RESUMEN HISTÓRICO-ESTADÍSTICO DE LAS FIESTAS DE 1966 por José Antonio Torres

Resumen histórico-estadístico de las fiestas de 1966 
por José Antonio Torres
Escuadra de ESCORPIONES, de los Moros Nuevos. Foto FLOR
El Consejo de redacción de la Revista "VILLENA", editada por el M. I. Ayuntamiento de la ciudad, ha considerado la conveniencia de iniciar, en el presente año, una crónica que resuma el contenido histórico y estadístico de las fiestas de Moros y Cristianos del año anterior, que irá apareciendo sucesivamente en la Revista.
Se persigue con ello destacar todos los avatares, de cualquier orden, que han sucedido dentro del cauce de los tradicionales festejos que anualmente celebramos los villenenses. No menos importante es el propósito de apuntar aquellas deficiencias que se produzcan, con el fin de acometer la tarea de su perfeccionamiento. Nuestras fiestas, así como también nuestro pueblo, adquieren cada vez más importancia y se hace necesario velar cada vez con más celo para que no desmerezcan ni pueda apartarse de su tradicional sentido. Bien es verdad que todos los órdenes de la vida evolucionan a un ritmo cada vez más acelerado; que, forzosamente, y como consecuencia, nuestros festejos han de ser influenciados por modernas corrientes que introducen en ellos sutiles modificaciones. Pero nuestra misión es procurar que no degeneren ni pierdan la indiscutible personalidad que poseen dentro de similares manifestaciones de este género.
Hoy, al ser declarados nuestros festejos de Interés Turístico Nacional, contraemos, no sólo los directos participantes, sino todos los villenenses, una responsabilidad mucho mayor. Y no se puede ni se debe permitir la más mínima desviación en el sentido que los anima ni en la amalgama de particularidades que los conforma.
Pasemos, ahora, a la crónica de las fiestas de 1966.
El primer acto oficial lo constituye la presentación de la Regidora de Fiestas. Se celebró el 20 de agosto, en el Teatro Chapí. Había sido designada la bella y simpática señorita María Teresa López-Tarruella Bautista, hija de nuestro paisano don Enrique López-Tarruella, teniente coronel del Ejército.
El Festival se compuso de dos partes: la primera, supuso la actuación de diversos artistas del género ligero, y la segunda la presentación de la Regidora y Damas de honor, madrinas a su vez de las comparsas que integran nuestros festejos. Después se efectuó el reparto de premios a las comparsas que mayores méritos acreditaron a juicio de la Comisión de Fiestas, en el año anterior. Finalmente actuó la Banda Municipal de Música, cantándose, como colofón, el Himno a Villena.
Comparsa de Ballesteros - Foto Utrilla
Sería de desear que este simpático acto, pregonero de fiestas, tuviera el rango que sin duda merece. Se debería prescindir de las actuaciones de artistas del género ligero, prodigadas en estos últimos años. Esto influiría igualmente en la actitud de cierta minoría de espectadores, que contribuye a aminorar la altura de la que hay que dotar a este espectáculo.
El día 4 de septiembre se inician las fiestas con el extraordinario concierto que ofrece anualmente la Banda Municipal de Villena, y que patrocina el Círculo Agrícola Mercantil. Es, sin duda, la más importante actuación de la Banda Municipal de la ciudad durante el año, y casi siempre el más importante acto artístico de las fiestas. Nuestra excelente agrupación musical preparó un concierto que fue escuchado por el público asistente, siempre numerosísimo, con menos atención de la que sin duda merece. Observamos que son minoría, todos los años, los que acuden con la intención de deleitarse con la actuación de la Banda, y muchos más los que no prestan la atención que cabría esperar.
Pasemos ahora a la Fiesta del Pasodoble. Una vez terminado el acto en la plaza de Santiago, a las doce del día 5, que anuncia el principio oficial de fiestas, las bandas de música de las comparsas iniciaron su tradicional desfile. Abunda demasiado el elemento festero delante de sus respectivas bandas. Con el Abanderado, que portara la enseña de la comparsa, creemos sería suficiente. Señalemos que el tráfico rodado entorpece mucho el desfile. Si no se puede desviar aquél en los tramos de la carretera general, sí podría evitarse el tránsito de carros y otros vehículos de índole local.
Por la tarde, a las cuatro, dio comienzo la Entrada. A pesar de haberse tomado las necesarias medidas, como en años anteriores, hubo algunas interrupciones en la regularidad prevista. No faltaron las pequeñas indisciplinas en ciertos festeros, que hacen cada vez más necesaria una intervención enérgica en forma de sanciones que eviten estas anomalías.
Destacaron este año las disciplinadas escuadras de los Marruecos, una de ellas con atuendo idéntico al que vestían en los primeros años de su quehacer festero; la majestuosa escuadra de los "Escorpiones", de la comparsa de Moros Nuevos; el exótico colorismo de "Jeques", "Watutsis" y otras escuadras de negros; la ingenuidad y alegría de Labradores y Andaluces; las imponentes masas de Piratas y Estudiantes y la seriedad característica de las comparsas más representativas del Bando Cristiano, constituidas por los Ballesteros, Almogávares y Cristianos.
Notamos la decadencia del bonito conjunto que componía la comparsa de Andaluces, con su numeroso grupo de jinetes. Suponía un atractivo cuadro, lleno de tipismo, embellecido por las andaluzas que cabalgaban a la grupa de los caballos. Es una de tantas escenas que debemos procurar que no decaigan.
Comparsa de Piratas - Foto UTRILLA
Novedad en este año ha sido la aparición de la nueva comparsa de Ballesteros, magníficamente dirigida por los señores Compañ, Conejero y otros entusiastas. Esta comparsa tiene su origen en la antigua de Americanos, más tarde convertida en Árabes.
No es necesario describir, por conocido, el magnífico espectáculo que supuso la recepción entusiástica de nuestra Patrona. Tras su llegada, se formó la procesión que condujo a la Imagen a la Parroquia de Santiago.
El día 6, a las once de la noche, desfiló la Gran Cabalgata, establecida desde hace unos años. Para muchos supone una repetición del desfile de la Entrada. No es posible negar, sin embargo, que posee características propias que la distinguen del desfile del día 5. La luminosidad artificial, la marcha a ritmo de pasodoble, y la inversión en el orden del desfile, suponen variantes sobre el que se celebra el día anterior. El cambio de ritmo, al menos en las comparsas del bando moro, presta mayor marcialidad, y la Cabalgata constituye un espectáculo llamativo y sorprendente, para el que lo contempla por vez primera.
Sería conveniente que la carroza de la Regidora estuviera a tono con la gentileza de las señoritas que sobre ella toman parte en el desfile. Igualmente, que fuera escoltada, como asimismo en la Entrada, por jinetes vestidos a la usanza típica villenense, con el fin de darle la suntuosidad que merece como digno colofón al desfile.
Sin novedades que requieran mención especial se desarrollaron las embajadas y guerrillas que el programa oficial detalla. Son piezas importantes dentro de la conmemoración histórica que las fiestas suponen y debería prestársele más atención.
Labor es ésta que debe acometer sin tardanza la Comisión de Festejos.
El día 7, víspera de la festividad de nuestra Patrona, se celebró, a las 12'15, la tradicional Ofrenda. Si bien es evidente la importancia creciente de este acto cada año que transcurre, no lo es menos que existe una gran desigualdad entre las comparsas que en él toman parte, puesto que hay algunas que asisten con un espíritu de abierta superación sobre el año anterior, mientras otras dedican poca atención a tan emotivo y simpático acto. Consideramos conveniente llamar la atención de estas últimas con el fin de que procuren integrarse en esta línea de mejora de que otras hacen gala. La brillantez del espectáculo, los centenares de ramos de flores, y los presentes, algunos francamente llamativos y originales, con que los festeros ponen de manifiesto su amor hacia la Virgen de las Virtudes, constituyen uno de los más emotivos y simpáticos actos de nuestros festejos. No dejamos de señalar que nuevamente el tráfico estorba el normal desarrollo de la comitiva.
Nos encontramos el día 8 ante el más importante acto de nuestras fiestas: la solemne procesión de la Virgen de las Virtudes. Por las amplias avenidas de la ciudad, y por las típicas callejas de los barrios antiguos, desfilan las comparsas, rígidamente formadas, al paso lento de la procesión, acompañadas por los acordes de sus respectivas bandas de música. Detrás, en procesión, buena parte de los vecinos acompañan a su Patrona, tras la cual preside un nutrido cortejo eclesiástico, militar y civil, cerrando marcha la Banda de música. Al final del recorrido entra la Virgen en el templo de Santiago entre las estruendosas salvas de arcabucería de los festeros.
La complejidad de esta Procesión influye para que en determinadas zonas se produzcan lagunas que rompen la continuidad. Salvemos el hecho de que los festeros, en su casi totalidad, completan el recorrido más rigurosamente que muchos de los vecinos, que abandonan su función en mayor número del que sería deseable.
Escuadra de MARRUECOS con el traje antiguo - Foto FLOR
Tres días, el 6, 7 y 8, recorren las calles nuestras comparsas en alegre diana, un desfile lleno de peculiar encanto, del que pocos villenenses disfrutan, ocupados en descansar de otros actos que poco tienen que ver con la específica esencia de las fiestas. Lástima que sea así: pues los asiduos pueden dar fe de la belleza de estas dianas.
Se llega al día 9, en que la "Morenica" abandona la ciudad para reintegrarse a su santuario. La procesión comenzó a las 7'45, y no fueron muchos los arcabuceros que iniciaron el desfile desde el punto de salida, la Plaza de Santiago. Subrepticiamente fueron integrándose hasta llenar con su presencia y el estruendo de sus disparos el final de la calle de Gil Osorio, donde tradicionalmente se despide a la venerada Imagen.
El día 9, por la tarde, se celebró la designación de los nuevos capitanes y Alféreces para las próximas fiestas, seguido del desfile que finaliza en el Ayuntamiento de la ciudad. Allí, como es costumbre, se efectuó el anuncio de los premios a las comparsas cuyos méritos hicieron posible alcanzar tal distinción. Estos fueron tan similares que no hubo este año ninguna comparsa distinguida.
El mismo día 9 de septiembre, a las 10'30 de la noche, se celebró un extraordinario concierto coral-instrumental, a cargo del "Orfeón Alicante", integrado en la Caja de Ahorros del Sureste de España, y de nuestra Banda municipal. El concierto, dirigido por los directores don Antonio Ferriz y don Manuel Carrascosa, resultó magnífico, aunque el lugar donde se efectuó no fuera el más adecuado.
Merecen comentario aparte algunas circunstancias ocurridas durante las pasadas fiestas. Una de ellas, acaso la más importante, es la celebración del Centenario de la Comparsa "Bando Marroquí", la cual confeccionó un programa especial de actos con tal motivo. Destaquemos, entre ellos, la bendición de la nueva bandera, en la cual actuó de madrina la señora doña María Gloria García de Menor, y la extraordinaria cena de gala a la que concurrieron autoridades locales, directivos de la comparsa y, entre otros invitados, la estrella actuante en la verbena que se celebró a continuación. Conchita Bautista. Estas verbenas venían celebrándose ya desde unos meses antes y culminaron en unos espectáculos de importancia durante los días de fiesta, todos ellos celebrados en el Hogar Festero de la Comparsa. Una misa de campaña en sufragio del alma de los festeros fallecidos, y una nutrida romería al Santuario de las Virtudes el día 11, donde fue depositada la Bandera, trajes y equipos de la escuadra que rememoró a los antiguos Marruecos, fueron colofón de las extraordinarias fiestas con que los "Arrastraos", remoquete por el que se les conoce en Villena, celebraron su centenario.
La comparsa de Labradores organizó un homenaje al socio más antiguo, don Francisco Flor Hernández, único superviviente del grupo que fundó la comparsa. Los honores y regalos con que los Labradores de hoy honraron a su más antiguo miembro, hablan muy alto del hidalgo espíritu de los actuales "maseros".
Las Madrinas que en 1966 representaron al bello sexo en las comparsas, fueron las siguientes:
Moros Viejos, señorita Maruja Ortega; Moros Nuevos, María del Pilar Valero; Marruecos, Virtudes Estevan; Realistas, María Brull; Nazaríes, Isabel Martínez; Piratas, Trinidad Martínez; Estudiantes, María del Carmen Esquembre; Marinos Corsarios, Paquita Ángel; Andaluces, Virtudes Navarro; Labradores, Paulina Maestre; Ballesteros, Mari Compañ; Almogávares, Isabel García, y Cristianos, Victoria Picazo.
A continuación damos unos datos sobre cada Comparsa que juzgamos necesario queden para la pequeña historia de nuestros festejos de 1966. Son los siguientes:
Detallamos, seguidamente, uno de los más importantes capítulos de las fiestas: los gastos. Constituyen una interminable lista, para hacer frente a la cual existen varias fuentes de ingresos. Separemos el presupuesto general, a cargo de la Comisión de Fiestas, que se ocupa de los problemas generales, como embellecimiento, alumbrado, tráfico, organización y la presente Revista, entre otros, y que subvenciona, además, a cada comparsa con determinada cantidad, que fue, el pasado año, de 25.000 pesetas a cada una de ellas. Aparte, como es natural, las comparsas tienen su propio presupuesto.
Tras reunir no pocos datos, innumerables pesquisas, hemos compuesto el siguiente capítulo de gastos:
______________________Pesetas
COMISION DE FIESTAS ... 1.200.000
Moros Viejos ... 103.700
Moros Nuevos .. 336.000
Marruecos ... 1.000.674
Moros Realistas .. 140.000
Nazaríes 139.264
Piratas .. 175.000
Estudiantes ... 240.000
Marinos Corsarios 100.000
Andaluces ... 119.156
Labradores ... 139.637
Ballesteros ... 80.000
Almogávares 70.000
Cristianos ... 60.000
TOTAL ... 3.903.431
Casi todas las comparsas organizan durante las fiestas, y algunas meses antes, verbenas y bailes, contribuyendo, en los días que se celebran nuestros festejos, a las diversiones nocturnas. Algunas montan y decoran de tal forma sus locales, que éstos no tienen nada que envidiar a otras salas de fiestas de la población. Contratan a excelentes conjuntos musicales, y se afanan por superarse en este sentido cada año que transcurre. En el pasado actuaron Lita Torelló con los Estudiantes, y Conchita Bautista con los Marruecos, entre otras afamadas estrellas de la canción moderna. A pesar de que muchas interpretan que estos actos son un medio para conseguir fondos, la verdad es que a casi todas las comparsas que los organizan les suponen pérdidas. Tenemos, por ejemplo, la "Troya", perteneciente a los Estudiantes, cuyos gastos en 1966, fueron del orden de 150.000 pe-setas, mientras los ingresos alcanzaron solamente 108.000. Otro ejemplo lo tenemos en la "Cábila" de los Moros Nuevos, cuyo déficit fue de 80.000 pesetas.
Terminamos con unas palabras de gratitud a los señores que nos han ayudado en la compilación de los datos que hemos expuesto, como son directivos de Comparsas, Comisión de Fiestas y sobre todo a don Rafael Bonastre, presidente de la misma durante 1966. Para ellos, el testimonio de nuestro reconocimiento.
Extraído de la Revista Villena de 1967
..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com