1962 MI SEGUNDA MADRE

MI SEGUNDA MADRE
Por Juan Mañas - Párroco de Villena
HACE algo más de cuatro años, no contento pero si resignado, salí de Villena que es mi segunda madre; en esta ausencia nunca la olvidé, porque la llevo en mi pensamiento y en lo más íntimo de mi corazón. Y un amigo del alma me pide un favor; que colabore en la Revista de Fiestas, que constituye un artístico y eminente monumento en honor de nuestra excelsa Patrona la Virgen de todas las Virtudes. Después de una gravísima enfermedad que estuve muy cerca de dejar esta tierra, que no es un término, sino un tránsito para vivir eternamente la verdadera vida, la Providencia, seguramente por intercesión de la Virgen ha querido conservar mi vida, para si Dios quiere pueda personalmente unirme a todos los villeneros en estas tradicionales Fiestas, plenas de entusiasmo y espiritualidad.
Mis sentimientos al volcarse en las palabras han de ser profundamente religiosas, como es el alma y es el motivo principal de todas las Fiestas Religioso-Cívicas, que Villena ofrenda a su Reina y Madre en sus días onomásticos.
Mis ideas deben girar a encarecer a todos los hijos de Villena que afinen su espiritualidad y se convenzan, que el centro de sus fiestas, ese centro hacia el que convergen todos los festejos, ha de ser un catolicismo práctico, una sentida y vivida devoción, a la «Morenica» de nuestros requiebros y amores. No quiero dejar en el tintero esos tópicos de colorido y estruendos, de músicas y desfiles, de alegría bulliciosa, de calles engalanadas, de iluminaciones espléndidas y de expansiones de cívico patriotismo, ya que nada de esto está reñido con la solemnidad de la Virgen, sino que incluso le presta rutilante marco de belleza y esplendor.
Son muchos los beneficios, las atenciones y el cariño que he recibido durante veintitrés arios de todos los hijos de la muy noble, leal y fidelísima Ciudad de Villena, cuna de tantos hombres ilustres sin olvidar al insigne Chapí; y como no conozco la ingratitud, que pone al hombre bajo el nivel de los irracionales, es lógico que la gratitud brote en mi corazón como recuerdo imperecedero durante toda mi vida.
No debemos olvidar que entre todos los beneficios hay uno que está sobre todos, que es el título de Hijo Adoptivo de Villena; y este beneficio es algo fijo, estable y permanente, algo consubstancial a la personalidad humana; por este título se disfruta de los beneficios y prerrogativas que disfrutan los hijos naturales; así es que soy heredero como vosotros de las glorias de vuestra historia, recogidas con cariño por la tradición y la leyenda, manifestadas en esas luchas y guerras de moros y cristianos bajo la salvaguardia de nuestra queridísima Patrona la Virgen de las Virtudes,
Que nuestra Patrona, con los brazos abiertos, nos reciba en audiencia y escuche a todos sus hijos, en oraciones y súplicas para Gloria de Dios y felicidad de Villena.
Extraído de la Revista Villena de 1962

No hay comentarios:

..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com