2014 ES 5 DE SEPTIEMBRE Y SON LAS 4 DE LA TARDE… DE LA LOSILLA AL PORTÓN... LA TRADICIÓN

Antes que se perdiera debimos guardar un poco de aquel tiempo. Porque los días de repente fueron otros y fue inútil querer recuperarlos. (Josefina Soria)
ES 5 DE SEPTIEMBRE Y SON LAS 4 DE LA TARDE…
DE LA LOSILLA AL PORTÓN
A continuación un artículo sobre las tradiciones de un pueblo que se pierden para siempre, aunque quizá si el pueblo se moviliza pudiera recuperarse igualmente para siempre.
El pasado año a punto estuvo de romperse otra tradición de siglos... La Romería de la Virgen, al final con buen criterio y por lógica se desvió el tráfico de algunos vehículos en vez de mover a veinte mil personas por otros caminos.
Dos accidentes en la autovía que pasa por la Losilla en 1991 y 2005, hicieron que el comienzo de La Entrada cambiara de lugar y se traspasara a la avenida de Elche con el malestar general de festeros, se acató la decisión sin pensar en alguna otra solución.
Bastarían cuatro agentes de tráfico en la autovía durante cuatro o cinco horas para que los vehículos pasaran despacio a su paso por la Losilla para evitar la posibilidad de algún accidente.
A lo largo del año también puede pasar lo que nadie desea, este año miles de rockeros han pasado por debajo de los puentes corriendo el mismo riesgo de un posible accidente.
¿SERÍA POSIBLE VOLVER A LA TRADICIÓN?
LA LOSILLA
¿NOSTALGIA?
“Parece ser que de siempre ha sido fácil quedarse callado ante una alevosía”(Josefina Soria)
Con estos versos, y otros que iré citando, extraídos de poemas de Josefina Soria eximia poetisa afincada, en su juventud, en Villena, donde contrajo matrimonio, quiero o mejor queremos, porque mi voz no es única, lanzar un alegato, los amantes de lo tradicional, para tratar de recobrar, ¿Por qué no?, desde la tristeza y el amor a lo nuestro, ciertos aspectos de “las fiestas” que “antes que se perdieran debimos guardar para la historia. (J.S.).
¿Nostalgia? ¡Si! Nostalgia y grima de ver derribarse el castillo de naipes de nuestros recuerdos, la alcazaba de nuestras vivencias. Nostalgia al contemplar cómo, ciertos mandatarios, quizás por falsos modernismos, con decisiones arbitrarias, que afectan al sentimiento, huyen hacia delante, que es huir hacia el olvido. (...y todavía no es tiempo de olvidarse).
¡Es cinco de septiembre y son las cuatro de la tarde! “que suerte tener ojos y poder contemplar tanta belleza”(J.S). ¿Lugar? ¡La Losilla! Y entre la variopinta y enfervorizada multitud, una diestra y firme mano asiendo una batuta al viento, casi con reverencia, reclama atención… y acto seguido marca el comienzo de un rito ¡La Entrada!.
De nuevo otro año comienzan, bajo el umbroso y alanceado sol septembrino ¡Las Fiestas!. Explosión de alegría y júbilo. Pero al propio tiempo que estalla el sentimiento festero, surge un rimero infinito de preguntas grabadas en los ojos de las gentes que en otro tiempo formaron parte del entorno y a quienes por decisiones encontradas se les “ha dejado con el silencio a solas y han podido morirse de un recuerdo” (J.S.)
Al amparo del progreso y modernismo o más bien por acomodo y empeño amputaron el tramo más vital de “nuestras fiestas” ¡el inicio! Se arrancó de raíz, de forma un tanto abstracta la esencia pura y fiel de nuestras tradiciones. Tradiciones nacidas del sudor de generaciones festeras que, año tras año, con rigor y precisión en un ritual casi ceremonioso, del que todos guardamos recuerdo, acogían, con los primeros aplausos el paso de la Banda Municipal, que con notas de Quintín Esquembre, iniciaba el desfile de “La Losilla al Portón”. "Antes que se perdiera debimos guardar un poco de aquel tiempo. Porque los días de repente fueron otros y fue inútil querer recuperarlos." (J.S)
Quienes eran depositarios de nuestras tradiciones estimaron conveniente y oportuno, es decir más cómodo, socapa de posibles accidentes de tráfico cambiar La Entrada. Una decisión casi vital para muchísima gente. Fue aquella una decisión que truncaba y truncó el sentir festero de muchos villenenses a los que se ignoró, olímpicamente, a la hora de hacer tan importante cambio.
El concepto fiestas, como día de gran solemnidad, es un cúmulo de momentos, sensaciones y estados de ánimo distintos, desde júbilo desbordado a una sensación interior de desasosiego y calma.
¡Pues bien! Con una decisión de parte en la que se prescindió “del festero número uno que es el público” se cambió el inicio de La Entrada y se truncó el sentir de cientos de ciudadanos que ansiosos esperaban el 5 de septiembre para que manara de su interior ese vivero de tan variadas emociones.
Con estas decisiones de eliminar lo crónico con innovaciones constantes, día a día vamos dejando lo ancestral sin raíces y convirtiendo lo tradicional en pantomima actualizada, cual si fuera un acto de reciente creación. Este camino emprendido de continuos cambios o intentos de cambio de algo que rezuma esencia como son “nuestras fiestas de Moros y Cristianos”, no conduce más que a un desasosiego total, a una pérdida de nuestros recuerdos y a una homologación con festividades similares.
Se perdió aquello de “Día 5 en La Losilla” o “De la Losilla al Portón”. Esto se perdió o mejor lo dejaron perder por no darles el valor suficiente a hechos de profunda raigambre trasmitidos de padres a hijos. A La Losilla debía revertir de nuevo el comienzo de “La Entrada”. Y debía revertir por sentimiento multitudinario y porque es su sitio por derecho propio. Debería revertir por aclamación popular. Y sobre todo debía volver a La Losilla porque en lo que se fundamentó en su día tiene actualmente otras soluciones que diariamente se llevan a cabo en otros lugares y eventos.
Nuestro deber es, como villenenses, retraer “La Entrada” a “La Losilla” reivindicando así el derecho adquirido por nuestros antepasados. Esto reverdecería la fiesta dotándola del lustre que este acto merece. Y así “encontraríamos un tiempo de milagro que habíamos olvidado. Recordemos que en esta tierra van siempre hacia lo alto los afanes, los caminos, las voces….”(J.S.)
Ernesto Pardo Pastor

No hay comentarios:

..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com