades, cuyo presupuesto ascendía a 3.044.748 y 4.000.000 de pesetas. respectivamente. puesto que para nosotros. es ésta la necesidad más urgente de Villena, que debería estar solucionada, pero que, por la magnitud de las obras y lo complejo de los proyectos, especialmente el de alcantarillado, no se había afrontado hasta que nos hicimos cargo del Ayuntamiento. Uno de nuestros prioritarios objetivos es el de conseguir que estos grupos entren en funcionamiento con el inicio del curso escolar. De no ser esto posible, procuraremos que la demora no sea excesiva para evitar perjuicios a los futuros alumnos.
Pero si creemos que la realización de estos proyectos es vital para la ciudad, no lo es menos dotarla de una pista de Atletismo y otra Polideportiva, pues hasta el momento no existen lugares adecuados en donde se pueda practicar el deporte. Y así lo entendimos, iniciando de inmediato la formación de un presupuesto extraordinario a fin de poder aportar la cantidad de 1.191.190 pesetas que, junto con los 4.304.462 pesetas que aportan la Delegación Nacional de Deportes y la Diputación Provincial, reunir los 5.495.832 pesetas a que asciende el proyecto.
Aunque todo lo enunciado afecta a la población entera, podría pensarse que nos hemos olvidado de las Pedanías y de los barrios periféricos, que hasta ahora han estado marginados. Que esto no es así lo prueba el proyecto que está confeccionándose para dotar de redes de distribución de agua potable y alcantarillado a la pedanía de La Encina, cuyo presupuesto es de algo más de cuatro millones de pesetas. No se retrasará mucho su realización.
Está en estudio igualmente un proyecto para dotar de iluminación y asfaltado de esos barrios periféricos y marginados a que nos hemos referido.
Finalmente, de todos es conocido el problema acuífero de nuestro subsuelo y las razones que lo motivan. La Corporación va a realizar las gestiones necesarias para controlar las extracciones de agua por unas Compañías cuyos beneficios no revierten en nuestra ciudad. De esta manera evitaremos el problema anual de tener que ahondar tanto los POZOS del Ayuntamiento, como los de los Sindicatos que riegan nuestra huerta. Actualmente, se encuentra en obras el pozo de la calle de San Fulgencio, de propiedad municipal.
Queremos hacer frente al resto de las necesidades que tiene Villena, para que nuestro pueblo alcance la categoría ciudadana que se merece. Sabemos que para ello, hay que recorrer un largo camino. pero el Ayuntamiento ha de agotar al máximo sus posibilidades hasta conseguirlo.
Extraído de la Revista Villena de 1979

No hay comentarios:

..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com