1934 LA ENSEÑANZA RELIGIOSA

LA ENSEÑANZA RELIGIOSA
Nada preocupa a. los pueblos cultos y prósperos tanto como el problema de la enseñanza. Ello es porque en la escuela, más que en ningún otro lugar, se han de forjar las generaciones del mañana. Por esto, el pueblo que cuida y fomenta el mejoramiento de la escuela, puede vanagloriarse de tener sentados los más sólidos cimientos del progreso.
Ningún otro tema de mayor interés podríamos encontrar, y pues que festejamos a la Patrona, y festejamos a Villena, y nuestra Morenica y nuestra Villena son algo muy íntimo, como una misma cosa, vayan estas torpes líneas en, atención del más alto de los intereses de la patria chica.
Hace un año justamente, en el extraordinario de fiestas del año pasado, tratábamos también del mismo tema: la escuela católica. Pero, ¡de qué distinta forma!... Por aquellos entonces nos veíamos amenazados por una ley inicua y sectaria. La de Congregaciones Religiosas amenazaba con asestar el golpe de muerte a instituciones que tantos arios y tan grandes sacrificios costaran levantar. No se trataba entonces de afrontar dificultades y salvar escollos, que nunca faltan en las empresas de valor. Era cuestión de vida o muerte la que se ventilaba. O la sensatez y la justicia se imponían, o la fobia del sectarismo daba al traste con el más firme baluarte de la fe y la civilización cristiana. Los mentirlos redentores fracasaron en sus propósitos, como no podía ser menos. El amaño de su sectarismo sucumbió ante el resurgir potente de toda una España católica.
Veamos ahora lo que ha sido durante el pasado curso los Colegios religiosos de Villena, y lo que en adelante pudieran y debieran ser.
Según datos de la Asociación de Padres de Familia, la matrícula ha ascendido en varios cientos de alumnos durante el pasado curso. Pruébanlo las Escuelas de María Auxiliadora, que en los pasados cursos acogían en sus aulas 250 alumnos y el curso pasado ampliaron el número en 150 alumnos más.
Claro que para esto fue preciso aumentar tres secciones, y como era insuficiente el número de profesores, hubo necesidad de nombrar tres maestros titulados con la consignación pertinente. Así se ha venido haciendo, pero... ¿cómo? A excepción de contadas, pero valiosas ayudas de personas a quienes Villena debe el más rendido agradecimiento, se ha venido haciendo frente a la situación a cos¬ta de sacrificios de quienes menos se les podía exigir. Tan es así que nos inclinamos a pensar que quienes pueden y deben ayudar se olvidan quizás de que la gran mayoría de los alumnos son hijos de familias humildes. Piensen en lo que dichos Colegios gravarían el presupuesto si pasaran a manos del Estado, y consideren en cambio la mezquindad de lo que los actuales profesores perciben. No olviden que si, como católicos, piden y exigen del Estado que les permita dar a sus hijos educación religiosa, contraen asimismo la obligación ineludible, no de socorrer con una limosna, sino de sostener la institución en la parte que les corresponda. Sepan también que sin desahogo económico no es posible mantener el prestigio de nuestras instituciones de enseñanza. Y ¿quiénes sino las clases pudientes están llamadas a soportar tales cargas y a suplir la insuficiencia de las clases pobres? Háganlo en buena hora, por amor a sus hijos, por amor de los que sin ser sus hijos deben considerar como hermanos.
Vemos, pues, lo que ha sido la escuela católica hasta el presente. Si bien ensanchó su campo de acción, fue debido al sacrificio heroico de quienes menos obligados están. Más no perdamos de vista el futuro. ¿Qué será de nuestras escuelas católicas?
Pudiera ser, es preciso confesarlo con toda amargura, que la indiferencia y el egoísmo de algunos limitaran el campo de acción y dejaran 150 niños sin la en¬señanza religiosa que hasta hoy vienen recibiendo. Mas lo que debía ser, y lo será, ¿por qué no?, es que en lugar de reducir se ampliara el número, y en lu¬gar de 400 alumnos matricular a 500. Villena católica nos lo dirá. Ahora ten¬drá ocasión de hallar una expresión a la medida de su catolicismo.
¡Padres de familia católicos! Consultad vuestras conciencias, hable el desinterés y el amor a vuestros hijos, que la formación cristiana de los mismos no admite regateos. Estamos para comenzar el nuevo curso. Hechos, y no palabras.
A. JIMÉNEZ
Extraído de la Revista El Olivo de 1934
Cedida por... Isabel Forte

1 comentario:

Anónimo dijo...

L. jareño, ¿es posible que fuera el pintor del Telón que cierra el escenario del Teatro Chapí?

..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com