1969 VILLENA… ESCLAVA… DE MARÍA

Villena… esclava… de María
Permitidme, amigos villenenses, que año tras año, sintiéndome uno más entre vosotros, vaya desglosando a grandes retazos vuestra historia cargada de notas marianas que configuran la historia de todo un pueblo. CON OTRAS PALABRAS, dejadme hablaros en líneas sencillas de la muy ilustre Ciudad de Villena, que gira toda ella en torno a un Centro que es María, la MORENICA, la Virgen de las Virtudes.
Sobre dos Polos gira nuestra devoción a la Virgen según consta en nuestra historia local: La creencia en la Inmaculada Concepción y en la Esclavitud Mariana que en nuestro lenguaje más familiar se traducen en las fiestas del «VOTO» y de la «ESCLAVITUD». Consecuencia, como podéis pensar, la una de la otra. Nuestra creencia en el dogma de Concepción Inmaculada de María la reflejamos mediante actos externos e internos de sincera piedad que constituyen la esencia de nuestra esclavitud mariana.
«VILLENA SE HONRA DE SER ESCLAVA». Asusta esta palabra y más hoy, cuando tanto se habla de libertad. Necesitamos esclarecer el concepto, su significado y más todavía el término de esa esclavitud.
El esclavo es un ser que depende de otro de tal modo que todo lo que es y todo lo que tiene no le pertenece a él, sino al dueño que lo posee. No dispone de nada ni de nadie, ni de sí mismo, carece de libertad; no puede hacer sino lo que el amo le ordena. Carece de voluntad, no puede querer o no querer, sino acomodando sus deseos a los de su señor. En una palabra, carece de personalidad... más que una persona es una cosa.
Esta esclavitud hecha de un hombre a otro hombre es brutal, indigna, degradante, prohibida por Dios, abolida por Cristo. Pero si se hace, como en nuestro caso, a la madre de Dios y de la Iglesia, a la Virgen de las Virtudes, a la «MORENICA» y voluntariamente nos esclavizamos a Ella, es lo más grande, lo más digno, lo más hermoso que un cristiano puede contar en su historia particular. Este es el caso de Villena siempre y de manera especial en fiestas.
Existe una fórmula, ya consagrada en la vida cristiana, para expresar la Devoción como esclavitud: hacer todas las cosas por María, CON MARÍA, EN MARÍA Y PARA MARÍA.
¿Qué otra cosa es Villena en esos primeros de Septiembre sino un vivir por la Virgen en todo momento, un quehacer constante CON su Patrona, un realizar todo cuanto de religioso y profano tienen sus fiestas en presencia de la MORENICA, que nos vigila desde el centro de la Ciudad y un ofrecimiento total de nuestras vidas en ese SIGNO de la ofrenda de todos los frutos de nuestro campo sobre su altar?
¡No le avergüences, Villena, de ser esclava! Antes bien ten por gran honra el ser servidora de tan excelsa SEÑORA. Podemos contar con el Salmista sagrado: «DICHOSO EL PUEBLO CUYO SEÑOR ES DIOS» (salmo 143); y en lógico paralelismo: «DICHOSA LA CIUDAD CUYA SEÑORA ES LA VIRGEN». Esta es la Ciudad de Villena.
Que la Virgen siga bendiciendo nuestras vidas, nuestras familias, nuestros campos. Que nuestras vidas sean un himno constante de gratitud y de Acción de gracias a la que es Madre del Cielo y a la que invocamos con el dulce nombre de Madre en la tierra.
G. R. Arcipreste
Foto: Flor
Extraído de la Revista Villena de 1969
..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com